El Movimiento Familia Verdadera para Salvar a la Humanidad

120711831_2694947117431334_1243825029694167146_o

El Movimiento Familia Verdadera para Salvar a la Humanidad

25 de noviembre de 1997

Hotel Washington Hilton, Washington, D.C. EE.UU.

Festival Mundial de Cultura y Deportes y la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial

Respetados Líderes religiosos y distinguidos académicos que representan a las religiones del mundo:

Gracias por participar en el Festival Mundial de la Cultura y Deporte y el más importante Congreso Internacional de la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial. Me gustaría revelar hoy la importancia fundamental del Movimiento de Familias Verdaderas, que he encabezado para que todos puedan conocerlo. Este sábado observarán la ceremonia de bendición del matrimonio de 39,6 millones de parejas, que será el increíble fruto del amor verdadero y del Movimiento de Familias Verdaderas.

He ido por un camino solitario, trabajando con gran determinación hacia el cumplimiento de la Voluntad de Dios sin prestar atención a la incomprensión y las críticas que he recibido de este mundo. Desde que empecé con la Bendición de tres parejas en el año 1960, las cifras se han incrementado dramáticamente año tras año hasta la Bendición de treinta mil parejas en 1992 y una Bendición de 360.000 parejas que se llevó a cabo en todo el mundo en el año 1995. Todos los participantes se comprometieron delante de Dios a convertirse en esposo y mujer con amor eterno y confianza uno en el otro para criar a sus hijos sobre la base de un alto estándar moral de pureza sexual. A pesar del corto período de preparación para la ceremonia de bendición matrimonial este sábado, el objetivo inicial de 3.6 millones de parejas fue superado por 36 millones. Un total de 39,6 millones de parejas, que trascienden la raza, la religión y están dedicadas a la creación de familias verdaderas, estarán participando.

Teniendo en cuenta el propósito y el tamaño de este evento, no se puede atribuir la motivación a un solo ser humano. Es un logro en completo acuerdo con la Voluntad de Dios. Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a los numerosos líderes de todas las religiones principales que colaboraron con nosotros, así como a los líderes de varias naciones que han cooperado activamente y han apoyado al Movimiento de familias Verdaderas de diversas maneras, observando nuestro trabajo para revivir a la familia como una solución fundamental a la degradación moral de nuestros jóvenes y un paso absolutamente esencial hacia la reactivación de sus naciones.

Adán es Dios en forma sustancial

Dios, como el compañero sujeto del amor verdadero, creó a la humanidad como Su compañero objeto del amor verdadero. Por consiguiente, Dios puede cumplir Su ideal de amor verdadero solo a través de nosotros. El cumplimiento del propósito de la creación de Dios es el mundo ideal en el que Dios y la humanidad estén unidos a través del amor absoluto. Los seres humanos fueron creados como los mayores compañeros objetos del amor de Dios. En toda la creación, solo nosotros encarnamos la naturaleza de Dios. Nacemos como los cuerpos visibles del Dios invisible. Cuando una persona crece hasta llegar a la perfección, o la madurez espiritual, él o ella se convierten en un templo de Dios, un importante cuerpo visible en el que Dios puede morar libre y pacíficamente. Los Ideales de Dios del amor verdadero absoluto se realizan y perfeccionan a través de esta relación padre-hijo vertical.

Dios creó a Adán primero. Él iba a ser el hijo de Dios y, al mismo tiempo, el cuerpo de Dios. Luego Dios creó a Eva como el compañero objeto de Adán, para que Adán y Eva pudiesen perfeccionar el ideal del amor conyugal horizontal. Eva iba a ser la hija de Dios; y también, como una novia, ella perfeccionaría sustancialmente el ideal del amor horizontal de Dios.

El lugar en el que Adán y Eva se perfeccionan, consumando su primer amor al casarse bajo la bendición de Dios, es, precisamente, el lugar donde Dios se encuentra con Su novia sustancial. Esto se debe a que los ideales del amor absoluto de Dios descienden verticalmente y se conectan con Adán y Eva en el punto en que experimentan horizontalmente el ideal del amor conyugal. El amor verdadero de Dios y el amor verdadero de la humanidad se unen y se perfeccionan en el mismo punto, a pesar de que vienen de diferentes direcciones, una vertical y la otra horizontal.

 El propósito de Dios de la creación era que Adán y Eva obedecieran el mandamiento de Dios, quien es el compañero sujeto del amor verdadero, y perfeccionarse a sí mismos como un hombre y una mujer verdaderos. Además, tenían que convertirse en una pareja verdadera unida en el amor verdadero de Dios. Entonces, al tener hijos e hijas a través de ese amor, se habrían convertido en los Padres Verdaderos y hubieran vivido en felicidad. Adán y Eva se hubieran perfeccionado en el amor verdadero y habrían cumplido el deseo de Dios de llevar un cuerpo sustancial.

A través de que Adán y Eva tuviesen hijos de Dios y habiéndose convertido en los Padres Verdaderos, Dios se habría establecido sustancialmente como el Padre eterno y habría alcanzado Su ideal. Por otra parte, la ciudadanía en el Reino de los Cielos se habría expandido infinitamente en el más allá del mundo espiritual, en base a las innumerables generaciones de descendientes en el mundo físico.

En lugar de esto, Adán y Eva, nuestros primeros ancestros, se apartaron de Dios. Ellos fueron expulsados del Edén antes de que tuvieran hijos, y Dios no tuvo ninguna base para seguirlos y bendecir su matrimonio. Por tanto, toda la raza humana desciende de los antepasados caídos.

La Caída fue un pecado inmoral en contra del ideal del amor verdadero de Dios. El hecho de que Adán y Eva tenían que obedecer un mandamiento muestra que cayeron en una etapa de imperfección; es decir, durante su periodo de crecimiento.

El primer amor consumado de los ancestros humanos, ya que se supone que tuvo que haber sido la perfección del amor de Dios, habría marcado el comienzo de una celebración que habría continuado a lo largo de la historia, lleno de la intoxicación inagotable de gozo y bendición para Dios, Adán y Eva y el universo. Tendría que haber sido un motivo de alegría en la que el amor, la vida y el linaje de Dios se hubiesen establecido dentro de la familia humana.

Por el contrario, Adán y Eva cubrieron sus partes bajas y se escondieron entre los árboles, temblando de miedo. Al desobedecer la advertencia amorosa de su Padre Celestial, los hijos a quienes Dios habría querido llamar como Suyos propios, establecieron una relación inmoral como la base para el amor falso, la vida falsa y el linaje falso. Como resultado de ello, todos nosotros, los descendientes de Adán y Eva, nacimos con el pecado original. La Caída dio lugar al conflicto de la mente y el cuerpo dentro de cada persona, y ha causado que nuestras sociedades se llenen de un amor viciado y con gente que hace cosas que contradicen el deseo de su mente original.

Si Adán y Eva se hubieran convertido en una pareja centrada en el amor verdadero de Dios, Dios habría morado en Adán y Eva como Su cuerpo sustancial. Por otra parte, Adán y Eva se habrían convertido en los Padres Verdaderos que encarnasen sustancialmente a Dios, convirtiéndose así en el origen del amor verdadero, la vida verdadera y del linaje de bondad.

Sin embargo, debido a la Caída, se convirtieron en el cuerpo sustancial de Satanás y se establecieron como la pareja del mal original y en padres malos que dieron origen a los descendientes del mal. Su unión se convirtió en la raíz del amor malo, la vida mala y el linaje malo. La humanidad se originó a partir de la raíz del adúltero Satanás, el enemigo de Dios, y heredó el linaje de padres malos.

Dios es un ser absoluto, y el ideal de la creación también es absoluto. Él ha llevado a cabo la providencia de la salvación incluso en medio de una gran tristeza. La providencia de la salvación de Dios es la providencia de la restauración, por la cual tiene la intención de recuperar el objeto perdido de la creación, centrado en el amor verdadero. La providencia de la salvación es también la providencia de la recreación.

En base a este punto, la raíz de la providencia de la salvación es la recreación de la semilla del hijo original que pueda cumplir con el ideal de la creación. Lo que Dios aborrece, la vida y el linaje que comenzaron con el amor falso del adúltero Satanás, debe ser limpiado. La esencia de la providencia es la tarea de establecer el nacimiento de los Padres Verdaderos, que vienen como el Salvador y el Mesías para restaurar el amor verdadero, la vida y el linaje de Dios.

Desde que los primeros antepasados de la humanidad no cumplieron con su responsabilidad y, por lo tanto, heredaron el linaje inmoral de Satanás y cayeron bajo su dominio, Dios no pudo intervenir directamente y restaurar a los seres humanos a su posición original. Por otra parte, Dios no puede aceptar incondicionalmente ni castigar a la humanidad, ya que la humanidad eligió ir al lado del arcángel malo. Dios usa la estrategia de colocar una figura central en el lado del buen arcángel. Al ser golpeado primero, esa figura central puede establecer la condición de indemnización para recuperar lo perdido. Satanás ataca primero y, como resultado, debe tomar la posición perdedora.

La restauración del linaje a través de la subyugación del primer hijo

Desde la perspectiva global de la providencia de la restauración, las bases de la cooperación entre madre e hijo son muy importantes. Esto fue así en el tiempo de Jacob, de Moisés y de Jesús. Dios ha estado obrando Su providencia para separar a las personas de la vida y el linaje de Satanás mediante el establecimiento de las bases de la cooperación entre una madre, que tiene que cumplir con la responsabilidad de Eva, quien inició la Caída, y el segundo hijo de la familia.

Dios no podía relacionarse directamente con el primer hijo porque el primogénito está en la posición de tener una relación directa con Satanás; quien, a través de la Caída, llegó a dominar a la humanidad. Dios ha estado restaurando el linaje divino a través de que el segundo hijo, que representa el lado del bien, establezca la condición necesaria. La estrategia de Dios es, entonces, que el primer hijo, que representa el lado del mal, tome voluntariamente una posición subordinada al segundo hijo.

La Caída fue cometida por tres seres: Adán, Eva y el arcángel. El arcángel sedujo a Eva, causando la Caída espiritual, y la Eva caída después sedujo a Adán, causando la Caída física. Como resultado de esto, Adán y Eva se desalinearon de Dios, y el arcángel caído comenzó a dominar a la humanidad como Satanás. Dado que la providencia de la salvación es la providencia de la restauración, el principio por el cual la restauración toma lugar requiere de un cambio de 180° del curso de los acontecimientos que llevaron a la Caída.

Dios perdió a Adán, que tenía la semilla del amor verdadero y la vida verdadera. Así que Dios tuvo que buscar un hijo con la nueva semilla, libre de la acusación satánica. Así como Dios creó a Adán primero en el momento de la creación, Dios tuvo que preparar a un hijo que no tuviese ninguna relación con la Caída. Así, la providencia de la restauración es la providencia de la recreación, y es por esto que la humanidad ha esperado la Llegada del Mesías.

Para que un hijo nazca en la Tierra con la semilla del amor y vida de Dios, primero tiene que existir una madre. La madre no puede dar a luz a este niño de una manera convencional. La concepción tiene que pasar a través de la fórmula de la restauración. Toda la cooperación entre madres e hijos en la providencia de la restauración es una preparación y condición para que el hijo de Dios nazca con la semilla de la nueva vida, libre de la acusación satánica. Al realizar condiciones para evitar los ataques de Satanás y subordinando al hijo primogénito, quien representa la maldad, la madre y el hijo restauran el amor, la vida y el linaje que fueron tomados por Satán.

La Biblia, que registra la obra providencial de Dios, contiene muchas historias que son difíciles de entender. Por ejemplo, Rebeca engañó a su esposo Isaac y a su primer hijo Esaú y ayudó a su segundo hijo Jacob para que recibiera la bendición. Dios tomó el lado de la madre y el hijo, y aunque se utilizaron métodos que a primera vista parecen injustos, Dios los bendijo por sus acciones.

En la familia de Adán, Caín y Abel se enfrentaron entre sí y su lucha resultó en la muerte de Abel, el segundo hijo. Entonces, Dios levantó a Jacob. Gracias a los méritos de mucha gente de bondad quienes hicieron sacrificios y pagaron indemnización luego del tiempo de Abel, Jacob puso colocarse en la posición para dominar a Satán, revirtiendo la situación en la que el arcángel primero dominó a la humanidad. En el vado de Jaboc, Jacob alcanzó la victoria espiritual sobre el ángel enviado para luchar contra él. Jacob fue bendecido por consiguiente como el primer vencedor de la historia y se le dio el nombre de “Israel”, (Génesis 32:28) Entonces Jacob encontró una manera de ganarse a su hermano gemelo Esaú, que estaba en la posición del cuerpo sustancial del arcángel.

En el momento en que Jacob logró su victoria, él tenía más de cuarenta años de edad. Debido a que Satanás había sembrado la semilla del amor falso en el vientre de Eva, quien dio a luz al mal, Dios pretendió purificar el vientre de una madre de la que pudiera nacer el Hijo Celestial. Para ello se requiere un período de purificación y separación de Satán para comenzar en el momento de la concepción y que se extienda hasta la edad de cuarenta años. Sobre el fundamento de la victoria de Jacob, Dios pudo preparar el camino para una madre que pudiera asumir la responsabilidad de cumplir con esta condición. La mujer elegida para ello fue Tamar.

Tamar se había casado con Er, el primogénito de Judá. Sin embargo, Er desagradó a Dios y murió. De acuerdo con la costumbre de aquel tiempo, Judá dio su segundo hijo, Onán, a Tamar para que pudieran tener un hijo para Er. Entonces Onán, sabiendo que el hijo de Tamar no sería suyo, derramó su semen en el suelo. Este fue un pecado ante los ojos de Dios, por lo que Onán murió. Tamar debía entonces convertirse en la esposa de Sela, el tercer hijo de Judá. Pero Judá no permitió esto pensando que sus dos hijos habían muerto a causa de Tamar y temiendo que su linaje llegara a su fin si Sela también moría.

Sin embargo, Tamar tenía la convicción de que ella iba a continuar el linaje del pueblo elegido. Para ello, se disfrazó de prostituta y durmió con su suegro, Judá, y quedó embarazada de gemelos. Mientras ella estaba dando a luz a uno de los hijos gemelos, Zera extendió su mano desde el vientre, como si fuera a ser el primogénito. Durante su trabajo de parto las posiciones de los bebés se revirtieron y el segundo hijo, Farez, nació primero. Por lo tanto, dentro del vientre de Tamar, el primer y el segundo hijo lucharon, y el cambio de las posiciones representó su separación de Satanás. Eso se convirtió en la condición para la restauración en el útero.

Gracias a esta condición, dos mil años después, el Mesías podía concebirse a través del linaje del pueblo elegido, sobre el fundamento de la nación de Israel que había mantenido su tradición de fe, incluso bajo el Imperio Romano. El fundamento de la victoria en el vientre fue adoptado a nivel nacional, y María fue escogida como la madre santa, libre de la acusación satánica, que iba a recibir la semilla del Hijo de Dios. Así es como María surgió en la corriente principal de la providencia de Dios.

Cuando María estaba comprometida con José, recibió del arcángel Gabriel el sorprendente mensaje de que el Mesías iba a nacer a través de ella. En aquellos días, si una mujer soltera quedaba embarazada, la mataban. No obstante, María aceptó la Voluntad de Dios con fe absoluta y le confió a su pariente, el respetado sacerdote Zacarías, diciendo: “Aquí estoy, soy la sierva del Señor; hágase en mí según Tu palabra”, (Lucas 01:38).

De esta manera, Dios permitió que María, Zacarías y su esposa Isabel sepan sobre el nacimiento del Mesías antes que nadie. Todos ellos tenían la misión absolutamente crucial de seguir la Voluntad de Dios y servir a Jesús. Zacarías e Isabel permitieron a María permanecer en su casa, y Jesús fue concebido allí. Por primera vez en la historia, libre de la acusación satánica, la semilla del Hijo de Dios, la semilla del Padre Verdadero, fue plantada dentro de un útero preparado. De esta manera, el Hijo unigénito de Dios, el dueño del primer amor de Dios, nació.

Zacarías, Isabel y Juan el Bautista debieron servir a Jesús

Una vez que el Hijo de Dios nació en la Tierra, necesitaba un muro de protección con el fin de crecer de manera segura en el mundo satánico y cumplir la Voluntad de Dios. Dios tenía la esperanza de que estas tres personas de la familia de Zacarías establecieran esa base protectora. Sin embargo, Jesús, que careció de la protección de la familia de Zacarías y fue privado del amor de José, fue visto como un hijo ilegítimo. Creció sintiendo una soledad indescriptible.

Jesús era consciente de su trayectoria como el Mesías, y lamentó su situación de soledad y el serio obstáculo que representó esto para cumplir la Voluntad de Dios. El Mesías es el Padre Verdadero. Para cumplir esa misión necesitaba una novia. Si Zacarías e Isabel, que habían recibido las dos revelaciones y apoyo espiritual de parte de Dios, hubiesen mantenido la fe absoluta, habrían servido a Jesús como el Hijo de Dios y el Mesías, recibiendo la Voluntad de Dios a través de él y lo hubieran seguido absolutamente. También su hijo, Juan el Bautista, que nació para servir a Jesús, tuvo que haber llevado a sus seguidores a que crean en Jesús y recibieran la salvación.

Desafortunadamente, a pesar de que Zacarías, Isabel y Juan Bautista testificaron en primera instancia a Jesús como el Hijo de Dios, no hay ninguna evidencia de que le hayan servido como tal. El respetado sacerdote Zacarías, fue simplemente un espectador, y Juan el Bautista se colocó a un lado de Jesús. Esto no permitió que la gente siguiera a Jesús e hizo que su camino fuese muy difícil. Y una vez que su familia perdió la fe en Jesús, mirándolo con los ojos humanos, salieron de su posición de ayudarle a encontrar a su novia.

Frente a la oposición de su madre, María, así como de Zacarías, Isabel y, finalmente, Juan el Bautista, Jesús perdió la esperanza de recibir su protección mientras trataba de cumplir su misión. Por lo tanto, Jesús salió de su casa en busca de un nuevo fundamento espiritual para reiniciar la providencia de la salvación. Sin una familia o una casa, Jesús se lamentó: “Las zorras tienen guaridas, y las aves del Cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”, (Mateo 08:20) Con su fundamento a nivel familiar perdido, Jesús trató de reemplazarlo. Ese fue su curso de tres años. Pero, al final, debido a que la gente no creyó en él y los discípulos perdieron la fe, Jesús enfrentó los ataques de Satanás. Al desmoronarse su fundamento, Jesús decidió ir por el camino de la cruz.

Originalmente, Jesús vino a la Tierra como el Mesías para dar la Bendición a sus discípulos y a toda la humanidad. Él debía construir el Reino de los Cielos sin pecado. Pero, debido a la falta de fe de la gente a su alrededor, no pudo encontrar a su novia y convertirse, con ella, en los Padres Verdaderos de la humanidad. No pudo completar su misión. Es por eso que prometió volver.

El Señor de la Segunda Llegada viene a completar el fundamento de la providencia de la restauración de Dios dejada sin terminar por Jesús. Esto quiere decir que se presentará con la semilla del hijo verdadero original, para cumplir con el ideal de la creación. Tratará de establecer la posición de los Padres Verdaderos, que son el origen del amor verdadero, la vida verdadera y el linaje verdadero de Dios. Él viene con el fundamento victorioso de los logros de todas las figuras centrales providenciales del lado de Dios, hasta el tiempo de Jesús. También se destacará sobre el fundamento victorioso de la vida de Jesús y encontrará a la novia que Jesús no pudo encontrar. Él y su esposa se convertirán en los Padres Verdaderos para salvar a toda la humanidad.

A través de la Bendición de los nuevos matrimonios que pasarán al linaje de sangre original de Dios, los Padres Verdaderos podrán dar la salvación a toda la humanidad. La gente va a convertirse en hijos e hijas verdaderos injertándose en el amor verdadero, la vida verdadera y el linaje verdadero de Dios. Por otra parte, el Mesías y su Novia establecerán una familia verdadera y sentarán las bases para el Reino de los Cielos en la Tierra.

La Bendición matrimonial, el regalo más precioso

Estimados Líderes religiosos: la Bendición del matrimonio es el regalo más precioso que Dios ha dado a la humanidad. Mi esposa y yo invitamos a cada uno de ustedes a participar en este evento histórico y esperamos que todos reciban la Bendición de Dios. A partir de ahora, la Federación de Familias para la Paz y Unificación Mundial ampliará el Movimiento de Familias Verdaderas con mayor vigor, con el cumplimiento de la Bendición de 360 millones de parejas en el año 2001, a través de tres eventos diferentes.

En la actualidad, los valores tradicionales están siendo arrancados de raíz, los jóvenes están cayendo en la decadencia y la degradación moral; además, la familia está siendo destruida por completo. Como está escrito, ustedes cosecharán lo que siembren. Adán y Eva sembraron las semillas del amor ilícito mientras que estaban en un estado inmaduro. Este fenómeno se está replicando en todo el mundo y está cargando los frutos de nuestra historia pecaminosa en la extrema decadencia de los jóvenes. ¿Hay algo más importante que salvar a la humanidad de su caída libre hacia la destrucción? Mis esfuerzos para globalizar y universalizar el Movimiento de Familias Verdaderas y la Bendición del matrimonio, que proporcionan una vía fundamental para salvar a la humanidad, necesitan el apoyo activo de respetadas figuras como ustedes. Por lo tanto, les pido que se unan en sus naciones e inicien el movimiento para salvar a su nación mediante la organización de un grupo de apoyo para el Movimiento de Familias Verdaderas y la Ceremonia de la Bendición del matrimonio. Sinceramente espero y pido que muchos líderes tomen el papel de liderazgo en esta tarea significativa de la restauración de la humanidad a su estado original.

Por favor, guíen a todas las personas a establecer familias verdaderas, tan pronto como sea posible, para que podamos entrar en la era de la realeza celestial centrada en Dios en la Tierra y en el Cielo, y vivamos juntos en un mundo de victoria, libertad, paz y unidad.

Que Dios los bendiga, a sus familias y a todos sus esfuerzos.

Gracias.

120611340_3582987321736026_5183930991061490780_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .