La Perspectiva del Valor Absoluto

120997329_2884217348457213_7983844520987381571_n

La Perspectiva del Valor Absoluto

25 de noviembre de 1982

Hotel Franklin Plaza, Filadelfia, Pensilvania, EE.UU.

Undécima Conferencia Internacional sobre la Unidad de la Ciencia

Distinguido presidente, eminentes eruditos, damas y caballeros:

Hemos dado inicio a la Undécima Conferencia Internacional sobre la Unidad de la Ciencia en la ciudad histórica de Filadelfia. Quisiera expresar mi más sincera gratitud a nuestro presidente, el doctor Morton Kaplan, a los presidentes del comité y del grupo, a la secretaría de la Fundación Cultural Internacional, a todos los distinguidos profesores y a las damas y los caballeros que trajeron sus ideas a esta conferencia.

El mundo en caos y la necesidad de una verdad absoluta

Si tenemos que describir al mundo actual en una sola frase, podemos decir que es un mundo de gran confusión. Ya sea que miremos hacia oriente u occidente, norte o sur, el mundo desarrollado o el mundo en desarrollo, todas las sociedades están llenas de contradicción, injusticia y corrupción. Hay una repetición sin fin del conflicto, la colisión y la rebelión. Mientras las personas en las naciones avanzadas disfrutan de la riqueza material, muchos en el Tercer Mundo, especialmente en África, están sufriendo e incluso mueren de hambre. Si sigue empeorando este estado de confusión, la humanidad tendrá que enfrentar el peligro de perecer, un peligro del cual será difícil escapar.

¿Cuál podría ser la razón detrás de semejante confusión mundial? La causa podría deberse a muchos factores, pero la razón última yace en el conflicto de las perspectivas de valor. La confusión surge porque los estándares de verdad, bondad y belleza varían de persona en persona, de nación en nación y de raza en raza, y de un sistema de pensamiento a otro.

Si una persona “A” cree que una acción es buena, pero la persona “B” la considera mala, “A” podría insistir en esa acción a cualquier precio, pero “B” se opondría a ella enérgicamente. En una situación semejante vemos confrontación y falta de armonía, y ciertamente aquí surgirá un conflicto. No puedo evitar concluir que la confusión actual proviene de un conflicto y un desacuerdo entre perspectivas de valores.

Entonces, ¿cuál es la base de las diferencias en las perspectivas de valores? Ante todo, proviene del egoísmo. Casi sin excepción, cada individuo es prisionero del egoísmo, y cada nación y cada raza busca sus propios intereses de forma egoísta.

Segundo, las diferencias en las perspectivas de valor provienen de las diferencias en los sistemas de pensamiento. El mundo está lleno de varios sistemas de pensamiento, y cada una mantiene cautivo a muchos adeptos. Más significativamente, el comunismo y la democracia, a través de sus ideologías, han dividido a la humanidad en dos grandes bloques.

De acuerdo con esto, no podemos evitar establecer que la forma de salvar a la humanidad de una destrucción eminente es, primero, eliminar el egoísmo y segundo resolver el problema de las diferencias entre sistemas de pensamiento. Para eliminar el egoísmo, primero necesitamos saber por qué las personas cayeron en el mismo. Antes de querer resolver las diferencias entre los sistemas de pensamiento, tenemos que descubrir cómo y por qué la humanidad llegó a tener esas diferencias.

El origen de nuestros diferentes sistemas de pensamiento es que la humanidad, debido a la Caída, perdió a Dios, perdiendo así Su amor y Sus palabras. El amor de Dios es la fuente de los valores (la verdad, la bondad y la belleza) Por esta razón, el amor de Dios es la base de los valores absolutos, y los valores absolutos forman las bases de todas las virtudes religiosas. Estos son los valores unificadores. La verdad de Dios es la base de todas las verdades y, por lo tanto, de la verdad absoluta, que es la verdad unificadora. Como consecuencia de la Caída, la humanidad perdió a Dios y perdió los valores absolutos, incluyendo la verdad absoluta, perdiendo así la verdad y los valores unificadores.

Los valores absolutos, incluyendo la verdad absoluta, son el fundamento para una perspectiva de valor absoluto, en donde la “perspectiva” se refiere al punto de vista y a la teoría. Del mismo modo, llegamos a la conclusión de que la forma de resolver la confusión mundial es encontrar la perspectiva de valor absoluto.

Dios estableció la religión para transmitir Su amor y verdad a la humanidad y para salvarla. Él estableció varias religiones, cada una en su propio tiempo y lugar. Por ejemplo, Él fundó el budismo en la India y el confucianismo en China hace dos mil quinientos años, y el cristianismo en Judea hace unos dos mil años.

Podemos afirmar con seguridad que la perspectiva de valor absoluto solo se puede establecer a través de las religiones, las cuales reverencian a Dios. En otras palabras, sería válido decir que no hay solución posible a la confusión actual a través de esos pensamientos y filosofías que no están basadas en Dios. De esto sale la lógica de que solo es posible que la humanidad se salve de la confusión a través de una religión centrada en Dios. En la historia tenemos ejemplos como el confucianismo, el budismo, el cristianismo y el islam. Cada uno de ellos, en su propio tiempo y lugar, disipó la inseguridad y la confusión social y, sobre el fundamento de paz y seguridad, dio lugar a un florecimiento de la cultura. Este fue el caso del papel de la cultura del confucianismo en la dinastía Han de China, de la cultura cristiana en la Europa medieval y de la cultura islámica en la civilización sarracena del Medio Oriente.

Desafortunadamente, la religión en la actualidad ya no puede disipar la confusión ni guiar el espíritu humano. Las religiones actuales están perdiendo la vida, y la fe está siendo más una formalidad o un hábito. Con algunas excepciones, las personas están perdiendo cada vez más el interés en la religión, y su entusiasmo original por la fe está menguando. Esta es una situación grave, porque si la religión, que se supone debe guiar el espíritu humano, sigue perdiendo su función, el mundo terminará en una completa anarquía, y la humanidad se hundirá en un abismo de violencia y asesinato. De hecho, hoy en día se está haciendo cada vez más evidente este fenómeno.

Todo esto se puede denominar fácilmente un fenómeno del colapso de la perspectiva de valor religioso. Entonces, ¿cuál es la causa de este colapso?

Primero, con el desarrollo de la ciencia y la tecnología y con el crecimiento económico, el espíritu humano está dejándose llevar por una perspectiva de valor materialista. Segundo, las muchas ideas ateas y materialistas se están esparciendo rápida y ampliamente. Tercero, bajo las políticas nacionales que separan la educación de la religión, la religión está siendo excluida del currículum escolar, resultando en el surgimiento del pensamiento ateo. Cuarto, los comunistas están usando una estrategia que destruye de forma intencional la fracción que queda de la perspectiva de valor religioso para promover sus propios objetivos de comunizar el mundo. Quinto, hay una falta lamentable de teoría ontológica adecuada para respaldar la perspectiva de valor religioso.

La falta de una ontología acerca del Ser Absoluto

De estas cinco causas, la última, que es la falta de una ontología adecuada, es la más importante. Por ontología, me refiero a la teoría del Ser Absoluto. Cada religión tiene un Ser Absoluto como base para su teoría. El Ser Absoluto del judaísmo es Jehovah, el del cristianismo es Dios y el del islam es Alá. Generalmente no se especifica un Ser Absoluto en el confucianismo o en el budismo. Sin embargo, la “benevolencia”, que es la base de la enseñanza del confucianismo, está vinculada directamente con el Cielo; por lo tanto, el “Cielo” puede tomar el lugar del Ser Absoluto en el confucianismo. En el budismo, los fenómenos son transitorios; sin embargo, la verdad se puede descubrir desde el jinyo, que se encuentra detrás de todos los fenómenos. Por esta razón, el jinyo puede cumplir la función de un Ser Absoluto en el budismo.

No obstante, las explicaciones de todos estos Seres Absolutos no han sido muy eficientes en semejantes cuestiones como las características del Ser Absoluto, la forma en que se crearon las cosas y la motivación de la creación, o si Dios o un Ser Absoluto existen o no. Cada religión ha sido muy poco clara en esos puntos y, por lo tanto, en la base de todas las virtudes religiosas. Por eso, la religión actualmente tiene poco poder persuasivo.

Para que se honren apropiadamente las virtudes, conceptos, mandamientos y enseñanzas de todas las religiones, necesitamos tener conocimiento suficiente acerca de la existencia del Ser Absoluto, las características de este Ser, el propósito por el cual este Ser creó las cosas y demás. En los primeros tiempos, las personas no eran tan analíticas o teoréticas, y por eso obedecían ciegamente mandamientos como: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, o “Sé leal al rey y a tus padres”. Sin embargo, ahora se cuestionan esas máximas. La respuesta indefectible a “Harás” es “¿Por qué?”. A menos que se respondan estas preguntas, las enseñanzas seguirán siendo poco convincentes.

Ahora surgen preguntas fundamentales como “¿Realmente existe Dios? Hay desafíos a las descripciones de Dios como “todopoderoso”, “omnipotente”, “omnipresente” y “Padre de la humanidad”; y a semejantes ideas de bondad absoluta, belleza absoluta, amor absoluto o justicia absoluta. Otras cuestiones fundamentales son: “¿Hay forma de saber o de probar estas afirmaciones? ¿Por qué Dios creó el universo cuando no tiene que hacer nada? ¿Cuál es Su propósito para crear? ¿Mediante cuál método creó todas las cosas? Si Dios es bondad absoluta, ¿por qué prevalecen en Su creación los fenómenos del fuerte que se come al débil? Se dice que el mundo cayó en el pecado por la Caída; pero, ¿cómo es que la creación de un Dios perfecto fue capaz de fallar?”.

Estos son solo unos pocos ejemplos de las numerosas preguntas que surgen. A menos que entreguemos unas respuestas razonables y consistentes, los intelectuales de la actualidad no estarán dispuestos a aceptar a las religiones como el cristianismo. Por eso, la mayoría de los mandamientos religiosos permanecen sin practicarse, y muchas de las enseñanzas cristianas de amor universal, el código confuciano de la moral familiar, el código budista de conducta y las enseñanzas islámicas del Corán generalmente se ignoran o incluso se rechazan. La razón básica de la ambigüedad de la ontología es que en los últimos años, Europa, que históricamente ha sido la cuna del cristianismo, ha dado lugar al materialismo y al ateísmo. Podemos citar los ejemplos de Carl Marx, Lenin, Stalin y Nietzsche, que fueron criados en familias cristianas, pero que se volvieron ateos y anti cristianos.

Es incluso más lamentable el hecho de que las religiones, que se suponía debían servir como el elemento que guíe el espíritu humano y que fueran los mediadores entre los conflictos, están siendo las razones del conflicto, disminuyendo así la dignidad y la autoridad religiosa. Por ejemplo, hay choques entre el judaísmo y el islam, conflictos entre el catolicismo y el protestantismo y contradicciones entre el cristianismo y el budismo. Incluso dentro de una religión hay disputas entre las diferentes denominaciones.

La razón fundamental de los antagonismos de estas religiones es la ambigüedad en el área de la ontología. Solo hay un Ser Absoluto, no dos, pero cuando cada religión defiende su propio concepto del Ser Absoluto como si fuera el verdadero, puede verse como que hay diferentes Seres Absolutos. Esto lleva al pensamiento de que el dios de cada religión es solo un dios de estatus relativo, y que no hay tal cosa como un Ser Absoluto.

Aquí podemos ver que, aunque la perspectiva del valor absoluto relacionada con el amor y la verdad de Dios debía mejorarse a través de las religiones, aún no se ha desarrollado, sino que ha permanecido como algo relativo y no absoluto. En otras palabras, podemos concluir que la religión hasta ahora no ha podido establecer la perspectiva de valor absoluto que puede disipar esta confusión. Este es el resultado inevitable de que todas las religiones sean incapaces de explicar claramente al Ser Absoluto.

Podemos decir lógicamente que, bajo estas circunstancias, si se establece una perspectiva de valor absoluto, tiene que surgir una nueva religión con una ontología que pueda explicar clara y precisamente al Dios único y absoluto.

Hemos dicho que porque todas las religiones están fundadas por Dios, su propósito ha sido realizar el valor absoluto. Sin embargo, cuando observamos que prevalecen los varios conflictos religiosos, podemos decir con seguridad que el dios de cada religión no puede comprenderse como el Dios absoluto y, por lo tanto, estas religiones no pueden establecer la perspectiva de valor absoluto. Por lo tanto, concluimos que tiene que surgir una nueva religión para poder establecer la perspectiva de valor absoluto.

Una nueva religión y una nueva ontología

La ontología de la nueva religión tiene que dejar en claro que los Seres Absolutos de las varias religiones no son dioses separados, sino uno solo, y que son el mismo Dios. Debido a que cada religión ha revelado solo una parte de Dios, haciendo de esa parte su perspectiva religiosa, la nueva ontología deberá aclarar que una revelación completa de Dios mostrará que todas las religiones se originaron del mismo Dios, y que buscan los mismos propósitos, como hermanos. Además, al explicar las características de Dios, Su motivación para crear y el propósito y las reglas de la creación, la nueva ontología necesita explicar ese propósito y la ley de movimiento de todas las cosas del universo. Además, tiene que mostrar que las normas por las cuales los humanos deberían vivir provienen de ese mismo propósito y ley, es decir, del camino celestial.

Las relaciones entre el sol, la luna, los planetas y las estrellas requieren patrones celestiales de interacciones verticales y horizontales. Del mismo modo, en la familia hay relaciones verticales, como la de abuelos, padres e hijos; y hay relaciones horizontales, como la de hermanos y hermanas. Hay perspectivas de valor que corresponden a cada una de esas relaciones.

Al explicar las cosas, esta nueva ontología no debería contradecir el conocimiento disponible a través de las ciencias naturales. Al mismo tiempo, tiene que estar de acuerdo con la conciencia humana, y tiene que estar en resonancia con las máximas históricas, tales como: “Aquellos que siguen el camino celestial prosperarán, y aquellos que se opongan perecerán”.

La perspectiva de valor establecida por la nueva ontología es, en el sentido más verdadero, la perspectiva de valor absoluto. Al establecer, comprender y practicar el amor absoluto, la verdad absoluta, la bondad absoluta y la belleza absoluta, se conseguirá una nueva reforma del espíritu humano y se disipará la confusión del mundo.

Cuando una nueva ontología clarifique nuestra comprensión de Dios, y después de que demuestre que hay un Dios único y común a todas las religiones, cada religión podrá conservar su propio nombre. Sin embargo, se conseguirá la unidad de todas las religiones, y todas podrán avanzar juntas para realizar el Cielo y la Tierra, que es el ideal de Dios de la creación.

La nueva ontología solucionará todas las deficiencias y los problemas sin resolver de las doctrinas religiosas, y esto llevará a la unidad de todas las doctrinas. De esta manera, todas las religiones obtendrán perfectamente el mismo objetivo o propósito de Dios de establecer las religiones en la Tierra.

La Iglesia de Unificación ha surgido para solucionar varios problemas al presentar la perspectiva de valor absoluto. Esta perspectiva de valor puede resolver la gran confusión del mundo. La Iglesia de Unificación ofrece un sistema de pensamiento comprensivo, lógico y razonable. Sus enseñanzas, conocidas como el Pensamiento de Unificación y el Principio de Unificación, tienen el poder de generar un despertar espiritual completo en todas las personas de conciencia e intelecto.

Deseo que sus continuos esfuerzos y estudios durante su participación en esta conferencia profundicen su comprensión de la perspectiva de valor absoluto, y que la protección de Dios esté siempre con ustedes.

127238489_3725971864104237_5040674861653635516_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .