El Padre nos habla sobre los mártires

padre

Cuando las personas de fe se encuentran con autoridades hostiles y se sienten amenazadas por sus convicciones y valores, algunas pueden pagar el precio más alto. El Padre Moon explica, desde un punto de vista espiritual, que siempre que la bondad avanza, Satanás cobra su peaje. Por eso, a menudo son las mejores personas las que se sacrifican.

La palabra «mártir» significa testigo. En su firmeza ante la muerte, los mártires dan testimonio de su fe y de Dios, que inspira esa fe. El ejemplo del mártir, que pone a Dios por encima de su propia vida, es poderoso e inspirador. El martirio, por lo tanto, fortalece la comunidad de fe, profundizando sus raíces y fomentando su crecimiento. Tertuliano escribió su ya famosa frase: «La sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia».

Hoy en día, algunos consideran mártires a los combatientes que mueren en el curso de operaciones ofensivas que se cobran vidas inocentes, por ejemplo, los terroristas suicidas. Si eso es martirio, es la forma más débil. La manera más elevada de martirio se basa en la bondad y la misericordia, como el ejemplo de Jesús, quien bendijo a los soldados romanos que lo clavaron en la cruz.

Preciosa a los ojos del Señor es la muerte de Sus santos, Salmo 116.15

Entonces los entregarán a la tribulación y les darán muerte, y serán odiados por todas las naciones por causa de mi nombre, Mateo 24.9

Ciertamente, las puertas del Paraíso están bajo la sombra de las espadas, Hadiz de Muslim (Islam)

No tengan por muertos a los que murieron en el camino de Dios, sino que vivan con su Señor, por Él provistos, regocijándose en la magnificencia que Dios les ha dado, y alegres por los que se quedan atrás y no se han unido a ellos, porque no les sobrevendrá el temor ni se afligirán, alegres por la bendición y la magnificencia de Dios, y porque Dios no deja que se desperdicie el salario de los creyentes. Y los que respondieron a Dios y al Mensajero después de que la herida los hiriera -a todos los que hicieron el bien y temieron a Dios- recibirán una poderosa paga, Corán 3.169-71

Cuando sacaron al Rabí Akiba para ejecutarlo, era la hora de recitar el Shema, y mientras le peinaban la carne con peines de hierro, él aceptaba sobre sí la realeza del cielo [recitando el Shema]. Sus discípulos le dijeron: «Nuestro maestro, ¿hasta este punto?». Él les dijo: «Todos mis días he estado preocupado sobre este versículo, «con toda tu alma» [Deut. 6.5], que yo interpreto como «aunque Él tome tu alma». ¿Cuándo tendré la oportunidad de cumplirlo? Ahora que tengo la oportunidad, ¿no la cumpliré?». Prolongó la última palabra [del Shemá] hasta que expiró mientras la decía, Talmud, Berakot 61b (Judaísmo)

Cuando el Rajá de Kalinga mutiló mi cuerpo, en ese momento estaba libre de la idea de una identidad del ego, una personalidad, un ser y una individualidad separada. ¿Por qué? Porque entonces, cuando mis miembros fueron cortados pedazo a pedazo, si hubiera estado atado a las distinciones antes mencionadas, se habrían despertado en mí sentimientos de ira y odio, Sutra del Diamante 14 (Budismo)

Esteban, lleno de gracia y poder, hizo grandes maravillas y señales entre la gente. Entonces algunos de los que pertenecían a la congregación de los libertos [como se los llamaba], y algunos de los cireneos, los alejandrinos y los de Cilicia y Asia, se levantaron y disputaron con Esteban. Pero no pudieron resistir la sabiduría y el espíritu con que hablaba. Entonces instigaron en secreto a unos hombres que decían: «Le hemos oído decir palabras blasfemas contra Moisés y Dios». Entonces incitaron al pueblo, a los ancianos y a los escribas, y vinieron por él, lo apresaron y lo llevaron ante el consejo, y presentaron falsos testigos que decían: «Este hombre no cesa de decir palabras contra este lugar santo y contra la Ley; pues le hemos oído decir que este Jesús de Nazaret destruirá este lugar [el templo] y cambiará las costumbres que nos entregó Moisés”. Y mirándolo, todos los que estaban sentados en el consejo vieron que su rostro era como el de un ángel. Y el sumo sacerdote dijo: «¿Es así?» Y Esteban dijo: «Hermanos y padres, escuchadme…

Al oír esto, se enfurecieron y rechinaron los dientes contra él. Pero él, lleno del Espíritu Santo, miró al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús de pie a la derecha de Dios; y dijo: «He aquí que veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios». Pero ellos, gritando a gran voz, se taparon los oídos y se abalanzaron contra él.

Entonces lo expulsaron de la ciudad y lo apedrearon; y los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un joven llamado Saulo. Mientras apedreaban a Esteban, este oró: «Señor Jesús, recibe mi espíritu». Y arrodillándose, clamó a gran voz: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado». Y cuando hubo dicho esto, murió, Hechos 6.8-7.2, 7.54-60

Para sellar el testimonio de este libro y del Libro del Mormón, anunciamos el martirio de José Smith el Profeta y de Hyrum Smith el Patriarca. Fueron fusilados en la cárcel de Carthage el 27 de junio de 1844, alrededor de las cinco de la tarde, por una turba armada -pintada de negro- de 150 a 200 personas. Hyrum fue disparado primero y cayó tranquilamente, exclamando: «¡Soy hombre muerto!», José saltó desde la ventana y fue muerto a tiros en el intento, exclamando: «¡Oh, Señor, Dios mío!». Los dos recibieron un disparo después de muertos y ambos recibieron cuatro balas, Doctrina y Convenios 135.1 (Santos de los Últimos Días)

Si la muerte física es el precio que debo pagar para liberar a mis hermanos y hermanas blancos de una muerte permanente del espíritu, entonces nada puede ser más redentor, Martin Luther King, Jr. (cristianismo)

Martírio de Santo Inácio de Antioquia – Basílica de São Clemente, Roma - Foto: Gustavo Kralj
Martírio de Santo Inácio de Antioquia – Basílica de São Clemente, Roma – Foto: Gustavo Kralj

Enseñanzas de Sun Myung Moon

Las grandes religiones nacieron y crecieron en el suelo de la persecución y el martirio. Se apoyan en los cimientos de las preciosas tradiciones de sus fundadores. Por lo tanto, no debemos evitar los sacrificios al recuperar el honor original de nuestras religiones. (271:72, 21 de agosto de 1995)

A lo largo de la historia, las religiones han enseñado el valor del sacrificio, en última instancia para guiar a las personas en su acercamiento a Dios. La escalera al Cielo tiene miles de escalones. En cada peldaño Dios debe triunfar y Satanás debe ser derrotado; pero, cada vez Satanás exige su máximo precio: un sacrificio. A Satanás no le gusta ser derrotado. Por eso aparecieron tantos mártires en la historia cristiana.

El cristianismo ha producido más mártires que cualquier otra religión porque es la religión central de la providencia. Para los ojos humanos, la muerte de cada mártir parecía un revés, pero en realidad era una victoria para Dios. Los mártires son la razón por la que el cristianismo siguió avanzando victoriosamente a pesar de la oposición y la persecución. A cada paso, Satanás exigía un gran sacrificio como precio de su derrota. (130:283)

El cristianismo actual está orgulloso de su historia de martirio. En todos los lugares y en todas las épocas, allí donde el cristianismo se extendió, sus mártires han derramado sangre. La sangre que derramaron sentó las bases de las misiones cristianas. Sin embargo, no debemos limitarnos a reflexionar sobre los miserables sacrificios sufridos por individuos, familias o grupos. Hay que saber que Dios, al guiarlos, recorrió un camino más trágico que el de ellos. (13:220-21, 22 de marzo de 1964)

¿Han pensado alguna vez que podrían ser derrotados o caer? Nunca permitan que eso ocurra, ni siquiera a punto de morir. No deben vacilar ni siquiera ante la ejecución por un pelotón de fusilamiento o la tortura de que les corten cada nudillo de los dedos. Vivan todas sus vidas así y habrán trascendido la vida y la muerte. Entonces podrán ser amigos de Dios, porque Él trasciende la vida y la muerte. Aunque los maten, ya que trascienden la vida y la muerte, seguirán viviendo como amigos de Dios. (66:317, 17 de mayo de 1973)

No importa el dolor, la pena y los sufrimientos a los que se enfrenten, aquellos que saben que su posición basada en la Enseñanza Universal no tambalea; superarán esas colinas. Aquellos que piensan: «Soy una persona que puede tolerar este sufrimiento y no me rendiré ni siquiera en esta colina de la muerte», tienen éxito en el curso de la vida. Aquellos que piensan: «No cambiaré la dirección de mi vida, no importa qué colinas de persecución y muerte vengan ante mí. Tengo un valor que no puede ser reemplazado por nada bajo el sol», son ciudadanos del Cielo. Tanto si viven como si mueren en la tierra, siguen perteneciendo al Cielo. (9:166, 8 de mayo de 1960)

Muchas personas fueron martirizadas en los dos mil años de historia cristiana. Debes estar dispuesto a seguir sus pasos, diciendo: «Ofrezco mi vida por el Cielo. Mi muerte sentará las bases para liberar a todo el pueblo». Entonces seguramente crearás esos cimientos. Cuando llegue el momento, en lugar de que mueran diez mil personas, Dios cumplirá Su promesa contigo y salvará a las personas importantes de tu familia y de tu tribu. Tu sacrificio es así de importante. Mientras tus cimientos permanezcan, las generaciones futuras se apoyarán en ellos y se levantarán. (218:236, 19 de agosto de 1991)

En el momento de la muerte de Jesús, Israel y Roma eran sus enemigos; pero, en lugar de maldecir a estos enemigos, Jesús los amó y enseñó a sus discípulos a amarlos. Resolvió: «Puede que Roma sea mi enemiga hoy, pero en el futuro Roma será seguramente bendecida a través de mis seguidores». Esa bendición fue más que suficiente para salvar a Roma. Jesús deseaba más que nada dar a Roma esta bendición. Pensando en el futuro de Roma, perdonó a los soldados romanos y los bendijo. (101:151, 29 de octubre de 1978)

Una persona que se convierte en mártir para entrar en el Cielo caerá en el infierno. Sin embargo, una persona que esté dispuesta a ir al infierno para enviar a todo el mundo al Cielo será llevada al Reino de los Cielos, aunque proteste. (39:197, 10 de enero de 1971)

Texto tomado de World Scripture

103961634_10158461016259182_7610650882019888258_n

Traducción al español:

Ricardo Gómez

Argentina

copylink

visita

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.