Saltando Hacia Adelante y Ganando Impulso

131012647_10224115435058028_4546671365057544370_n

Saltando Hacia Adelante y Ganando Impulso

29 de noviembre de 1985

Hotel Intercontinental, Houston, Texas, EE.UU.

Decimocuarta Conferencia Internacional sobre la Unidad de las Ciencias

Honorables presidentes, profesores y científicos eminentes, señoras y señores:

Para comenzar esta XIV Conferencia Internacional Sobre la Unidad de las Ciencias (ICUS) aquí en Houston, me gustaría expresar mi agradecimiento a cada uno de ustedes por su compromiso y apoyo a esta conferencia y su tema: “Los Valores Absolutos y la Nueva Revolución Cultural”. Debido a que no pude estar con ustedes en la ICUS del año pasado en Washington, he viajado hoy particularmente para estar ante ustedes esta mañana.

La necesidad de un nuevo despertar y un avance para la humanidad

Como ustedes saben, fui liberado recientemente de la prisión, el 20 de agosto de 1985, después de haber pasado trece meses en reclusión en los Estados Unidos. Les doy las gracias nuevamente por haberse preocupado por mi situación, causada por el trato injusto, por haberme visitado en la cárcel, por escribirme cartas de consuelo y por sus enormes esfuerzos en defensa de la justicia en mi nombre.

Los que estaban tan ansiosos por inventar un delito y me encarcelaron invirtieron una gran cantidad de dinero, tiempo y esfuerzo en el intento de bloquear el trabajo que Dios me ha llamado a realizar. Sin embargo, a pesar de la oposición, el Movimiento de Unificación prospera en todo el mundo. Por el contrario a la expectativa acerca de que mi encarcelamiento rompería el trabajo de nuestra iglesia, la gente de todos los ámbitos de la vida, incluyendo clérigos cristianos, han expresado su comprensión y nos han apoyado de una manera sin precedentes. A través de esta experiencia he aprendido una vez más, como siempre sostuve, que la victoria llega a través de la persecución contrarrestada con la justicia centrada en Dios.

Mi experiencia en la cárcel ha agudizado mi conciencia acerca del estado críticamente peligroso del mundo. Ese tiempo en prisión me hizo sentir la necesidad urgente de un despertar a nivel mundial y un nuevo avance. Como resultado, he salido de la cárcel con un renovado sentido de urgencia y determinación, para comprometerme junto al Movimiento de Unificación a darlo todo por la paz y la prosperidad mundial.

En el mundo de hoy, millones de personas viven en condiciones miserables a pesar del enorme progreso científico, las tecnologías eficientes y la abundancia económica en muchos lugares. Muchas naciones viven en constante tensión e incluso en estado de guerra. En la mayoría de los problemas mundiales como la pobreza, el analfabetismo, las enfermedades, la violencia y la delincuencia, la drogadicción y los trastornos mentales, la discriminación social y la inequidad, las familias rotas y la inmoralidad adolescente, ponen en peligro el futuro de nuestro planeta. ¿Por qué la ansiedad y agonía crecen constantemente, a pesar de que muchos líderes, en especial académicos concienzudos y distinguidos, se han estado dedicando a hacer realidad un mundo agradable y tranquilo? La razón de esta situación es una crisis ética, moral y espiritual que trae consigo el agotamiento mental. Los sistemas de valores tradicionales son ahora inadecuados para las sociedades que están cambiando a una velocidad sin precedentes. La ética y la moral del tiempo pasado ya no son convincentes. Las normas de bondad han ido desapareciendo. En un momento donde estos problemas están causando contradicciones, conflictos y falta de unidad tanto en la vida individual como a nivel social, es difícil hablar de moral o de vida eterna.

Avanzando a través de la persecución

Si en tal realidad no hay lugar para Dios, entonces no podemos esperar cumplir nuestros ideales o sustancializar la felicidad. Podríamos concluir que la continuación de tal realidad provocaría a lo largo nuestra eventual desaparición. Sin embargo, si el Dios absoluto existe, podemos estar seguros de que Él llevará a cabo una providencia para cambiar esta realidad destructiva. Se avanzará hacia un estándar universal de ética que establece una realidad de alegría y prosperidad mutua. Dios es nuestro Padre y posee amor verdadero para toda la humanidad. El propósito de las calamidades en la providencia de Dios en el pasado nunca fue destruir la humanidad. Tales hechos fueron parte de un proceso de urgente avance; los desafortunados hechos debían ser seguidos por cosas nuevas y esperanzadoras.

A lo largo de la historia ha habido numerosos momentos de avance; ha habido numerosas personas en contacto con Dios en momentos de severa opresión en la sociedad contemporánea y luego avances hacia un futuro mejor. Los momentos ordinarios probablemente no sean un trampolín para tales transformaciones. Algunos pioneros, a través de la asimilación positiva de momentos paradójicos, han sido capaces de seguir avanzando y crear nuevas formas de vida.

Amar a sus enemigos, como Jesús practicó en la cruz, no es fácil de entender. Pero Jesús nos mostró la providencia de Dios a través del cambio drástico que se da entre el momento de ser completamente negado por el mundo, a un panorama completamente positivo de avance. Como resultado de ello, se abrió una nueva página de la providencia de la resurrección.

Creo que la Iglesia de Unificación ha establecido un nuevo récord en la historia de la persecución. Sin embargo, ese tipo de persecución nunca ha sido perjudicial para la Iglesia de Unificación. Cuando la Iglesia de Unificación no logre ser abrumada por el sufrimiento, sino que lo supere y viva la Voluntad de Dios a través de avanzar con este impulso, el propio sufrimiento se convertirá en una preparación para la vida eterna centrada en el Absoluto. Mediante la práctica de tal fe, reconoceremos que la realidad del mundo de hoy no es una verdadera causa para desesperarse, más bien debemos aprovechar este momento tomar el impulso necesario que permita a Dios ayudarnos a avanzar hacia un nuevo mundo.

El motivo inicial de los seres humanos para desarrollar la ciencia era el deseo de lograr la paz y la prosperidad mundial. Sin embargo, los métodos empleados en los campos especializados de la ciencia no han dado resultados que cumplan con esa expectativa inicial. Aunque nuestras expectativas para la ciencia se centran en el bienestar de la humanidad, la ciencia en su mayoría se ha preocupado por el desarrollo del ambiente material, que es el compañero objeto de los seres humanos, quienes son sus respectivos sujetos. La búsqueda científica de los niveles de vida más elevados, y la aplicación de las teorías de la igualdad política económica, no han producido la verdadera felicidad para la humanidad. Por lo tanto, los científicos deben repensar profundamente acerca de su misión.

El hombre de la actualidad debe mirar  profundamente dentro de su ser y establecer una ética universal basada en el orden natural de la existencia. Esta nueva ética nos obliga a amar la naturaleza, a reconsiderar la dignidad de los seres humanos, a buscar el amor entre todos los hombres y a buscar a Dios como el origen del amor. Los académicos tienen que asumir la misión de llevar a cabo una revolución cultural y espiritual que realice los ideales de la perfección humana y la paz mundial, junto con la revolución externa, tecnológica.

Creando una nueva cultura centrada en la verdad y el amor de Dios

Mucho antes de la primera ICUS, me convencí de que los científicos deben desempeñar un papel decisivo en la construcción de una buena sociedad y un futuro esperanzador. Mi apoyo y entusiasmo por las ICUS en los últimos catorce años se deben a mi respeto y expectativa con respecto al potencial de los académicos para resolver los problemas del mundo. Espero que este potencial se pueda desarrollar y movilizar a través de las ICUS y que los académicos responsables contribuyan activamente a la realización de la nueva revolución cultural.

Esta es la decimocuarta ICUS. El número catorce es el doble del número siete. Según la Teología de la Unificación, la importancia del número siete, al igual que el número tres, es que significa la perfección. Hasta ahora, las ICUS han estado comprometiéndose con los estudios científicos relativos al descubrimiento y realización de los valores absolutos. Además, se han preocupado por la integración del conocimiento; es decir, un enfoque interdisciplinario e integrado para la comprensión de la realidad. Sin embargo, un enfoque integro no es posible sin primero establecer valores absolutos, y los criterios para los valores absolutos vienen de Dios, el origen del amor absoluto. Muchas personas han llegado a reconocer la necesidad de los valores absolutos. Estoy agradecido de que los presidentes y los miembros del comité de planificación hayan resuelto los malentendidos y se hayan convertido en pioneros en este nuevo camino.

A partir de ahora, ¿dónde se supone que las ICUS deben liderar? ¿Debemos estar satisfechos con las conferencias anuales llevadas a cabo al igual que antes? Mi respuesta se basa en mi reciente énfasis en la nueva revolución cultural. Creo que el potencial y la base para promover los ideales y la felicidad de la humanidad originales se encuentran en peligro, porque el mal está desafiando a la humanidad más seria y esencialmente.

Nosotros, como la familia de las ICUS, debemos levantarnos y asumir la gran misión de crear una nueva cultura en este mundo. Tenemos que invertir todo lo necesario para su creación. La búsqueda de los valores absolutos por sí misma no tiene sentido. La verdad tiene sentido eterno, y el mundo ideal fundado en valores absolutos debe realizarse concretamente. Esta realización requiere que actuemos con determinación y nos elevemos por encima de las dificultades que encontramos en la realidad actual.

Hoy el mundo debe cambiar. Ahora es el momento para que los académicos lideren con responsabilidad, dando lugar al avance de una nueva revolución cultural basada en la verdad y el amor de Dios. Orientemos esta nueva revolución cultural con el ideal de Dios para la humanidad y toda la creación. Para que este ideal se lleve a cabo, cada uno de nosotros debe cumplir con su propia responsabilidad en la realización del amor verdadero como valor absoluto, y no solo en el conocimiento.

Hoy la humanidad debe dar un salto hacia adelante. La creación de una cultura de una nueva dimensión, que nos permita superar los límites de nuestra realidad actual, es necesaria. Debemos despertar de la ilusión causada por las creencias arrogantes, de que el poder de la razón humana por sí sola puede lograr la perfección de las personas y el mundo, y la laxitud que ellas engendran. Nuestro esfuerzo será en vano si no somos capaces de relacionarnos con las expectativas de Dios para el carácter humano original, y a la providencia de Dios detrás de las turbulencias de la historia humana. Reconozcamos con humildad nuestras limitaciones como seres humanos, que somos llamados a realizar el ideal de la unidad con Dios, dando un salto hacia delante, en sintonía con el impulso histórico introducido por la providencia de Dios. El ideal de Dios para la creación estaba destinado en su totalidad para los seres humanos. Es natural concluir, por lo tanto, que el ideal tiene que ser cumplido a través de nuestra respuesta humana a la amplia preocupación de Dios.

Seamos pioneros que practican valores absolutos

¡Respetados académicos! He estado dedicando mi vida entera a la realización de la Voluntad de Dios mediante el cumplimiento de la responsabilidad humana. Como pionero, nunca he tratado de evitar incluso el camino más duro. Por ejemplo, me decidí a ofrecer una alternativa a las tendencias existentes en los medios de comunicación. He visto de cerca el proceso de cómo los medios de comunicación ofrecen información, los puntos buenos y malos. Sé por mi experiencia, como muchos de ustedes saben, que el mal uso del poder de los medios de comunicación puede socavar y destruir el fundamento de la bondad. Por lo tanto, durante años hemos estado patrocinando a un gran costo “The Washington Times”. Recientemente me inspiré en la publicación de la revista semanal de noticias Insight. Además, en este mes entrante, vamos a lanzar una revista mensual llamada “The World & I”. Dichos proyectos ofrecerán medios alternativos de educación y comunicación social que contribuyan a la promoción de la verdad y del bien común.

Les pido que sean pioneros en una nueva revolución cultural a través de la participación en la búsqueda continua de la verdad, y contribuyendo con artículos sobre sus conclusiones al “World & I”. Además, me imagino la publicación de diccionarios para los diferentes campos especializados de la ciencia, con la ayuda de nuestra Academia de Profesores para la Paz Mundial (APPM) y “Paragon House Publishers”. Todo esto prepara la publicación de una enciclopedia de los acontecimientos humanos; que bajo la guía de valores absolutos, contribuirá con material educativo constructivo, basado en una amplia visión del carácter humano original.

¡Respetados académicos! Nosotros no cumplimos con nuestro liderazgo y responsabilidad social al permanecer indiferentes al mundo actual lleno de contradicciones sin presentar alternativas. Tenemos que mostrar un nuevo estándar, sin desperdiciar este precioso momento histórico y global. Este no ha llegado por casualidad; Dios nos lo ha concedido. Debemos dar el ejemplo dando un salto hacia adelante, despertando con firmeza a todas las personas para que luchen contra la injusticia. Saltar hacia adelante, avanzar, implica riesgos y aventuras. Una aventura llevada a cabo sobre una base falsa resultaría en muchas dificultades. Sin embargo, si hay verdad, la práctica está siempre destinada a seguir su estela. Tenemos que ser campeones en la práctica de los valores absolutos y liderar activamente el mundo.

Espero que esta Conferencia no solo se convierta en un foro de discusiones libres y abiertas en las que se alcancen conclusiones útiles, sino también un acontecimiento histórico a través del cual se determine vigorizar este mundo sufriente, para que dé a luz al mundo de una nueva cultura.

Agradezco profundamente a los miembros del comité de planificación por su arduo trabajo para llevar a cabo esta Conferencia. ¡Que Dios los bendiga a todos ustedes y sus familias!

17

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .