La Religión y la Creación de la Paz Mundial

120793531_10223654969906687_4278898121458351285_n

La Religión y la Creación de la Paz Mundial

26 de agosto de 1992

Hotel Intercontinental, Seúl, Corea

Tercera Asamblea de las Religiones del Mundo

Estimados y grandes líderes de las diferentes tradiciones religiosas, líderes de fe y eruditos de la religión:

Es un honor recibirlos en la Tercera Asamblea de las Religiones del Mundo, y quiero expresar mi felicidad por tenerlos aquí en Seúl, Corea, que es mi Tierra natal y de mi esposa, Hak Ja Han. Ansío que tengan un día provechoso y fructífero durante su estadía.

El camino seguido por la religión

Esta es la tercera conferencia de la Asamblea de las Religiones del Mundo. En la primera conferencia, realizada en 1985, fundé el Servicio de Juventud Religiosa y anuncié mis planes para la primera conferencia del Consejo de las Religiones del Mundo. Estos proyectos, que apoyo cada año, junto con la Escritura Mundial que se publicó este año, han sido la vanguardia de la campaña para la armonía interreligiosa en todo el mundo. En especial, se han unido los líderes jóvenes de varios cuerpos religiosos para dedicarse a actividades de servicio, y esto ha sido un trampolín para la armonía y el entendimiento entre las religiones. Al hacer esto, ellos han establecido una tradición valiosa para el futuro de la humanidad.

La segunda Asamblea se llevó a cabo en San Francisco en 1990, aquí anuncié la fundación de la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial (FIPM) En agosto de 1991, se llevó a cabo la histórica conferencia de iniciación de la FIPM en Seúl. Este año, la FIPM y la Fundación Religiosa Internacional están realizando esta conferencia en conjunto.

Como sabrán, esta conferencia se ha organizado como parte del Festival Mundial de Cultura y Deportes. Hace cuatro años, cuando se llevó a cabo las Olimpíadas de Seúl, anuncié formalmente mi plan para el Festival Mundial de Cultura y Deportes, el cual dará comienzo a un nuevo capítulo de armonía, intercambio y cooperación entre los pueblos de esta aldea global. Aunque las Olimpíadas juegan un papel extremadamente importante, aún carece de los valores verticales y de la dimensión espiritual que recibimos de Dios.

Si bien la religión yace en el centro de la cultura, la Asamblea de las Religiones del Mundo y la FIPM yacen en el centro del Festival Mundial de Cultura y Deportes. Los ideales religiosos, junto con la sabiduría y los valores que los acompañan, deben impregnarse de la educación, el aprendizaje, las artes, la educación física, los medios, la política y la economía del mundo; y, asimismo, deben ser su estándar. El Festival Mundial de Cultura y Deportes busca guiar la cultura espiritual de la humanidad y perseguir los valores genuinos para la felicidad humana. Este también será un evento histórico que apunta a un nuevo mundo de paz donde Dios, las personas y todas las cosas estén unidos.

El camino para buscar un mundo de paz y felicidad

Todos somos conscientes del hecho de que nuestro mundo está inmerso en un profundo sufrimiento. Aunque la Guerra Fría haya llegado a su fin, aún siguen ocurriendo los conflictos en todos los rincones del mundo; y el mal, el odio y la injusticia continúan afligiendo a la humanidad. Hay muchas personas que sufren desesperación y pobreza espiritual, aun cuando poseen abundancia material y pertenecen a naciones desarrolladas. Aunque muchas personas están buscando consuelo a través de las drogas y el sexo indiscriminado, en realidad están corriendo de lleno por el camino de la ruina espiritual y física. Por supuesto que nadie quiere un mundo de tanta maldad, conflicto o desesperación.

Yo vine para buscar abrir el camino para que la naturaleza original de la humanidad se deshaga de esta infelicidad, y vine para construir un mundo que desborde de paz y alegría. Este es el camino que los religiosos han tratado de transitar. No obstante, el mundo ideal que la humanidad ha estado añorando aún no se ha realizado. En el centro de la religión yace el deseo de revelar la fuente de la infelicidad y el sufrimiento de la humanidad. Si ignoramos la fuente del sufrimiento, ni siquiera podremos soñar con deshacernos de él. La solución a esto solo es posible a través del conocimiento que proviene de la revelación divina.

Nacimos para el amor verdadero

Hoy tengo la intención de clarificar la raíz y la causa de este problema, así como indicar su solución. Dios creó a los antepasados de la humanidad, Adán y Eva, y les confirió las tres grandes bendiciones: ser fructíferos, multiplicarse y llenar la Tierra y tener dominio sobre todas las cosas. El significado de la primera bendición, ser fructíferos, quiere decir que todos los individuos tienen que crecer y ser personas de carácter perfeccionado que se centren en el amor de Dios. La segunda bendición significa que un hombre y una mujer perfeccionados tienen que formar una pareja verdadera, dar a luz a hijos y, al seguir el camino de la paternidad verdadera, crear una familia ideal. La tercera bendición es ser herederos de un ambiente celestial en la Tierra, que es libre de miseria y angustia, en el ambiente que Dios ha provisto.

Dios, la encarnación del amor verdadero, ansiaba que todas las personas, que son compañeros objeto de Su amor y que Él creó como Sus hijos e hijas, se convirtieran en encarnaciones perfectas del amor verdadero. Él ansiaba que ellos establecieran un ambiente celestial después de alcanzar el ideal conyugal ideal basado en el amor verdadero. Desgraciadamente, Adán y Eva se desviaron debido a un acto de amor ilícito que realizaron en una etapa de inmadurez, antes de haber perfeccionado el amor verdadero con que Dios los había bendecido, por lo que fueron expulsados del paraíso. Como consecuencia, los antepasados de la humanidad, que habían perdido el amor verdadero, el cual es la fuente de la vida y su naturaleza divina original, ignoraron la bendición de Dios e iniciaron familia centrados en un amor egoísta que se originó de Satanás. Por lo tanto, ellos transmitieron el amor, la vida y el linaje de Satanás a sus descendientes.

Dios, determinado a restaurar Su ideal de la creación que no se realizó debido a la Caída y dispuesto a salvar a la humanidad de la infelicidad, ha establecido religiones para guiar a la humanidad. En consecuencia, debido a que Adán y Eva se han convertido en padres falsos, Dios necesitaba enviar al Mesías, es decir, a los Padres Verdaderos, para hacer renacer a la humanidad. El último e incambiable propósito providencial de Dios es encontrar y establecer a los Padres Verdaderos. Los Padres Verdaderos vienen como la personificación del amor y la semilla de la vida verdadera. Una familia verdadera surge con los Padres Verdaderos, y esta familia se convierte en el modelo para todas las familias en su camino de la restauración.

El amor verdadero de Dios es el amor que Él invierte una y otra vez, y que luego olvida todo lo que ha invertido. Cuando Dios creó a Su compañero objeto del amor, Él Mismo, que existe por el bien de los demás, invirtió el 100 por ciento de Su ser y aún deseaba invertir otro 100 por ciento, e incluso 1.000 por ciento más. Dios quería invertir todo de Sí y aún más porque quería que Su amado hijo, que es Su compañero objeto del amor, fuera mejor que Él.

Por lo tanto, el camino del amor verdadero es el camino de dar y dar una y otra vez. Del mismo modo, el camino de los Padres Verdaderos, que son la encarnación del amor verdadero, no es uno que busca el reconocimiento, sino que es un camino de sacrificio por el bien de los demás. Dios estableció las religiones para Su providencia de la salvación. El camino que deben seguir es uno centrado en los principios. Debido a que la vida humana se concibe al estar enraizada en el ideal del amor, la esencia de la vida humana es el amor. Un ser que nace sobre la base del amor necesita vivir por los demás del mismo modo que Dios lo hace. Este es el principio del Cielo. De la misma forma, se puede decir que somos seres que hemos llegado a existir por el propósito del amor verdadero.

El amor verdadero comienza desde el punto de vivir por los demás. Los seres humanos, como fueron creados originalmente, contenían el amor verdadero de Dios en su mente y cuerpo y respondían a este amor de forma natural. En otras palabras, la mente centrada en el amor verdadero responde a Dios, y el cuerpo automáticamente actúa en unidad con la mente. El deseo verdadero y unificado de la mente y el cuerpo, cuando no hay conflicto entre ellos, es heredar completamente el amor verdadero de Dios y responder a él sustancialmente. El ideal de un ser humano, que es la unidad de mente y cuerpo, se alcanza cuando él o ella poseen el amor verdadero de Dios en su totalidad.

El ideal de libertad, paz y felicidad verdaderas solo se alcanza cuando la mente y el cuerpo se hacen uno enfocándose en el amor verdadero. Además, podemos alcanzar una familia, una nación y un mundo de libertad y paz solo sobre el fundamento de la unidad de mente y cuerpo. No tenemos que buscar el punto cardinal de la paz en el nivel global o nacional, sino en la relación entre mente y cuerpo dentro del individuo.

Ayer, treinta mil parejas de todas partes del mundo recibieron la Bendición del matrimonio sagrado y aseguraron el establecimiento de una nueva tradición familiar cimentada en el amor de Dios. La ceremonia a la que asistieron no es simplemente una ceremonia matrimonial importante que realiza una orden religiosa.

La sociedad de hoy día está siendo sacudida hasta sus cimientos por el colapso de la moralidad sexual, el comportamiento desviado de la juventud y la desintegración de las familias. ¿Cómo podemos hacer frente a esta situación? Las semillas de la corrupción moral sembradas por Satanás y los antepasados de la humanidad han dado su fruto histórico. Es bastante evidente el fenómeno de los Últimos Días del infierno en la Tierra, donde el camino del Cielo y la moralidad humana han sido devastados y donde los hombres y las mujeres se han convertido en algo parecido a los animales. Esta tragedia se ha exacerbado por una tendencia hacia el egoísmo extremo y una proliferación del sexo libre, que parece impregnar cada vez más la inmoralidad. Espiritual y moralmente, nuestro mundo se está enfrentando a una crisis profunda. No solo se están desintegrando las familias, sino que también se están dañando las mentes y los cuerpos de los jóvenes, que representan a la siguiente generación.

La familia es la unidad básica del ideal de la creación

Esta crisis que sufre la humanidad solo se puede resolver a través del Mesías, los Padres Verdaderos. Ellos son los dueños del amor verdadero y la vida verdadera de Dios. Contrariamente a las tendencias populares, el ideal de Dios del matrimonio pone énfasis en la relación eterna entre un hombre y una mujer ante Dios, la santidad del amor y el sexo, en la Bendición de Dios y que el propósito del matrimonio es para nuestros descendientes. Este movimiento, que tiene por objetivo realizar un ideal eterno de parejas y familias centradas en el amor de Dios en 160 naciones, independientemente de la raza y la nacionalidad, representa el futuro brillante y la esperanza de la humanidad.

La familia es la unidad básica del ideal de Dios de la creación y es la base para establecer la sociedad y la nación. El ideal de Dios de una sola familia mundial que trasciende la raza y está basado en el amor verdadero está conectado directamente con la realización de un mundo de paz. Las personas del mundo pueden tener hijos de bondad y practicar éticas correctas cuando construyen familias bendecidas bajo el ideal de Dios del amor verdadero y se convierten en esposos y esposas ejemplares. Entonces, las familias ideales, que son el fruto del amor verdadero, se pueden establecer y así pueden llegar a existir sociedades ideales, naciones ideales y un mundo ideal. La ceremonia matrimonial internacional está proporcionando una solución fundamental para las enfermedades crónicas de la sociedad moderna al restaurar el ideal original para la familia.

Ahora ha llegado el momento que las religiones tomen el liderazgo en el mundo. El liderazgo no puede surgir de la fe ciega o de una actitud arrogante o santurrona que viene de una mente cerrada. El liderazgo verdadero surge cuando uno se subordina ante la Voluntad del Cielo y actúa de forma altruista. Es momento de que los religiosos avancen y hagan frente a su responsabilidad respecto a las condiciones de esta Era y sus facetas ilícitas, y que se examinen profundamente. Los religiosos necesitan arrepentirse por no haber sido un ejemplo en cuanto a la práctica del amor; y, debido a que estuvieron absortos en su propia salvación o en los intereses de sus propias denominaciones religiosas, por no haberse invertido completamente en la salvación de la humanidad. Esta era requiere practicar el amor, y no solo la fe.

Dios nos está llamando. Él desea apasionadamente desafiar la injusticia y el mal del mundo y expresar Su amor verdadero. Todas las religiones necesitan tener una sola mente al dar a conocer y hacer realidad la esperanza de Dios para la humanidad. Dios trasciende todos los rituales y doctrinas, los cuales han llevado a disputas entre creyentes. Él desea que elevemos nuestro espíritu mediante un profundo diálogo e intercambio espiritual con Él. Las religiones necesitan establecer el orden espiritual con el que los seres humanos, que tienen una naturaleza espiritual, puedan alinearse y estar más cerca. Ellos tienen que sistematizar su orden espiritual y crear un estilo de vida que lo exprese racionalmente. Los líderes religiosos de todos los credos deben tomar la iniciativa de la autodisciplina y, con respeto mutuo, construir organizaciones interreligiosas influyentes.

Realizar la paz mundial a través de la armonía entre las religiones

Hasta que fundé la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial el año pasado, tuve que soportar muchas dificultades. Durante cuarenta años transité por el camino del sacrificio, viviendo por el bien de los demás mientras imaginaba el ideal de la armonía interreligiosa aún sin realizar y la realización de la paz mundial en el cumplimiento de la Voluntad de Dios. A pesar de la persecución de varios grupos religiosos intolerantes en varios países y de una falta de comprensión de sucesivas generaciones de regímenes políticos, y a costa de muchos sacrificios personales, trabajé con determinación para establecer un movimiento ecuménico, un seminario teológico ecuménico, la Nueva Asociación de Investigación Ecuménica y la publicación de la Escritura Mundial. También he apoyado continuamente el Consejo de las Religiones del Mundo y la Asamblea de las Religiones del Mundo para promover la armonía interreligiosa.

Algunos se podrán preguntar por qué he iniciado estos proyectos. Todo lo que deseo cuando me involucro en estas actividades, incluyendo la Asamblea de las Religiones del Mundo y las actividades de la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial, es cumplir la Voluntad de Dios, el Padre de la humanidad. Mi única aspiración, junto con todos ustedes como líderes religiosos iluminados y eruditos religiosos, es realizar la esperanza de Dios y de todas las personas de la Tierra.

En vez de satisfacernos individualmente con la armonía interreligiosa, el siguiente paso a partir de aquí es involucrarnos más positivamente en actividades sociales al crear una organización amplia y unida que esté dirigida a la paz mundial, en cooperación con formadores de opinión de las esferas académica, política y comunicacional. Mientras cultivan y guían esta organización para cumplir la Voluntad de Dios en la Tierra, las religiones tienen que ejemplificar el espíritu de vivir por los demás.

Abramos nuestros oídos espirituales una vez más y dirijámoslos hacia el Cielo para seguir el consejo de Dios con un corazón humilde. Tenemos que ser conscientes de la misión que Dios les ha entregado a los líderes religiosos de esta era y tenemos que asegurar el orden espiritual y mental de la nueva cultura mundial al guiar correctamente el espíritu humano.

Espero que esta conferencia proporcione un foro de discusión basado en la sabiduría de Dios, el cual trasciende la dimensión de la visión humana. Quiero expresar mi aprecio por la dedicación de Su Eminencia, el Dr. Gregorios, que ha proporcionado un modelo de organización y administración como presidente de la conferencia. También quisiera agradecer a los presidentes y representantes del comité por su arduo trabajo.

120252145_3703979902945649_651957370096785076_o

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .