La Religión y el Mundo Ideal

120492014_2879277732284508_2833938950987993301_n

La Religión y el Mundo Ideal

21 de agosto de 1995

Hotel Hilton, Seúl, Corea

Tercera Conferencia Internacional de la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial

Distinguidos líderes de las diferentes denominaciones religiosas de todo el mundo, estimados invitados de aquí y del exterior y eruditos y líderes religiosos:

Mi esposa, Hak Ja Han, y yo los recibimos a todos ustedes con un cálido corazón, y ansiamos que su estadía aquí en Seúl sea de suma utilidad para todos.

El tema central de todas las religiones es el mundo ideal

Este tercer Congreso Internacional de la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial (FIPM) abordará la responsabilidad de las religiones mundiales de realizar el ideal. Este tema, el mundo ideal, está en el corazón mismo de todas las tradiciones religiosas del mundo. Aunque cada religión reconoce la realidad del mal, todas las religiones enseñan una alternativa al mundo del mal y la ignorancia, este mundo alternativo es el mundo ideal.

La búsqueda de este ideal no es únicamente de la religión, sino que todas las personas, religiosas o no, aspiran a este ideal. Sin embargo, los esfuerzos determinados y las buenas intenciones que estén fuera del camino Celestial no darán frutos y causarán más daño que bien. Por lo tanto, para alcanzar el ideal tenemos que comprender claramente a Dios y conocer el ideal de Dios de la creación y Su Voluntad.

Durante este siglo, debido al desastre ocasionado por el comunismo ateo, hemos observado claramente los resultados trágicos de buscar ideales falsos. El comunismo es un movimiento social fracasado que niega a Dios y busca crear una sociedad humana ideal sin Él. La sociedad democrática es mejor que el comunismo, pero también continuará degenerándose y destruyéndose si ignora la providencia de Dios. El camino de la bondad y el camino de Dios son uno solo. No podemos alcanzar ni mantener la bondad y los ideales humanos sin una conexión directa con la realidad divina. Por esta razón podemos decir que cualquier persona que busque el ideal debe comprender la Voluntad de Dios y la importancia de la religión.

Desde mi infancia he intentado desesperadamente encontrar respuestas a las preguntas fundamentales de la vida y el universo. Estaba seguro de que Dios nunca crearía un mundo en el que no se realizara el ideal y donde siempre prevaleciera el mal, el sufrimiento y la desarmonía. No podía entender por qué el mundo en el que vivía estaba tan lleno de maldad. No tengo tiempo para hablar en detalle acerca de las experiencias de mi juventud.

Basta con decir que mi juventud estuvo llena de un anhelo por la verdad. No era fácil para mí adquirir la enseñanza conocida como el Principio, la cual he revelado. Recibí la esencia del Principio a través de una comunión profunda, ferviente y devota con Dios y los santos del mundo espiritual. Esta es una victoria que gané a través de una lucha desesperada con Satanás. Dedico cada momento de mi vida a enseñar y practicar este Principio. El Principio está siendo esparcido por todo el mundo y está transformando las vidas de las personas al llevarlas a una nueva relación con el Dios viviente.

El ideal de Dios y la familia de amor verdadero

Como seres humanos creados por Dios, nacimos con la esperanza de alcanzar el mundo ideal. Cuando decimos “mundo ideal” necesitamos pensar que el concepto de ideal se origina de Dios. Dios no creó el mundo con el fin de obtener poder, gloria o riqueza. Dios no desea esas cosas, pero sería erróneo pensar que Dios no tiene ningún tipo de deseos. Dios existe como la encarnación del amor verdadero.

La motivación de Dios para la creación es el amor verdadero, y Dios desea a una persona verdadera como Su compañero objeto. Incluso Dios necesita una relación para experimentar amor. El amor verdadero solo se puede experimentar a través de una relación entre un compañero sujeto y un compañero objeto. Ningún ser por sí solo puede experimentar amor, por lo que solo los seres capaces de dar y recibir libremente pueden estar envueltos en relaciones de amor. Dios creó a los seres humanos para que se conviertan en compañeros objetos perfectos del amor, en seres que dan y reciben amor libremente en relación con Dios.

Los seres humanos son los hijos y las hijas de Dios que fueron creados con una inclinación natural hacia el amor verdadero. Dios es el Padre Verdadero de la humanidad, y Él nos creó como seres que pueden participar y heredar el amor verdadero. Además, Dios creó el mundo natural como un ambiente protector para la humanidad. A través de la relación de amor verdadero, tanto Dios como los seres humanos pueden experimentar la forma más elevada de alegría.

Dios quería que Adán y Eva crecieran en pureza y centrados en el amor verdadero para que se convirtieran en personas verdaderas. Dios proporcionó cuidadosamente el ambiente para su desarrollo biológico y su sustento; pero la preocupación central de Dios estaba en su carácter interno. Los seres humanos realizan el ideal al reflejar el amor verdadero de Dios. Él creó el poder del amor como la fuerza interna más poderosa de todas. Cuando en el camino celestial las personas experimentan el poder del amor de Dios, ellas se asemejan a Dios, se hacen uno con Él y se perfeccionan. Por esta razón, decimos que el amor de Dios es la esencia de la felicidad, la vida y los ideales humanos.

Se suponía que Adán y Eva debían crecer en el amor de Dios para convertirse en seres humanos verdaderos, luego en un esposo y una esposa verdaderos y en padres verdaderos. Los hombres y las mujeres se convierten en padres verdaderos cuando perfeccionan su carácter y heredan el amor paternal incondicional y falto de egoísmo de Dios.

Durante sus vidas, las personas experimentan el amor verdadero de Dios en etapas a través de períodos de crecimiento. A través de su curso de vida, cada individuo está destinado a conocer el amor de hijos, el amor de hermanos y hermanas, el amor de esposo y esposa y el amor de padres. La familia es el fundamento sobre el cual se sostienen estos cuatro reinos del amor y del corazón. La familia es la base para el amor, la felicidad, la vida y el linaje humano. Por eso, la familia de amor verdadero es la esperanza de la humanidad y la esencia del propósito de Dios de la creación. El cumplimiento verdadero del individuo, la familia, la sociedad o el entorno tiene sus raíces en la realización del amor verdadero dentro de una familia. Las personas que se han convertido en la encarnación del amor verdadero de Dios no pueden desobedecer la Voluntad de Dios, violar a otras personas ni abusar de la creación.

La Caída y la restauración

¿Cuál es la realidad de nuestro mundo actual? Los trastornos y las enfermedades de todo tipo, incluyendo la guerra, la violencia y el abuso de drogas, han infectado a la humanidad. Aún más importante, el rápido colapso de la moralidad sexual entre los jóvenes, el incremento de la tasa de divorcios, el problema de madres jóvenes solteras y la desintegración de la familia están destruyendo el fundamento de la sociedad humana. Todas estas cosas se originan de la Caída. Esto se debe a que Adán y Eva contaminaron el ideal del amor verdadero durante su período de crecimiento. El acto de Eva comiendo el fruto que Satanás le ofreció simbolizaba a Eva relacionándose en un amor que estaba fuera del Principio.

El hecho de que Adán y Eva tuvieran poca fe en Dios, su amado Padre, y que se hayan rendido ante Satanás, los hizo convertirse en una pareja falsa y en padres falsos, lo que dio comienzo a la historia humana. La herencia de la humanidad proveniente de la familia de Adán incluye criminalidad, mentiras, amor ilícito y violencia. Durante este momento de los Últimos Días podemos ver que el fruto de la semilla plantada por Adán y Eva ha llenado al mundo. ¡Cuán triste debe estar el corazón de Dios!

La providencia de Dios de la salvación es la providencia de la restauración. Por el bien de la providencia de la restauración, Dios estableció religiones y expandió la esfera de bondad. El Mesías enviado por Dios es la persona que viene con la responsabilidad total de completar la providencia de la restauración. Por consiguiente, el Mesías vendrá como los Padres Verdaderos. La misión de los Padres Verdaderos es restaurar a los seres humanos mediante el amor verdadero y elevarlos como esposos y esposas verdaderos y como padres verdaderos.

La responsabilidad de la religión

¿Quién puede resolver los problemas del mundo que contradicen la Voluntad de Dios? Los líderes religiosos deben asumir su responsabilidad de cambiar la realidad de la maldad, el pecado y el sufrimiento. Desde el día que recibí mi misión de parte de Dios, he dedicado mi vida a esta responsabilidad. Mientras mantenía de forma absoluta el camino del principio y de la providencia, he luchado contra el mal que ha penetrado profundamente en las vidas de los seres humanos, como algo que trasciende el tiempo y el espacio. Con todo mi corazón y utilizando todo mi fundamento, siempre he dado lo mejor de mí para buscar la cooperación de las religiones y los líderes religiosos del mundo. Al ir de esta manera, nunca he dejado a un lado la responsabilidad que juré cumplir ante Dios.

En la Asamblea de las Religiones del Mundo en San Francisco en 1990, cuando anuncié el establecimiento de la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial, expliqué el propósito de Dios de la creación, la esencia del amor verdadero y el rol de los Padres Verdaderos. Animé fuertemente a los participantes a que trabajen para establecer una sociedad humana ética, erradicar la cultura decadente y practicar el amor verdadero y la filosofía del “Parentalismo Verdadero”. El trabajo de recuperar familias ideales a través del amor verdadero y de establecer una sociedad humana ética es una responsabilidad preciosa dada a los líderes religiosos de esta era.

Por otra parte, los líderes religiosos deben tomar la iniciativa para terminar con la corrupción y la maldad del mundo. Mientras las religiones permanezcan indiferentes a la anarquía generalizada, la desigualdad y la injusticia, jamás encontrarán su camino fuera del pantano de la realidad presente ni podrán movilizar el mundo hacia el ideal. Está claro que las prácticas religiosas que se han convertido en meras formalidades necesitan dar un paso hacia una fe viva. Los líderes religiosos deben establecer un ejemplo que saque a los demás de la desolación espiritual para que recuperen su naturaleza original de bondad.

Los líderes religiosos tienen la responsabilidad de llevar vidas incondicionales y sacrificadas por el bien de los demás y de enseñar esta forma de vida a todos. Aún hoy hay una alarmante tasa de pobreza y hambruna generalizada, y la desigualdad ha impregnado este mundo. La culpabilidad de los líderes religiosos por estos problemas es muy grande.

Durante los últimos veinte años he invertido considerablemente en empresas marítimas, y estuve a la vanguardia de los desarrollos al salir al mar por mi cuenta. Estoy canalizando mi determinación para apartar al mundo de la miseria del hambre. Pienso que mediante el desarrollo de la agricultura y las empresas marítimas las organizaciones religiosas pueden utilizar todos sus recursos y trabajar juntos para producir comida y apoyar a las naciones en desarrollo.

Si no fuera por la inversión del amor verdadero de Dios, el universo nunca habría nacido. De acuerdo con las leyes de la existencia del universo, el compañero sujeto cuida a su compañero objeto como los padres cuidan a sus hijos, o como los maestros cuidan a sus estudiantes. Sin embargo, en vez de ver a los compañeros sujeto cuidar a sus compañeros objeto, las personas del mundo caído intentan usar a otros de formas egoístas. Es por eso que perecemos. Creo que la religión tiene que educar a los demás acerca del principio celestial que busca la felicidad de los demás antes que nuestra propia felicidad.

Distinguidos líderes religiosos, creo que la FIPM debe trabajar de forma constructiva por el bien de la armonía interreligiosa y la paz mundial. La FIPM debe funcionar como la conciencia del mundo; tiene que aconsejar y guiar a los líderes en cualquier nivel del mundo, incluyendo los ámbitos políticos, económicos y educativos. También necesita ser un ejemplo. Debido a que las grandes religiones se nutrieron en el suelo de la persecución y la martirización y se paran sobre el fundamento de la gran tradición de cada fundador, ninguno de nosotros puede evitar el sacrificio. Debemos restablecer la integridad original de la religión.

120360041_2876294325916182_3363097740247879615_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .