La Familia Verdadera y Yo

120420983_2876294389249509_6873773282895418544_n

La Familia Verdadera y Yo

7 de junio de 1995

Brasilia, Brasil

Gira de Discursos en Diecisiete Países de Centro y Sur América

Damas y caballeros: Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a ustedes esta noche. Ustedes han hecho posible que conozca a personalidades distinguidas en este banquete de bienvenida.

Soy el Reverendo Moon, a quien sin duda ya conocen a través de muchos rumores e historias. He despertado una serie de problemas en el mundo como consecuencia de una realidad histórica: el día de hoy, he servido solo Dios. En el proceso, he creado una serie de eventos y logros con consecuencias en todo el mundo.

Esta noche, en un ambiente de júbilo, me gustaría hablar con ustedes un momento sobre el tema “La Familia Verdadera y yo”, ya que los problemas del mundo se deben a la familia. Preguntémonos qué entendemos por verdadera familia.

El conflicto originado en la primera familia

Si preguntamos si el mundo en que vivimos es bueno o malo, la respuesta sería que es malo. ¿Por qué lo juzgamos como algo malo? Porque si tenemos en cuenta la historia del mundo, la historia de esta nación, o la historia de cualquier otro país, vemos un conflicto sin tregua. Los conflictos y las luchas indican que las partes involucradas no se desarrollarán; sino que necesariamente disminuirán. Decir que el mundo es malo implica que sus naciones son malas, que sus habitantes son malos y nosotros mismos somos malos. Si nos estudiamos a nosotros mismos, no podemos negar que dentro de nosotros nuestra mente y nuestro cuerpo luchan entre sí.

El origen o la causa de la lucha sigue siendo un problema que debe ser resuelto. Si un individuo no posee en sí mismo una base para la paz, entonces no importa lo pacífica que sea su familia, nación o mundo, él o ella no va a ser feliz. El individuo es el verdadero campo de batalla. Como ustedes saben, la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría han finalizado. En los conflictos futuros será posible tener treguas. Sin embargo, la lucha entre la mente y el cuerpo ha existido desde la antigüedad. Ha continuado a lo largo del curso de la historia y continúa en la actualidad, y no sabemos cuánto tiempo más continuará en el futuro.

Si tenemos en cuenta la existencia de Dios, es un problema importante que Dios permitiera que la lucha entre la mente y el cuerpo continuara históricamente y en la actualidad. Sin embargo, si tenemos en cuenta que se trató de seres humanos quienes causaron la lucha, entonces podemos entender que son los seres humanos quienes deben indemnizar esto. Dios no puede tomar esa responsabilidad por nosotros, ni puede interferir en ella.

¿Dónde se origina la lucha entre la mente y el cuerpo? Heredamos la vida de nuestros padres y de los padres de nuestros padres. Si retrocedemos de esta manera, al final llegaremos a la primera generación; es decir, los primeros antepasados humanos. El origen de la lucha entre la mente y el cuerpo resulta de un problema en el amor conyugal de Adán y Eva. El origen de nuestra vida es el amor de nuestros padres. Si esta lucha tuvo lugar antes de que naciéramos, tenemos que concluir que el problema se relaciona a las circunstancias en la que nuestros primeros padres entraron en una relación de amor uno con el otro.

El amor de Adán y Eva no fue un amor acompañado de una felicidad verdadera. Muy por el contrario, fue un amor conflictivo. Debido a que las raíces de nuestra vida están en este amor, podemos concluir que este es el lugar donde los conflictos que aquejan al ser interior de los seres humanos se originaron.

La Biblia nos enseña que, a causa de haber pecado, Adán y Eva fueron expulsados del Jardín del Edén. Una vez que fueron expulsados del Jardín comenzaron a multiplicar hijos. Dios no podía bendecirlos en matrimonio. Por lo tanto, tenemos que preguntarnos: ¿con quién tenían que casarse? Y podemos concluir que, a causa de haber caído en el pecado, se casaron bajo los auspicios de Satanás.

La raíz del amor, vida y linaje caídos

La Caída consistió en que Eva fue tentada por Satanás; y, más tarde, la tentación pasó a Adán. Por lo tanto, cuando nuestros antepasados, Adán y Eva, establecieron una relación de amor conyugal, esa relación fue infeliz y conflictiva. Hoy la humanidad todavía tiene sus raíces en esa relación. No podemos separarnos del origen de esa lucha entre la mente y el cuerpo. La Caída empezó con un amor inmoral. Debido a una relación de amor que Dios no deseaba, Adán y Eva se unieron con Satanás. No se convirtieron en los antepasados de la bondad; se convirtieron en los antepasados del mal, creando así las raíces del amor caído, vida caída y linaje de sangre caído.

Si esto es cierto, lo que comenzó como una familia caída creció convirtiéndose en tribus, naciones y un mundo. Es un mundo el cual sus más de cinco millones de personas, la humanidad de hoy en día, son descendientes de Satanás. Es innegable que hemos heredado el linaje de los padres malos. Nadie ha sabido que la sangre de Satanás está presente dentro de nuestros cuerpos, y que esto es lo que desagrada a Dios. Este es el problema esencial.

¿Cómo vamos a eliminar esas raíces en nosotros? Satanás clavó sus raíces en nuestro cuerpo físico a través del linaje caído. Ustedes tienen que entender que si la humanidad no hubiera caído en el pecado, nuestras mentes y cuerpos se hubiesen convertido naturalmente en una. Es a causa de la Caída que existe un conflicto entre la conciencia, que tiene una carga positiva, y el cuerpo, que también tiene una carga positiva, por lo que es inevitable que se resistan una a la otra. Este es el punto de partida de todas las luchas en la historia.

Dios obra para separar el bien del mal y así revertir esta situación. Dios tiene una mentalidad pública, y continúa por el camino de vivir por el todo y va hacia la meta del amor y de la paz. Por otro lado, Satanás es egoísta e individualista. Satanás siempre está tratando de destruir el lado bueno a través del odio, la maldad y la guerra. Su intención es evitar que la Tierra regrese alguna vez al lado de Dios.

Dios no puede castigar severamente a la humanidad por haber ido con Satanás. La estrategia de Dios para el retorno de la humanidad a Su lado es permitir que el mal ataque. Más tarde, Dios puede reclamar reparaciones por el daño inmerecido y el abuso ocasionado. La estrategia de Satanás es atacar primero, pero al final lo pierde todo. A lo largo de la historia Satanás ha tratado de arruinar el plan de Dios con odio, maldad y guerra; mientras que, por el contrario, Dios ha estado trabajando para volver a crear el amor y la paz.

La humanidad en los Últimos Días volverá al lado de Dios, y el mal perderá apoyo y respeto. Para evitar que eso suceda, Satanás introdujo el materialismo ateo, el humanismo y el comunismo. Esa fue la causa esencial de la Guerra Fría, que tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la victoria de la cristiandad podría haber dado lugar a una transición hacia un mundo de paz.

La era actual es la era del reino del individualismo, del sexo libre, de los niños que niegan a los padres y de los padres que niegan los niños, y una era de negar a la pareja. A través de la homosexualidad y el lesbianismo, se está haciendo un intento de destruir por completo el ideal de la familia. El Mesías en la Segunda Llegada se propone establecer este ideal con el fin de cambiar el infierno en la Tierra por el Reino de los Cielos en la Tierra.

El individuo, familia y mundo que Dios desea

El Mesías, como el Padre Verdadero, desea la unidad de la mente y el cuerpo, la unidad de esposo y esposa y la unidad de los hijos. Hay problemas que deben resolverse a nivel mundial. Estos incluyen: ¿qué fue primero, la materia o el espíritu? ¿Cuál es correcta, la teoría materialista o la teoría idealista? ¿Qué es primero, la realidad o el concepto? ¿Es correcta la teoría de la evolución o de la creación?

Vamos a trabajar para obtener esas respuestas por medio de un ejemplo. Cuando observamos el reino animal, descubrimos que lo primero que se forma en un nuevo animal es el ojo. Si estuviéramos hablando solo de la materia, ¿conocerían esos ojos acerca de la existencia del sol antes del nacimiento del animal? Si fueran pura materia, los ojos no serían conscientes. Sin embargo, algo o alguien más allá de la materia poseía la conciencia de que los ojos iban ver la luz del sol. Alguien sabía esto previamente.

No solo eso; la cara, siendo materia pura, no tenía conciencia de que existía la atmósfera, y los párpados no sabían que iban a formarse para asegurar que el polvo en el aire no dañe los ojos. Los ojos, siendo puramente materia, no sabían que el vapor y otras formas de calor secarían a los ojos y los dañarían. Alguien lo sabía, y por eso los párpados parpadean para lubricar y proteger los ojos. La propia materia original no era consciente; sin embargo, había alguien que lo sabía todo antes de que ocurriera, antes de que naciéramos.

Llegamos a la conclusión de que un ejemplo sencillo, como el de la vista, soluciona el gran debate sobre si el pensamiento precede la existencia, si el espíritu precede a la materia y si el concepto precede a la realidad. Podemos responder al debate del espíritu frente a la materia, de la creación contra la evolución.

Teniendo en cuenta esto, no tenemos manera de negar que Dios creó todo. Obviamente, haríamos bien en volver al mundo original de la creación al conocer el tipo de ser, el tipo de familia y el tipo de mundo que Dios desea.

El cuerpo se convirtió en la base de operaciones para el infierno y la conciencia de la base de operaciones para el Cielo. No sabíamos que en nuestro interior se contiene la división de los dos mundos. Desde esta perspectiva, cada uno de nosotros tiene que preguntarse si nuestro cuerpo conduce a nuestra mente o nuestra mente conduce a nuestro cuerpo. En realidad, a lo largo de la historia, el cuerpo ha estado completamente sin restricciones y conduce libremente a la mente. Si la conciencia fuera más fuerte, nos hubiéramos vuelto automáticamente a Dios y desde hace mucho tiempo el mundo hubiera estado con Dios.

El hecho de que el cuerpo físico guía a la conciencia nos muestra que el problema radicó en el momento de la Caída, cuando la fuerza del amor falso, que ató a los primeros antepasados a Satanás, era más fuerte que la fuerza de la conciencia. Dios, que conoce muy bien nuestra situación, no puede abandonar a la humanidad caída. Así que Dios seguramente estableció una estrategia para debilitar la fuerza centrada en el cuerpo que domina nuestra conciencia.

El propósito de la religión

Los ámbitos culturales del mundo se formaron de acuerdo a las diferentes circunstancias y antecedentes humanos. Hasta el día de hoy, las personas religiosas no han sabido que el propósito de la religión es evitar que el cuerpo siga liderando a la mente. Si no hubiese ocurrido la Caída, la religión no habría sido necesaria.

Algo salió muy mal, y la religión se convirtió en algo necesario para corregirlo. ¿Qué es lo que Dios quiere realizar a través de la religión? Dios tiene la intención de disciplinar el cuerpo. Ustedes no van a ser salvados solo porque creen en la religión, no irán al Cielo solo porque crean en el cristianismo. Sin embargo, son los niños que están centrados en el amor de Dios los que pueden ir al Cielo. La familia de Adán iba a tener el amor de Dios en su centro. Debía haber tenido una relación de sangre con Dios. El Reino de los Cielos es el lugar donde habitan estas familias. Tenemos que dominar el cuerpo con el fin de fortalecer el poder de la conciencia. Una conciencia liberada conducirá a nuestro cuerpo, y vamos a volver al seno del amor de Dios como seres originales libres de pecado.

Por lo tanto, si nos preguntamos qué se supone que debe hacer la religión, la respuesta es que necesita motivar a nuestro cuerpo para hacer todo lo que odia hacer. ¿Qué es lo que el cuerpo más odia? ¡Servir a los demás! ¡Sacrificarse por los demás! Por otro lado, la religión nos pide que seamos una ofrenda. La ofrenda está destinada a derramar sangre y ser capaz de sacrificar su vida. Por ello, la Biblia nos dice que una persona que está dispuesta a perder su vida, la hallará; y una persona que desee encontrar su vida, la perderá. Lo que esta paradoja enseña es que si vivimos según la carne, vamos a ir al infierno. Si somos victoriosos sobre nuestra carne y liberamos nuestra conciencia, vamos a ir al Cielo. Si subyugamos los deseos de nuestro cuerpo y ponemos nuestra conciencia en una posición totalmente subjetiva, vamos a liberar la esperanza ilimitada e infinita de la conciencia.

En el curso de la historia ha habido numerosas religiones y líderes religiosos. Sin embargo, los que creen en esas religiones y en aquellos líderes, no fueron capaces de alcanzar un control total sobre el cuerpo y no pudieron negarse a sí mismos por completo. No podían liberar a la conciencia y colocarla en una posición de relacionarse con Dios sobre la base original. Nosotros, la gente pecadora, no hemos llegado a ser olivos verdaderos. En su lugar, permanecimos como olivos silvestres con nuestras raíces en un amor falso. Los seres humanos debieron haber tenido raíces en el amor verdadero de Dios; no obstante, hemos echado raíces en el amor de Satanás. ¿Cómo vamos a resolver el problema de ser olivos silvestres en lugar de olivos verdaderos? Esta sigue siendo una tarea inevitable y crucial.

Si ustedes se estudian a sí mismos, se darán cuenta que sus conciencias saben todo sobre ustedes. La conciencia está más cerca de ustedes que sus propios padres. Ella desea poseer el amor verdadero para ser abrazado eternamente en el seno de Dios. Cuando nos casamos, nos separamos de nuestros padres terrenales, pero no de la conciencia, con la que nacemos. La conciencia nos ama, y su misión es transformarnos en hijos e hijas del Dios eterno.

El deseo de la conciencia es ocupar el centro absoluto

La conciencia no necesita un maestro. ¿Alguna vez han oído hablar de un ministro de educación en un país que anunciara un plan para educar a la conciencia? Si hubiéramos seguido el camino original de la conciencia, habríamos conocido claramente el camino a seguir en la vida. Nos habría enseñado y guiado para que regresemos al seno de Dios. Debido a que sus conciencias lo saben todo acerca de sus vidas, cuando ustedes van al mundo espiritual, descubrirán que hay un “equipo” que registra en su totalidad lo que hicieron en la Tierra. Esto es para cumplir la misión de la conciencia de convertirnos en hijos e hijas de Dios sin manchas.

¿Hay alguien aquí que esté convencido de que él o ella nunca va a morir? Todos vamos a ir al mundo espiritual algún día. Al entrar en el mundo espiritual, de inmediato se los conocen por sus nombres. Se conocen todas sus vidas, así como la de sus ancestros, ya que el mundo espiritual trasciende el tiempo y el espacio.

No hay que llevar nada a ese mundo que manche nuestra conciencia. Por esa razón, es necesario comprender que la conciencia está por encima de todos los demás maestros.

Hoy nos hemos reunido este grupo de distinguidas personalidades. Entre ellos se encuentran algunos profesores. Honestamente, nunca ha habido un profesor que posea una enseñanza superior a la de la conciencia. La conciencia cumple la misma función que cumple una brújula para el capitán de un barco.

A las muchas personas ilustres reunidas aquí esta noche, me gustaría preguntarles: “Cuando ustedes se casaron, ¿querían tener un cónyuge inferior a ustedes?”. La respuesta es no. Y si yo les preguntara si querían un cónyuge diez veces o cien veces mejor que ustedes, sin duda responderían que, si fuera posible, ustedes preferiría que él o ella sea mil, diez mil y millones de veces mejor que ustedes. Esto se debe a que la ambición de la conciencia es experimentar la máxima cantidad posible de amor. Desea poseer el ser absoluto. Lo mismo puede decirse de nuestros antepasados, y lo mismo será cierto para nuestros descendientes. Hasta Dios respondería de la misma manera.

¿Es posible que todos nuestros deseos se cumplan? Un senador va a querer ser presidente de su país y más tarde una persona importante a nivel mundial. Él o ella van a querer ser una persona importante en los asuntos mundiales. En última instancia, él o ella van a querer alcanzar la posición más alta en el mundo. Esa es la medida de la ambición de la conciencia. Desde el comienzo de la historia hasta ahora, el pensamiento general de la gente es que la ambición de la conciencia no puede ser completamente satisfecha. Sin embargo, el Reverendo Moon, la persona que está de pie aquí, llegó a la conclusión de que es posible satisfacerla.

¿Qué tan grande es la conciencia? ¿Cómo se puede medir la conciencia? ¿Creen que llegará el día en que la conciencia poseerá a Dios? ¿Creen que si existe algo más grande que Dios, la conciencia querría poseerlo? Si existe algo más grande que Dios, entonces la conciencia querría ocupar eso más grande.

Entonces, ¿qué es lo que la ambición de la conciencia está buscando? Si existiera algo que tuviese el valor máximo en el cosmos, la conciencia desearía poseer eso también.

Lo que Dios más desea es el amor verdadero de la humanidad

Ahora, si comparamos la conciencia humana con la conciencia de Dios, ¿que sería mayor? Si la conciencia de Dios es más grande que la de un ser humano, ¿qué haría Dios con ella? La conclusión es que lo que Dios desea poseer es lo mismo que desea la inmensa ambición del ser humano; y eso es el amor verdadero.

Sabemos que Dios es absoluto; sin embargo, ¿creen que Dios es feliz? ¿Podría Él estar solo? Damas y caballeros, incluso si una persona llega a ser presidente de la nación, si él o ella vive sola y sin un cónyuge, la persona se sentirá desdichada. Si no tenemos un compañero objeto de amor somos desafortunados.

¿Necesita Dios una persona? ¿Cómo se sienten al respecto? Incluso si Dios es Dios, Él se siente muy solo. El ser humano se siente vacío cuando él o ella no tienen dinero, ni conocimiento ni autoridad. En contraposición, Dios no necesita dinero, conocimiento o poder.

Esto se debe a que Él es el Creador. La pregunta es: ¿qué necesita Dios? Llamamos a Dios el “Rey del Amor” o el “Dueño del amor”. Si Dios es el rey del amor, esto significa que Dios necesita una reina. Este es un principio absoluto. Entonces, ¿quién puede ser el compañero objeto del Dios absoluto del amor? ¡Un ser humano verdadero!

Damas y caballeros, ustedes necesitan dinero. Necesitan conocimiento y necesitan poder. Sin embargo, si ustedes no tienen un cónyuge, todo eso será inútil. El esposo necesita una esposa e hijos. Una esposa necesita un esposo e hijos. El lugar donde se encuentran los compañeros objetos de amor es la familia.

Sirvo a Dios, el compañero sujeto del amor, como Su compañero objeto de amor que satisface por completo la ambición de su conciencia. La familia en la que el hombre y la mujer se unen como compañeros objeto del amor de Dios, y donde los niños viven felices centrados en el amor verdadero de Dios, es el fundamento del Reino de los Cielos en la Tierra.

Por lo tanto, así como los seres humanos quieren que su compañero objeto de amor sea infinitamente más valioso que ellos, Dios también quiere que el ser humano, Su compañero objeto de amor, tenga un valor infinito. Un ser humano verdadero es una persona de valor infinito. Sin embargo, no sabíamos que Adán y Eva estaban destinados a ser ese tipo de hombre y mujer.

Si nos dieron una aspiración tan alta de este tipo en nuestra conciencia, es porque Dios es el compañero sujeto, y Dios quiere que los seres humanos estén en la posición de Su compañero objeto. Dios no quería que los seres humanos simplemente sean una parte de Dios, Él quería que ellos tuvieran una personalidad completamente diferente. Dios nos permitió, como seres humanos, tener la acción de la conciencia en un nivel tan elevado simplemente porque Dios confiaba en que los seres humanos serían mil o diez mil veces más valiosos que Dios mismo. Por favor, entiendan esto muy claramente.

Si al principio de la creación se podría haber formado una familia en la que Dios y los seres humanos podrían haberse unido en una relación de amor verdadero, hoy no tendrían que preocuparse por el infierno o el Cielo, ya que habríamos entrado automáticamente al reino de Dios.

El problema aquí es que el amor verdadero de Dios y el amor verdadero humano no comenzaron en un punto en común, unidos como sujeto y objeto de amor. El amor de Dios y el amor de los seres humanos comenzaron en dos direcciones diferentes, con dos objetivos diferentes. Por lo tanto, ha sido imposible realizar el mundo ideal que Dios y los seres humanos tanto han anhelado. El ideal de Dios de comenzar en un terreno común fue completamente frustrado.

Heredar amor verdadero, vida verdadera y linaje verdadero es nuestra salvación

Los padres falsos surgieron centrados en el amor de Satanás. Siendo sus descendientes, heredamos ese amor falso, vida falsa y linaje falso; y, por lo tanto, estamos destinados al infierno. No tenemos nada que ver con el Reino de los Cielos.

No sabíamos que debíamos conquistar el amor de Dios a través de nuestra conciencia, siendo personas cuyo espíritu dominara a nuestro cuerpo a través de la voluntad. ¿Han oído la expresión “enfermo de amor”? Si alguien está “enfermo de amor”, al resolver la causa de su enfermedad resolvemos todos sus problemas. Tener la naturaleza original de Adán y Eva hace que nos perdamos el amor de Dios, como cuando alguien que está enfermo de amor.

¿Qué hace la conciencia para ganar el amor verdadero de Dios? Una persona puede tener dinero, conocimiento o poder; sin embargo, si él o ella pierde el amor de su vida, nada de eso tendrá sentido alguno.

Si descargan y liberan sus mentes por completo, sus conciencias se conectarán automáticamente con el amor verdadero de Dios. Vamos a comparar la posición de la conciencia con la posición del amor. Ustedes verán que la posición del amor es anterior. Esto se debe a que la conciencia comienza desde el amor.

El Reino de los Cielos es el lugar donde vamos a vivir en unidad con el amor verdadero de Dios y la conciencia libre. Es el lugar al que vamos después de haber vivido centrados en el amor e injertarnos a nosotros mismos en el linaje del amor de Dios. Sin ganar este amor, nunca podremos entrar en el reino de Dios. Tendremos que esperar miles de años hasta que llegue ese día. Debido a la Caída, no habrá una conexión con el Reino de los Cielos mientras la humanidad no esté iluminada por el verdadero pensamiento de Dios y sostenido por el amor verdadero de Dios.

La persona que vive en unidad, con una conciencia y amor verdaderos, entrará automáticamente en el Reino de los Cielos. No importa lo mucho que una persona tenga fe en Jesús, si él o ella no están relacionados con el amor de Dios, y si su mente y cuerpo están luchando, esa persona no puede entrar en el Reino de los Cielos. La persona que ha heredado el linaje de Satanás no puede entrar en el reino. Las religiones que tienen la misión de abrir el camino están luchando entre sí. Esto dará lugar a un triste estado de eventos en los Últimos Días.

Dios no puede encontrarse donde hay conflicto. La religión es un movimiento para subyugar el cuerpo y liberar la conciencia. La religión en sí misma no es la llave que abre la puerta a la salvación. Tenemos que saber que el amor, la vida y el linaje verdadero de Dios son la llave que abre la puerta a la salvación. Eso es lo que necesitamos para heredar la salvación.

La fe en la religión por sí sola no nos salvará. En realidad, la religión existe como una base para disciplinar el cuerpo. Cuando se libera la conciencia, su ambición puede ascender a Dios. ¿Esta idea les da ganas de encontrar mayor información?

La humanidad debe retornar a Dios

¿Quién sabrá primero lo que alguien está haciendo, la conciencia o Dios? La conciencia lo sabrá primero. Un ser humano es una persona distinta a Dios, porque él o ella tienen que ocupar la posición de compañero objeto de una manera significativa. En el mismo sentido, el esposo y la esposa son diferentes. Las características de cada uno son claramente diferentes. Si llegáramos a la conclusión de que Dios sabe todo antes de que ocurra, estaríamos diciendo que somos diferentes a Dios, como si fuéramos un solo cuerpo.

Un ideal no puede ser perfeccionado cuando es autosuficiente. Después de que Adán y Eva pecaron, Dios preguntó: “Adán, ¿dónde estás?”. La humanidad viene del amor de Dios y vuelve a Dios. Dios está esperando nuestro regreso.

Señoras y señores, cuando los padres llegan a la edad de cien años y sus hijos llegan a la edad de ochenta años, la relación entre padres e hijos también se convierte en una relación de amigos. ¡Amigos!

No podemos comparar la fuerza física de la mujer media con la del hombre común. Ella nunca lo podrá derrotar. Sin embargo, a través del amor, la esposa y el esposo se sienten atraídos el uno al otro y se siguen mutuamente. Si Adán y Eva hubieran sido los compañeros objeto del amor de Dios, ¿no habría sido esto del agrado de Dios? Dios creó el universo antes de que Adán y Eva hubiesen madurado como Sus compañeros objeto de amor. Dios tenía la ambiciosa esperanza de que en el futuro ellos fueran Sus compañeros objetos ideales. Si después de haberse perfeccionado a sí mismos como los compañeros objeto del amor de Dios, le hubiesen pedido a Dios que creara algo más grande que lo que ya había sido creado, ¿no creen que Dios podría haberlo hecho?

Tan infinita como es la ambición de nuestra conciencia, tenemos que saber que Dios puede crear todo lo que deseamos. Dios nos creó con el valor de los compañeros objetos verdaderos de amor. La restauración de este valor, perdido en la Caída, es el propósito de la vida humana y de la historia. Dios estableció las religiones, y el fundador de cada una de ellas prometió que algún día regresaría.

El cristianismo nos enseña que Jesús regresará. En el budismo se habla del retorno de Buda. El confucianismo alude a un nuevo Confucio. Del mismo modo, en el Islam nos encontramos con el retorno del Mahdi, el guiado divinamente. Vamos a considerar la razón por la que Dios estableció diferentes religiones. Tenemos que entender que la Voluntad de Dios se lleva a cabo centrada en hijos amados de Dios, hijos que son como la carne y la sangre de Dios. Con los amados hijos e hijas, Dios quiere formar familias, tribus, razas y naciones.

Esto nos dice qué clase de persona es el Mesías. En la Segunda Llegada, el Señor es la persona que perfecciona el ideal que todas las religiones han anhelado. Él vendrá a la Tierra con el amor original y eterno de Dios.

Las parejas se vuelven una a través del amor verdadero de Dios

El Mesías se convertirá en un Padre Verdadero, y centrado en él y en el amor verdadero perdido, trabajará para establecer una familia completa en la Tierra sobre la base de la vida y el linaje verdaderos.

Ese es el propósito de la providencia de la salvación. Debido a la Caída, Dios perdió la Madre Verdadera, así como los hijos de la familia de Adán. Esto significa que Dios no podía tener hijos verdaderos. No había ninguna familia vinculada al linaje de sangre que  vendría del amor de Dios.

Debido a la Caída de los padres, nos conectamos con la vida falsa, el amor falso y el linaje falso, que han causado que nuestras mentes y cuerpos estén en conflicto entre sí. Adán y Eva se convirtieron en enemigos, lo que causó que sus dos hijos lucharan entre sí.

La providencia de la salvación es la providencia de la restauración dirigida por Dios. Se trata de restaurar a los hijos e hijas perdidas, la unidad de la mente y el cuerpo, la unidad absoluta de esposo y esposa y la unidad absoluta de los padres y los niños al amor verdadero de Dios. Esta familia verdadera, que está calificada para vivir eternamente con Dios, debe estar conectada al cristianismo, que está en la posición de novia ante el Señor. Mediante el establecimiento de una relación de sangre con Dios, podemos realizar Familias Unidas, tribus, razas, naciones y una unidad de naciones formando un mundo unido. Esto culminaría en la providencia de la salvación para todas las religiones.

Distinguidos líderes, para que su nación pueda recibir la bendición de Dios, deben ser un pueblo cuyas mentes y cuerpos estén unidos en el amor verdadero de Dios. También necesitan unirse como esposos y esposas absolutos. Cuando el número de familias de cualquier nación que pueda unirse como hijos absolutos de Dios crezca, Dios vivirá en esa nación. Si esto ocurre, automáticamente esa nación se convertirá en la nación central al servicio del mundo.

Los seres humanos poseen esta naturaleza innata. Si un ser querido vive en la pobreza, su pareja también querrá vivir allí. No importa dónde esté, queremos ir a vivir al lugar donde nuestro ser amado se encuentra. De la misma manera, si hay un lugar donde habitan los hijos e hijas amados de Dios, ya sea un lugar para ricos o pobres, será el Reino de los Cielos.

Hoy, el fundador de la Iglesia de Unificación está aquí hablando con ustedes. Si me preguntan cuál es la misión de la Iglesia de Unificación, voy a decir que es ser un lugar donde el amor verdadero de Dios esté presente. Es el lugar en el que queremos que nuestra mente y cuerpo se unan en amor verdadero, y donde queremos formar matrimonios ideales con unidad absoluta entre esposo y esposa. Por medio de una enseñanza que pueda hacer que todas las personas sean hermanos y hermanas inseparables, llevamos a cabo la misión que Dios nos ha dado.

El significado de la Bendición Internacional de Matrimonio

El amor del Dios Verdadero y el amor de los Padres Verdaderos limpia todo lo que estaba manchado por el amor falso, la vida falsa y el linaje falso. Nuestro matrimonio ha establecido la posición de los Padres Verdaderos. Las grandes ceremonias matrimoniales internacionales que llevamos a cabo son las ceremonias para sembrar la semilla del amor verdadero, la vida verdadera y el linaje verdadero que deriva de la unidad del amor de Dios con el amor del hombre y de la mujer.

La bendición matrimonial es una ceremonia para restaurar familias que fueron formadas por matrimonios que, debido a la Caída, recibieron la semilla del amor falso, la vida falsa y el linaje falso. El hecho de tener a familias de todo el mundo que participan en estas ceremonias las conecta con amor original de Dios. Es mi ferviente deseo de que todas las personas reciban la Bendición y se conviertan en familias y un pueblo que puedan establecer el Reino de los Cielos en la Tierra.

El propósito de la Iglesia de Unificación es tener éxito en el establecimiento de relaciones de hermandad que trasciendan las naciones. A través de este método, queremos hacer realidad el ideal de una gran familia universal centrada en Dios, y así proclamar el ideal de los padres verdaderos, esposos verdaderos y hermanos y hermanas verdaderas. De esta manera, comenzaremos la cultura mundial del corazón. Desde la Tierra al Cielo, vamos a ser liberados para completar el mundo del Reino de los Cielos en la Tierra.

Durante los cincuenta años transcurridos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el Reverendo Moon ha sido perseguido y criticado por el mundo entero. Ha llegado el momento para que ustedes sepan que no fue porque cometió delito alguno. En cambio, ha sido perseguido para salvarlos. A diferencia del pasado, la gente ahora se da cuenta de que soy un hombre muy admirable.

De la mano del Reverendo Moon, el comunismo se derrumbó. Fue el Reverendo Moon quien despertó a Mikhail Gorbachev y a Kim Il Sung para salvar a los Estados Unidos, que se dirige hacia un colapso, establecí un fundamento para que los estadounidenses sientan esperanza. También me dirijo hacia las difíciles tensiones políticas entre Corea del Norte y Corea del Sur y en el Oriente Medio.

Ustedes necesitan saber que el Partido Republicano triunfó en los Estados Unidos gracias a la influencia del Reverendo Moon. Tal vez no son conscientes de estos hechos. Sin embargo, es necesario saber que si cualquier nación se adelanta a los Estados Unidos en recibir y abrazar absolutamente al Reverendo Moon, esa nación se convertirá en la principal nación del mundo.

Todo lo que el Reverendo Moon ha dicho se ha cumplido. A pesar de que sentía que todo el mundo hacia lo posible para ponerme un fin, no morí, y estoy guiando firmemente al mundo devuelta a Dios. Si hoy puedo hablar con ustedes en voz alta, es porque Dios me ama. Ustedes necesitan saber que yo sobreviví porque Dios absolutamente me protegió. Por esa razón, creo que deberían estudiar seriamente a la Iglesia de Unificación.

El Cielo es un lugar de liberación, libertad, unidad y felicidad

Nos reunimos hoy aquí, y por ello, este es un día de profundo significado. He compartido un mensaje muy importante, y pongo mi confianza en ustedes. Les ruego que no olviden lo discutido el día de hoy. También les digo que para seguir el camino correcto, deben realizar una nueva determinación. En base a este nuevo despertar, lleven la bendición de Dios a sus familias y sus naciones. Esta es la forma en la que las familias ideales comenzarán a aparecer en esta Tierra.

Como ustedes probablemente lo saben, el Reverendo Moon y su esposa son conocidos en todo el mundo como los Padres Verdaderos. Si bien es cierto que nosotros, como los Padres Verdaderos, estamos conectados con Dios en amor verdadero, vida verdadera y linaje verdadero, quiero que recuerden que el reino de libertad, unidad y felicidad iniciará a partir de una familia verdadera y ustedes, esto permitirá que la esperanza de la paz florezca en la Tierra.

Muchas gracias.

119972222_3295045673947438_8382031572887459433_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .