Globalización y Medios de Comunicación: Mirando Hacia el Siglo Veintiuno

1346615011_0

Globalización y Medios de Comunicación: Mirando Hacia el Siglo Veintiuno

26 de noviembre de 1997

Hotel JW. Marriott, Washington D.C., EE.UU.

Decimocuarta Conferencia Mundial de Medios de Comunicación

Honorable Presidente, distinguidos oradores y participantes, damas y caballeros:

Me gustaría expresar mi más profunda gratitud por su participación en la Decimocuarta Conferencia Mundial de Medios, la cual está siendo llevada a cabo como parte del Tercer Festival Mundial de Cultura y Deporte aquí en Washington DC.

La rápida evolución del entorno mediático

Encuentro particularmente significativo que ustedes debatan sobre diversos problemas que enfrentan los medios de comunicación, ya que busca responder a la Era de la globalización en el siglo XXI, que llegará en unos pocos años.

Vivimos en una época en que el ambiente mundial está experimentando cambios excepcionalmente rápidos. Corresponde a los medios de comunicación responder a estos cambios con mayor rapidez y prudencia que otros sectores de la sociedad. De lo contrario, la humanidad se enfrentará a un futuro de mayor confusión e inestabilidad.

Ahora mismo, el factor más importante para lograr un cambio en el mundo es que nuestros medios de comunicación funcionen cada vez más a la velocidad de la luz. Todos los días, las nuevas tecnologías son tan desarrolladas que parecen trascender el tiempo y el espacio y conectan incluso a los rincones más lejanos del mundo en cuestión de segundos.

En el pasado, los editores de periódicos exigían que los periodistas reunir noticias locales y las publicaban más rápidamente que cualquier otra persona. Pero, ¿cuál es la situación en 1997, solo tres años antes del inicio del siglo XXI?

Hoy en día, cuando los periodistas consideran su comunidad local, no piensan meramente sobre la región física y geográfica en la que viven. Ellos también piensan en sus asociados y vecinos de todo el mundo con los que están conectados por e-mail.

Cuando un periodista recopila información relativa a tal o cual tema, él o ella utiliza la Internet para encontrar material relevante de todo el mundo. Para aquellos que reúnen la información, la comunidad local ya no se refiere solo a la región en la que viven, sino al mundo entero.

Tan recientemente como hace cien años, en el inicio del siglo XX, las noticias a menudo viajaban en tren, barco o incluso a veces por paloma mensajera. La gente tenía que esperar días o semanas, incluso para este tipo de noticias importantes como la situación del campo de batalla en la Primera Guerra Mundial.

En la segunda mitad de la década de 1990, sin embargo, la Internet y las telecomunicaciones han hecho posible la transmisión de noticias en cuestión de segundos. El mundo entero puede recibir información acerca de los principales hechos noticiosos casi simultáneamente. Se puede decir hoy que el mundo entero es nuestra comunidad local y que las noticias locales han llegado a referirse a noticias sobre el mundo entero.

Dado que la tecnología de las comunicaciones electrónicas están uniendo al mundo de esta manera, los intercambios económicos y culturales ya han entrado en una era sin fronteras.

La era ha llegado en la que todos los ciudadanos del mundo influyen en la vida del otro. La economía de cualquier país o región en particular no puede dejar de estar influida por la situación económica mundial.

Por estas razones, tenemos que pensar que el mundo constituye una sola comunidad. Tenemos que plantear la pregunta, ¿Cuál debe ser el contenido y la forma de los medios de comunicación en la era global?

Responsabilidad de los medios en la era de la globalización

Espero que en el transcurso de esta conferencia se dé a lugar una gran cantidad de discusiones sobre una variedad de temas relacionados con esta cuestión, y que obtengan resultados valiosos. Además, me gustaría aprovechar esta oportunidad para presentar algunos de mis puntos de vista sobre la globalización y los medios de comunicación en el siglo XXI.

En primer lugar, creo que los medios de comunicación en la era global necesitan ir más allá del “periodismo funcional” hacia el “periodismo de valor”. Los medios de comunicación no cumplen totalmente su misión simplemente dando al público reportes de los hechos en una noticia. Más bien, a través de comentarios y críticas, los medios de comunicación tienen que despertar a sus lectores y espectadores a tomar conciencia de la verdad y el camino hacia la elevación de los valores espirituales y morales de la sociedad.

En la era de la información global del siglo XXI, los ciudadanos de diferentes naciones ejercerán gran influencia sobre otros a través de las fronteras nacionales. Por lo tanto, los aspectos inmorales de cualquier cultura principal de un país pueden fácilmente tener una influencia corrosiva sobre la gente de otros países. La llegada de la era de la información, que a su vez es el resultado de los avances en las industrias que aplican tecnologías de comunicación e información, es el factor fundamental que nos acelera hacia un mundo en el que la información es compartida por toda la humanidad. En un mundo así, solamente informar de los hechos de la noticia será demasiado simplista. Los medios de comunicación tendrán la importante función de la determinación de la forma de interpretar y evaluar los hechos, proporcionando así la dirección que guíe a la audiencia.

Aquí es importante examinar la visión del mundo, o la perspectiva filosófica e histórica, en poder de los medios de comunicación y los propios periodistas. En otras palabras, los periodistas tendrán que compartir valores constructivos e idealistas con respecto a la humanidad, la paz mundial y la prosperidad. De esta manera, tenemos que desarrollar una perspectiva global.

Si el tipo de medio de comunicación que satisfaga los deseos e intereses se basa en motivos puramente comerciales, básicos, marcando esa tendencia, entonces el mundo se convertirá en un lugar aún más sombrío y más infeliz en el siglo XXI.

Hemos pasado por la más difícil guerra ideológica durante el siglo XX. ¿No es cierto que durante la lucha ideológica de la guerra fría, el materialismo dialéctico del comunismo fue en ascenso en muchos sectores de la sociedad? Hace solo unos años, incluso muchos intelectuales y periodistas en el mundo libre cayeron bajo su influencia y quedaron totalmente confundidos.

Enfrenté los desafíos de esa era con la mayor seriedad. En consecuencia, fui sometido a muchos malentendidos y críticas. Por un lado, dirigí el movimiento de Pensamiento Unificacionista y la campaña para realizar familias ideales. Por otro lado, he trabajado para liberar el bloque comunista y enseñar a los estudiantes e intelectuales en sus países un sistema de valores a fin de prepararlos para el mundo después del comunismo.

En 1982, en el tiempo en el que el mundo libre enfrentaba su mayor desafío en la Guerra Fría, fundé The Washington Times. Fue un momento en el que Washington DC, que es en muchos aspectos la capital del mundo, tenía solo un periódico, The Washington Post.

En ese momento observé el mundo, no solo desde el punto de vista de las relaciones internacionales de poder de la Guerra Fría, sino desde el punto de vista de la historia de la providencia de la salvación de Dios. Yo ya había advertido que el imperio comunista soviético no tardaría en llegar a su fin. Durante los preparativos para celebrar el segundo congreso internacional de la Academia de Profesores para la Paz Mundial en Ginebra en 1985, le dije a los estudiosos de todo el mundo que el tema de la conferencia debería ser “La Caída del Imperio Soviético”.

Los estudiosos, que vieron la situación desde la perspectiva de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, se sorprendieron al oír esto y estaban como perdidos. Al final, fueron persuadidos y la conferencia se celebró bajo el lema que yo había sugerido.

Cuando la Undécima Conferencia Mundial de Medios de Comunicación se celebró en Moscú en abril de 1990, me reuní con el entonces presidente soviético Mijail Gorbachov. Estuve acompañado por un grupo de periodistas del mundo libre que habíamos llegado a conocer principalmente a través de The Washington Times. En mi reunión con el presidente Gorbachov, le dije que el futuro del materialismo ateo no podría ser otra cosa que la autodestrucción, y que debía repudiar el materialismo y buscar revivir los valores espirituales enraizados en la religión.

A los dos años de esa reunión, el imperio comunista soviético se derrumbó. Mi predicción en 1985 en relación al fin del imperio soviético se hizo realidad, y muchos eruditos que eran conscientes de ello quedaron sorprendidos.

Los problemas más grandes serán la inmoralidad y la corrupción

¿De dónde creen que el Reverendo Moon consigue esta capacidad de predecir los cambios históricos en la situación mundial? Me gustaría decirles con toda sinceridad la razón. Sin ninguna duda es que, como líder religioso, yo estoy en estrecha comunión con Dios. Tengo un compromiso absoluto para llevar a cabo el plan de Dios y la Voluntad de Dios para el futuro de la humanidad.

He apelado constantemente a los líderes en todos los ámbitos de la vida, los encargados por Dios para preparar la construcción del mundo futuro, para que puedan cumplir con sus responsabilidades.

La era de la Guerra Fría está llegando a su fin. La humanidad está en un punto crítico. Tenemos que prepararnos para un nuevo milenio en el que podamos vivir en la Tierra como hermanos y hermanas bajo un único Dios, basado en los principios de interdependencia, prosperidad mutua y valores universalmente compartidos. Tenemos que asegurarnos de que el mundo del siglo XXI y más allá sea un mundo de paz, en el que toda la humanidad sea capaz de vivir en libertad y prosperidad, compartiendo el amor y la felicidad.

El tema de la confrontación ideológica entre el Este y el Oeste ha terminado, y ahora tenemos que resolver el problema de la diferencia de nivel económico entre el Norte y el Sur. He defendido anteriormente el intercambio de tecnología y la construcción de la Carretera Internacional de la Paz. Esto surge de mi idea de lo que la humanidad necesita para estar unida como una familia y vivir en un estado de interdependencia.

Ahora, como la Guerra Fría entre Oriente y Occidente ha terminado, la ciencia y la tecnología están avanzando día a día, por lo que el mundo puede convertirse en una sola comunidad. Pero, ¿creen que la humanidad vivirá de forma automática en paz y felicidad? No, en absoluto. Durante el siglo XXI, la sociedad humana se enfrentará a problemas aún más fundamentales y más peligrosos que los de la Guerra Fría.

De acuerdo con lo que he percibido, el problema más grave que acosará a la humanidad en el futuro serán los temas de inmoralidad y decadencia moral que destruirán los valores familiares. La decadencia moral es realmente el pecado original que empuja a la humanidad al abismo de sufrimiento y desesperación. El mundo futuro se asemejará al Cielo o al infierno dependiendo de si podemos establecer un código moral que sustente la pureza de la familia y proteja los valores morales.

¿Es posible que los problemas a los que muchos países del mundo se enfrentan en común, como la decadencia moral de los jóvenes, crímenes sin fin relacionados con las drogas, el aumento de las tasas de divorcio, la ruptura familiar, la propagación del SIDA y el sexo ilícito, puedan ser resueltos a través del poder político? Hasta ahora, no hemos sido capaces de resolver estos problemas, incluso a través de la educación en las escuelas y la enseñanza religiosa.

¿De qué le sirve la prosperidad económica y la libertad política a una sociedad si no es capaz de resolver los problemas que hacen que todas sus familias vivan en agonía? La humanidad ha llegado a un punto en el que tiene que encontrar una enseñanza que proteja y eleve los valores familiares, y un método para poner esta enseñanza en práctica. En la era posterior a la Guerra Fría tenemos que proteger y elevar los valores familiares.

Este es el mensaje más importante que me gustaría darles a ustedes, los periodistas que hoy están participando representando a los periodistas de todo el mundo.

El movimiento global de Bendición es la revolución del siglo veintiuno

Actualmente, el Tercer Festival de Cultura y Deportes se está llevando a cabo aquí en Washington DC, y la Ceremonia de Bendición Internacional será el 29 de noviembre, en el Robert F. Kennedy Memorial Stadium y en todo el mundo. Inicialmente, estaba previsto que 3.6 millones de parejas participarán en el evento de la Bendición. Sorprendentemente, sin embargo, el número de parejas participantes superará los 36 millones, diez veces más de la meta original, e incluso unos cuantos millones más. Esta celebración, que abarca a toda la humanidad, sin duda va a ser la base de un magnífico comienzo, alentando a todos los pueblos del mundo a determinarse para proteger y elevar los valores familiares.

Les pido a los periodistas reunidos aquí, así como a los líderes que han estado participando en este festival, que nos otorguen su entusiasta cooperación a nivel nacional. Desarrollemos este evento en un festival mundial que involucre a 360 millones de parejas. Ampliar y consolidar este movimiento de familias verdaderas para que se convierta en un fenómeno mundial, es sin duda la revolución espiritual y cultural más importante de la humanidad en el siglo XXI.

En el mes de junio pasado, en declaraciones durante la conmemoración del decimoquinto aniversario de la fundación de The Washington Times, anuncié mi intención de establecer periódicos en 185 países, iniciando así un servicio de noticias que vincule al mundo entero como una comunidad local. Este enorme proyecto se basa en mi convicción sobre el futuro que he descrito anteriormente. Brotando de mi dedicación, es un regalo para la gente que va a vivir en ese mundo futuro. Me gustaría solicitar la participación y la cooperación en este proyecto por parte de los distinguidos periodistas que se reunieron hoy de todo el mundo.

Espero que tengan discusiones y debates muy fructíferos durante esta conferencia.

Muchas gracias.

125236197_3518843881504519_1900698932590484397_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .