Espero que Participen en el Movimiento de Unificación

067fac460d516f18943fe8771ee14793

Espero que Participen en el Movimiento de Unificación

28 de febrero de 1985

Institución Federal Correccional, Danbury, Connecticut

Una Carta desde Prisión a Clérigos Estadounidenses

Queridos Pastores:

Envío mis más sinceros saludos a ustedes y sus congregaciones desde Danbury. Soy el reverendo Sun Myung Moon. Es posible que se sorprendan al recibir esta carta que yo mismo envío desde la prisión.

La Revelación de Jesús en la mañana de Pascuas a la edad de dieciséis años

Creo que ustedes pueden haber oído acerca del movimiento religioso que fundé hace casi treinta años en Corea. Lo que ustedes han escuchado o leído sobre dicho movimiento es, con toda seguridad, una distorsión de la verdad teñida de malos sentimientos. Este malentendido me rompe el corazón terriblemente, y deseo realmente resolverlo. Pero, más importante que eso, y dejando a un lado las opiniones que ustedes pueden o no tener sobre mí y la Iglesia de Unificación, yo sinceramente quiero discutir con ustedes mis opiniones sinceras con respecto a los Estados Unidos, una nación global y, al mismo tiempo, una nación cristiana. No espero que estén de acuerdo con todo lo que les digo, lo único que espero es que ustedes consideren cuidadosamente lo que tengo que decir.

Nací en una familia confucionista devota en un pueblo que hoy es parte de Corea del Norte. Cuando tenía unos diez años, toda mi familia se convirtió al cristianismo. Mi conversión me cambió profundamente. Me apegué a esta nueva fe y amé a Jesús más que a nadie.

A la edad de dieciséis años, pasé por una experiencia singular. En la mañana de Pascua había estado orando con lágrimas durante mucho tiempo cuando Jesucristo se me apareció y me dio revelaciones y enseñanzas. Habló por un largo tiempo acerca de cosas profundas y sorprendentes. Él dijo que Dios está triste por la humanidad y que sufre de angustia, y él me pidió que jugara un papel especial en la obra de Dios en la Tierra.

Muchas cosas han ocurrido en estos cuarenta y nueve años transcurridos desde entonces. A medida que continué mi estudio de la Biblia, Jesús impartió profundas palabras que él quería que todos escuchen y entiendan. Debido a que enseñé esas palabras a los demás, me arrestaron varias veces, me encarcelaron e incluso fui torturado severamente. Durante tres años estuve en un campo de exterminio de Corea del Norte. La mayoría de los reclusos de esa prisión no duraban ni un par de meses antes de salir como cadáveres, pero el Señor me protegió durante tres años, lo que me permitió sobrevivir a ese sufrimiento extremo. Después de mi fuga, volví a tener la oportunidad de propagar la Palabra a muchos por un espacio de varios años, y la Iglesia de Unificación ha llegado a tener unos tres millones de seguidores en más de 120 naciones.

Hoy, Dios tiene tres grandes dolores de cabeza. El primero es el totalitarismo ateo, especialmente la expansión del comunismo. El comunismo es una religión falsa, una ideología institucionalizada que se opone a las religiones tradicionales y trabaja para erradicar la creencia en Dios. Durante los últimos sesenta años, le ha quitado la vida a la asombrosa cifra de 150 millones de personas. Como he dicho, yo mismo personalmente sufrí torturas cercana a la muerte y trabajos forzados en una prisión comunista. El comunismo se está extendiendo en todo el mundo y amenaza con destruir la religión y a los que creen en Dios.

El segundo dolor de cabeza para Dios es la decadencia moral, en particular, el estado degenerado de los jóvenes en todo el mundo, la caída de la familia tradicional y la influencia de los medios de comunicación corruptos que llevan a los jóvenes a abandonar cualquier sentido del deber. Millones de jóvenes estadounidenses están perdiendo la fe en Dios, el respeto por los valores, e incluso el respeto a sí mismos. El abuso de drogas y la inmoralidad sexual están a la orden del día. Los jóvenes representan el futuro de este mundo. Si están dañados, ¿quién en la próxima generación va a creer en la religión y servir a Dios?

Por último, lo que hace a Dios más triste es el rencor y la desunión dentro de la fe cristiana. Solo hay un Dios y solo hay un Jesucristo. Sin embargo, esta era se está inundando con cientos, incluso miles, de denominaciones cristianas en competencia. En algunas partes del mundo, las personas que dicen ser cristianas están matando unos a otros en el nombre de Dios. En algunos casos, las iglesias viven juntas en paz, pero el poder de la fe cristiana se diluye y su impacto en el mundo se deteriora a medida que pasan los días. La fe cristiana languidece y falla en responder a los retos y desafíos en la resolución de los problemas de este mundo.

En la lucha universal entre las fuerzas buenas, misericordiosas y justas, y las fuerzas del mal, Dios ha dado bendiciones especiales a esta nación, los Estados Unidos. Estableció los a Estados Unidos como un lugar donde el cristianismo recuperaría la fe y formaría familias verdaderas en el Reino de los Cielos centrado en el amor de Dios. Él ama a los Estados Unidos en gran manera. La grandeza de los Estados Unidos no se encuentra en sus vastos recursos naturales ni en su notable prosperidad. Se encuentra en los principios fundadores de esta nación. Hombres y mujeres valientes que vinieron a los Estados Unidos para fundar “una nación bajo Dios, con libertad y justicia para todos”. Estados Unidos es la única nación en el mundo donde la gente de diferentes etnias y orígenes se han unido para formar un armonioso conjunto. Todas las personas, ya sean blancas, rojas, negras, marrones o amarillas, son hermanos y hermanas en la única familia de la humanidad. Podemos realizar este ideal cuando reconocemos a Dios como nuestro Padre.

La razón por la que Dios me llamó a los Estados Unidos

Para resolver estos dolores de cabeza, en el año 1971 Dios me llamó para venir a los Estados Unidos y guiar un movimiento para revivir la visión del cristianismo. Siguiéndolo a Él, propagué las palabras de Dios y agité al pueblo estadounidense con el fin de unir el cristianismo, restaurar la moral y destruir el comunismo ateo.

Estados Unidos es verdaderamente una nación escogida por el Cielo, una nación escogida como ejemplo de amor cristiano y unidad, así como una nación escogida para sacrificarse y servir a los demás en un mundo inmerso en la angustia. Sin embargo, los Estados Unidos de hoy están en una encrucijada peligrosa. Por un lado, está la voz de Dios pidiendo por el renacimiento del cristianismo, la restauración de los valores familiares centrados en Dios y la moral y la resistencia contra el comunismo ateo. Y por otro lado, una intolerancia malévola de la religión tiene sus raíces aquí. A lo largo de la gran nación de los Estados Unidos, las personas de fe son perseguidas continuamente, multados, arrestados, encarcelados y juzgados culpables. Paradójicamente, esta gran sociedad está reviviendo los ideales de la religión, mientras que, al mismo tiempo, sucumbe ante las fuerzas del mal y corre hacia el ateísmo, la inmoralidad y la corrupción.

Es posible que se sorprendan al oír esto, pero estoy agradecido a Dios a pesar de estar en la cárcel hoy. Soy absolutamente sincero al decir esto. Esto se debe a que, a través de este difícil curso en la cárcel, se me ha dado la oportunidad de decir estas palabras a ustedes para advertirles sobre la crisis a la que se enfrentan, y para compartir con ustedes la bendita oportunidad que se nos ha dado de estar en este histórico momento.

Me gustaría explicarles a ustedes muy brevemente cómo llegué a estar en esta prisión. No me preocupo por mi propia felicidad y comodidad, y si mi encarcelamiento puede de alguna manera ayudar a la Voluntad de Dios, no podría pedir nada más. Sin embargo, lo que está claro es que el gobierno estadounidense me ha perseguido y discriminado. Lo que tenemos son signos alarmantes que muestran que el gobierno de los Estados Unidos está mostrando un aumento en cuanto a la animosidad hacia el impulso religioso.

La acusación del Servicio de Rentas Internas es un abuso de poder

Voy a compartir algo acerca de mi juicio histórico. Cuando los misioneros de la Iglesia de Unificación comenzaron a llegar a este país, crearon una cuenta bancaria para recibir donaciones de sus respectivos países. Siguiendo la larga tradición de honor estadounidense, los miembros me pidieron que gestione este fondo en nombre de la iglesia. He manejado todo esto de forma transparente y de ninguna manera traté de ocultarlo. De hecho, hemos depositado el dinero en un banco importante en Nueva York. Ninguna evidencia sugiere que la cuenta fuera un fondo de la iglesia utilizado para ningún otro propósito más que los propósitos de la iglesia.

A pesar de esto, el Servicio de Rentas Internas (IRS) comenzó a hacer grandes esfuerzos para acusarme. Cediendo ante la presión de la opinión pública e incluso del Congreso, puso en marcha una investigación a gran escala. Al final, después de gastar millones de dólares en dinero de los contribuyentes, el IRS me acusó de no pagar impuestos sobre los intereses que la cuenta ganó. De hecho, yo tuve que pagar el impuesto sobre la renta personal en la parte de la cuenta que retiré los gastos de mi familia, pero el gobierno estadounidense ignoró esto. Según el gobierno, el monto total del impuesto que evadí fue entre siete mil y catorce mil dólares. Ahora, como he dicho, la costumbre de que un líder religioso tenga la confianza para manejar fondos de la iglesia, personalmente, creo que es una antigua y honrada tradición. Muchas iglesias, desde las iglesias católicas hasta las iglesias independientes, siguen esta costumbre. Lo que pasó aquí fue que el gobierno acusó a un líder religioso porque decidieron que era impopular.

Si tuviera que exponer todos los abusos de poder gubernamental empleados para perseguirme, no tendría fin. Las personas del lado de la bondad y la justicia son conscientes de este abuso de poder y, a pesar del hecho de que la Iglesia de Unificación es controversial, montaron una protesta sin precedentes contra mi acusación y la sentencia condenatoria. Más de cuarenta organizaciones apoyaron la petición que presenté ante el Tribunal Supremo como “Amigos de la Corte”. Organizaciones eminentes y personas civiles presentaron dieciséis escritos en donde expresaron sus serias preocupaciones sobre el abuso de poder del gobierno para atacar a la religión.

Los Amigos de la Corte que apoyaron mi petición incluyen al Consejo Nacional de Iglesias, la Liga Católica para los Derechos Religiosos y Civiles, la Iglesia Presbiteriana de los EE.UU. la Iglesia Bautista Americana, la Asociación Nacional Evangélica, la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur, la Asociación Americana de Escuelas Cristianas, la Iglesia Metodista Episcopal Africana, la Sociedad Legal Cristiana, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la Unión Americana de Libertades Civiles, entre otros. Estas organizaciones diversas y eminentes hablaron con una sola voz que si el IRS tiene permitido procesar a una iglesia minoritaria hoy en día, la libertad de todas las religiones se verá amenazada mañana. Estoy orando fuertemente para que el abuso de poder de la IRS en contra de mí y de mi iglesia ganará la atención del pueblo estadounidense, que aman la justicia y la libertad. Yo pido que sean parte de este santo esfuerzo para revivir esta gran nación y devolverla a sus principios fundacionales cristianos.

Nos damos cuenta plenamente la importancia de los Estados Unidos y la urgencia de renovar el cristianismo y los valores tradicionales, y el Movimiento de la Iglesia de Unificación está contribuyendo para esta meta. A través de proyectos como la Fundación Religiosa Internacional, la Nueva Asociación de Investigación Ecuménica y las Conferencias sobre “Dios: El Debate Contemporáneo”, estamos reuniendo a los teólogos y el clero de todas las religiones con el fin de promover y fomentar un entendimiento común de Dios y entre las personas.

Además, también estamos trayendo la voz de Dios al mundo académico. La Fundación Cultural Internacional apoya las reuniones anuales de la unidad de las ciencias y los valores absolutos. Involucramos a los estudiosos en organizaciones como la Academia de Profesores para la Paz Mundial, la Editorial Paragon House y el Instituto Washington para la Política Pública de Valores en Washington, DC. El ideal religioso se manifiesta mejor en el servicio a los necesitados, y hemos empezado empresas como la Fundación Internacional de Amistad y Socorro y el Proyecto de Voluntariado. Para la obra de salvar a todas las personas de la ideología del totalitarismo, hemos fundado organizaciones como la Federación Internacional para la Victoria sobre el Comunismo, el Consejo Académico para la Restauración de Principios, y CAUSA (Confederación de Asociaciones para la Unidad de las Sociedades de la Américas) Con el fin de establecer un estándar de responsabilidad de los medios de comunicación, hemos fundado la Asociación Mundial de Medios de Comunicación y Comunicaciones de Noticias Mundiales. Esta última publica varios periódicos. Entre ellos, se estableció el The Washington Times para presentar propuestas alternativas con respecto a las políticas nacionales. Solo esta empresa costó más de $100 millones.

Innumerables proyectos para beneficiar a los Estados Unidos

Estos proyectos requieren de un trabajo duro y mucho sacrificio a través del amor de mis miembros de la iglesia, incluyendo la ofrenda de recursos financieros. Hemos invertido miles de millones de dólares en los Estados Unidos. Lo hicimos porque esta nación va a determinar el destino del mundo. En términos de mi movimiento, los Estados Unidos es el destinatario, no un proveedor de fondos. Estamos trabajando con la convicción de que si se pierden los Estados Unidos, el mundo estará perdido. Dios puede depender de esta nación y de ninguna otra. Comprendiendo el alcance de mi trabajo, ¿pueden ustedes creer que yo vine a los Estados Unidos para defraudar al gobierno por unos pocos miles de dólares en impuestos?

Espero que ustedes y sus congregaciones participen a partir de ahora en el Movimiento de Unificación. Se trata de un esfuerzo conjunto para lograr la Voluntad de Dios en la Tierra. Yo también soy consciente de que la fe y la práctica de la Iglesia de Unificación han dado lugar a malentendidos y conceptos erróneos. Espero sinceramente que las personas respetables de los Estados Unidos sostengan conversaciones constructivas con nosotros en este Movimiento de Unificación. Sin lugar a dudas, todos deseamos comprensión y cooperación. No puedo explicar todo lo relacionado con la fe del Movimiento de Unificación en esta carta, por lo que les he pedido a los líderes de la iglesia que le envíen videos y materiales impresos que detallen nuestras creencias y prácticas. Si no han recibido este regalo, lo recibirán en un futuro próximo.

Espero que se tomen el tiempo para evaluar este regalo y para deliberar sobre mis palabras. Nuestra misión fundamental es la de traer al mundo entero al amor y unirnos en Cristo, de restaurar la familia y superar el ateísmo con un punto de vista centrado en Dios. Si ustedes son serios acerca de estos ideales, creo que se beneficiarán de lo que les estamos enviando.

Muchas gracias por leer esta carta y por considerar mis palabras con atención. Sin importar si ustedes están de acuerdo o en desacuerdo con lo que he dicho, les ruego con todo mi corazón que nos amemos y respetemos los unos a los otros y unamos esfuerzos para servir al Señor.

Que las bendiciones de Dios estén siempre con ustedes.

Sinceramente,

Reverendo Sun Myung Moon

Febrero de 1985

Capture-11

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .