El Valor e Importancia del Juramento de la Familia

120043211_362328434896641_2484042895470914966_n

El Valor e Importancia del Juramento de la Familia

13 de junio de 2007

Cheon Jeong Gung, Corea

Primer Aniversario de la Ceremonia de Coronación y Entrada al Cheon Jeong Gung

Queridas familias Bendecidas:

Hoy, en esta importante ocasión, quisiera explicar el valor providencial y la importancia del Juramento de la Familia, que es la guía más preciosa y sagrada del Cielo que hemos recibido para nuestras vidas.

El Juramento de la Familia: el principio rector y la constitución del reino de Dios

El hecho de tener el Juramento de la Familia es realmente la bendición más grande de todas. Este vino del Cielo como un regalo para toda la humanidad el 1 de mayo de 1994, el día en que se inauguró la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial (FFPUM) Recibimos el Juramento de la Familia cuando se proclamó la Era del Completo Testamento, la cual hizo finalizar la Era del Antiguo Testamento y la Era del Nuevo Testamento. El Juramento sirve como un hito, como un principio rector que atraviesa la oscuridad de la era Anterior a la Apertura del Mundo Espiritual y que abre las puertas a un nuevo Cielo y Tierra en la era Posterior a la Apertura del Mundo Espiritual. También es el plano para construir el reino de Dios de paz y unidad en el Cielo y la Tierra en la era de la creación de un nuevo Cielo y Tierra.

El Padre y la Madre Moon, los Padres Verdaderos de la humanidad, salieron airosos de las batallas que lucharon durante su largo curso de indemnización que duró cuarenta años desde el momento en que el Padre Moon fundó la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial (AESUCM) en 1954. Sobre ese fundamento, ya no necesitamos recitar Mi Juramento como individuos, sino que recitaremos y practicaremos el Juramento de la Familia. Esto lo hacemos como familias verdaderas, que son las unidades básicas para entrarde forma triunfal al Reino de los Cielos.

Este Juramento de la Familia está embebido con el dolor y el sufrimiento de Dios y los Padres Verdaderos, y por eso debe recitarse con lágrimas. Esto es algo que las personas deben recitar por siempre, incluso después de descartar la máscara de la religión del mundo caído y liberarse, debido a que la familia es la unidad básica del Reino de los Cielos.

Damas y caballeros, ¿alguna vez han escuchado la frase “Juramento de la Familia” en alguna parte del mundo? Este apareció por primera vez en la historia humana. Al comienzo, Dios perdió a la familia verdadera a través de la Caída del primer hombre y la primera mujer, que Él había creado para que sean Sus hijos y los primeros antepasados de la humanidad. Con el tiempo, al tener Dios el mandato providencial de cumplir Su ideal de la creación con un estándar absoluto, estableció y proclamó el Juramento de la Familia.

La Bendición de Dios es que ustedes puedan ser quienes establezcan el prototipo de todas las familias verdaderas e ideales en la Tierra, para así devolverle alegría eterna a Dios. El Juramento de la Familia es una herramienta esencial para construir el Reino de los Cielos en la Tierra y en el Cielo, el lugar donde sus familias pueden vivir mientras sirven a Dios directamente.

La precondición para recitar apropiadamente el Juramento de la Familia es, en primer lugar, obtener un estado de unidad completa de mente y cuerpo, que es el estado de “un corazón, un cuerpo, una perspectiva y una armonía”. Para hacer esto tenemos que alcanzar el estándar de perfeccionar nuestro carácter a través de tener fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta. Nuestro cuerpo tiene que obedecer completamente las órdenes de nuestra conciencia, que nos fue entregada como nuestro primer padre, maestro y dueño.

Además, todos los miembros de nuestra familia tienen que perfeccionar la estructura básica de la unidad entre mente y cuerpo, la unidad entre padres, la unidad de esposo y esposa, la unidad entre padres e hijos y la unidad entre hermanos, todo esto centrado en la Voluntad del Cielo. En otras palabras, todos debemos perfeccionar una esfera de unidad en amor verdadero. Solo así podremos recitar el Juramento de la Familia. Es por eso que el Juramento de la Familia funciona como el estándar y la constitución absolutos para crear el reino de paz y unidad en el Cielo y la Tierra, más allá de la Era del Completo Testamento.

A partir de ahora, las personas no tendrán éxito en la vida como personas, sino como familias. Esto significa que solo las familias modelo verdaderas que adquieran el reconocimiento y el respeto de todas las personas pueden estar en una posición para liderar el mundo. La perfección de la familia es la bendición más grande y elevada del Cielo, así como la piedra angular para construir el Cheon Il Guk; pero también es una responsabilidad temible. Crear familias verdaderas es el atajo para adquirir la ciudadanía en el Reino de Dios.

Queridas familias Bendecidas, el Juramento de la Familia es la oración más grande de todas y es el registro de la victoria completa de los Padres Verdaderos. Es el código de derecho que revela las enseñanzas de la Era del Completo Testamento, la Era de la “justificación mediante el servicio”.

En el centro del Juramento Familiar está la familia verdadera dentro del marco del amor verdadero. El Juramento de la Familia funciona como un puente que conecta nuestras vidas con Dios. Es como una explosión de amor verdadero que cautiva completamente a Dios. El Juramento de la Familia es la energía y la sabiduría que pone al amor verdadero en el centro de las conexiones entre lo vertical y lo horizontal, entre norte y sur y entre frente y detrás, lo que inicia un movimiento esférico eterno. El Juramento Familiar es la llave para abrir las puertas del Reino de los Cielos. Ninguna llave de oro o plata puede abrir las puertas del reino, solo la llave de una familia verdadera que se perfecciona mediante el amor verdadero puede abrir estas puertas. Es por eso que las ocho partes del Juramento de la Familia tienen como primera oración: “Nuestra familia… centralizada en el amor verdadero”.

Damas y caballeros, la era de la justificación mediante el servicio significa que es el momento de servir a Dios en nuestras vidas. ¿Acaso no dice el primero de los Diez Mandamientos revelados en la Biblia que hay que amar a Dios? En la era Posterior a la Apertura del Mundo Espiritual, Dios Se está revelando frente a todas las personas como el Padre Verdadero. Es por eso que el movimiento que sirve a los Padres Verdaderos representa la autoridad y el poder del Cielo y es superior a cualquier otra fuerza de este mundo caído. Debemos convertirnos en esas personas que pasan sus vidas centrados en servir, lo que nos permite ver al Dios viviente con nuestros propios ojos y experimentarlo con nuestros sentidos.

Debido a la Caída de nuestros primeros antepasados, esta es la primera vez que la historia ha sido gobernada por los Padres Verdaderos. Ha surgido la fuente original que nos permite volver a un nuevo mundo a través de nuestra relación interna con los Padres Verdaderos, la cual puede hacer que Satanás se rinda. Este es el centro por el cual Dios puede ser liberado. Todos tienen que dar las gracias por la asombrosa bendición de poder vivir junto con los Padres Verdaderos y de recibir sus instrucciones directamente.

Cuando son completamente uno con los Padres Verdaderos, su nación, su pueblo, su tribu y su familia prosperarán. Los Padres Verdaderos son la encarnación y la encapsulación de toda la gloria del Cielo y la Tierra. Una vez que comprenden claramente su valor, ¿serían capaces de cambiar a los Padres Verdaderos por todo el dinero del mundo? El valor que tienen es tal que no puede remplazarse, aun al costo de sus vidas.

Explicación de cada verso del Juramento de la Familia

La primera parte del Juramento de la Familia es: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, jura restaurar nuestra Tierra natal original y construir el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, el ideal original de la creación, centralizados en el amor verdadero”.

Deben saber que poder recitar el Juramento Familiar es una de las mejores noticias de toda la historia. El “ideal de la creación” se refiere al mundo ideal con Dios en el centro. Este es el ideal de la creación para construir el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo. Sin embargo, debido a que no se pudo cumplir el ideal debido a la Caída, tenemos que conseguirlo en un acto de restauración. Es por eso que construimos el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, el ideal original de la creación, al restaurar nuestra Tierra natal original.

Por haber perdido a la familia debido a la Caída, tenemos que construir la familia de Dios a través del curso de la restauración. Esta no es una tarea individual, sino que es un trabajo para las familias, que son dueñas del Cheon Il Guk. Centrados en el amor verdadero, nuestras familias tienen que “buscar nuestra Tierra natal original y construir el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, el ideal original de la creación”.

La “Tierra natal original” mencionada aquí es la Tierra natal centrada en las familias. Es por eso que ustedes deben volver a su Tierra natal y establecer allí el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo. Una vez que restauren su Tierra natal, su nación y el mundo se unificarán naturalmente, y entonces no habrá nada más de lo que deban preocuparse.

Las personas que han vivido en la Tierra dentro de una familia unificada centrada en el amor verdadero de Dios, donde el Reino de Dios en la Tierra y el Reino de Dios en el Cielo son uno, se convertirán en una familia del reino celestial. Ya no viviremos en la era de la salvación individual. Las religiones, especialmente el cristianismo, hablan de la salvación individual, pero esto no es suficiente. La Voluntad de Dios es la salvación de la familia. La restauración ocurre en la familia porque la Caída destruyó el ideal previsto para la familia. Ahora, por primera vez en la historia, se puede resolver todo esto: la familia finalmente ha entrado a la era del establecimiento.

A través de las familias debemos construir el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, el ideal original de la creación de Dios. Por haber perdido a la familia, nuestras familias deben restaurar este reino. La Tierra natal original está centrada en las familias, no en una nación; por eso estoy diciendo que deben volver a su Tierra natal original. Si todavía tienen una familia ahí, vuelvan a su Tierra natal y construyan el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo. Una vez que restauremos nuestras Tierras natales, naturalmente armonizarán nuestras naciones y el mundo. Estableceremos el reino celestial en la Tierra y en el Cielo de forma automática, el cual se desplegará centrado en las familias verdaderas.

“Nuestra familia jura… construir el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, el ideal original de la creación”. Aquí decimos “construir”. ¿Por qué usamos esta palabra? Porque nosotros creamos el reino de Dios. Este no aparecerá por sí solo porque lo construimos nosotros. El mundo actual es el infierno en la Tierra y está conectado con el infierno del mundo espiritual. Tenemos que crear un mundo opuesto a este en un ángulo de 180°.

Una vez más, la misión de todas las familias que han recibido la Bendición Matrimonial de los Padres Verdaderos es buscar la Tierra natal original y construir el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo, el ideal original de la creación. No como individuos, sino como familias que completan la construcción del reino de Dios. Este es su primer juramento como familias Bendecidas.

La segunda parte del Juramento de la Familia dice: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, jura ser una familia representativa y central del Cielo y la Tierra sirviendo a los Padres Verdaderos; juramos perfeccionar el camino familiar como hijos e hijas filiales en nuestra familia, patriotas en nuestra nación, santos en el mundo e hijos e hijas divinos en el Cielo y en la Tierra, centralizados en el amor verdadero.

“Nuestra familia… centralizada en el amor verdadero”. El amor verdadero se refiere al amor que aparece donde hay unidad de mente y cuerpo, entre esposo y esposa y entre padres e hijos. Si no practican este estándar de amor verdadero, entonces tendrán vidas miserables cuando vayan al mundo espiritual.

Así de temible es el Juramento de la Familia. Deben vivir siempre en base a esto. Si en su familia el padre fuese a violar incluso una parte del Juramento Familiar, entonces la madre y los hijos también serían responsables. Toda la familia tendría que tomar responsabilidad por ello. El significado de la Caída de Eva fue que consiguió que la Caída afecte a toda la familia de Adán.

Esta parte del Juramento de la Familia también dice: “… al servir a Dios y los Padres Verdaderos…”. Originalmente los seres humanos debimos servir y honrar a Dios y los Padres Verdaderos, pero terminamos alejados de ellos debido a la Caída. Por esta razón perdimos el valor de nuestra existencia, pero lo podemos recuperar si servimos a Dios y a los Padres Verdaderos.

Dios es el Padre Verdadero vertical y los Padres Verdaderos, los Adán y Eva perfeccionados, son los Padres Verdaderos horizontales. Tenemos que nacer de la unión de estos dos conjuntos de Padres Verdaderos. Sobre el fundamento de la unión de estos dos conjuntos, también podemos alcanzar la unidad y conectarnos con Dios y con el Cielo. Se puede llevar a cabo todo solo si servimos a Dios y los Padres Verdaderos.

Entonces, ¿qué tipo de familia es una familia representativa y central del Cielo y la Tierra? Es la familia ideal que Dios previó antes de la Caída de Adán y Eva. La familia representativa y central del Cielo y la Tierra hace referencia a la familia que representa el Cielo y que hace crecer esta relación con Dios en círculos expansivos a través de ocho etapas, tanto en los ámbitos vertical como horizontal en la Tierra. Lo que estoy diciendo es que la familia se sitúa en la posición donde Dios, que representa al Cielo, y los Padres Verdaderos en la Tierra se unen en un ángulo perpendicular.

Tienen que convertirse en hijos e hijas filiales en el centro de esta familia; en tal nación deben convertirse en un patriotas, en tal mundo deben convertirse en un santo y en ese Cielo y Tierra deben convertirse en hijos e hijas divinos. “Juramos perfeccionar el camino familiar de… hijos e hijas divinos”. Cada miembro de la familia, de forma individual, tiene que poder obtener la posición de un hijo o hija divino. Cuando tales hijos e hijas divinos, que son miembros de la misma familia, se reúnen, se forma una familia de hijos e hijas divinos. Esto es lo que estamos jurando.

Estamos jurando ser representantes centrales del Cielo y la Tierra al servir a Dios y los Padres Verdaderos. Para esto, nuestra familia debe determinarse a cumplir el camino familiar de hijos e hijas filiales en la familia, patriotas y mujeres virtuosas en la nación, santos en el mundo e hijos e hijas divinos en el Cielo y la Tierra, todo lo que el Cielo desea. Estamos diciendo que, como padres, educaremos a nuestros hijos, educaremos a los ciudadanos de la nación, educaremos a los santos del mundo y los ayudaremos a que puedan ser miembros de una familia en el reino celestial, tanto en el Cielo como en la Tierra; es decir, miembros de familias de hijos e hijas divinos.

Es por eso que decimos: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, jura ser una familia representativa y central del Cielo y la Tierra al servir a Dios y los Padres Verdaderos; juramos perfeccionar el camino familiar de hijos e hijas filiales en nuestra familia, patriotas en nuestra nación, santos en el mundo e hijos e hijas divinos en el Cielo y en la Tierra, centralizados en el amor verdadero”.

La tercera parte del Juramento de la Familia es: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, jura perfeccionar los Cuatro Grandes Reinos del Corazón, los Tres Grandes Reinados y el Ámbito de la Familia Real, centralizados en el amor verdadero”.

Los Cuatro Grandes Reinos del Corazón y los Tres Grandes Reinados se habrían cumplido si Adán y Eva no hubiesen caído. Si no fuese por la Caída, ellos habrían cumplido todo esto y se habrían convertido en la familia real de Dios. Esta parte del Juramento de la Familia se refiere a restaurar a las personas caídas y hacer que formen parte de la familia real. Las familias que reciban la Bendición Matrimonial tienen que cumplir con esta misión.

Lo ideal era que el amor conyugal se diera en donde se llevara a cabo los Cuatro Grandes Reinos del Corazón y los Tres Grandes Reinados. Para que un hombre y una mujer reciban amor mutuo, ellos tienen que pararse en tal posición, porque de otro modo no podrán amarse. Sin embargo, durante el curso de la restauración, el amor conyugal es parte de la realización de estos reinos y reinados. Es por eso que un hombre necesita absolutamente a una mujer y viceversa.

Las familias Bendecidas tienen que esforzarse todos los días para alcanzar este objetivo. Pero no pueden llevar esto a cabo solo mediante la fe teórica, una fe en la que piensan que deberían realizar sus objetivos simplemente porque la Palabra de Dios lo describe de tal o cual forma. Esta es una cuestión práctica y está justó frente a sus ojos.

El ideal de Dios es la formación de una gran familia cósmica

La cuarta parte del Juramento de la Familia dice: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, centralizada en el amor verdadero, jura construir la familia universal que abarque el Cielo y la Tierra, que es el ideal de Dios de la creación, y perfeccionar el mundo de libertad, paz, unidad y felicidad”.

El ideal de Dios es que el mundo se convierta en una sola familia u hogar bajo Dios. Si los que han realizado los Cuatro Grandes Reinos del Corazón y los Tres Grandes Reinados recitan el Juramento de la Familia, solo habrá una familia bajo Dios en vez de dos o más familias. Al construir la familia universal que abarca el Cielo y la Tierra, el ideal de Dios de la creación, habremos establecido esa familia bajo Dios.

Para darles un ejemplo de la naturaleza, cuando hay una falta de aire en un centro de presión baja, el aire de un centro de presión alta fluye y va hacia arriba. De forma similar, el agua que está en un lugar alto automáticamente fluye hacia abajo para llenar un lugar más bajo. El equilibrio es el ideal.

En el mundo actual hay naciones desarrolladas y naciones en vías de desarrollo. En las naciones desarrolladas las personas tienen mucho y terminan descartando lo que les sobra, mientras que las personas de los países en vías de desarrollo carecen de muchas cosas, especialmente de comida. Muchos incluso mueren de hambre. Veinte millones de personas mueren de hambre cada año. ¿Ustedes creen que esa es la Voluntad de Dios? Lo que están haciendo las naciones desarrolladas es oprimir el sistema natural de interacción del universo.

Si esto continua, las naciones desarrolladas no escaparán del castigo divino. El Cielo no dejará pasar esto desapercibido. Ya están apareciendo signos del juicio en varios lugares. Uno de ellos es la prevalencia de las enfermedades de transmisión sexual; otra son las drogas y el abuso del alcohol. El sexo libre y la homosexualidad son una locura, lo más bajo que puede caer la raza humana. Esta es la actitud que Dios más detesta; Satanás, por otro lado, alaba estos comportamientos más que nadie.

Yo, el Reverendo Moon, estoy guiando un movimiento para salvar a decenas de miles de personas que mueren de hambre y desnutrición cada día en las naciones subdesarrolladas. Las personas en el paraíso consumista de las naciones desarrolladas como los Estados Unidos tienen que estar predispuestos a hacer todo para restaurar el equilibrio. A pesar de todos los trastornos de la raza humana, el mundo natural está constantemente intentando mantener el equilibrio.

Cuando juramos “construir la familia universal que abarca el Cielo y la Tierra, que es el ideal de Dios de la creación, y perfeccionar el mundo de libertar, paz, unidad y felicidad”. La palabra “libertad” aquí no se refiere solamente a la libertad individual, sino que se refiere a la libertad, paz, unidad y felicidad de todas las personas como una sola familia bajo Dios y a un mundo donde aquellas personas viven en felicidad. Es por eso que necesitamos desarrollar movimientos en los pueblos y ciudades de todo el mundo. Mientras construimos riqueza, debemos inculcar normas éticas para que podamos compartirla.

Damas y caballeros, un mundo de una sola familia universal es un mundo lleno de familias que han recibido la Bendición Matrimonial. Cuando vayan al mundo espiritual, encontrarán personas de todas partes del mundo viviendo juntas. Todos los cinco colores de la raza humana están reunidos allí. La pregunta es: ¿quién, entre estas personas, está realmente preparado con una familia ideal que pueda unir el pasado, el presente y el futuro? Tal persona se convertirá en el líder central del mundo espiritual. Es por eso que debemos entrenarnos mientras estamos en la Tierra, y tenemos que recibir este entrenamiento sobre la base de una unidad entre mente y cuerpo.

Hay muchas personas en este mundo que engañan a su conciencia y actúan de acuerdo a los deseos de su cuerpo. Ellas acumulan dinero, cometen fraude, maquinan cosas y difaman a los demás. Pero, en algún momento, el dinero que acumulan de esta forma los golpeará como una vara de la justicia.

Lo mismo pasa en el mundo espiritual. No importa cuánto conocimiento tenga una persona, si usa ese conocimiento para su propio beneficio en vez de por el bien mayor, ese conocimiento volverá y los golpeará. Esa persona estará creando su camino al infierno. Debemos vivir por el bien del mundo y centrados en el ideal de una sola familia global, el ideal de Dios. Si ignoramos al mundo y vivimos solo por nuestro propio bien, el mundo nos juzgará.

No les he pedido que reciten el Juramento de la Familia centrados en mi familia. Ustedes deben jurar centrados en su propia familia. Todos son iguales. Yo, el Reverendo Moon, juraré representando a mi propia familia, en nombre de todas las familias. Es por eso que digo: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, centralizada en el amor verdadero, jura construir la familia universal que abarque el Cielo y la Tierra, que es el ideal de Dios de la creación, y perfeccionar el mundo de libertad, paz, unidad y felicidad”.

La quinta parte del Juramento de la Familia es: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, centralizada en el amor verdadero, jura promover diariamente un desarrollo progresivo hacia la unidad del mundo celestial subjetivo con el mundo terrenal objetivo”.

Primero debemos pensar acerca del mundo espiritual, el cual está en una posición de compañero sujeto, y en el mundo físico, que está en posición de compañero objeto. ¿Ustedes creen que hay más personas viviendo en el mundo espiritual o en la Tierra? La población del mundo espiritual es mucho más grande que la de la Tierra.

El mundo espiritual es el compañero sujeto, yang, y el mundo físico es el compañero objeto, yin. Del mismo modo, la mente está en la posición de compañero sujeto y yang respecto al cuerpo, que está en la posición de compañero objeto, yin. La mente representa el mundo espiritual y el cuerpo representa el mundo físico. Si actuamos de forma tal que no reconocemos a la mente y al mundo de la mente como los compañeros sujeto, estamos destinados a ir al infierno. Si vivimos de forma tal que nuestro cuerpo guía a nuestra mente, ahora debemos vivir haciendo que nuestra mente guíe a nuestro cuerpo y lo subyugue. Estoy diciendo que esto tiene que hacerse realidad.

En nuestra vida diaria tenemos que ser conscientes de que el mundo espiritual es el compañero sujeto. A menos que alcancemos la perfección en la Tierra, el compañero objeto, no podremos establecer el fundamento de la perfección cuando vayamos al mundo espiritual. Hay una relación directa entre ambos mundos. Solo cuando el mundo espiritual esté unido a nosotros cada día, cada año y durante toda nuestra vida, este se convertirá en nuestra segunda esfera de actividad y en el lugar de residencia pacífica.

En otras palabras, “la unidad del mundo celestial subjetivo con el mundo terrenal objetivo” significa que los dos mundos deben dirigirse constantemente hacia la unidad. El luchar todos los días para avanzar con esta unificación significa desarrollarse y progresar. Nos vemos impulsados a hacer esto rápidamente y a no detenernos. Si lo hacemos, ya nos estamos deslizando hacia el infierno y la muerte.

La inactividad lleva al infierno, mientras que el avance lleva al desarrollo. Dormir varias horas y ser vago, glotón y egoísta no es aceptable en relación a la providencia de Dios. Debemos estar siempre ocupados porque la vida es corta. Corran sin descansar, así como yo lo hago. Corran incluso sin dormir. Solo así podrán conectarse con el mundo que desean. ¿Cómo pueden conectarse con un mundo en el que ni siquiera piensan? Así es como se consigue la unidad. Tenemos que pensar tanto en el mundo espiritual como en el mundo físico como compañeros.

La sexta parte del Juramento de la Familia dice: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, centralizada en el amor verdadero, jura convertirse en una familia que movilice la fortuna celestial encarnando a Dios y los Padres Verdaderos y perfeccionar una familia que conecte a nuestro entorno con la bendición celestial”.

“Nuestra familia jura… encarnar a Dios y los Padres Verdaderos…”. Ustedes son una familia que encarna a Dios y a los Padres Verdaderos. Las familias que encarnan a Dios y a los Padres Verdaderos son las familias que movilizan la fortuna celestial. Cuando decimos que juramos “convertirnos en una familia que movilice la fortuna celestial… (y) conectar nuestro entorno con la bendición celestial”, no estamos diciendo que queremos ser bendecidos por Dios y disfrutar una buena vida para nosotros mismos. En realidad estamos diciendo que todos tenemos que formar parte de la familia real y que debemos ser ciudadanos del Reino de Dios del Cheon Il Guk.

Estamos haciendo un voto para convertirnos en un canal de las Bendiciones de Dios, para compartirlo de forma igual con todas las personas del mundo. La familia de Dios y los Padres Verdaderos es una sola familia, porque solo hay un conjunto de Padres Verdaderos. Pero como hay muchas familias Bendecidas en todo el mundo, Dios quiere que todas ellas sean canales que compartan la Bendición de Dios y los Padres Verdaderos con los demás. Deben trabajar para convertirse en este tipo de familias. Esto significa que están intentando que todos reciban muchas bendiciones.

La séptima parte dice: “Nuestra familia, como dueña del Cheon Il Guk, centralizada en el amor verdadero, jura, mediante una vida de servicio en conexión al linaje original, perfeccionar el mundo de la cultura del corazón”.

En nuestro camino de fe, el punto más importante es no profanar el linaje original. Esto significa que sus descendientes no deben manchar su linaje, así como lo hicieron Adán y Eva cuando cayeron. Es por eso que decimos: “Nuestra familia jura… perfeccionar el mundo de la cultura del corazón”.

El mundo del corazón de Dios, el mundo en el Cielo, el mundo en la Tierra y el mundo del corazón de los Padres Verdaderos están destinados a ser uno solo. Por eso decimos que nuestra familia jura “perfeccionar el mundo de la cultura del corazón…”. Este es nuestro ideal. La cultura no debe ser dos, sino una. Las culturas del mundo caído son complejas y variadas. Si no establecemos el mundo basado en la cultura del corazón, no habrá forma de que nos conectemos con el Cielo en ningún nivel, desde el individual hasta el familiar, tribal, social, nacional, mundial y el mundo eterno.

Sin ese corazón, no podremos conectar al individuo, la familia y la tribu. Sin un mundo basado en la cultura del corazón, no hay forma de crear una conexión desde el individuo hasta el cosmos. Hasta ahora, el mundo ha pasado por altas y bajas como en zigzag, y por eso aún no hemos podido alcanzar el destino final, incluso después de miles de años. Aun así, en el mundo de la cultura del corazón podemos alcanzar ese destino de forma directa, y esto solo es posible a través del amor verdadero.

Perfeccionando la esfera de liberación y completa libertad

La octava parte dice: “Nuestra familia, como Dueña del Cheon Il Guk, centralizada en el amor verdadero, jura, habiendo entrado en la Era del Completo Testamento, alcanzar el ideal de Dios y los seres humanos en amor mediante fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta, y perfeccionar el reino de liberación y libertad completa en el Reino de Dios en la Tierra y en el Cielo”.

Ustedes tienen que hacer que su familia se asemeje a la familia real al ser una pareja en la que ambos estén unidos en mente y cuerpo. Tienen que saber que este es el ideal de Dios para la creación, el cumplimiento de la Era del Completo Testamento. El reinado comienza en la familia donde un hombre y una mujer se unen en amor verdadero. Originalmente, la familia de Adán debió ser una familia real y, a partir de aquí, debió surgir el rey de la tribu, del pueblo y de la nación. Entonces, este reino habría continuado automáticamente en el mundo espiritual y se habría conectado eternamente con ese reino desde la Tierra.

Las palabras “Era del Completo Testamento” se refieren a que hemos avanzado a una nueva era. Este es el momento en que el mundo se unirá y creará un mundo pacífico que comienza con la familia y que progresa hacia la tribu, el pueblo, la nación y el mundo e incluso todo el Cielo y la Tierra. Este representa al todo, no está confinado a la unidad familiar. Pudimos entrar a la Era del Completo Testamento solo después de ir más allá del nivel mundial al del conjunto. A través de una nueva familia que perfeccione los Cuatro Grandes Reinos del Corazón y los Tres Grandes Reinados, podemos ir más allá del ámbito mundial y alcanzar el modelo requerido para la Era del Completo Testamento. Cuando esto suceda, el mundo se convertirá en un mundo unificado, en el reino celestial ideal de paz.

Damas y caballeros: ¡fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta! Estos constituyen el ideal de Dios de la creación. Basado en la fe absoluta, Dios comenzó creando todas las cosas. Él inició Su Creación por el bien de Sus compañeros objeto de amor absoluto. La obediencia absoluta significa que no hay consciencia del “yo”; es un estado de cero absoluto y de la nada total. Cuando Dios se vacía y vuelve a la nada, comienza un movimiento circular natural y recíproco. Por haberlo dado todo y no tener más para dar, todo volverá a ustedes. Este principio de que todo vuelve a ustedes después de invertir completamente es el origen de la interacción del universo.

Por esta razón, no insistan en su propio camino; si lo hacen, se estarán entregando al demonio. No permitan que Satanás use algo que venga de sus cinco sentidos físicos. Usen sus ojos, nariz, boca, pies y manos como si fueran de Dios y busquen una vida que esté basada en este estándar de fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta. Dios siempre tiene compasión por esas personas y las ayuda. Cuando empiecen a despojarse de ustedes mismos, Dios estará con ustedes.

Damas y caballeros: Dios los creó como Sus compañeros absolutos del amor, invirtiendo absolutamente todo de Sí Mismo. Él los creó porque los necesitaba como Sus compañeros objetos genuinos de amor. Al no tener una forma sustancial tanto en el mundo físico como en el mundo espiritual, Dios no puede relacionarse con Sus hijos. Por eso tuvo que adquirir una forma física, y esa forma son los Padres Verdaderos perfeccionados.

Dios quería compañeros objetos del amor en la Tierra que pudiera amar, por eso Él dio comienzo a Su creación. Dios creó a los seres humanos como Sus compañeros objetos absolutos de amor y les dio la habilidad de reproducirse, para que pudieran vivir por siempre a través de sus descendientes. Esta es la esencia de la creación de Dios.

Dios es la raíz del amor, la vida y el linaje y es la raíz del Reino de los Cielos en la Tierra y en el Cielo. Si Adán y Eva no hubiesen caído, Dios habría entrado en sus corazones en el momento de su matrimonio y se habría unido con ellos. Dios habría sido el Padre Verdadero vertical, mientras que Adán y Eva habrían sido los Padres Verdaderos horizontales. Todos habríamos nacido con la carne y sangre de estos dos conjuntos de padres. Nuestra mente habría sido el yo vertical y nuestro cuerpo el yo horizontal, y habríamos vivido con un solo corazón, un solo cuerpo, una sola perspectiva y una sola armonía.

De esta forma tenemos que perfeccionar la unidad de nuestra mente y cuerpo al alcanzar la unidad con Dios en amor y al convertirnos en Sus hijos e hijas. Una vez que estemos en esta relación de padre e hijo nos convertiremos en príncipes y princesas de Dios y podremos disfrutar una relación padre e hijo con Dios, heredando todo de Él. Cuando nosotros, como Sus hijos, nos convertimos en esposos y esposas y nos unimos totalmente centrados en el amor verdadero, nos convertimos en una familia que vive sirviendo a Dios. Esa familia se convierte en la base para la paz y el ideal. Cuando se unen un hombre y una mujer, cada uno siendo una mitad, esto forma la base por la cual cumplen el amor ideal de Dios como Sus compañeros.

En otras palabras, a través de la perfección del hombre y la mujer como seres de valor infinito mediante el amor verdadero, Dios también perfecciona el amor verdadero y completa el mundo del ideal de la creación donde mora Su amor eterno e ideal.

En la relación entre Dios y la familia de Adán, Dios debía ser la primera generación en la posición de abuelo, Adán la segunda generación en la posición de padre y los hijos de Adán la tercera generación en la posición de hijos e hijas. De esta forma, cuando se aseguran tres generaciones en su familia, los abuelos están en la posición de Dios en Su reino. Ellos también están en las posiciones del rey y la reina del mundo físico y espiritual original. Los padres se sitúan en la posición del rey y la reina centrales que representan el Reino de los Cielos presente en la Tierra. Los hijos, que representan al futuro, están en la posición de príncipes y princesas que heredan el Reino de los Cielos en la Tierra y en el Cielo.

De esta forma, la familia y el clan de Adán debieron haber vivido como el clan real con Dios en su centro. Después de haber vivido en la Tierra, sus miembros estaban destinados a ir al Cielo y vivir en el mundo eterno.

Este es el propósito que debimos haber realizado. El Cielo es a donde van las personas después de vivir en la Tierra y de servir a sus abuelos, que representan al Cielo, como si fueran Dios, de servir a sus padres como el rey y la reina del mundo presente y de servir a sus hijos como los futuros príncipes y princesas. El Cielo es el único lugar donde se cumplen los deseos, las esperanzas y la felicidad de las personas.

La octava parte del Juramento de la Familia nos muestra el camino para vivir en el Reino de los Cielos en la Tierra. Este es un camino posible solo a través de una vida de fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta. En el momento de la creación, Dios invirtió completamente todo Su ser con fe absoluta y amor absoluto basado en el estándar de obediencia absoluta.

Damas y caballeros, la conciencia viene primero; esta precede a sus padres, a sus maestros e incluso a Dios. Muchas personas no se dan cuenta de su valor porque el cuerpo ha estado dominando a la conciencia. Así son las cosas en este mundo caído y hedonista, un mundo en donde muchos se enfocan en experimentar placeres físicos y en disfrutar. Si dependemos solamente del dinero, estaremos perdidos y nos dirigiremos a relaciones imprudentes de amor que nos llevarán a la ruina.

Hemos perdido el amor verdadero que debió haberse creado de la unidad entre Dios y los seres humanos en fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta. Las primeras personas debieron haberse perfeccionado sin tener relación alguna con la Caída. Ellos debieron haber creado un reino de unidad con Dios, pero lo perdieron todo.

Es por eso que tenemos que establecer el reino de la unidad entre el Cielo y la Tierra. Debemos disolver todo el dolor que le causamos a Dios por no haber hecho esto. Si no liberamos ese dolor y sufrimiento, no puede haber liberación para Dios o para los seres humanos. He estado resolviendo todo esto tanto interna como externamente. Por eso lo llamo la perfección de la restauración, es la finalización de la restauración. Estoy proclamando esto ahora para poder finalizar con esta restauración de la manera correcta.

La tradición del Cielo es la constitución de su familia

¡Queridos miembros y familias Bendecidas! Ahora la pregunta es cómo protegerán el linaje puro y verdadero que han recibido de Dios. La Caída ocurrió en el Jardín del Edén, aun cuando era un lugar puro. Seguramente les costará proteger el linaje puro en este mundo de pecado lleno de maldad y corrupción. Así que las personas que nacen en este mundo pecaminoso, sin importar cuánto sufran, tienen que tomar responsabilidad así los hijos de las generaciones futuras reciben y mantienen la Bendición Matrimonial. Es responsabilidad de ellos crear un entorno puro y original que nunca más sea profanado.

Por esta razón, sus familias no deben estar envueltas en viejos hábitos seculares. ¿Cuál es la mejor forma de vivir por el futuro? Es importante vivir una vida ejemplar por el bien de sus descendientes, y también es necesario educarlos de forma exhaustiva. A pesar de las dificultades durante el curso en el desierto, el pueblo israelita superó las siete tribus de Canaán. Del mismo modo, ustedes tienen que obtener la victoria en su propia batalla, sin importar las dificultades que tengan que soportar. Los padres deben establecer el camino al Cielo, incluso si mueren en el intento. Si viven por el bien del Cielo y los Padres Verdaderos, sus hijos serán bendecidos con la fortuna celestial y naturalmente heredarán la tradición celestial.

El pueblo de Israel entró a la Tierra de Canaán y luego pereció. ¿Por qué? Porque con el tiempo sucumbieron ante el ambiente existente y adoptaron sus hábitos y costumbres. Los israelitas fueron tentados por el estilo de vida extravagante de los cananitas, que consumían mejores comidas y disfrutaban de una vida más cómoda que ellos. Los israelitas terminaron buscando más poder y comenzaron a priorizar la riqueza y el conocimiento. Ellos terminaron casándose con los gentiles que pertenecían a familias adineradas. De este modo, ellos traicionaron el espíritu de la nación escogida y terminaron perdiendo la tradición celestial.

Las lecciones que aprendimos del Juramento de la Familia vienen de principios universales y cósmicos, no de ninguna forma de individualismo. Debemos tratar de no evitar las diferentes dificultades que enfrentamos en nuestras vidas. ¡Tenemos que atravesar con valentía nuestras circunstancias y obtener la victoria! Para hacer esto tenemos que fortalecer a nuestras familias con la tradición del Juramento de la Familia.

Sin embargo, este no es solo un deber para sus familias o para una sola generación, sino que tienen que establecer una tradición celestial firme y sólida sobre al menos tres generaciones. Su misión es establecer un linaje que asegure la tradición del pueblo elegido de generación a generación.

Tienen que ampliar su base de amor verdadero y unir los corazones de todas las personas. Enciendan una vela, ofrezcan un incienso y oren para convertirse en familias que unan los corazones de todas las personas. Vivan y mueran para crear un lazo de amor verdadero con todas las personas y con el Cielo y la Tierra. Si viven de esta forma, Dios protegerá a sus familias de todas las dificultades y tribulaciones. El deseo de Dios es plantar Sus semillas de amor en tales familias.

Damas y caballeros, tienen que establecer la tradición victoriosa de una familia buena y verdadera basada en el Juramento de la Familia. La vida que lleven en esta revolucionaria era Posterior a la Apertura del Mundo Espiritual debe ser la de un vencedor. La luz brillante de la Era del Océano Pacífico está iluminando su camino. Dios, la fuente de la vida verdadera, el amor verdadero y el linaje verdadero, está con ustedes en la Tierra natal de la península coreana y en todo el mundo. Los Padres Verdaderos, a quienes Dios les ha dado la Bendición de valor eterno, también están guiándolos en sus caminos. ¡Asegúrense de que no haya nada que no puedan completar en su camino a seguir!

¡Que las bendiciones de Dios estén con ustedes y sus familias por toda la eternidad!

118406412_3208162875969052_3295826703931960407_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .