«Mi madre es mi heroína»

se

Testimonios de Insup Park y Sun Jin Nim en el Seonghwa de la Sra. Hyun Sook Park

Insup Park

Discurso de Seonghwa para Hyun Sook Park, 7 de octubre de 2021

En nombre de mi familia, me gustaría ofrecer nuestra eterna gratitud al Padre Celestial, a los Padres Verdaderos y a la Comunidad Sagrada de los Padres Celestiales por su derramamiento de amor, cuidado sincero, compasión edificante y amabilidad para honrar a mi madre en su santa ascensión para regresar a su hogar eterno.
Hoy es un día en el que nos sentimos profundamente conmovidos por el abundante amor de nuestra familia global, y somos testigos directos de lo que significa ser «Una Familia Bajo Dios».
Me gustaría dar las gracias al Dr. Chung Sik Yong, al Dr. Ki Hoon Kim, al Dr. Thomas Walsh, al Dr. Michael Jenkins, al presidente Naokimi Ushiroda, a Tal Zorer y a todo el equipo de la sede central de la HPHC USA, así como a los pastores regionales y de distrito y al equipo de East Garden y Belvedere por haber colaborado en todos los increíbles preparativos de esta ceremonia especial para mi madre.
También me gustaría agradecer sinceramente al Jefe de Personal de la Secretaría de nuestra Madre Verdadera, Won Ju McDevitt, al Dr. No Hi Pak, al Dr. Yoon Young Ho y al equipo de la sede internacional, así como a los pastores regionales y de distrito en Corea, por todo su apoyo para organizar la ceremonia oficial de Seong Hwa en Corea.
Además, me gustaría dar las gracias a todos los que asisten aquí y a los que ven la retransmisión en directo desde toda América y Europa, a pesar de sus apretadas agendas, para recordar y honrar juntos a mi madre.
Me gustaría dar las gracias a mi padre, que especialmente en los últimos años cuidó con constancia de mi madre cuando su salud empeoraba. Estuvo en Corea, y casi siempre solo, sin los hijos que viven en Estados Unidos. Estamos muy orgullosos y agradecidos con él por su devoción, cuidado y esfuerzo por mi madre durante todos esos años.
Estoy profundamente agradecido a mi hermano mayor y a mi cuñada, que lideraron el camino como «capitanes» del equipo familiar para encabezar el cuidado de nuestra madre y que encarnan el espíritu de la piedad filial.
A pesar de sus ocupadas, agitadas y exitosas carreras, también se aseguran de vigilar y cuidar a sus hermanos, por lo que todos les estamos profundamente agradecidos. También a mis hermanas y cuñados y a mis sobrinos, que trabajaron en equipo con mucho cariño para cuidarla a ella y a los demás.
Estoy profundamente en deuda con Sun Jin por haber velado realmente por mis padres, como un ángel de la guarda, a lo largo de nuestros 26 años de matrimonio y de bendición.
No quería agobiarla, pero muchas veces, si estábamos en Corea, siempre me recordaba que debía reunirme con mis padres y llevarlos a comer y ver si estaban bien durante décadas.
Siempre se aseguraba de que estuvieran bien. El corazón de Sun Jin es amplio, con mucha sabiduría y cuidado.
Mi madre siempre apreció mucho la bondad y el amor de Sun Jin por ella. Me atrevo a decir que creo que Sun Jin quería a mi madre más que a mí.
No hay palabras para describir mi más sincera y profunda gratitud a nuestra Madre Verdadera por su abrumadora generosidad, amor y cuidado al bendecir estas ceremonias.
Puedo hacer una lista interminable de cómo los Padres Verdaderos y esta Santa Comunidad han impactado y bendecido la vida de mi familia. Pero, para resumirlo todo, como segunda generación, los Padres Verdaderos me han dado literalmente la vida al reunir a mis padres mediante la Sagrada Bendición.
Nos esforzamos y esperamos estar a la altura de todo ese sacrificio y bendición. Los Padres Verdaderos dieron a nuestra familia una hoja de ruta para aspirar a vivir con amor verdadero.
Mi madre, junto con mi padre, fueron la principal fuente de mi fe en los Padres Verdaderos.
Mi abuela fue uno de los primeros miembros de la iglesia en Corea, registrada oficialmente como una de los primeros 100 miembros. Mi madre era muy joven y también se inscribió pronto gracias a mi abuela. Ella estaba sinceramente dedicada a este legado espiritual y amaba profundamente a los Padres Verdaderos.
Mi madre era el centro de nuestra familia porque era la encarnación del amor, la paciencia, la bondad y la perseverancia. Como el sol en el sistema solar, todos girábamos en torno a ella, atraídos por su inmensa atracción gravitatoria que era su corazón amoroso, valiente y profundo.
Mi madre también era poderosa a mis ojos porque tenía autoridad moral. Había visto su sacrificio en Corea al separarse de mi padre para que pudiéramos trasladarnos a Estados Unidos. Durante esos años, sirvió y atendió con amor a mi bisabuelo y bisabuela con gran piedad filial.
La vi trabajar incansablemente durante décadas en la papelería del Bronx, en circunstancias difíciles, para mantenernos a todos y apoyar a nuestro padre en su misión pública con los Padres Verdaderos y el movimiento. Toda nuestra familia colaboraba durante ese tiempo.
Recuerdo que mis hermanas se tomaban un tiempo de sus estudios para hacer lasaña para la cena y la comíamos con kimchee, un faux pas (metida de pata) culinario, diría mi esposa; pero en serio, estos eran los momentos en los que nos uníamos para cuidarnos unos a otros y para ayudar a nuestros padres a hacer el gran trabajo de servir al mundo.
Vi a mi madre levantarse sinceramente al amanecer y volver al anochecer. Mi padre tuvo el acierto de hacernos trabajar junto a nuestra madre cada vez que podíamos los fines de semana o en las vacaciones escolares.
Personalmente, sentí una profunda tristeza por mi madre al verla trabajar tan duro y, en algún momento, me di cuenta de que el mundo le estaba haciendo la vida muy difícil tal y como es, y no quería añadirle más carga.
Nunca se quejaba conmigo de sus dificultades y nos protegía de su dolor. Nunca trató de hacernos sentir culpables, y fue tan firme en tratar de hacer la mejor vida para nosotros. Y lo consiguió.
El mayor trabajo que ha hecho mi madre fue ser la contraparte completa que equilibró nuestra vida familiar para que mi padre pudiera concentrarse en hacer muchas cosas para servir a los Padres Verdaderos. Fue una ofrenda de su parte con total humildad.
Además, curó y amó a mi padre, que fue abandonado a una edad temprana por su madre y perdió a su padre durante la Guerra de Corea.
Mi madre es mi heroína.
Ella me enseñó que el amor, la paciencia, la perseverancia y la bondad son poderosos. La echaré mucho de menos aquí en la Tierra, pero sé que siempre estará con nosotros, ya que su amor resuena a nuestro alrededor.
Espero que todos podamos heredar su corazón y ser la fuente brillante de amor para sus familias, amigos, vecinos, comunidades, naciones y el mundo.
Que Dios y los Padres Verdaderos bendigan siempre a todas sus preciosas familias.

1

Sun Jin Moon

Discurso de Seonghwa para Hyun Sook Park, 7 de octubre de 2021

A nuestros queridísimos Padres Celestiales, Padres Verdaderos y toda la Sagrada Comunidad de Janul Pumonim, les ofrecemos nuestra eterna gratitud a todos los que se han reunido de todo el mundo, y les damos humildemente la bienvenida a la santa ceremonia de ascensión de la Sra. Park. Estamos eternamente agradecidos por toda la efusión global de amor verdadero, cuidado sincero y tremenda ayuda en la preparación de esta santa vigilia en este momento de la mayor pérdida para la familia de mi esposo.

Hoy, todos hemos perdido colectivamente a nuestra más querida hermana, amiga, colega, líder, visionaria de la paz y verdadera hija filial del Padre Celestial y los Padres Verdaderos. También compartimos nuestras más profundas condolencias con la familia Park por la pérdida de una hermosa y verdadera esposa, una madre incondicionalmente cariñosa y la suegra más increíble, una abuela orgullosa y cariñosa y el miembro más querido de la familia, como mi marido expresó maravillosamente. Ella era el sol y la luz del sol en nuestra órbita, infundiendo cada momento con vida y cariño. Era un faro resplandeciente de amabilidad y bondad sincera, y era la fuente vital de abundante amor verdadero y alegría en nuestro sistema solar. En nuestra unidad familiar global, ella también emanó ese glorioso amor que heredó con una vida de servicio sincero establecido por el sagrado ejemplo de nuestros queridos Padres Verdaderos. Para todos nosotros, fue nuestra «Madre de la Paz y una ciudadana global amante de la paz».

Para resumir completamente su vida, puedo decir que me recuerda a un capítulo de la autobiografía de mi padre, «Dejando atrás un legado de amor», donde despliega la pregunta más profunda de una vida bien vivida.
«Los seres humanos siempre han luchado por comprender quiénes somos y por qué debemos vivir. Debemos darnos cuenta de que, al igual que no hemos nacido por voluntad propia, tampoco estamos destinados a vivir nuestras vidas por nosotros mismos. Así que la respuesta a la pregunta de cómo debemos vivir nuestras vidas es sencilla. Hemos nacido del amor, así que debemos vivir recorriendo el camino del amor. Nuestras vidas fueron creadas recibiendo el amor ilimitado de nuestros padres, por lo que debemos vivir todas nuestras vidas retribuyendo ese amor. En el transcurso de nuestras vidas, este es el único valor que podemos elegir por nosotros mismos. El éxito o el fracaso de nuestras vidas depende de la cantidad de amor que seamos capaces de meter en esos ochenta años que se nos dan….. Como nacimos en el amor y vivimos nuestras vidas en el amor, el amor es también lo único que permanece con nosotros cuando estamos en la tumba. Recibimos nuestra vida en el amor, vivimos compartiendo el amor y volvemos en medio del amor. Es importante que vivamos nuestras vidas de manera que podamos dejar un legado de amor tras nosotros».
En la vida he sido testigo de un gran legado de amor en la señora Park. Cuando pienso en ella, solo pienso en amor, amor, amor y solo amor.
Como una niña pura e inocente, atendía de todo corazón a Dios y a los Padres Verdaderos con «hyojung». A todos los seres que se cruzaban en su camino los impregnaba solo de amor y cuidado genuino. Estoy segura de que todos los reunidos hoy aquí han sido testigos y han disfrutado de la calidez del hermoso corazón de la señora Park, de su apacible comportamiento y de sus alegres sonrisas. Era un ser sublime que solo vivía para darlo todo a los demás y no tenía ningún deseo de poseer títulos ni cosas mundanas. Era como un Buda sonriente, que exudaba la felicidad total y la ligereza sin ataduras de un ser iluminado. Heredó el mayor secreto de los Padres Verdaderos y actualizó plenamente este legado de amor en cada momento de su vida en la tierra y en cada momento eterno en los cielos de arriba y en el cosmos de más allá. Si alguna vez hubo un verdadero santo o un patriota definitivo del amor incondicional modelado en la tierra, puedo dar fe de que fue la vida de la señora Park, que la vivió de todo corazón con amor verdadero por los demás y lo hizo humildemente solo con pura alegría y generosidad.

Ofrezco un simple testimonio de lo inmensamente profundo y sincero que es su corazón. En la tradición coreana normal, cuando un marido se casa o es bendecido, la nuera se traslada para servir a la familia política y deja su casa. En muchos hogares esto se conoce como un viaje difícil para la nuera, como habrán visto en las novelas coreanas. Sin embargo, en nuestra situación particular, fue todo lo contrario. Mi marido vino a servir a nuestros Padres Verdaderos, a la Familia Verdadera y a toda la Comunidad. En lugar de ganar una nuera, había perdido un hijo. Debido a nuestras responsabilidades globales, nunca pudimos compartir ni siquiera la forma más sencilla de que las familias se unieran en las vacaciones, los cumpleaños, los acontecimientos importantes de la vida, o llevarlas a unas vacaciones adecuadas o a excursiones familiares. Durante 26 años de matrimonio, solo pudimos comer o cenar con el Sr. y la Sra. Park. En la cultura coreana normal esto sería inimaginable e imperdonable. Sin embargo, cada vez que nos reuníamos, solo había amor y felicidad puros, y ni un solo deseo o exigencia. Simplemente nos colmó de amor incondicional, de ánimos, de elogios, de apoyo, de verdadera atención y de su profunda sabiduría. Su única petición fue que apoyáramos más al Padre Celestial, a los Padres Verdaderos y a la Comunidad y nos dio consejos sobre cómo atender mejor a los Padres Verdaderos. Ella y mi suegro, en lugar de hablar de sus vidas o de sus necesidades, trataban de enseñarnos la importante historia y misión del Padre Celestial y la providencia de los Padres Verdaderos y cómo servir mejor al movimiento mundial. Nunca dedicaron un solo momento a sí mismos. Pasaron cada momento inculcándonos cómo servir mejor al mundo y realizar el sueño de paz del Padre Celestial. En muchos sentidos, no entendí su corazón en esos momentos pero, al mirar atrás, puedo decir honestamente que la Sra. Park fue mi verdadera gurú del amor, o como la llaman los unificacionistas, ¡mi verdadera madre espiritual!

Así como le enseñó a mi esposo el amor, la amabilidad, la paciencia y la bondad absoluta, nos enseñó a todos con el ejemplo de su vida cómo ser un verdadero hijo filial de Dios y de los Padres Verdaderos. Tengo la bendición de tener como madre amada a la máxima Madre de la Paz, y a través de la bendición con mi esposo, de haber conocido también a mi verdadera madre espiritual, mi increíble suegra, y la encarnación viviente de la Madre de la Paz. Puedo decir que hemos sido completamente bendecidos en muchos niveles de amor por parte de nuestros queridos Padres Celestiales, Padres Verdaderos y toda la Comunidad.
Me siento profundamente humilde en este día para reconocer a la mayor maestra de mi corazón. Ella dejó el mayor legado de amor en todos nuestros corazones. Celebremos y honremos su vida eternamente, viviendo ese gran legado de amor en cada una de nuestras vidas. La amo y le agradezco, Sra. Park, desde el fondo de mi corazón. ¡Que el Padre Verdadero y todos sus grandes ancestros le den la bienvenida a casa y que siga guiando nuestros corazones para vivir una vida de amor verdadero aquí en la tierra!
¡Salanghamnida y Kamsahamnida! ¡Aloha y Mahalo!

2

125

Traducción:

Ricardo Gómez

Argentina

copylink

visita

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.