La Misión de los Medios de Comunicación en el Siglo Veintiuno

133659662_3821422481225841_6953684632506393497_n

La Misión de los Medios de Comunicación en el Siglo Veintiuno

22 de agosto de 1992

Hotel Hilton, Seúl, Corea

Duodécima Conferencia de los Medios Mundiales

Respetado Presidente MacArthur, honorables invitados, distinguidas damas y caballeros de los medios:

Me gustaría expresar mi más sincera gratitud a cada uno de ustedes por venir a mi Tierra natal, la República de Corea, y asistir a la doceava Conferencia de los Medios Mundiales.

Actividades para establecer un mundo de paz

Esta conferencia forma parte del Festival Mundial de la Cultura y el Deportes, que ha sido creado para reunir todos los proyectos y logros de mi vida y ofrecerlos como uno a Dios.

En coincidencia con esta conferencia de prensa, varias otras reuniones se llevan a cabo. Los eruditos y los científicos han llegado a asistir a la Conferencia Internacional sobre la Unidad de las Ciencias, un encuentro con una historia de diecinueve años; los principales líderes religiosos que representan muchas expresiones del mundo de la fe se han reunido en la Asamblea interreligiosa de las Religiones del Mundo. Hombres de Estado, entre ellos exjefes de Estado y de gobierno, están aquí para asistir a la Cumbre del Consejo por la Paz Mundial.

Al mismo tiempo, mujeres líderes de todo el mundo están aquí para asistir a un simposio de la Federación de Mujeres para la Paz Mundial, una organización encabezada por la Sra. Moon. Además, atletas jóvenes de muchas naciones están compitiendo en un Festival de Deportes conectado con la Convención Mundial de Estudiantes, patrocinado por el Consejo Académico para la Restauración de Principios (CARP) para discutir las cualidades requeridas por los futuros líderes en el siglo XXI.

La realización de la paz mundial es el fin último de todo lo que he tratado de lograr durante mi vida. Por la misma razón, el año pasado he fundado la Federación para la Paz Mundial y la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial. He encontrado que el centro de la paz mundial está en la familia, y he promovido constantemente la paz mundial a través de familias ideales.

En tres días a partir de hoy, el 25 de agosto, la mayor Ceremonia de Bodas en la historia internacional se llevará a cabo como una expresión concreta de mi filosofía de la paz. Los buenos hombres y mujeres de 130 países, que trascienden sus distintas nacionalidades y razas, se unirán en santo matrimonio en el nombre del amor verdadero de Dios. Están decididos a construir familias ideales y a convertirse en defensores de la paz mundial. Esta ceremonia solemne, por lo tanto, significa su dedicación y compromiso por un mundo en paz.

Les invito cordialmente a observar esta ceremonia como invitados especiales, porque creo que, como periodistas, están ansiosos de presenciar e informar acerca de este evento único. Ya que les estoy concediendo un asiento exclusivo y de primera fila para este evento, podrían pensar que esperaré algo de ustedes a cambio. Todo lo que pido de ustedes, sin embargo, es que no vean esto como un espectáculo, el mayor espectáculo del mundo, sino que lo examinen seriamente como la creación de una fuerza de paz, y que extiendan sus más sinceras felicitaciones a estas parejas.

Ha llegado el momento en que los medios de comunicación y los periodistas entiendan y aprecien completamente la visión integral de paz que les estoy presentando aquí; y que lleguen a unirse completamente con esta visión, así ustedes podrán participar en el cumplimiento del ideal de la paz mundial, que es nuestra esperanza común.

En el pasado mes de mayo viajé a Washington y hablé en una cena en conmemoración del décimo aniversario de The Washington Times, que fundé. Recuerdo que cuando por primera vez anuncié la fundación de The Washington Times, en 1982, hubo muchas personas en los Estados Unidos que me ridiculizaron. Algunos expertos predijeron, aun cuando fundé un periódico de calidad aceptable, que iba a quedarse sin fondos en seis meses. Vaticinaron, además, que incluso si eso no ocurría, el periódico se degeneraría en nada más que un portavoz de la Iglesia de Unificación y terminaría como un semanario marginal, leído por casi nadie.

Ahora, diez años después, entre los 1.750 periódicos publicados en los Estados Unidos, The Washington Times se encuentra entre los tres principales periódicos en términos de influencia. Es el primer periódico leído por el presidente de los Estados Unidos cuando se levanta por la mañana. El 13 de agosto de 1992, el presidente George H. W. Bush concedió una entrevista exclusiva a Wesley Pruden, editor en jefe de The Washington Times. Fue la primera entrevista del presidente Bush con un diario durante la temporada de campaña electoral presidencial. Año tras año, The Washington Times gana premios por su excelencia en el diseño editorial.

En 1989, en el concurso de diseño anual de la Sociedad Americana de periódicos en los Estados Unidos, recibió los honores de Best of Show, el premio de más alta excelencia otorgado por el voto unánime de un jurado de doce jueces. Por otra parte, en la categoría de redacción editorial, The Washington Times recibió el premio más alto del jurado durante dos años consecutivos, algo que nunca antes había sido logrado por otro periódico en los Estados Unidos.

Un rol decisivo en la desaparición del comunismo

Durante los últimos diez años, he invertido mil millones de dólares en este periódico. Si estuviera buscando influencia política o riqueza personal, o si estuviera tratando de promover mis creencias religiosas, yo no habría invertido una suma tan grande en un periódico. En pocas palabras, fundé The Washington Times para cumplir el fin de la Voluntad de Dios.

Yo sé que Dios ama a los Estados Unidos. Los Estados Unidos son un centro de judaísmo y cristianismo tradicional. Es la cuna del espíritu del cristianismo moderno. El deseo de Dios es que los Estados Unidos mantengan sus valores tradicionales, que han caído en la confusión en los últimos años, y juegue un papel fundamental en el rescate de todo el mundo.

Durante la Guerra Fría, Dios puso a los Estados Unidos en la posición de bloquear el intento del comunismo al ganar el dominio global. En el contexto de la Voluntad de Dios, era más importante que hubiese un periódico que tuviese la capacidad intelectual y filosófica necesaria para fortalecer al pueblo estadounidense y a los líderes políticos. Ciertamente, no podría salir de Washington, la capital de los Estados Unidos, bajo la única influencia del periódico de izquierda, el Washington Post.

Entonces, ¿dónde estamos ahora, después de diez años? Las campanas que anunciaban el colapso del comunismo sonaron en voz alta el 9 de noviembre de 1989, cuando el Muro de Berlín fue derribado. Y el día de Navidad de 1991, el imperio soviético fundado en el ateísmo desapareció de la Tierra después de haber establecido el miedo en el mundo durante setenta y cuatro años.

No estoy diciendo que se atribuye al The Washington Times el mérito exclusivo para estos desarrollos. Fueron el resultado de la providencia de Dios. Dios, sin embargo, hace trabajar Su Voluntad en la Tierra a través de los seres humanos. No tengo la menor duda de que el Times jugó un papel decisivo en el logro de la caída del comunismo. Dios usó el periódico como Su herramienta para ayudar a poner fin a la dictadura más perniciosa en la historia del mundo y para dar libertad a decenas de millones de personas. Incluso si hubiese gastado 10 mil millones dólares en lugar de mil millones, yo no podría haber hecho una mejor inversión.

La misión de The Washington Times, sin embargo, aún no ha terminado. La caída del comunismo no lleva automáticamente a la paz mundial. Tampoco significa que la sociedad ideal deseada por Dios se establecerá sin ningún esfuerzo adicional de nuestra parte. Todavía es demasiado pronto para que el mundo libre pueda brindar por su victoria, porque el mundo todavía se enfrenta a muchos problemas urgentes que aterrorizan el corazón de los que aman a la humanidad.

La expansión del humanismo

Las sociedades del mundo libre hoy en día exhiben un fenómeno que es tan malo como el comunismo: la difusión del humanismo materialista, el individualismo extremo y el egoísmo, que son los vástagos de esta filosofía. Nos encontramos con que el dinero y las posesiones materiales se han convertido en los “dioses” de nuestra cultura.

No condeno el humanismo por completo, pero el humanismo que vemos hoy está basado en una perspectiva completamente atea. Cuando negamos la existencia de Dios y la importancia de Sus actos creativos, reducimos a los seres humanos a un puñado de polvo. Desde tal perspectiva, los seres humanos no se consideran mejores que meras máquinas complejas. Esta es precisamente la falacia en la bases del marxismo-leninismo. Si decimos que Dios no existe y que los seres humanos no son mejores que máquinas o animales, entonces no hay ninguna base para la moralidad. Sin la creencia en el espíritu y la vida eterna, la gente no se hace responsable por los demás y pueden cometer terribles atrocidades.

En este contexto, echemos un vistazo a la situación de los países libres más avanzados del mundo, que supuestamente esperaríamos estén sintiendo una sensación de victoria sobre la reciente caída del comunismo. El egoísmo extremo y el individualismo han dado lugar al hedonismo. La corrupción ha invadido todos los aspectos de la vida social, y los matrimonios y familias se están quebrando. El problema de la corrupción política es cada vez peor, y las economías están luchando constantemente.

Muchos jóvenes, los que normalmente se espera que se convertirán en los líderes del futuro, están perdiendo contacto con su conciencia, arrastrados por un torrente de inmoralidad, drogas y delincuencia; a tal punto que es difícil para nosotros tener esperanza en ellos como líderes del siglo XXI.

He dicho en el pasado que el próximo siglo debe ser la época de la civilización espiritual. La Era de la civilización material está llegando a un punto muerto. Si damos vuelta a la oscuridad que se acerca a nuestro mundo y comenzamos a vivir de nuevo, primero debemos llenar el vacío en los antiguos países comunistas que resultó de la desaparición de la ideología marxista-leninista.

Además, debemos lograr el renacimiento de una cultura espiritual que rescate a los países libres, que ahora parecen estar dirigiéndose hacia el día en que se destruyan a sí mismos o reciban el juicio de Dios. Por lo tanto, tenemos que producir un nuevo sistema de pensamiento capaz de llevar a cabo una revolución espiritual en la sociedad humana.

Dios es el Padre de la humanidad

Damas y caballeros, durante las pasadas Conferencias de Medios Mundiales, he mencionado la misión providencial que he sido llamado a cumplir. He sido llamado a ser uno de los pioneros de una nueva civilización espiritual para el siglo XXI. Ya he declarado al mundo un sistema de pensamiento para la nueva Era que Dios me ha revelado. Ese sistema de pensamiento es el Diosismo, que no es ni de izquierda ni de derecha, sino más bien una filosofía que podría llamarse con mayor exactitud el pensamiento de ala cabeza.

Mientras los científicos profundizan en sus áreas de investigación, se encuentran cada vez más incapaces de negar la verdad acerca de la existencia de Dios. Yo proclamo Su existencia y enseño una visión de vida en la que servimos a Dios y experimentamos Su realidad en nuestras vidas diarias.

Dios no es un Dios abstracto. Él está vivo en cada una de nuestras vidas, y podemos sentir Su tacto. Constantemente estoy escuchando el latido del pulso de Dios. Respiro mientras Él respira. Puedo sentir el calor de Su cuerpo contra el mío. He llegado a conocer el corazón de Dios, y he derramado ríos de lágrimas al conocer que Su corazón está estallando con el dolor de haber perdido a la humanidad a través de la Caída. También sé claramente lo que Dios desea de Sus hijos en nuestra Era.

Lo más importante es que el Dios Todopoderoso es mi Padre. Él es su Padre. Él es el Padre de todos los hombres. El corazón de Dios, al contemplar a la humanidad, es el corazón de un Padre. Incluso en la sociedad humana, el amor de los padres es el más apasionado, el más ardiente y el más incondicional.

La esencia de Dios es el amor verdadero. El deseo de Dios es que toda la gente siga el ejemplo de Su amor verdadero. Él quiere practicar el amor verdadero y ver el mundo con el amor de un padre que da todo. Podemos lograr la vida eterna solo mediante la práctica de un amor verdadero desinteresado, un amor que dé y que luego no espere recibir nada a cambio. Dios se invirtió a Sí mismo 100 por ciento cuando creó los Cielos y la Tierra y luego creó a la humanidad. Él nunca ha esperado nada de nosotros a cambio. Lo mismo es cierto de los padres humanos. A causa de nuestro amor, queremos que nuestros cónyuges e hijos se conviertan en algo más grande que nosotros mismos. Es por eso que podemos invertir todo de nosotros mismos en ellos y nunca esperar nada a cambio.

Hasta ahora, la historia de la humanidad se ha desarrollado en la “era de los hermanos”, durante el cual se esperaba que los hermanos se peleen. La historia humana comenzó con una pelea entre hermanos, y desde entonces, ha sido una Era de lucha y guerra. Caín y Abel, los hijos de Adán y Eva, los primeros antepasados humanos, lucharon entre sí hasta que finalmente el hermano mayor mató al menor. Este fue el comienzo de la historia pecaminosa de la humanidad.

Desde la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la batalla ideológica de la Tercera Guerra Mundial o la Guerra Fría, la historia ha sido una sucesión de luchas entre pueblos hermanos. Hoy en día, que hemos vivido estas tres guerras mundiales, la historia humana está entrando en una nueva dimensión. Ahora, la Era de los hermanos ha terminado, y hemos entrado en la “era de los padres”. La era de los padres es la era del amor verdadero. Como Dios nos mira y nos ama con el corazón de un padre, nosotros tenemos que mirar a cualquier otra persona y amarla con el corazón de un padre. Pueden haber lágrimas en tal amor, pero nunca una lucha a muerte. El concepto de lucha no existe en el contexto del amor verdadero. Estoy declarando al Diosismo como la filosofía de los Padres Verdaderos y del amor verdadero.

La nueva misión de los medios de comunicación

El 30 de noviembre de 1991, visité Corea del Norte, un país comunista devoto que me consideraba un enemigo. El mundo se sorprendió de que yo, una persona que ha dedicado toda su vida a la superación del comunismo, hubiese entrado a Corea del Norte. Recibí una cálida bienvenida por parte del Presidente Kim Il Sung. Nos abrazamos efusivamente. Kim Il Sung siempre me había mirado como a un enemigo. Una vez me encarceló durante casi tres años, y más tarde incluso intentó matarme.

Este fue el enemigo que abracé. Sin embargo, nunca podría haber hecho esto si hubiese tenido el más mínimo pensamiento de que él era mi enemigo. Fui a Corea del Norte y abracé al Presidente Kim con el corazón de un padre. Fui a Corea del Norte como un acto de amor verdadero. En el amor verdadero no existe el concepto de lucha, solo el corazón de la compasión. En el amor verdadero solo existe el corazón de padre que da continuamente y luego quiere dar aún más.

El Diosismo, que he declarado hoy, es la fuente de la paz verdadera que liderará el camino hacia el siglo XXI. Podemos construir un mundo armonioso en el siglo XXI mediante la práctica y el pensamiento del Diosismo del ala de cabeza. El núcleo de esta filosofía es el corazón de los padres y el amor verdadero. El siglo XXI será la era de los Padres Verdaderos, la época en la que la gente va a madurar espiritualmente a través del desarrollo del corazón, hasta el punto en que todo el mundo se convertirá en padres verdaderos.

Siempre he insistido en que necesitamos un medio de comunicación responsable. Fundé la Conferencia de Medios Mundiales para promover la libertad de prensa en los lugares donde esta libertad no ha existido, y para lograr una prensa responsable en los lugares donde ya existe la libertad.

Recientemente he identificado otra misión para los medios: que los medios de comunicación sean una voz moral. He dado al Washington Times la tarea que en los próximos diez años pueda contribuir a lograr una sociedad moral. Mediante el cumplimiento de esa tarea, el Times impactará en el mundo. El Times debe cultivar los valores de la familia, ya que un mundo de paz solo es posible si se basa en familias armoniosas.

La misión de los medios es realizar un mundo de paz

Los medios de comunicación ejercen tal poder e influencia que se describen a menudo como el cuarto poder, junto a los poderes ejecutivo, legislativo y judicial del gobierno. Este poder de los medios de comunicación debe ser ejercido con el fin de la bondad. A través de su influencia, los medios deben contribuir a lograr una mayor comprensión entre las culturas y las naciones.

Ustedes, los periodistas, son especialistas en su campo, pero antes de eso, todos ustedes son hijos de Dios. Todos ustedes son los campeones de la paz, especialmente llamados por Dios para ayudar a traer un nuevo estándar de responsabilidad social al mundo.

La Conferencia de los Medios Mundiales ofrece un foro para la libre discusión de los miembros de los medios de comunicación con el fin último de lograr un medio de comunicación de principios. En este tiempo, cuando toda la humanidad está avanzando hacia el final definitivo y verdadero mundo de paz, por favor, entiendan que Dios está llamando a los medios de comunicación para cumplir con la importante misión de ayudar realizar este mundo. Los medios de comunicación tienen que añadir sus esfuerzos a todos los que trabajan por la paz, y debe ejercer su tremenda influencia para lograr el ideal de una humanidad unida como una sola familia. Los medios de comunicación tienen que llevar con valentía el camino a la realización de un mundo ético.

Espero que a través de sus debates y la investigación en los próximos días, tengan la oportunidad de pensar más profundamente sobre la misión de los medios de comunicación.

Para terminar, permítanme asegurarles que es mi oración constante que las abundantes bendiciones de Dios estén sobre sus trabajos y sus familias.

Gracias.

128438416_2747063262219719_7469963616348431630_o

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .