Declaración de la Federación Internacional de Mujeres por la Paz Mundial

1

Agradezco públicamente a nuestro hermano Insup Alexander Park por haberme facilitado el archivo original para poder traducirlo.

Human Rights Council

Forty-eighth session

13 September–1 October 2021

Agenda item 4

Human rights situations that require the Council’s attention

Declaración escrita conjunta* presentada por la Federación Internacional de Mujeres por la Paz Mundial, Biovision Stiftung für ökologische Entwicklung, International Alliance of Women, International Federation of Business and Professional Women, Soroptimist International, Universal Peace Federation, Zonta International, non-governmental organizations in general consultative status, Graduate Women International (GWI), Mothers Legacy Project, National Alliance of Women’s Organizations, UFER- Unis pour l’Equité et la Fin du Racisme/ UFER – United for Equity and Ending Racism, Widows Rights International, non- governmental organizations in special consultative status

El Secretario General ha recibido la siguiente declaración escrita que se distribuye de conformidad con la resolución 1996/31 del Consejo Económico y Social.

[22 de agosto de 2021]

* Se emite tal y como se recibe, sólo en la(s) lengua(s) de presentación.

Declaración escrita ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y su Sesión Especial sobre Afganistán (24 de agosto)

“Llamamiento a la acción inmediata para proteger los derechos humanos y la dignidad en Afganistán, con especial atención a las mujeres y las niñas”.

La Federación Internacional de Mujeres por la Paz Mundial, con su programa de jóvenes y sus asociados, se solidariza con el pueblo de Afganistán con extrema preocupación en estos momentos. Sin embargo, reconocemos que el Consejo de Seguridad de la ONU y el Consejo de Derechos Humanos también se enfrentan a sus propios retos. El mundo está observando y rezando para que las Naciones Unidas y los gobiernos más importantes tengan una gobernanza sabia en respuesta a la crisis de Afganistán. Mientras que a nivel mundial muchos están desesperados por evitar la tragedia, muy pocos tendrán una influencia directa en estos resultados. Hacemos un llamamiento para que se mantengan firmes en sus demandas y en un fuerte consenso, una posición que siempre exige sacrificios. Hacemos un llamamiento enérgico en favor de la seguridad de las mujeres, los jóvenes y las personas afectadas en lo inmediato, y de su derecho a contribuir a una comunidad próspera e integradora a largo plazo. Las decisiones que se tomen hoy afectarán a la futura estabilidad y vitalidad de un Afganistán soberano y próspero, y cada paso en falso podría suponer enormes desvíos en el proceso. Las mujeres y los jóvenes han sido los objetivos en el pasado, y su contribución a la estabilidad debe tomarse muy en serio.

Es fundamental señalar que, ahora que los talibanes han tomado el poder, deben considerar las responsabilidades y obligaciones que tiene Afganistán como nación miembro de la ONU. Se verán obligados a replantearse el paradigma tribal si pretenden asumir la gobernanza que heredarían como Estado-nación. Son responsables de defender las convenciones de la ONU, así como otros acuerdos internacionales como la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNDHR), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR), la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención sobre los Derechos del Niño (CRC). Hemos visto cómo han actuado los talibanes en el pasado, sobre todo en lo que respecta a los problemas de las mujeres en la sociedad, lo cual nos preocupa mucho en este momento.

Las mujeres desempeñan un papel crucial como líderes en sus respectivas comunidades, madres en sus familias y miembros vitales de sus sociedades y naciones. Las mujeres tienen un papel importante para la estabilización de cualquier sociedad. Elogiamos a los organismos de la ONU por su reconocimiento de que un futuro brillante para Afganistán pasa por un gobierno inclusivo y representativo. Sin embargo, para que las mujeres formen parte de dicho organismo, es necesario que se respeten sus derechos y su dignidad como mujeres y como actores principales de la sociedad actual.

Los jóvenes son la esperanza del futuro. Si no se protege a los jóvenes, no habrá nadie que herede y construya un Afganistán próspero e innovador el día de mañana. Los jóvenes llevan dentro suyo la vitalidad, la creatividad y la esperanza de un futuro mejor, así como la memoria de la realidad actual y de las decisiones que tomamos. Por lo tanto, es importante implicar a los jóvenes en la gobernanza y la toma de decisiones mediante un enfoque intergeneracional institucionalizado.

En la actualidad, de los 3,7 millones de niños que no están escolarizados en Afganistán, el 60% son niñas. La razón principal es que las normas y prácticas tradicionales sobre el papel de las niñas y las mujeres en la sociedad provocan incertidumbre y dudas, lo que se traduce en una baja admisión de las niñas en las escuelas. Vemos que la gente prevé graves contratiempos: las universidades han cerrado o restringido la participación de las mujeres. Nuestra preocupación es que a las mujeres y a las niñas se les niegue una educación que les permita ser miembros productivos de la sociedad, obstaculizando su autonomía y violando sus libertades y derechos básicos.

El acceso universal a una educación de calidad es fundamental para garantizar la autonomía socioeconómica, la prosperidad y la protección social de las mujeres, especialmente en las sociedades afectadas por conflictos. Hay que darle voz a las mujeres jóvenes y a las niñas no solo porque merecen ser escuchadas, sino para hacer posible un futuro más brillante para Afganistán.

El rápido colapso del Estado afgano y la inadecuada retirada de los proveedores de asistencia a las fuerzas de seguridad (SFA) de la región han planteado cuestiones críticas sobre la eficacia y las repercusiones generales de este modelo de cooperación a nivel internacional, en particular para los derechos humanos, la seguridad y la prosperidad de las mujeres, las niñas y otras personas vulnerables.

El género de una persona conlleva diferentes experiencias de violencia y conflicto. Aunque la Agenda Mujer, Paz y Seguridad, integrada en la Resolución 1325 (2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene el pilar de la prevención como eje central, los esfuerzos para la prevención de los conflictos armados y la desescalada de las respuestas militarizadas a la inseguridad siguen exigiendo una coordinación internacional mayor, más coherente y bien articulada dentro de la agenda. Tanto en las situaciones de conflicto como en las posteriores, la elevada proliferación de armas pequeñas y ligeras (APL) tiene como objetivo principal a las mujeres, ya que aumenta la intensidad y la letalidad de la violencia de género.

La situación actual es terrible. Los talibanes han hecho promesas estratégicas, pero las calles están llenas de miedo e incertidumbre. Un ambiente de miedo no es propicio para la salud y el crecimiento mental, emocional e incluso físico de las mujeres, los niños, los hombres y las familias.

Teniendo todo esto en cuenta, instamos firmemente a lo siguiente:

reygif.com[85621]Dar prioridad a la ayuda humanitaria: La crisis es humanitaria, más allá de la política actualmente, que debe ser priorizada. Solicitamos e insistimos a los consejos y a los organismos de la ONU que hagan hincapié en los estados miembros, especialmente a los vecinos de Afganistán, para que presten su máximo apoyo a la ayuda humanitaria. También pedimos a la comunidad internacional que le insista a los talibanes para que mantengan las fronteras y la administración abiertas para que la ayuda humanitaria internacional llegue a la población de Afganistán.

reygif.com[85621]Facilitar una educación de calidad para todos: Las banderas y las normas de los talibanes se están imponiendo en las instituciones educativas, creando una atmósfera de miedo, trauma y desconfianza que puede conducir a la radicalización de los niños y los jóvenes. Instamos a todos los Estados miembros a insistir constantemente en el derecho básico de una educación de calidad para todos en Afganistán. Esto incluye la protección de los educadores y de las propiedades institucionales. Recomendamos a la comunidad internacional que apoye el acceso a la educación a través de las ONG, incluyendo los recursos financieros.

reygif.com[85621]Hacer que los talibanes cumplan sus promesas: Los talibanes se han esforzado por ser reconocidos y tratados con legitimidad a nivel nacional e internacional. Esto los ha llevado a hacer promesas sobre la puesta en marcha de un gobierno inclusivo, el reconocimiento igualitario de las mujeres y la educación y la protección de las mujeres y las niñas. Dado que varios Estados miembros han adoptado la postura de reconocer al gobierno talibán en función de su conducta, insistimos en que la comunidad internacional exija a los talibanes que cumplan sus promesas. También instamos a la comunidad internacional a que utilice todas las medidas diplomáticas disponibles para que los talibanes rindan cuentas de todos los tratados y convenios de derechos humanos de los que forma parte Afganistán.

reygif.com[85621]Seguimiento y protección: Pedir acciones sustanciales que garanticen el seguimiento y la protección de las mujeres, los jóvenes y las personas afectadas. Instamos a los órganos y agencias de la ONU, como ONU Mujeres, ACNUR, el CSNU, el CDH, la ONUDD, la OMS y la Comisión de Consolidación de la Paz de la ONU, a que coordinen la planificación y aplicación de los mecanismos de supervisión de los derechos humanos en Afganistán.

reygif.com[85621]Mecanismo de alerta temprana para mujeres: Sería de vital importancia establecer un mecanismo de alerta temprana y una red de mujeres en Afganistán y en los Estados vecinos para garantizar la prevención de la violencia armada y reforzar la comunicación de las mujeres en las zonas afectadas por el conflicto. Por lo tanto, hacemos un llamamiento a los Estados miembros para que refuercen la actuación de las mujeres y de las comunidades locales en la planificación y ejecución de los esfuerzos de ayuda y recuperación hasta la fecha, aprovechando las prácticas locales y los conocimientos sobre la resolución de conflictos.

reygif.com[85621]Cooperación constructiva y diplomacia para el desarrollo de capacidades: Recomendamos a la comunidad internacional que apoye al nuevo régimen en términos de creación de capacidades para la gobernanza, garantizando la aplicación de mecanismos de gobierno que tengan en cuenta la trayectoria y las demandas del pueblo afgano en primer lugar. Los Estados miembros que cooperan estrechamente con un contexto cultural y religioso similar al de Afganistán, como los Estados miembros de la Liga de Estados Árabes; el anfitrión de la reconciliación afgana por la paz, Qatar; los países islámicos de rápido desarrollo, como Indonesia, Bangladesh, Pakistán, etc., son naciones potenciales para extender su apoyo.

reygif.com[85621]Aumentar la participación de los jóvenes y las mujeres: Incluir y empoderar a las mujeres y a los jóvenes en Afganistán, tanto en los esfuerzos inmediatos de estabilización como en las negociaciones venideras, y para la legitimidad con la población a largo plazo. Si no se protege a las jóvenes y los jóvenes, no habrá nadie que herede y construya un Afganistán próspero e innovador el día de mañana. Pedimos a la comunidad internacional que salvaguarde los derechos de la población de Afganistán, especialmente de las mujeres y los jóvenes, a ser libres de ejercer su derecho en una manifestación pacífica.

reygif.com[85621]Los medios de comunicación: Es de vital importancia garantizar una comunicación transparente y una información sin miedo de los acontecimientos sobre lo que ocurre en Afganistán, facilitando una comunicación abierta y segura con la comunidad internacional. El papel de los medios de comunicación es altamente crítico para el futuro de un Afganistán pacífico, tanto para el gobierno como para los actores de la sociedad civil.

reygif.com[85621]Protección social en las zonas rurales: Instamos a la comunidad internacional y a los Estados miembros de la región a que pongan en marcha mecanismos eficaces de supervisión y alerta temprana para proteger todos los derechos humanos, especialmente la educación, en las zonas rurales y en las 34 provincias afganas además de Kabul. Además, es fundamental diseñar, aplicar y supervisar las estrategias de control de armas y desarme en las zonas rurales y semiurbanas, donde la violencia armada suele ser la principal causa de la violación masiva de los derechos humanos.

Iniciativa de Mujeres Pioneras de la Paz 1325 Federación Mundial para la Salud Mental

Women’s United Nations Report Network, ONG sin estatus consultivo, también comparten las opiniones expresadas en esta declaración.

https://www.unicef.org/afghanistan/education

https://www.unwomen.org/en/what-we-do/peace-and-security/conflict-prevention-and-resolution

Ver UNIDIR. 2020. Gender Perspectives in Arms Control and Disarmament: Views From Africa. https://unidir.org/publication/gender-perspectives-arms-control-and-disarmament-views-africa

Women Peace Pioneer Initiative 1325 World Federation for Mental Health

Women’s United Nations Report Network, NGO(s) without consultative status, also share the views expressed in this statement.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .