El Modelo de Familia y Nación Ideal de Dios y el Reino de Paz

121832909_2895844980627783_7996566328043597388_n

El Modelo de Familia y Nación Ideal de Dios y el Reino de Paz

16 de marzo de 2006

Hotel Marriott, Seúl, Corea

Conferencia de Liderazgo para Embajadores para la Paz de Corea

Estimados líderes mundiales, embajadores para la paz y familias Bendecidas que han venido de todas partes del mundo con la esperanza de hacer posible la paz mundial y de realizar la Tierra natal original en el Cielo y la Tierra.

Quisiera expresar mi más sincera gratitud a todos ustedes por haber asistido, a pesar de sus responsabilidades, para formar parte de esta gira para expandir y elevar el Partido de la Familia para la Paz y Unificación Cósmica a un nivel global, para que pueda renacer como la Casa para la Paz y la Unificación del Cheon Il Guk; para hacer de la Federación para la Paz Universal una organización de tipo Abel, y para hacer del Cheon Il Guk el reino del mundo ideal de paz a través de los esfuerzos concertados de todas las naciones del mundo.

Una vida que solo busca seguir adelante

Como sabrán, este es el año ochenta y siete de mi nacimiento. En esta ocasión tan especial, como el fundador de la Federación para la Paz Universal, en donde hay que dar comienzo a la era Posterior a la Apertura del Mundo Espiritual, quisiera compartir con ustedes la esencia de la verdad del Cielo que he enseñado durante toda mi vida. Este mensaje se titula “El Modelo de Familia y Nación Ideal de Dios y el Reino de Paz”.

Damas y caballeros, al mirar atrás, mi vida ha sido como un sueño. A la tierna edad de dieciséis años, sin nada más que un espíritu optimista y aspiraciones de juventud, fui llamado por el Cielo y comencé a vivir por la Voluntad de Dios. Esto no dejó que mi corazón se enfocara en ninguna ambición mundana que pudiera haber anhelado. Nunca fue un camino fácil, pero lo he seguido por más de ochenta años, sin hacer más que mirar hacia adelante. Esta era la vida que estaba destinado a seguir, sin otra elección que dejar atrás la protección de mis queridos padres, hermanos y hermanas, que se aferraron a mí pidiéndome que me quedara con ellos. Ellos pasaron por un gran sacrificio y transitaron por un camino espinoso de dolor y sufrimiento por mi bien.

El mío ha sido un viaje a través de un desierto que nadie, entre los 6500 millones de personas que viven en la Tierra, puede llegar a comprender. Aunque perseveré seis veces ante las penurias de la vida en prisión, nunca solté la llave de la providencia; así ha sido la vida del Reverendo Moon.

Todo esto fue porque llegué a conocer muy bien cuán angustiado, agraviado y lleno de amargo sufrimiento estaba el corazón de Dios mientras esperó por miles de años hasta encontrarnos. Me di cuenta que si no podemos aliviarle Su sufrimiento a Dios, quien es el origen de los billones de personas y el Creador de todo en el universo, la vida humana permanecerá sin valor alguno.

¿Cómo, cuándo y dónde comenzó Dios a cargar con semejante sufrimiento en Su corazón? ¿Quién podría llegar a provocarle este dolor al Ser absoluto y omnipotente?

Dios creó a Adán y Eva y los estableció como los primeros antepasados de la humanidad. Debido a que la relación padre e hijo es la relación más importante y elevada de todas, Él entregó Su 100 por ciento para elevarlos como Su hijo e hija, unidos a Él a través del amor, la vida y el linaje, siendo que la relación padre e hijo es la más importante de todas las relaciones. La relación entre padre e hijo es la única forma en que se puede transmitir el linaje de Dios y hacer que perdure por siempre.

Sin embargo, se cortó esta relación padre e hijo, que es más preciosa que la vida misma, debido a la Caída de Adán y Eva. La propia carne y sangre de Dios, Su primer hijo e hija, Adán y Eva, formaron una relación de sangre con Su enemigo Satanás y terminaron siendo sus hijos. Frente a esto, el corazón de Dios quedó pisoteado y lastimado con gran dolor y tristeza durante toda la historia. Esto causó la angustia más mortificante y horrorosa de nuestro Padre Celestial en toda la historia, la cual nadie pudo entender o aliviar.

Trágicamente se frustró el ideal de Dios de la creación, que era establecer una familia verdadera en esa primera generación de la humanidad, una familia con la cual Él pudiera transmitir Su linaje eternamente. La única forma de aliviar el dolor de Dios es restaurando y estableciendo una familia verdadera que no tenga relación alguna con el linaje de Satanás. Aquí yace la razón por la que todos tenemos que establecer familias verdaderas, que es el ideal de Dios de la creación. Aquí también está el objeto y el propósito fundamental de la fundación de la Federación para la Paz Universal.

El Antiguo Testamento nos dice: “Y Dios creó al hombre a Su imagen, a imagen los creó; varón y hembra los creó”, (Génesis 1:27) Al observar la creación de Dios como está expresado en este versículo, podemos concluir que Dios es un ser que abarca la esencia de un hombre y una mujer. Teniendo esos atributos, Dios no podía disfrutar una vida solitaria; por eso creó el universo como Su compañero objeto. Es decir que Dios creó a todas las cosas del universo en la posición de un compañero objeto en imagen, y en este entorno creó a los seres humanos como Sus compañeros objeto en sustancia.

De esta forma, la primera representación masculina creada por Dios como Su compañero objeto en sustancia fue Adán, y la representante femenina fue Eva. Dios tenía un objetivo en mente cuando creó a los seres humanos como seres separados, un hombre y una mujer.

El Ideal de Dios de la Creación

Primero, Dios, que existe como un ser subjetivo incorpóreo cuyas características duales están armonizadas, quería asumir una forma física a través de la cual pudiera relacionarse con todo el mundo de la sustancia. Adán y Eva debían convertirse en los templos de Dios, para que a través de ellos Él pudiera comunicarse y trabajar libremente en relación con todo el universo, el mundo de la sustancia. Esto se debe a que el Dios incorpóreo, sin un cuerpo físico, presenta ciertos límites al tratar con el mundo corpóreo de la sustancia.

Por lo tanto, si Adán y Eva hubiesen servido a Dios en sus corazones y se hubieran unido con Él, si luego se hubiesen casado sobre la base de haberse perfeccionado y luego hubiesen tenido hijos y formado una familia, ellos habrían sido los Padres Verdaderos externos y horizontales en sustancia, y Dios habría sido el Padre Verdadero interno y vertical en sustancia. Si esto hubiese llegado a ocurrir, Adán y Eva se habrían asemejado a Dios un 100 por ciento, tanto en su naturaleza interna como en su forma externa. Si Adán y Eva, como una pareja que se asemeja perfectamente a Dios, hubieran sido los padres verdaderos de la humanidad, los seres humanos habrían experimentado la realidad verdadera de Dios en el día a día.

Segundo, Dios creó a Adán y Eva por el bien del cumplimiento del amor. Él quería que Adán y Eva crecieran a la madurez espiritual y se perfeccionaran, convirtiéndose así en las encarnaciones del amor en unión completa. Sobre esta base, Él habría venido y morado con ellos como el Padre del amor verdadero para toda la humanidad. Adán y Eva, en la posición de los padres sustanciales a imagen de Dios, habrían establecido una familia ideal y, consecuentemente, un mundo ideal, siendo que este mismo estándar de corazón se multiplicaría en sus propios hijos. Si esto hubiese ocurrido, el mundo espiritual y el mundo terrenal se habrían unido a través de los seres humanos. Podemos concluir que la intención de Dios al crear a los seres humanos era permitirnos crecer para convertirnos en el punto de conexión entre los mundos espiritual y físico.

Al morar en Adán y Eva con amor verdadero, Dios habría sido reconocido por las generaciones venideras de la humanidad como el Padre Verdadero y el padre en sustancia de la humanidad. Además, cuando llegase el momento de que Adán y Eva terminaran sus vidas en la Tierra y fueran al mundo espiritual, Dios habría hecho de sus cuerpos espirituales una manifestación del Padre Verdadero a través de su forma. Sin embargo, debido a la Caída de Adán y Eva, Dios no ha visto este ideal hecho realidad.

Dios no necesita dinero, conocimiento o poder. Ya que Él es el ser absoluto y todopoderoso, no necesita tales cosas. Aunque la ciencia moderna haya realizado avances espectaculares, todos estos forman parte del proceso para descubrir nuevos hechos y verdades dentro del reino de Dios de la creación. La vasta expansión de este universo opera de forma ordenada, de acuerdo a leyes que no pueden ser desentrañadas por el pensamiento o la ciencia humana. En este sentido, Dios también es el científico absoluto.

Entonces, ¿cuál habría sido el ideal que Dios ansiaba alcanzar a través de la creación de la humanidad? Era cumplir el fundamento de cuatro posiciones. El fundamento de cuatro posiciones significa que Adán y Eva están en un estado de unión completa con Dios. Esto les imposibilita separarse del reino de amor de Dios, sin importar cuánto lo intenten. El fundamento de cuatro posiciones se refiere al fundamento de una familia con Dios en su centro, la cual se establece cuando el esposo y la esposa han alcanzado unidad completa; no solo entre sí, sino también con Dios, y cuando se han convertido en una pareja ideal y dado a luz a hijos sin pecado. Cuando se completa el fundamento de cuatro posiciones en la familia, esta se convierte en una familia del ideal de la creación deseada por Dios.

En términos generales, una familia se forma a través de la unión del esposo y la esposa y de padres e hijos. El amor de Dios debe ser el centro de ese grupo familiar. En ese punto, el esposo representa el Cielo y la esposa representa la Tierra. Aunque ellos son dos seres separados, cuando el esposo y la esposa se hacen uno, horizontalmente hablando, su unión simboliza la unidad del Cielo y la Tierra. Para decirlo simplemente, cuando el esposo y la esposa están unidos basados en el amor de Dios, se abre el camino para traer unidad en el cosmos.

Damas y caballeros, Dios creó el mundo para recibir alegría de él. Debido a que incluso el Ser Absoluto, Dios, no pudo sentir alegría estando solo, Él necesitaba un compañero con quien compartir un dar y recibir de amor. Esto es así porque no podemos sentir alegría por nuestra cuenta, sino que la experimentamos a través de un compañero.

Para decirlo de otra forma, Dios creó este mundo para experimentar la alegría de ver a la humanidad y todas las cosas de la creación hacerse una a través de Su amor, mientras formábamos un mundo armonioso y pacífico de amor. Sobre esta base, los seres humanos debían formar relaciones conyugales verdaderas, centrados en el amor de Dios, y debían formar familias, tribus, pueblos, naciones y un mundo de amor verdadero. Dios creó este mundo para participar directamente en este proceso y para sentir alegría.

Podemos ver que los seres humanos son absolutamente esenciales para cumplir con ideales del amor de Dios; y por lo tanto, podemos entender el concepto de que el valor absoluto se deriva de un socio absoluto.

Nuestro Padre, Dios, y todos Sus hijos, la humanidad, debían formar un eje vertical. Este era el propósito de la creación de los seres humanos. Si este eje se hubiese completado perfectamente, es decir, si Dios y la humanidad se hubiesen unido a través del amor verdadero, ellos habrían sido absolutamente inseparables; ninguna fuerza del universo podría haberlos separado. ¿Cómo puede alguien que se ha relacionado con el amor original de Dios, y que ha probado ese amor, querer separarse de él?

Con la llegada de la primavera, las abejas se despiertan de su largo sueño y disfrutan del fresco néctar de las flores. Intenten tironear del abdomen de una de estas abejas mientras está abstraída extrayendo el néctar y verán que no se apartará del mismo, incluso si le sacan el abdomen. ¿Qué hay de ustedes? Una vez que realmente conozcan el sabor del amor verdadero de Dios, no se alejarán mucho antes de querer volver y aferrarse a este una vez más. Esto nos muestra que el poder del amor verdadero vertical que nos conecta con Dios es más grande que el poder de la vida.

El valor de una familia de tres generaciones viviendo en armonía

Damas y caballeros, la razón por la que extrañamos a la familia que dejamos atrás es porque en el hogar hay amor mutuo. Ahí es donde el amor de una madre y un padre, el amor de los hermanos y hermanas mayores y de los hermanos menores, y el amor de un cónyuge y de los hijos y vecinos cercanos están profundamente incrustados. Es un lugar de afecto mutuo, donde todas las relaciones y afinidades se reúnen a través del amor mutuo. Esto los hace apreciar a cada miembro de la familia. Es el anhelo y el deseo de cualquier vagabundo que ha dejado a su familia reaparecer audazmente ante los suyos una vez más como un ser liberado, y abrazar las montañas, los arroyos, y los árboles, amar a sus familiares y compatriotas y cantar canciones de éxtasis. Sin embargo, la situación de la humanidad que descendió de la Caída ha sido diferente: eliminados de su Tierra natal celestial original y destinados a caminar sin rumbo, en soledad y derrotados, los seres humanos son incapaces de volver atrás, sin importar cuánto extrañen a su familia, porque han perdido la raíz del corazón de su Tierra natal original.

Sin embargo, con el comienzo de esta era de un nuevo Cielo y una nueva Tierra, los seres humanos han sido sacados del pantano que los estaba devorando, y se ha abierto un camino para que ellos vuelvan a sus Tierras natales, Tierras natales que no pudieron olvidar en ningún momento, y encontrarse así con su familia verdadera. ¿Podría haber algún día de mayor bendición para la humanidad? Ha llegado el tiempo del poder y la fortuna celestial, haciendo posible que restablezcamos la familia original que se perdió a través de la Caída de Adán y Eva.

Cuando buscamos la familia original perdida, deberíamos partir de la posición de Adán perfeccionado, la posición de Jesús perfeccionado y la posición que representa a la Segunda Llegada del Señor perfeccionada. Dios va a morar en tal familia. Esa familia sería una de tres generaciones: abuelos, padres e hijos, viviendo en armonía. Los padres e hijos servirán y atenderán a los abuelos, porque ellos representan a los antepasados de la familia, a su raíz histórica.

La familia establece el patrón para vivir juntos en armonía. La familia donde los padres y los hijos se aman y respetan mutuamente, el esposo y la mujer están basados en una confianza y amor mutuo, y los hermanos y hermanas tienen confianza mutua y todos viven como uno, ese es el modelo de familia ideal. Esto significa que tienen que establecer una familia verdadera donde el porvenir del amor verdadero emerge de la raíz del amor verdadero y lleva el fruto del amor verdadero.

Tales familias verdaderas contienen la raíz de la historia y las raíces del Reino de los Cielos. En tales familias, el Reino de los Cielos en la Tierra echa raíces. Ellas son la Tierra en la que se planta el reinado eterno. Los abuelos, padres e hijos representan las raíces del pasado, el presente y el futuro respectivamente. La raíz del pasado representa el mundo espiritual; la raíz del presente es el palacio que representa el mundo actual, y la raíz del futuro establece a los nietos y nietas como príncipes y princesas. A través de tal familia erigimos el palacio de paz, representando la armonía de los dos mundos, el mundo espiritual y el mundo físico.

De esta forma, las tres generaciones de abuelos, padres, e hijos deberían vivir juntas como una familia, sirviendo al eternamente existente Dios. Deberían saber que buscar y establecer tal familia del Cheon Il Guk –el reino de Dios– es responsabilidad de los Mesías Tribales, la misión de los Embajadores para la Paz, y el deseo de Dios.

Deberían formar familias que Dios pueda extrañar y anhelar volver a ver después de haber estado lejos. Deberían formar una familia para que Él pueda visitarlos libremente como un padre que visita a Sus hijos. Esto es lo que significa vivir sirviendo a Dios. Para tal familia, Dios se convierte en el sujeto de su consciencia, actuando verticalmente. Siguiendo ese sujeto vertical, su mente se para en la posición del sujeto vertical de ustedes mismos, y consiguen así unir su mente y su cuerpo. Ahí es donde el amor paternal, el amor conyugal, el amor filial y el amor fraternal; en resumen, los cuatro reinados del amor o los cuatro reinados del corazón­, son perfeccionados. Solo en tal familia puede el arriba y abajo, frente y detrás, izquierda y derecha conectarse como uno para que surja un movimiento esférico. Esto lleva a un modelo de familias ideales, naciones ideales y Su reino de paz eternos.

La era del reino ideal de paz eterno

¡Damas y caballeros! ¿Por qué nos casamos? Es para poder reclamar la posición de dueños. Un hombre o una mujer solo son la mitad del todo. Así es como Dios nos creó. Por esa razón, Él ha intercambiado a los dueños de los órganos sexuales, los órganos del amor. El dueño del órgano sexual de la mujer es el esposo, y la dueña del órgano sexual del hombre es la esposa. Solo cuando están arraigados en el amor verdadero por el bien del otro están en la posición de ser propietarios de su cónyuge. Nos casamos para asegurar esta posición de dueño.

Entonces, ¿por qué motivo estamos tratando de restaurar la posición de dueños? Es para tener el amor de Dios desde esa posición. Él es el sujeto de los tres grandes amores. Como dueño del universo, Él es el maestro verdadero, el dueño verdadero y el padre amoroso verdadero. Esto forma la base del verdadero principio de los “tres grandes sujetos”. Todas estas enseñanzas y verdades son creadas a través de una vida modelo de una familia verdadera; y con su expansión, la sociedad, la nación, el mundo, e incluso el Cielo y la Tierra, se transformarán en el reino pacífico del modelo de familia ideal.

Distinguidos líderes, ahora están en el momento más bendecido y exaltado de la historia. Ahora proclamo la apertura de la Era de un nuevo Cielo y Tierra, lo cual llamo la era Posterior a la Apertura del Mundo Espiritual, que ha sido anhelada por miles de millones de antepasados en el mundo espiritual que han ido y venido en la historia. Esta es la Era del reino del mundo ideal de paz. No solo los cuatro grandes fundadores religiosos, sino también miles de millones de buenos antepasados, han venido a la Tierra para guiarlos en el camino celestial. Ya está finalizando la era en donde el mundo caído y corrupto causa estragos en la humanidad y permite que los malos vivan mejor que los buenos.

El Reverendo Moon, quien ha recibido el sello del Cielo, ha venido como el Padre Verdadero de la humanidad y como el Rey de la Paz. Seré fiel a mi promesa ante Dios.

Haré realidad la era del reino del mundo ideal de paz en esta Tierra sin falta. Por lo tanto, por favor, tengan en mente que todos ustedes reunidos aquí son las figuras centrales para establecer el reino del mundo ideal de paz en esta Tierra junto con el Rey y la Reina de la Paz, los Padres Verdaderos.

Bajo la bandera de la ONU tipo Abel, hagamos a un lado todas las perversiones y el mal de este mundo a través del poder del amor verdadero. Seamos una “fuerza policial del reino de paz” y “cuerpos del reino de paz” orgullosos de la Federación para la Paz Universal y protejamos a las familias bendecidas del mundo. Cumplamos nuestros roles como centinelas que cuidan esta Tierra bendecida que es nuestro planeta.

Oro para que las bendiciones y la gracia de Dios estén con todos los líderes que representan las diferentes áreas de responsabilidad, cuya presencia ha elevado esta ocasión histórica.

Les pido que entreguen sus mejores esfuerzos, como lo han hecho los Padres Verdaderos, hacia el desarrollo y el éxito de la Federación para la Paz Universal, y hacia la creación de la familia ideal, la nación ideal y el reino de paz de Dios.

Por favor, sean príncipes y princesas que puedan servir y vivir junto con Dios, el Rey Eterno de Paz, como el Padre Verdadero de la humanidad. Vivamos con ese estándar de hijo filial verdadero, patriota, santo y miembro de la familia de hijos e hijas divinos de Dios, para así crear el reino de paz por toda la eternidad.

Que las bendiciones de Dios estén con ustedes, sus familias y su nación.

Muchas gracias.

10

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .