9° Aniversario de la Santa Ascensión del Padre Verdadero, Discurso de la Madre Verdadera

2

Ceremonia Kionbé del Cheon Il Guk y Acto Conmemorativo

del 9° Aniversario de la Santa Ascensión Cósmica del Padre Verdadero

Discurso de la Madre Verdadera

24 de agosto 2021

Online desde el Centro Mundial de la Paz Cheongshim

Queridas familias bendecidas, orgullosas familias Cheonbo: Hoy es un día de verdadera alegría, porque es el día de partida hacia el brillante futuro del Cheon Il Guk.

Dios, nuestro Creador, tuvo el sueño de convertirse en nuestro padre y madre celestial y construir en la tierra, junto con los victoriosos Padres Verdaderos y con sus hijos, el Reino de los Cielos Terrenal Sustancial. Sin embargo, la Caída de los ancestros humanos dio inicio a esta sombría historia de la humanidad, frustrando entonces el sueño de Dios, Janul Pumonim.

El Dios omnipotente tiene que terminar lo que comenzó. La palabra fracaso no puede existir para Dios. Por eso es que Dios ha venido educando a la humanidad a lo largo de la historia providencial de la salvación. Ese periodo le costó tanto, que le ha llevado 6000 años (bíblicos) desarrollarlo. Y si bien Dios finalmente encontró a los Padres Verdaderos, que son quienes pueden realizar Su sueño en la tierra, debido a la falta de un fundamento firme, les ha llevado a ellos 60 años de trabajo.

Fue una historia providencial indescriptiblemente larga y sombría, en la que por mucho tiempo no se vislumbró una luz. Los Padres Verdaderos finalmente proclamaron el Cheon Il Guk por medio de numerosas proclamaciones hechas gradualmente durante 60 años. Así vimos el inicio del primer año del Cheon Il Guk. Pero ese inicio lo marcó la Madre Verdadera sola, la Hija Unigénita.

Conociendo el sueño de Janul Pumonim, yo emprendí un curso indescriptible para crear, sin falta, durante 7 años, un fundamento apropiado para recibir y servir a Janul Pumonim. Y por medio de un curso para restaurar a 7 naciones, por supuesto, y a 7 congregaciones religiosas, además de anunciarle a la humanidad que se acercaba el día de la esperanza y de restaurar un continente, proclamé el arraigo del Cheon Il Guk.

He venido construyendo el fundamento para ofrendar el Santuario Cheon Il para que, por primera vez, Janul Pumonim pueda estar presente y obrar en la tierra.

El Padre Verdadero, quien ya ha ingresado al Cielo, ahora podrá conducir la historia providencial en asistencia a Dios junto con la Unigénita Madre Verdadera en la tierra.

La responsabilidad de las familias Cheonbo del Cheon Il Guk es muy importante para que la humanidad, junto con los victoriosos Padres Verdaderos, pueda servir solo a Janul Pumonim e ir haciendo realidad el Reino de los Cielos Terrenal, el tan anhelado sueño de Dios.

Gracias a ustedes, la 2a y 3a generación tendrá que vivir en un entorno en el que naturalmente atiendan a Dios, brindándole amor, alegría y alabanzas, lo que realmente podemos llamar “la hermosa imagen del Reino de los Cielos Terrenal”.

Es enorme la responsabilidad de las familias Cheonbo en el cumplimiento del sueño de Dios, Janul Pumonim. Hoy día, el medioambiente del planeta está devastado a causa de la ignorancia humana. La pandemia del COVID impide ver hacia adelante. También es nuestra la responsabilidad quitar uno por uno los muchos obstáculos que la humanidad ha creado y que impiden el cumplimiento de sus sueños.

Debemos restaurar el medioambiente natural al estado original de cuando Dios lo creó para realizar Su hermoso sueño. La creación y los humanos poseen eternidad. El incorrupto mundo natural y todos los seres se mueven de acuerdo con el orden original de la creación. Si el hombre no los estuviera destruyendo jamás se extinguirían.

Pero, debido al ser humano, ocurren, especialmente en estos días y en todo el mundo, incendios forestales debido a la sequía que origina el calentamiento global y fuertes lluvias que causan muchas víctimas. No podemos quedarnos mirando cruzados de brazos. Ustedes, familias bendecidas que sirven a Dios, tienen que ir resolviéndolo en unidad con los Padres Verdaderos terrenales.

Nuestro sueño es que los 7800 millones de seres humanos seamos una gran familia humana que recibe y atiende a Dios. Hay que enseñarles y guiarles para que todos puedan vivir con el aspecto original de la creación, como hijos e hijas que reciben el amor de Dios.

¿Acaso no deben enseñar esto los que lo saben? Y otra cosa más, no deben volver a ser hijos ingratos que otra vez le causen dolor y tristeza a Janul Pumonim.

Oro anhelando que todos nosotros lleguemos a ser verdaderas familias bendecidas Cheonbo que hagamos realidad el sueño de Janul Pumonim; hijos e hijas verdaderos que cumplan el deber moral de la lealtad y del amor filial y que, de aquí en más, todos vayamos construyendo el fundamento de un futuro brillante.

1

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

Corrección:

Ricardo Gómez

Argentina

copylink

visita

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.