Rally de la Esperanza por un Mundo Celestial Unificado Mensaje Especial de la Madre Verdadera

25

Primer Aniversario de la Fundación de la WCLC (World Christian Leadership Conference)

Rally de la Esperanza por un Mundo Celestial Unificado

Mensaje Especial de la Madre Verdadera

5 de diciembre de 2020

Estados Unidos

Mis más sinceros saludos a todos los miembros del clero de todo el mundo y a los miembros del clero americano de la ACLC al celebrar este primer aniversario de la fundación de la WCLC.

Hoy en día estamos en un punto en el que debemos conocer la verdad de la providencia de Dios y marcar el comienzo de una nueva era. Tal como lo dice la Biblia, el vino nuevo debe ser puesto en odres nuevos.

Hoy, el mundo se enfrenta a problemas indescriptibles; y como el coronavirus continúa extendiéndose, nos enfrentamos a una situación en la que las comunicaciones cara a cara están severamente restringidas. Aun así, la esperanza de Dios y la esperanza de la humanidad es ver un mundo unificado. Por eso pretendo hablar de la verdad de la Providencia de Dios.

Les he pedido que sean los justos de este tiempo. Nuestro Creador quiso realizar Su sueño en la tierra junto con la humanidad. Por lo tanto, Él les dio a los seres humanos una responsabilidad. Quería que ellos crecieran bien y perfeccionaran su amor para luego vivir junto a Él, su Creador. Sin embargo, Adán y Eva, los primeros ancestros humanos, no pudieron lograrlo y terminaron creando un mundo sin relación con Dios.

El Creador es eterno, y todo lo que Él ha creado también es eterno. Desde esta perspectiva, Dios tuvo que llevar a cabo la providencia de la salvación, algo que hubiera deseado que no fuera necesario. Sabemos lo difícil que ha sido esa historia; un ejemplo de ello es la historia de 4000 años del pueblo de Israel.

Dios envió a Sus figuras centrales y profetas de acuerdo con los tiempos de entonces, y prometió, además, enviar al Mesías. ¡Pero cuán difícil debe haber sido este proceso que le tomó a Dios 4000 años!

Miremos atrás, cuando Moisés sacó a los israelitas de la esclavitud en Egipto. Dios sacó a los israelitas de la esclavitud, guiándolos con una columna de nube durante el día y una columna de fuego por las noches. Los israelitas se dirigían a Canaán. Entonces, ¿por qué desperdiciaron 40 años en el desierto? Esto fue el resultado de no poder unirse completamente con su líder. En otras palabras, los israelitas carecían de una mentalidad de dueños de su posición. Finalmente, después de 4000 años, Dios pudo enviar al Salvador, el Mesías, a través del pueblo de Israel.

Llamó a Jesús “Este es mi amado hijo unigénito”. ¿Por qué Dios nos envió a Su hijo? En ese momento, la Madre María y los líderes religiosos tenían responsabilidades clave. Lamentablemente, ellos no pudieron cumplirlas y, como resultado, Jesús no tenía dónde estar parado. Jesús no tuvo otra opción que ir por el camino de la cruz; sin embargo, él prometió volver.

Está escrito que a su retorno celebraría el banquete de las Bodas del Cordero. El cristianismo comenzó cuando los primeros seguidores esperaban el Segundo Advenimiento de Jesús, que había prometido volver. Sin embargo, no conocían la verdadera esencia de Jesús, ni cuál era el ideal del Creador.

El cristianismo comenzó de la mano de los apóstoles; pero, a medida que la gente continuó practicando la fe durante un largo período de tiempo, la fe comenzó a enfatizarse dentro de un marco creado por el hombre, y muchos problemas surgieron de ello.

Como Dios, sin embargo, había dicho que el Segundo Advenimiento ciertamente tendría lugar a través del cristianismo, permitió que ocurriera la Reforma Religiosa. Lutero inició la Reforma y Calvino la llevó a cabo. Al publicar sus tesis y hacerlas llegar a Roma, Lutero habló de la coerción de la fe de la gente. Fue a partir de aquí que comenzó la iglesia protestante.

En ese entonces, los puritanos en Europa anhelaban la libertad de servir a Dios y practicar su fe. Eso los llevó a buscar y dirigirse al nuevo mundo, donde finalmente podrían hacerlo. Desembarcaron en esa parte del territorio americano en 1620, y lo primero que hicieron fue construir una capilla donde poder adorar a Dios. Luego construyeron una escuela donde las futuras generaciones pudieran ser educadas. Solo después de esto comenzaron a construir sus propios hogares.  

Sus acciones reflejaban su determinación de construir una nación que sirviera a Dios. Ese fue el comienzo de los Estados Unidos. Por eso vemos la declaración “En Dios Confiamos” incluso en los billetes de dólar de hoy en día.

Los Estados Unidos han resistido muchas tormentas a lo largo de estos 400 años de historia. Con la formación del movimiento Presbiteriano del Norte junto con la Iglesia Presbiteriana de Canadá, comenzó un movimiento bajo el cual todos los pastores, diáconos y creyentes podían asistir a Dios más libremente que en la Iglesia Católica en tiempos anteriores. Y desde allí, muchos pastores comenzaron a salir al mundo.

Mientras tanto, en Corea, la Iglesia Presbiteriana de Pyongyang experimentó un crecimiento explosivo bajo la Providencia de Dios. El cristianismo estaba en posición de ver el cumplimiento de la Providencia que Dios y Jesús habían prometido.

Jesús, a quien toda la humanidad estaba esperando, vendría de nuevo y llevaría a cabo el Banquete de las Bodas del Cordero. El nacimiento de la pareja del Señor que regresaba iba a ser 400 años después de la obra principal de Calvino: La hija unigénita de Dios nació en 1943.

La Providencia de Dios es profunda y misteriosa. Corea y el cristianismo coreano se dividieron entre el norte y el sur con el comienzo de la Guerra Fría, justo después de la Segunda Guerra Mundial. Fue una división entre la Democracia y el Comunismo.

La democracia en el Sur aún se estaba desarrollando. El Norte ya estaba totalmente preparado; Corea fue liberada en 1945 y la Guerra de Corea estalló en 1950. Hay evidencia de que Dios estaba con nosotros. La Guerra de Corea fue en sí misma una guerra santa que Dios acompañó.

En 1960 surgieron los Padres Verdaderos

Muchos países bajo el dominio colonial, en particular los de África, fueron liberados y se independizaron. A través del surgimiento de los Padres Verdaderos en la tierra, la realización del deseo de la humanidad y la esperanza de los Padres Celestiales se hizo posible, y todas las personas se convirtieron en hermanos centrados en los Padres Verdaderos. Por lo tanto, ya no podía haber países que gobernaran sobre otros.

El fundamento cristiano debería haber trabajado con los Padres Verdaderos para ayudar a la Providencia de Dios; sin embargo, esto no sucedió y como resultado, el curso de los Padres Verdaderos durante los últimos 60 años fue como el curso del desierto. Sin embargo, como padres, hicimos lo mejor que pudimos.

Hoy en día, hemos dado nacimiento a muchas familias bendecidas en todo el mundo. Solo a través de los Padres Verdaderos la humanidad puede volver a Dios, nuestro Creador. En otras palabras, la gente necesita nacer de nuevo a través de los Padres Verdaderos. Eso se realiza a través del proceso de la Bendición Matrimonial bajo Dios, nuestro Creador.

Dios es el Padre y Madre Celestial de la humanidad, y el camino para convertirse en los hijos de Dios ha sido pavimentado y ampliado por los Padres Verdaderos los últimos 60 años. Y, aun así, los 7800 millones de personas en el mundo todavía no conocen a los Padres Verdaderos, a quienes Dios y la humanidad han anhelado tanto, los Padres que todas las personas deberían encontrar y conocer.

Entonces, ¿quiénes deben hacer que todas las personas conozcan a los Padres Verdaderos y llevar a todos a convertirse en hijos de Dios? No son otros que ustedes y, en particular, los miembros del clero en los Estados Unidos y en todo el mundo, con la responsabilidad de abrazar y guiar a todas las personas con un solo corazón. El cumplimiento de esa responsabilidad creará una nueva historia.

Como mencioné anteriormente, la Biblia dice que el vino nuevo debe ser puesto en odres nuevos. Solo cuando dejemos atrás todo lo del pasado que tuvo un comienzo centrado en el ser humano, y avancemos a una posición centrada únicamente en los Padres Verdaderos y Dios, Él podrá estar con nosotros.

Quisiera decirles lo siguiente: Sepan del corazón apremiante con el que Dios ha estado esperando. Además, todo lo que ha pasado este año es una advertencia de Dios de que no hay más tiempo. Los Estados Unidos deben volver a su espíritu fundador original mientras celebran 400 años de historia. Los Estados Unidos no deben convertirse en una nación donde Dios ya no pueda morar.

Dios bendijo a los Estados Unidos e hizo que se erigiera como una nación poderosa frente al mundo para poder abrazar a todos Sus 7800 millones de personas. Por lo tanto, no debemos permitir que el arduo trabajo de Dios y de los Padres Verdaderos sea en vano.

Justo después de la Segunda Guerra Mundial, la victoria de los Estados Unidos trajo una tremenda esperanza al mundo libre. Sin embargo, cuando los Estados Unidos olvidaron lo que debían sostener, cuando olvidaron a Dios y actuaron con arrogancia, surgieron muchos problemas.

Cuando en Estados Unidos se observaban las mismas señales que cuando se derrumbó el Imperio Romano, hacia donde conducían todos los caminos, problemas como la desintegración familiar, la delincuencia juvenil, adicciones y sexo libre, siendo Padres Verdaderos, fuimos a los Estados Unidos e invertimos todo de nosotros durante 40 años. Nos aferramos a Dios, que estaba a punto de abandonar a los Estados Unidos, y le imploramos a viva voz que le diera a esta nación otra oportunidad de cumplir con su responsabilidad.

En esos días, derramamos muchas lágrimas mientras caminábamos por las calles de Manhattan. Muchos jóvenes en los Estados Unidos, incluso muchos hippies, siguieron a los Padres Verdaderos, y fue entonces que comenzó a escribirse una nueva historia. Ellos crecieron bien, y en 1975 salieron al mundo. Muchos de ellos aún se encuentran en su país de misión, asumiendo la responsabilidad.

Como personas que entienden profundamente el Corazón de Dios y entienden a los Padres Verdaderos, continúan trabajando hasta este día con la resolución de convertirse en hijos e hijas que cumplan el Sueño de Dios hasta su último aliento.

Por lo tanto, los Estados Unidos de América, un país bendecido por Dios, ahora mismo debe ser capaz de escribir una nueva historia cumpliendo con su responsabilidad y dando frutos. Por lo tanto, quiero decirles lo siguiente: Perdonen a los dirigentes políticos de EE.UU. y trabajen juntos, en unidad. Recuerden que la única manera de que los Estados Unidos perpetúen su existencia es a través de la armonía y la unidad.

Dios ha estado esperando que los Estados Unidos, la nación que Él bendijo, esté en una posición en la que pueda cumplir con su responsabilidad. Miembros del clero en Estados Unidos y en todo el mundo: Existen muchas religiones en nuestro mundo hoy en día, y todas estas religiones tienen un mismo propósito: Todas comparten la misma voluntad de servir y asistir al Ser Absoluto, nuestro Creador.

Por lo tanto, espero sinceramente que ustedes eleven sus voces para que toda la gente conozca a nuestro Creador y así poder avanzar en la realización de Una Gran Familia Bajo Dios, un mundo de paz en el que todos vivamos en unidad.

mv

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

Corrección:

Ricardo Gómez

Argentina

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .