Familias Bendecidas y Mundo Ideal

da90755d4c96076159ea777bad3e70db

Familias Bendecidas y Mundo Ideal

27 de abril de 2002

Hotel Nacional Sheraton, Washington, DC, EE.UU.

Ceremonia de Bendición Interreligiosa e Internacional de 144.000 Parejas de Líderes Religiosos y Ceremonia de Rededicación

¡Distinguidos invitados nacionales y extranjeros! Ante todo, quisiera felicitar a todos los que participan en esta ceremonia de Bendición matrimonial de 144.000 parejas de clérigos de trasfondos interreligiosos, interraciales e internacionales. En este día, las cinco razas se hicieron una y trascendieron las denominaciones y doctrinas religiosas centradas en el ideal de la familia verdadera, y esto quedará grabado en la historia de la civilización humana, en donde los conflictos y las luchas están aumentando cada vez más, como el día de la nueva historia en donde triunfa la reconciliación y el amor.

La importancia de una familia verdadera

Durante los últimos ochenta años de mi vida me he entregado de corazón y alma para construir el mundo de paz bajo el Dios único, y fui más allá de la orden religiosa que fundé. Hoy, en este acontecimiento importante en donde mis esfuerzos han dado sus frutos, quisiera hablar con ustedes, los líderes de diferentes órdenes religiosas, bajo el título: “Familias Bendecidas y el Mundo Ideal”. Hay un gran número de personas viviendo en este mundo, y todos pertenecen a sus familias. Sin embargo, sin familias verdaderas no pueden surgir hijos verdaderos y también se hace imposible formar sociedades verdaderas. Como se puede ver, es un hecho obvio el que las familias verdaderas son la base sobre la que se pueden establecer sociedades verdaderas, naciones verdaderas y un mundo verdadero. Estas familias verdaderas hacen referencia a las familias que se han formado centradas en el amor verdadero de Dios.

Hasta ahora, nunca ha habido una definición clara de una familia verdadera. No solo eso, sino que los objetivos que las personas verdaderas necesitan alcanzar y sus limitaciones también han sido poco claras. Los seres humanos están en un estado de ignorancia en el cual no saben de dónde vienen las personas, cómo deberían vivir y a dónde van después de morir. Los seres humanos han vivido durante toda la historia sin definir el nivel de objetivo, el estándar de cultivación moral y el límite superior de la madurez humana que han de alcanzar.

Debido a que los seres humanos como individuos no han podido estar en la posición de perfección, no hay forma de que ellos alcancen el último estándar de la familia, aunque lo estén buscando.

Cuando lo vemos desde esta perspectiva, el hecho de que muchas personas estén luchando en el camino de sus vidas es ciertamente un problema. Sin embargo, lo que es más grave, es que debemos recordar que debemos establecer el estándar de una familia verdadera sobre el fundamento de ser personas verdaderas. Este ideal aún permanece como un deber a cumplir durante el curso de nuestra vida y durante el curso de la historia humana a medida que se desarrolla.

Entonces, ¿cuál es el propósito que debe alcanzar la religión, la cual ha estado erradicando la ignorancia espiritual de la humanidad? La salvación individual es importante, pero la religión tiene que ir un paso más y salvar a la familia; es decir que necesita enfocarse en restaurar a la familia y liberar a toda la humanidad del pecado.

La religión debe recuperar a la familia que pueda representar a la historia, que pueda representar a la nueva era y que pueda representar al futuro en un sentido verdadero. Además, necesita establecer firmemente la base para la familia en donde todos los seres humanos puedan regocijarse y establecer el estándar que deben seguir todas las familias. También tiene que determinar dónde comienza este sistema familiar y hacia dónde se dirige. A menos que esto suceda, no se podrá construir el mundo de paz en esta Tierra. Necesitamos comprender esto, sin importar qué tan bien estructurado sea el sistema externo del mundo; si las familias no son espiritualmente sanas, el mundo se pude destruir en un instante.

La familia es el punto de partida de la paz verdadera

En la familia hay padres y, al mismo tiempo, se encuentra la relación conyugal entre esposo y esposa. Sería un infortunio no tener padres o que el esposo y la esposa se separaran; pero, si fuesen a perder a su amado cónyuge, no podrían estar más tristes y desolados. No solo eso, si una pareja es incapaz de tener hijos, eso también sería lamentable. Aún si no han sido muy exitosos en el sentido material, si han alcanzado el amor en su familia centrados en padres verdaderos, esposo y esposa verdaderos e hijos verdaderos, y si llevan una vida pacífica que cualquiera, sin importar quién sea, desearía seguir sus pasos, entonces nadie podría negar que tal familia fue feliz.

Hasta ahora, los santos y los sabios han hablado acerca de la paz, pero ellos no sabían realmente que la familia es el punto de partida de la paz verdadera. Esto se debe a que ellos no eran conscientes de que el ideal de Dios de la creación es construir un mundo pacífico sobre el fundamento de familias ideales. Hasta ahora ha habido muchas revoluciones en el curso de la historia mundial; e incluso si ha habido muchos casos en donde las revoluciones han cambiado al mundo, ninguno de esos cambios fue suficiente. El último problema es que debe manifestarse en la Tierra el centro que puede dar lugar a la revolución para formar familias verdaderas.

A partir de aquí tiene que aparecer el comienzo de la construcción de un nuevo mundo; es decir, un nuevo ideal histórico. No hay forma de que podamos negar este hecho. Este es el ideal mesiánico que se transmitió desde el Primer Israel, el Judaísmo, al Segundo Israel, el Cristianismo. ¿Puede una persona que no se originó de una familia justa ir en la dirección correcta? Incluso si esa persona pudiera ir por esa dirección, no podría encontrar un destino estable y no tendría más alternativa que volver. Es por eso que el destino de nuestro curso de vida es tal que no tenemos más elección que encontrar nuestro camino de regreso a nuestras familias.

El punto de partida para salvar a la humanidad caída es la familia

La fuerza motora detrás de la búsqueda de los seres humanos de la Tierra natal original tiene que ser el motivo que pueda influir en la historia en su totalidad y en todos los entornos, y que también cimente el camino para la felicidad. ¿Dónde se formaría la familia, que es el fundamento y la fuerza motora de los seres humanos? Las religiones de ahora deben preparar la base a través de la cual puedan beneficiar a la familia antes de que beneficien públicamente a la sociedad. Esto es así porque, incluso si una religión ha contribuido al bien público, si la base de las familias que conforman esta sociedad se viene abajo, el fundamento de la sociedad también se vendrá abajo.

Respecto a esto, ¿cuál sería el punto de partida de Dios para salvar a la humanidad? ¿Sería una nación específica que se jacta de tener una cierta civilización? No. Si hay una cierta organización en una sociedad que se considere ideal, ¿podría servir como el centro? No. Entonces, ¿el punto de partida estaría centrado en un cierto individuo con las cualidades de un genio? Claro que no. Tienen que saber que el único punto de partida que puede trascender todas estas cosas es la familia verdadera. Por lo tanto, las personas de ahora tienen que convertirse en personas que puedan atravesar la puerta de tal familia y así obtener la calificación para mantener en alto la bandera de la victoria y salir al mundo. Las personas que puedan presentar semejante filosofía y enseñanza tienen que dar un paso al frente.

Entonces, ¿por qué el budismo y el catolicismo siguieron enfatizando llevar una vida de celibato? ¿El celibato realmente puede ser la base para la felicidad humana? No. La razón es que, ya que no hay religión o filosofía que haya podido aclarar dónde yace el origen de la felicidad verdadera, las personas necesitan llevar una vida célibe en previsión de la familia pura y justa que aparecerá en algún momento.

Los problemas graves que surgieron dentro del catolicismo significan la necesidad de reconsiderar fundamentalmente el celibato que ha sido practicado desde el siglo XIII. La Voluntad de Dios debe cumplirse a través de una familia verdadera formada por un hombre verdadero y una mujer verdadera. Por lo tanto, todo es cuestión de que el clero tome la iniciativa de formar familias ideales y de establecer así un ejemplo ante los demás.

Actualmente, en los Estados Unidos y en todo el mundo, la desviación y la degradación de los jóvenes están amenazando a las sociedades sanas. El mundo ha llegado a un estado donde está cerca de su fin, y que el poder y el amor humano no pueden controlar. Por lo tanto, tiene que surgir un nuevo movimiento, cueste lo que cueste. Todo lo que está mal tiene que ser eliminado, y tenemos que hacer un nuevo comienzo basados en el estándar original.

Respecto a esto, la historia es la historia de la recreación y la providencia de la restauración en la cual todo lo viejo se elimina y donde se recrea todo lo nuevo para dirigirnos hacia el mundo ideal original. Es por eso que lo viejo y lo nuevo están chocando. Hasta ahora, las personas formaban familias de la forma que querían, pero ya no pueden seguir haciendo esto. Esta es la Era en la que estamos ahora.

Entre los fundadores de las diferentes religiones, particularmente Jesús solía hablar muy seriamente acerca de la familia. ¿Quién dijo Jesús que era Dios? Él llamó a Dios su Padre. Él reveló que la relación entre el Creador Dios y la humanidad es la relación de padre e hijo. Además, dijo que él era el Hijo unigénito de Dios. Esto significa que Jesús es el primer hijo de Dios y, al mismo tiempo, es Su único hijo.

Si Dios es el Ser Original del amor, Él está en una relación de Padre ante la humanidad. Es por eso que la relación entre nosotros, los seres humanos, y el Creador, es una que va más allá de la simple relación entre el Creador y lo creado, porque esta es una relación conectada a través del amor verdadero, la vida verdadera y el linaje verdadero.

El deseo de Jesús es formar una familia centrada en Dios

Jesús también dijo: “Yo soy el novio, y ustedes, el pueblo, son mi novia”. Cuando el novio y la novia se casan, ellos se hacen esposo y esposa. Lo que Jesús estaba diciendo es que necesitaban formar una familia. Por último, él estaba diciendo que debían formar una familia y tener hijos. Por cierto, una pareja casada puede formar una familia solo cuando da a luz a hijos. Incluso si quisieran divorciarse porque no quieren a su esposa, no pueden separarse imprudentemente cuando tienen hijos, debido a que ellos son los frutos del amor entre el esposo y la esposa.

Jesús vino a esta Tierra como el Hijo único de Dios y como el príncipe del reino celestial, y también vino como el príncipe heredero de Dios. Él es el hijo que recibió el sello real de Dios cuando nació, como el príncipe calificado para heredar toda la autoridad de Dios. Dios tenía planeado que el pueblo judío, como la hija mayor de Dios, recibiera a este Hijo de Dios, pero no lo hicieron.

Entonces, ¿hay alguien entre ustedes que pueda decir con seguridad que puede convertirse en la novia de este príncipe? El novio y la novia tienen que formar una relación como el príncipe y la princesa del Cielo mientras sirven a Dios como su Padre. El deseo del Señor era formar una familia centrada en Dios de esta manera, y no gobernar el Cielo y la Tierra externos.

¿Qué se supone que debe hacer el cristianismo entonces? Tiene que preparar a la novia para el que venga a cumplir el deseo común de toda la humanidad, así como también un entorno apropiado para él. Esto es lo que está expresado de forma simbólica en la Biblia como la cena de las bodas del Cordero. Tienen que saber claramente que la misión del cristianismo, como la religión que representa a la novia, es asumir y cumplir esta responsabilidad histórica.

Cuando todo está dicho y hecho, el propósito de la llegada de Jesús a la Tierra en la carne era tomar a la novia y formar una familia. El problema es la familia. Si se hubiese formado una familia verdadera, ¿en qué se habría convertido Jesús? Él habría sido el padre. Cuando se hubiera convertido en el padre, también habría sido la cabeza de la familia. Además, habría sido el rey de la familia. Sin embargo, Jesús murió en la cruz antes de poder cumplir el ideal de la familia. Esta familia que Jesús pudo haber creado es una que habría vivido por miles de años mientras servía a Dios. Hay una canción popular coreana que tiene por letra: “Luna, luna, brillante luna, luna donde jugaba Lee Tae-baek; aquí, aquí, justo en la luna se plantó un árbol de canela, trae a mi padre y madre a la luna, y vivamos por mil y diez mil años”.

La Bendición es el cumplimiento del deseo de Dios de formar una familia verdadera

Entonces, ¿qué habría hecho Jesús después de formar una familia? Él habría tenido hijos. En otras palabras, habrían nacido los nietos y las nietas de Dios. Al final, el gran dolor de Dios es que no tuvo nietos y nietas mediante descendencia directa. A lo largo de la historia, Dios ha intentado establecer la familia modelo de todos los seres humanos.

Siendo este el caso, ¿cuánto habría anhelado Dios semejante familia? ¿Y cuánto habrían anhelado los seres humanos tal familia, siendo que ellos estaban unidos entre sí a través de la Caída? ¿Ustedes han deseado tener esa familia? Toda la humanidad tiene que unirse centrada en la familia ideal. Al hacerlo, ¿qué necesita la humanidad? Necesitan recibir a la familia verdadera.

Las familias en el mundo caído de hoy no pueden pararse frente a Dios. Por esta razón, Jesús tenía razón cuando dijo: “Los miembros de su familia son sus enemigos”. ¿Qué vino a hacer Jesús en esta Tierra? Él intentaba formar una familia centrada en Dios; pero, como no pudo formarla, dijo que vendría nuevamente. Entonces, ¿qué tiene que hacer cuando vuelva? Tiene que formar una familia. Cuando los hijos e hijas de tal familia continúen prosperando por generaciones, se formará una tribu, un pueblo y una nación.

Para formar una familia pura de Dios, se tiene que formar en la Tierra un clan con los parientes de sangre de una familia centrada en el amor de Dios. Sin embargo, ya que esta familia aún no se ha formado, Dios ha seguido llevando a cabo la providencia de la salvación hasta ahora para formar el clan restaurado, relacionados por sangre, a la familia original. Este es el estándar original del ideal de Dios de la creación que debía manifestarse una vez más en esta Tierra.

Para establecer esta familia, estoy realizando esta ceremonia de Bendición que todos ustedes han llegado a conocer bien. Esta familia se llama la familia de la Bendición. ¿Qué clase de familia es esta? Es la familia ideal centrada en Dios.

Esta es la familia que el Señor venidero debe establecer, la familia que las generaciones futuras deben formar y el objetivo común que todos los seres humanos en algún momento intentan lograr.

¿Cuál sería la entrada común por la que todos podemos pasar? No es ni la nación ni el mundo; tampoco es el mundo comunista o democrático, sino que es la familia original. Antes de que haya un mundo democrático, primero debe haber una familia original que pueda construir el mundo democrático verdadero. Hasta que esta familia original aparezca, no se podrá realizar el reino de paz ni la nación ideal de paz.

Es por eso que debe llegar el momento en que debe aparecer esta familia ideal que anhelamos, esta familia original con la que deseamos vivir, esta familia que queremos conocer y esta familia que queremos encontrar; y, al mismo tiempo, tenemos que compartir el mismo destino junto con la historia humana. Solo así puede cumplirse la providencia de Dios para la Tierra y dará inicio a la Tierra bendecida del Sabbath y el Cielo del Sabbath. Los líderes religiosos tienen que tomar la iniciativa de este movimiento para salvar a la familia, renovar la comunidad local y fortalecer a la nación.

¡Respetados invitados nacionales y extranjeros! Les pido a ustedes, los líderes religiosos que fueron Bendecidos hoy, que se sitúen en la línea de frente y lleven este movimiento de la Bendición a sus lugares de culto y a sus comunidades locales para convertirse en pioneros en el establecimiento de la nación de paz y el mundo de paz.

Que las bendiciones de Dios estén con sus familias, y con esto concluyo mi discurso.

Muchas gracias.

122504700_1793676554115544_7162496634717359216_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .