Estados Unidos y la Libertad Religiosa

34

Estados Unidos y la Libertad Religiosa

26 de junio de 1984

Edificio del Capitolio de los Estados Unidos, Washington, D.C. EE.UU

Audiencia del Subcomité Constitucional del Senado sobre Libertad Religiosa

Honorable Presidente, distinguidos miembros del Senado, damas y caballeros:

Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento por haberme invitado a hablar en esta audiencia del Senado sobre la libertad religiosa. Quiero también expresar mi sincera gratitud, señor Presidente, por su apoyo a favor de mi apelación ante el Tribunal Supremo. Su noble acción de mantener el principio de los derechos constitucionales de las personas será admirada por millones de estadounidenses.

Estados Unidos y la libertad religiosa

Desde que la Corte Suprema se negó a revisar mi caso, ha habido una fuerte protesta por parte de muchos miembros de la comunidad religiosa. Más de un millar de sacerdotes, judíos, cristianos y musulmanes, han dado su palabra en consignar una semana de su vida en la cárcel conmigo en nombre de la libertad religiosa. Me conmueve profundamente. Saludo a estos campeones de la libertad religiosa.

Siento que esta ocasión es histórica. No solo le estoy hablando al Congreso de los Estados Unidos, estoy hablando a la historia y ante Dios.

Dios ama a los Estados Unidos. La grandeza de Estados Unidos no está en sus vastos recursos o en su gran prosperidad, se encuentra en el espíritu sobre el que se fundó esta nación. Ese es el espíritu de “una nación bajo Dios, con libertad y justicia para todos”. Sin embargo, la Voluntad de Dios no es solo una nación bajo Dios, sino un mundo bajo Dios. Todos somos hermanos y hermanas, una sola familia humana. Cuando todos reconocemos a Dios como nuestro Padre, este ideal puede convertirse en una realidad.

Sin libertad religiosa, sin embargo, Dios no puede cumplir Su ideal. Los fundadores de la nación entendieron que si no se tienen libertad religiosa, no se tiene libertad en absoluto. Ellos arriesgaron sus propias vidas para asegurar la libertad de culto.

Ahora, esa libertad de culto está en peligro. El espíritu ciego del ateísmo y la intolerancia religiosa se encuentra en los Estados Unidos hoy, y esta vez no hay otro “Nuevo Mundo” para recibirnos como refugiados. No tenemos otra opción sino restaurar a los Estados Unidos como la Tierra de la libertad religiosa. Si no lo hacemos, esta nación se perderá, y el mundo perecerá.

Fui llamado por el Cielo para venir a Estados Unidos y llevar a cabo mi misión

En 1971 Dios me llamó para venir a Estados Unidos y dirigir un movimiento para revivir el fervor del cristianismo y restaurar el espíritu fundacional de esta nación. Dios me ha enviado a los Estados Unidos en el papel de un médico y un bombero. Me ha enviado para lograr un despertar espiritual dramático. La supervivencia de todo el mundo depende de los Estados Unidos y del cumplimiento de su responsabilidad. Estados Unidos es el último bastión de la libertad. Durante los últimos doce años he dado mi corazón, mi alma y hasta la última gota de mi sudor y lágrimas por el bien de esta nación.

En el proceso de cumplir con esta misión, me he convertido en polémico y, en algunos sectores, impopular. Incluso me han perseguido. Sin embargo, no soy de ninguna manera el primer líder religioso que ha experimentado persecución.

Muchas de las principales figuras religiosas en la tradición judeocristiana han caminado este camino de sufrimiento a través de la persecución. Hoy, tengo el honor de seguir la misma tradición.

Yo creo que la esperanza de Dios es liberar la Tierra, y la mayor amenaza para la libertad hoy es el totalitarismo, sobre todo en la forma de comunismo, que se opone sistemáticamente a la libertad de religión. El comunismo ha matado a más de 150 millones de personas. Yo mismo sufrí casi al punto de la muerte en un campo de prisioneros comunista. El comunismo es la peor inhumanidad en el mundo de hoy.

La libertad ha estado retrocediendo durante la última década. En 1975 la libertad se retiró el sudeste asiático. Millones de personas murieron. Nación tras nación en África y América Latina han sido comunizadas. Un millón y medio de personas han caído bajo la tiranía comunista hasta ahora. Ahora, América Central, en el barrio de los Estados Unidos, es la primera línea de batalla. Yo sé que los enemigos de la libertad no se detendrán hasta lograr su objetivo final: la conquista de esta nación, los Estados Unidos de Norteamérica.

Logros alcanzados durante mis doce años en los Estados Unidos

Apoyé a Ronald Reagan en la presidencia porque esperaba que fuera a realizar la Voluntad de Dios para detener la propagación del comunismo y verdaderamente llevar esta nación de nuevo a Dios y a su espíritu fundacional. Es decepcionante que, en virtud de este hombre que fue elegido con el enorme apoyo de la comunidad religiosa, el estado esté invadiendo más que nunca los asuntos de la iglesia. Por primera vez, los ministros están siendo encarcelados. En verdad, la libertad religiosa está sufriendo un golpe devastador.

En los últimos doce años, he hecho todo lo que pude por los Estados Unidos. He tenido un solo objetivo en mente: fortalecer la fibra moral de Estados Unidos y ampliar su capacidad para cumplir la Voluntad de Dios.

A través de proyectos como la Fundación Religiosa Internacional, la Nueva Asociación Ecuménica de Investigación y las conferencias sobre “Dios: El Debate Contemporáneo”, he tratado de reunir a profesores de todas las creencias para comprender mejor a Dios y a los demás.

También he trabajado para la Voluntad de Dios en el mundo académico. La Fundación Internacional Cultural patrocina conferencias anuales sobre la ciencia y los valores absolutos, y reúne a estudiosos en organizaciones tales como la Academia de Paz Mundial de Profesores, Editorial Paragon House y el Instituto Washington para la Política Pública de Valores.

En el área de expresión cultural, me he esforzado por reforzar el tema de la reverencia hacia Dios. En la película “Inchon”, por ejemplo, he tratado de describir la importancia histórica del general Douglas MacArthur, un gran estadounidense dedicado a Dios y a la humanidad. Es de vital importancia para los jóvenes estadounidenses entender esta figura heroica.

Debido a que los ideales religiosos necesitan ser expresados en servicio a la humanidad, inicié la Fundación Internacional de Socorro y Amistad y el Proyecto de Voluntariado.

Para trabajar por la liberación de todas las personas de ideologías totalitarias, establecí la Federación Internacional para la Victoria sobre el Comunismo, el Consejo Académico para la Restauración de Principios y CAUSA Internacional.

Para establecer un nivel de responsabilidad en los medios de comunicación, fundamos la Asociación Mundial de Medios de Comunicación y Comunicaciones de Noticias Mundiales, los cuales publicaron varios periódicos. Uno de ellos, The Washington Times, fue creado para presentar una visión alternativa de la noticia a la gente de la capital del país. Este proyecto solo ha costado a nuestro movimiento más de $100 millones.

Estos proyectos han requerido una gran cantidad de recursos financieros, así como el trabajo duro y el sacrificio amoroso de miembros comprometidos de la iglesia. Hemos invertido varios cientos de millones de dólares en Estados Unidos porque en esta nación se decidirá el destino del mundo entero. Estas contribuciones vienen principalmente del extranjero. Los Estados Unidos ha sido el beneficiario de estos fondos, no una fuente de ellos. He actuado con la firme convicción de que si los Estados Unidos se pierden, todo estará perdido. No hay ningún otro país al que Dios pueda recurrir.

La persecución religiosa en los tribunales de Estados Unidos

Cuando ustedes entiendan el alcance de mi trabajo, ¿pueden realmente creer que vine a Estados Unidos para estafar al gobierno por $25.000? Desde el principio no se trataba de un caso de impuestos. Ha sido una invasión por parte del gobierno en los asuntos internos de la religión. Eligieron a la Iglesia de Unificación porque pensaban que nadie vendría a nuestra defensa. Sin embargo, aquí es donde calcularon mal. La comunidad religiosa de Estados Unidos sabe que a menos que todos estén a salvo, nadie estará a salvo, que cuando uno está amenazado, todos están amenazados.

Cuando el gobierno abusa de su autoridad, las consecuencias son temibles. Fue el Estado romano el que crucificó a Jesucristo. En este país, fue el estado el que quemó a las “brujas”, persiguió a los Católicos Romanos, rechazó a los judíos y prolongó la esclavitud negra. Fue el Estado el que permitió que Joseph Smith, fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, fuese asesinado por una turba mientras estaba en prisión. Es el Estado el que viene detrás de mí y, en el proceso, viola la libertad religiosa de todos. Debemos detener esta tendencia. Si no lo hacemos, entonces, ¿quién será el siguiente?

En la providencia de Dios, el caso del Reverendo Moon se ha convertido en un punto de apoyo para la libertad religiosa en los Estados Unidos. Yo estoy condenado por mis creencias y prácticas religiosas. Yo voy a ser castigado por ser quien soy. Esto ha sorprendido y despertado la conciencia de Estados Unidos. Muchos líderes religiosos y creyentes de todas las religiones se han levantado en indignación. Ellos están registrando sus protestas. Lo más importante de todo, ellos están unidos. Su unidad asegurará la supervivencia de los Estados Unidos.

Una gran confrontación

El mayor enfrentamiento en el mundo de hoy no es Estados Unidos contra la Unión Soviética, el capitalismo contra el socialismo, o incluso la democracia contra el comunismo. Es la fe en Dios frente a la negación de Dios.

El mundo comunista, basado en el ateísmo, no ha podido cumplir el sueño humano. El mundo libre, por otro lado, se ha vuelto materialista y se ha olvidado de Dios, y es impotente frente a la grave crisis mundial. El mundo es oscuro y lleno de confusión. Una nueva visión debe surgir, una nueva visión del mundo centrada en Dios. Estoy enseñando esa visión del mundo, que se basa en el corazón del amor de Dios. Yo lo llamo Diosismo. Proclamo que este ideal proporcionará una nueva solución para el mundo.

El Diosismo puede unir a todas las personas religiosas y a todas las personas de conciencia. Esta visión del mundo va a traer unidad entre los enemigos y las naciones enemigas. Traerá una verdadera libertad al espíritu humano. Este ideal marcará el comienzo de la realización del reino de Dios en la Tierra.

Esta visión del mundo, un sistema de pensamiento completo y electrizante, ha llevado a muchas personas a una experiencia personal con Dios. El efecto ha sido tan dramático que en algunos sectores se lo ha llamado “lavado de cerebro”. Esta es la razón por la que he sido mal interpretado en algunos círculos del establecimiento y los medios de comunicación. Los comunistas, me consideran como su archienemigo, se han aprovechado de este malentendido en su intento de destruirme.

A pesar de las dificultades que implica, tengo el honor de dedicarme hoy a la preservación de la libertad religiosa en este país. Si puedo levantar una baliza advirtiendo a los estadounidenses sobre el peligro que se avecina, entonces mi sacrificio servirá para un gran propósito.

El tema de hoy es la propia supervivencia de los Estados Unidos y del mundo libre. Para asegurar esta supervivencia, estoy dispuesto a sufrir cualquier humillación, ir a cualquier distancia, hacer cualquier trabajo y soportar cualquier cruz. Incluso estoy dispuesto a dar mi vida, si eso asegurara que la nación y el mundo sobrevivan y realicen la Voluntad de Dios.

Dios bendiga a los Estados Unidos

Hoy no llevo ninguna animosidad hacia nadie. Jesucristo modeló la tradición del perdón cuando oró en la cruz por los que lo crucificaron. Yo estoy respetando esa tradición. Hace mucho tiempo que perdoné a mis acusadores. No siento ninguna hostilidad hacia el gobierno de los Estados Unidos.

En cambio, oro para este país. Doy gracias a Dios por usarme como Su instrumento para liderar la lucha por la libertad religiosa y encender el despertar espiritual de los Estados Unidos en esta hora crucial de la historia humana.

Señor Presidente, una vez más, le doy las gracias por esta oportunidad. Me gustaría concluir diciendo: “Dios bendiga a los Estados Unidos”.

18

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .