Los Medios de Comunicación en el Siglo Veintiuno: Focos, Roles y Responsabilidades

unnamed

Los Medios de Comunicación en el Siglo Veintiuno: Focos, Roles y Responsabilidades

22 de agosto de 1995

Hotel Shilla, Seúl, Corea

Decimotercera Conferencia Mundial de Medios de Comunicación

Honorable presidente, Dr. Paul Johnson, distinguidos oradores, participantes de la conferencia, damas y caballeros:

Me gustaría expresar mi profundo agradecimiento y bienvenida a todos ustedes, quienes han venido de diferentes países para asistir a la Decimotercera Conferencia Mundial de Medios de Comunicación, que forma parte del Festival Mundial de Cultura y Deportes, aquí en Seúl, Corea.

Creo que esta conferencia es, a la vez, significativa y oportuna, ya que tiene como tema principal “La responsabilidad y el Papel de los Medios de Comunicación”. En solo cinco años, el mundo entrará en la nueva era del siglo XXI. A medida que marcamos el inicio del tercer milenio, debemos entenderlo como un punto de inflexión histórico.

Una era que enfatiza el rol y la responsabilidad de los medios

A lo largo de la historia, la gente ha estado luchando para hacer sus vidas más cómodas a través de la mejora de las condiciones materiales y la búsqueda de crear un mejor sistema social. Sin embargo, mientras más personas disfrutan de la libertad y la comodidad, aun más son conscientes que estos desarrollos externos no son suficientes. Necesitamos un nuevo despertar espiritual. Este es el momento para que la humanidad coloque su atención en descubrir el valor fundamental de la vida humana y la búsqueda de una nueva y más profunda dimensión de vida.

Nuestra época ha sido una en el que el papel y la responsabilidad de los medios de comunicación ha sido altamente significativo en los siguientes aspectos: en primer lugar, como la democracia se ha expandido por todo el mundo, la libertad de prensa ha crecido también. En el sistema político moderno, que elige a sus dirigentes a través del proceso democrático, el papel y la influencia de los medios de comunicación son grandes, ya que los órganos de los medios de comunicación se relacionan directamente con el público en general.

En segundo lugar, las tecnologías de comunicación que transmiten información a todo el mundo se han convertido en altamente desarrolladas. Los medios electrónicos e impresos, sobre todo, han desarrollado tecnologías que permiten la comunicación de largo alcance instantáneamente. Por ejemplo, los satélites de comunicaciones e Internet, que conectan a todos los países como una aldea global, permitiendo que la idea de cualquier individuo, ya sea buena o mala, sea transportada a todos en el mundo. Este entorno de alta tecnología libre crea innumerables canales de medios de comunicación para influir en la opinión pública.

Consideren el impacto en el área política. Los medios de comunicación a veces pueden crear un ambiente en la opinión pública en la que un gobierno puede ser o muy respetado o ser puesto en una posición tan difícil que llega hasta a colapsar. Además, los medios de comunicación pueden llevar a una sociedad a mantener un alto nivel moral o inducirla a confusión moral y caos.

Además, tengan en cuenta el punto de vista de que la historia no es un registro objetivo, sino que es un registro selectivo de los hechos históricos. En este sentido, los medios de comunicación, más que cualquier otra actividad humana, ya que entran en este período de transición histórica, tienen una responsabilidad significativa de registrar los hechos del día a día de la historia de manera objetiva, a medida que ocurren. Desde este punto de vista, los medios de comunicación absolutamente no pueden separar el rol y la responsabilidad de su contexto histórico. Los medios deben llevar a cabo sus diversas funciones, que van desde la presentación de informes de hechos para revisarlos y criticarlos, en base en aun correcta comprensión de la dirección de la historia y de nuestra responsabilidad histórica.

Como líder religioso, creo que hay una dirección definida detrás de la historia humana. Dios creó a la humanidad y ha estado tratando, a lo largo de la historia, de cumplir Su voluntad y propósito providencial. Por lo tanto, como periodistas que están grabando los hechos de la historia, hay que entender claramente la Voluntad Providencial de Dios y alienarse con este entendimiento a medida que registran la historia.

Honorables Periodistas; en esta mitad de siglo, luego del final de la Segunda Guerra Mundial, el papel y la responsabilidad de los medios de comunicación han tomado la delantera. Durante este tiempo, la primera tarea de los medios de comunicación fue exponer la falsa doctrina y la estrategia del comunismo y despertar un mundo libre de esta amenaza. Durante este período de tiempo, sin embargo, la mayoría de los profesionales de los medios fueron confundidos por un punto de vista muy liberal. El hecho de que Washington, DC, la capital de la nación líder del mundo libre, representaba solo el punto de vista liberal, me llevó hace trece años a tomar la seria e importante determinación de crear The Washington Times.

Desde entonces, he invertido mi corazón entero, espíritu y esfuerzo para superar el comunismo. Como líder del periodismo conservador, he dado una enorme carga financiera y he prevalecido contra las falsas acusaciones y persecuciones. Incluso me han llamado un líder religioso falso y sufrí en prisión en los Estados Unidos por falsos cargos de impuestos. Pero la fuerza de las preocupaciones mundanas no puede superar la Voluntad de Dios. Me gustaría elogiar al Washington Times por su decisiva contribución a la caída del comunismo y la protección de la libertad global. Creo que The Washington Times será honrado en toda la historia por esta contribución.

Los medios de comunicación deberían asumir el liderazgo de unir al mundo

En el último medio siglo, los medios de comunicación tuvieron otra misión: la de restaurar los valores fundamentales y la construcción de una sociedad moral. En 1991, cuando terminó la Guerra Fría y la tensión disminuyó entre Oriente y Occidente, todos esperábamos un período de paz. Pero, de hecho, desde que terminó la Guerra Fría, los conflictos sociales y la inestabilidad han aumentado. En Estados Unidos, por ejemplo, la inmoralidad sexual, en forma de sexo libre y homosexualidad, amenazan con destruir a la familia.

Una tasa de divorcio cada vez mayor está poniendo a cada vez más personas jóvenes en la calle. Estos niños tienden a meterse en las drogas y la criminalidad. Para muchos es un camino al suicidio. De hecho, la tasa de suicidio entre los adolescentes se ha duplicado en los últimos treinta años. Enfermedades de transmisión sexual como el SIDA tienen su origen en una vida social corrupta. Algunos estados de Estados Unidos y de Europa han legalizado los matrimonios homosexuales. Nos tomamos en serio las advertencias de los ecologistas y ambientalistas sobre la potencial extinción de ciertas plantas y animales, pero el fenómeno de la destrucción de la especie humana no se toma en serio. Hemos dado poca importancia a las formas de prevenir la extinción de nuestra sociedad.

Somos muy conscientes de que estos problemas no se limitan a una zona del mundo. Además, esta destrucción moral es una crisis no solo para nosotros, los seres humanos, sino también para Dios. El amor, que es el elemento más precioso de la vida humana, está perdiendo su base en la familia. Y a medida que la familia se destruye, el fundamento sobre el cual el amor de Dios está, también está colapsando.

Por eso hice hincapié en la necesidad de los Valores Familiares Verdaderos en la celebración del décimo aniversario de The Washington Times, e insté firmemente al periódico a que se centre en restaurar el valor fundamental del ser humano. Este consejo no estaba destinado solo para The Washington Times, sino este era la revelación de Dios dada a los periodistas y líderes de todo el mundo. El Washington Times está de pie en la línea del frente para salvar a Estados Unidos y al mundo, aclamando y apoyando, más que nada, la necesidad de una restauración de las familias verdaderas y la reconstrucción de la vida moral.

Esta es una nueva revolución espiritual, de la cual The Washington Times se ha convertido en el abanderado en Estados Unidos. La gente en todas partes del mundo considera el rol de los valores familiares como un tema muy importante y serio. No es solo una cuestión de cambiar algunas estadísticas sociales; esto afecta a las áreas de la educación, la religión, la cultura, la política y la economía.

Cuando fundé la Asociación Mundial de Medios de Comunicación en 1978, mi propósito era apoyar los esfuerzos para resolver estos problemas fundamentales, proporcionando un foro para la discusión de la ética y la responsabilidad de los medios. Así que también me gustaría hacer hincapié en que los medios de comunicación deben estar en la vanguardia liderando el mundo hacia la unidad.

Los avances modernos en el transporte y las comunicaciones han permitido a la gente superar los obstáculos que impiden la interacción humana. Es como si el mundo se hubiese reducido al tamaño de una pelota de baloncesto. Suena razonable llamar al mundo una aldea global. Sin embargo, a pesar de que la ciencia y la tecnología han eliminado los obstáculos espaciales, es prematuro llamar a la humanidad una familia global. Nosotros, los seres humanos, mantenemos muchas barreras de nuestro propio diseño en su lugar.

Todos los días recibimos noticias de guerras raciales y culturales en algunas partes de Europa. Ya no es raro ver largas filas de refugiados dejando sus queridos hogares, tristemente llorando por sus familiares perdidos y luchando con el dolor y la enfermedad. Incluso en pequeñas áreas geográficas, la guerra y los conflictos surgen de las diferencias de raza, religión, idiomas, cultura y los sistemas políticos y económicos. Millones y millones de personas mueren de hambre y enfermedades todos los años, y no tenemos ninguna solución para esto.

¿Cómo podemos superar las numerosas barreras arraigadas a los intereses conflictivos y creados por nosotros mismos que nos separan unos de otros? La solución es informar a la humanidad que venimos originalmente de una raíz. A pesar de que parecen ser diferentes según la raza, la cultura, el idioma y otros aspectos, el origen de la humanidad es uno, y esa raíz es Dios. El amor verdadero de Dios, la vida verdadera y el linaje verdadero son el origen de todos los seres humanos. Delante de Dios, todos somos hijos que pueden compartir su amor juntos. Todas las personas son hermanos y hermanas que tienen un mismo origen.

La familia verdadera es el lugar de inicio de un verdadero mundo de paz

Tres días a partir de hoy, el viernes por la mañana, la Sra. Moon y yo llevaremos a cabo una Ceremonia de Bodas Sagrada en todo el mundo para 360.000 parejas. La Ceremonia de Bendición se llevará a cabo en el Estadio Olímpico de Seúl. Este estadio es la instalación más grande de Corea, pero puede acomodar solamente a cien mil personas. Las otras parejas se reunirán en las principales ciudades de todo el mundo a participar en este gran evento vía satélite.

Desde 1960, la Sra. Moon y yo hemos bendecido a más de cincuenta mil parejas. Así que la Ceremonia Sagrada de Bodas del viernes será la mayor por mucho. Es muy significativo que tantas personas se reúnan en un solo lugar; y trascendiendo la raza, la nacionalidad, la religión, la cultura y las costumbres tradicionales, se unan juntas en este sagrado matrimonio. El matrimonio es el evento más significativo de la vida de una persona. El hecho de que tantas personas se reúnan para este fin demuestra que es posible tener una visión compartida del valor humano respetado por todo el mundo, con raíces en el hecho de que todo el mundo quiere tener una familia verdadera centrada en el amor verdadero de Dios.

Aunque las parejas pueden provenir de diferentes orígenes raciales y culturales, cuando se unen como una familia centrada en el amor verdadero de Dios, no puede haber ningún conflicto racial o cultural entre los niños. Si su padre es negro y su madre es de color blanco, o si su padre es árabe y su madre es judía, ¿puede un niño tener algún prejuicio contra una raza o la otra, o de una cultura con la otra? Seguramente le encantará y deseará proteger a las culturas y tradiciones, incluso más de lo que ama a sus padres.

Cuando esperamos resolver los conflictos raciales en todo el mundo a través de medios políticos o económicos, el resultado inevitable es el fracaso. El distintivo racial es evidente desde la cuna, por lo que sin el ideal de la familia verdadera centrados en el amor verdadero, la solución de fondo al problema de raza va a ser imposible. Así, a pesar del gran tamaño de estas Bodas Sagradas, la idea principal se centra en la creación de cada familia verdadera experimentando el amor verdadero del único Dios.

Mis queridos y distinguidos periodistas, si el hombre y la mujer se hubiesen unido a Dios desde el principio, habrían establecido familias verdaderas centradas en el amor verdadero. Además, estas familias se habrían ampliado para crear una nación verdadera y un mundo de paz verdadero mediante la realización del amor verdadero, que continuamente está dando para el bien de los demás. Sin embargo, Adán y Eva, nuestros primeros ancestros humanos, cayeron y se unieron con Satanás.

Desde entonces, Dios y Satanás han estado luchando por la humanidad. Dentro de nosotros mismos, nuestra mente siempre está dirigida hacia Dios, mientras que nuestro cuerpo está del lado de Satanás. La mente y el cuerpo están siempre en conflicto. Tal vez el mundo podría haber evitado la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Fría, pero no puede evitar la lucha entre la mente y el cuerpo. El conflicto entre la mente y el cuerpo se ha expandido a toda la historia desde el individuo, a la familia, la sociedad, la nación y a nivel mundial. Con el fin de terminar con la lucha histórica, la humanidad tiene que volver a Dios.

Para ello, los hombres y las mujeres tienen que formar familias verdaderas centradas en Dios. Ellos tienen que invitar a Dios de vuelta a sus hogares. Una familia verdadera centrada en el amor verdadero se convertirá en la base en la Tierra donde Dios puede habitar. Esto se convertirá en el punto de partida para el establecimiento de una nación verdadera y un mundo pacífico verdadero. A partir de esto, el mundo de libertad y felicidad verdadera se abrirá.

Los miembros de los medios de comunicación deberían ser líderes en cumplir su responsabilidad

A lo largo de la historia, el sueño terrenal de la humanidad ha sido el de hacer realidad los ideales de libertad e igualdad de forma simultánea. Pero la búsqueda del ideal de la libertad hace que la realización de la igualdad sea extremadamente difícil. Del mismo modo, bajo la bandera de la igualdad, el ideal de la libertad se ha limitado en extremo. Esta ha sido la lección de la historia. Sin embargo, ni siquiera los ideales por sí mismos pueden satisfacer por completo el deseo humano. Esta es una contradicción ideológica, fundamental, que solo puede resolverse a través del ideal de una familia verdadera centrada en el amor verdadero. Solo a través amor verdadero la libertad verdadera será preservada. Y solo a través del amor verdadero será posible la igualdad verdadera.

Por lo tanto, realizaremos un mundo verdaderamente pacífico de libertad e igualdad solo cuando nos encontremos con Dios, el origen del amor, y nos unamos con Él. Este hecho debería enviar una señal seria a los ateos que dicen no hay Dios, ni la necesidad de Dios. En este punto de inflexión en la historia, cuando el mundo está buscando una nueva dimensión, es extremadamente importante para todos los periodistas hacer hincapié en los valores centrados en Dios.

Las encuestas hoy, en todo el mundo, revelan una desconfianza creciente en los medios de comunicación. Esto surge cuando los practicantes del periodismo y los medios masivos obstinadamente persisten en pensar solo en sus estrechos intereses propios. Ellos creen que solo ellos tienen la verdad, y fallan en entender el valor e importancia de la preservación de la familia y la sociedad. Desde esta perspectiva, es comprensible que el público los critique. Esto implica que hay una gran brecha entre el estándar absoluto del valor humano, comúnmente reconocido y perseguido, y los diversos puntos de vista propios de los medios de comunicación.

La familia verdadera centrada en el amor verdadero de Dios, en el que hay un respeto mutuo, debe prevalecer como el estándar absoluto de valor compartido por los medios de comunicación y la sociedad. El mundo verdadero y pacífico perseguido por la humanidad no puede ser creado de arriba hacia abajo, ni puede ser creado desde abajo hacia arriba. Más bien, centrado en Dios, todas las personas pueden formar familias verdaderas y vivir con Dios. Entonces, por fin podremos establecer un mundo eternamente libre y pacífico.

Respetados líderes del periodismo mundial: una nueva historia está amaneciendo. Este es el tiempo para que Dios y la humanidad, quienes han sido divididos desde el inicio de la historia, se reúnan en este ideal de la familia verdadera. Espero que ustedes, los periodistas, se conviertan en los pioneros de este periodo precioso e histórico, y tomen un papel de liderazgo y responsabilidad. El futuro será una era de una vida en común, prosperidad común y justicia común. Espero que todos los periodistas estén de acuerdo con la Voluntad de Dios, incluso por delante de los demás, y que permanezcan como vencedores históricos. Espero que esta conferencia sea un éxito y muy fructífera.

Que Dios los bendiga a ustedes y a sus familias.

Muchas gracias.

147

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .