Cincuenta Años en el Camino Providencial a la Realización de la Tierra Natal de Dios y el Reino de Paz

026f89fc530579b15e8ad8cbbf1f3ab8

Cincuenta Años en el Camino Providencial a la Realización de la Tierra Natal de Dios y el Reino de Paz

30 de abril de 2004

Hotel Marriot, Seúl, Corea

Banquete de Felicitación en el 50° Aniversario de la Fundación de la AESUCM

Respetados invitados, distinguidos líderes de las ciento noventaiún naciones, damas y caballeros, ¡queridos miembros!

Hace cincuenta años, en este día memorable, 1° de mayo de 1954, mientras andaba por el camino de la defensa de la Voluntad de Dios, fundé la organización oficial del movimiento por la unidad. El camino del que fui pionero desde hace medio siglo es un camino que nadie realmente ha entendido. Solo Dios ha sido mi fuerza motriz, mientras caminaba este sendero solitario de persecución y sufrimiento que se tiñe con sangre, sudor y lágrimas.

El movimiento por la unidad que he estado promoviendo se entrelaza con el deseo de Dios. Por lo tanto, durante los últimos cincuenta años, con lluvia o sol, no se me ha olvidado mi misión ni una sola vez en relación a este tiempo y mi responsabilidad hacia el futuro. En esta ocasión significativa el día de hoy, me gustaría revelar el propósito fundamental que Dios, que es la fuerza motivadora detrás de este movimiento de unidad, tenía en sus inicios, su destino y su meta.

La Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial no fue creada como otra denominación o secta. Soy plenamente consciente de que ese no habría sido el deseo de Dios. Hace cincuenta años, el movimiento para la unidad comenzó como la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial (AESUCM) En otras palabras, comenzó como una asociación para el bien de la unidad. La selección de este nombre, que significa la unidad del cristianismo mundial, la unidad de las religiones y la unidad del mundo espiritual, estaba lleno de riesgos. El desarrollo de la tradición cristiana y la formación de su ámbito cultural se logra a través de la fe, el sacrificio, la pasión y la búsqueda de santos cristianos, líderes y eruditos ejemplares. A pesar de esto, el cristianismo se ha dividido en numerosas denominaciones, algunas de las cuales están en conflicto entre sí, incluso en la actualidad. Bajo estas circunstancias, el cristianismo unificador no es tarea fácil. La unidad de las religiones y, además, la unidad del mundo espiritual, son aún mayores tareas.

El concepto de unidad que expuse no solo implica la unidad superficial o la unidad en la forma. Se trata de la armonía y la unidad fundamental y completa de acuerdo con el ideal de Dios.

En primer lugar, esto se logra a través de la obra del Espíritu. La unidad entre las religiones y la unidad en el mundo espiritual no se puede lograr por la fuerza, la autoridad o por cualquier otra condición externa. El poder de movilizar el espíritu está en Dios y en el mundo espiritual, cuando el fundamento que permite que Dios obre en la Tierra es establecido y se cumplen las condiciones deseadas por los santos. Sin embargo, el poder real para incentivar a los buenos espíritus en acción recae sobre Dios y el mundo espiritual.

Originalmente, el ser espiritual, la persona interna de un hombre o una mujer, es una entidad que responde a las buenas influencias espirituales. Sin embargo, las personas son seres caídos disfuncionales y han vivido en ignorancia de la existencia del mundo espiritual. Una vez que sus yo espirituales son reparados y purificados, toda la gente, naturalmente, pueda aprovechar estas buenas influencias espirituales. Por lo tanto, todos debemos ser conscientes del mundo de los espíritus, y se acerca el tiempo en que lo seremos.

A lo largo de mi vida he estado promoviendo el movimiento de la unidad que apoya a Dios y el mundo espiritual. A través de Dios trabajando espiritualmente en la Tierra, la unidad entre la mente y el cuerpo, la unidad entre las personas, la unidad entre los mundos espiritual y físico, y la unidad entre Dios y los seres humanos se puede lograr.

En segundo lugar, la unidad se logra a través de la verdad y el amor. He puesto de manifiesto que la relación entre Dios y la humanidad es la de un Padre e hijo enlazados por el amor verdadero. También he puesto de manifiesto los principios fundamentales de la vida y de este universo, la verdadera naturaleza del pecado original, de la restauración, del mundo espiritual y de la historia de la providencia de Dios. En mi vida, he enseñado acerca del amor verdadero y lo he puesto en práctica.

El amor verdadero es invertirse a sí mismo por el bien de los demás. En el amor verdadero dejo de preocuparme de que mis propias buenas cualidades reciban reconocimiento. Deseo señalar las mayores cualidades del compañero objeto de mi amor. Al invertir e invertir más, el compañero objeto de mi inversión será mayor que yo. El amor verdadero significa invertir, olvidar que he invertido, y seguir invirtiendo aún más. Esto significa sacrificar todos mis intereses y posiciones. Cuando esto se les ha sido dado, una unidad verdadera se puede lograr. Por lo tanto, la mente egocéntrica es el mayor obstáculo para lograr la unidad.

Durante los últimos cincuenta años me he entregado totalmente como individuo, familia, clan y nación. He invertido la Iglesia de Unificación; y hasta ahora estoy dedicándome incansablemente por el bien del mundo y de la humanidad. Todo esto ha sido para alcanzar el ideal que Dios, que quiere lograr completa armonía y unidad a través del amor verdadero, Su intención en el momento de la Creación.

El deseo de Dios para nosotros es que vivamos en unidad ideal con Él por medio del amor. Los valores de la libertad, paz, elevada, visión y felicidad que la humanidad anhela solo son posibles cuando logremos la armonía y la unidad en amor verdadero. Por ello, el Movimiento de Unificación es el movimiento para difundir el amor verdadero a todo el mundo.

Dios, el Padre Verdadero invisible, nos creó, al igual que a todo lo demás en la creación, con el fin de establecer un compañero objeto en el amor verdadero. En particular, nosotros, que fuimos creados para ser hijos de Dios, somos los seres más preciosos para el Padre Verdadero celestial quien es el sujeto recíproco del amor absoluto. Nuestros primeros antepasados debían ser cuerpo y templo santo del Dios invisible, los compañeros objetos sustanciales de amor verdadero de Dios.

Originalmente, Adán y Eva debían madurar y convertirse en personas en cuyo carácter se manifestara el amor verdadero basado en el amor verdadero de Dios. Ellos iban a convertirse en una pareja verdadera y multiplicarían hijos verdaderos para llegar a ser Padres Verdaderos. Si lo hubieran hecho, se habrían completado a sí mismos como la entidad sustancial del amor verdadero de Dios, la vida verdadera y el linaje verdadero. Si Adán, Eva y sus hijos hubiesen completado un fundamento de cuatro posiciones de amor verdadero con Dios en el centro, Dios habría podido tener descendencia con relación de sangre a través del amor verdadero, y el ideal de la familia de la humanidad se habría conformado en toda la Tierra.

Un atributo del amor verdadero es que impulsa a los que lo experimentan a invertir más en su compañero objeto de amor que en ellos mismos. Por lo tanto, el concepto de que las personas, que fueron creadas como el compañero objeto del amor de Dios, pueden pecar y sufrir en el infierno es impensable para Dios. Todos estos son los resultados de que nuestros primeros antepasados actuaron en contra de la naturaleza del amor verdadero y a favor de la Caída.

Nuestros primeros antepasados, que fueron expulsados del mundo original, no podían tener hijos de la vida y el linaje verdadero bajo la bendición del amor verdadero de Dios. Las personas nacen sin una relación con el amor verdadero, la vida verdadera y el linaje verdadero de Dios. Así pues, están destinados desde el momento en que nacen a necesitar un Salvador y la salvación.

Salvación significa recuperar nuestro estado original; es decir, la restauración. Significa volver a nuestro estado original antes de la Caída y la restauración de la relación con Dios que hemos perdido. Los seres humanos caídos, inevitablemente, deben ir por el camino de la restauración por indemnización. Por lo tanto, en cada época y en cada región del mundo, Dios ha levantado las religiones y ha llevado a la humanidad a lo largo del camino progresivo de la restauración.

La religión es un centro de formación y la institución educativa para reparar los seres humanos disfuncionales y devolverlos a su estado original. Las enseñanzas religiosas no son para el bien de la religión. La religión es el medio para hacer realidad la Voluntad de Dios, que es educar y recrearnos como hijos de Dios. Es imposible que Dios esté dentro de las doctrinas limitadas y los rituales realizados por la religión. La misión de la religión es cultivar nuestro carácter a través de una vida de fe que abrace a la iluminación y el crecimiento personal, para que podamos asistir a Dios en nuestras vidas diarias.

Podemos graduarnos de la escuela solamente después de completar un curso de estudio prescrito. De la misma manera, todas las religiones tienen que dar más importancia a la educación y capacitación de las personas para perfeccionar su carácter que meramente traerlas al camino de fe a través de testimonio y los sermones. La humanidad no fue originalmente creada para relacionarse con Dios a través de la religión y la vida de fe. En el jardín original no existía la religión. No había ninguna necesidad de formalidades del ritual en la relación original entre Dios y los seres humanos. Debía haber sido una relación entre un padre y un hijo verdadero que viven como una familia ideal, embriagada en el éxtasis del amor verdadero.

He tratado de enseñar y ofrecer orientación sobre esta ley celestial y el principio a través de las religiones establecidas; en particular, a través del fundamento cristiano preparado por Dios. Desafortunadamente, debido a la ignorancia, la arrogancia y el sectarismo, la providencia central de Dios no pudo avanzar. En su lugar, se encontró con la persecución. Bajo estas circunstancias, me vi obligado a establecer la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial. Como no tenía ningún deseo de establecer una religión separada de las demás, desde los primeros años de este movimiento he promovido actividades ecuménicas e interconfesionales.

El mundo nos ha llamado Iglesia de Unificación, en lugar de nuestro nombre completo. Hace muchos años dije que estaba deseando el día en el que podamos poner fin a la Iglesia de Unificación. Esto es así porque la misión de la Iglesia de Unificación ha sido restaurar y volver a crear el ideal de Dios en la Tierra. El reino ideal de Dios es el mundo original previsto por Él en el momento de la Creación. Esto solo se puede realizar cuando los errores de nuestros antepasados, que traicionaron a Dios, estén completamente erradicados, y cuando las esferas supra religiosas, supra nacionales de la liberación y la libertad completa sean perfeccionadas, de tal manera que la esfera original del amor, el fundamento ideal de cuatro posiciones, se realice. Para lograr esto se debe trascender la misión de cualquier iglesia o denominación, lo que significa perfeccionar el ideal de la familia del amor verdadero. Aun así, el foco de las iglesias y las religiones hasta ahora han estado en la salvación individual. Ninguna religión hasta ahora ha puesto énfasis en la salvación de la familia.

Es crucial para la salvación de la familia recibir y mantener la Ceremonia de la Bendición del matrimonio, a través de la cual las personas reciben la bendición del amor verdadero de Dios. Descendientes caídos por sí solos no pueden alcanzar el ideal de la paternidad verdadera que nuestros antepasados caídos no pudieron lograr. Solo es posible a través del Salvador enviado por Dios, porque el Salvador es el Padre Verdadero, el Ancestro Verdadero que puede reemplazar al antepasado caído. Hombres y mujeres caídos pueden ser comparados con árboles de olivo silvestre que se multiplicaron a través del linaje falso, recibido de los primeros antepasados, que no tienen relación con Dios. Injertarse en los Padres Verdaderos, que vienen como el olivo verdadero, restaura a los hombres y mujeres caídos. La ceremonia para realizar esto es la Ceremonia de Bendición del Matrimonio.

Sobre la base de la educación del amor puro y el verdadero movimiento de familias en todo el mundo, inauguré la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial el 31 de julio de 1996, en Washington DC, la capital de los Estados Unidos de Norteamérica. Cuatro mil personas asistieron, incluyendo a muchos jefes de estado y líderes religiosos de alto rango del mundo. Ese día anuncié oficialmente el final de la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial. Con la inauguración de la Federación de Familias, la era providencial en que las familias pueden recibir la salvación que trasciende los límites de la religión, la nacionalidad y la raza ha comenzado.

La Era del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento no fueron eras para realizar el ideal de la familia. Esas eras pertenecían a la era providencial para la salvación del individuo, donde la atención se centró en la salvación individual. La era de la salvación de la familia es la Era del Completo Testamento. Cuando las familias se unen como una federación, se mueven hacia la era de la providencia de la salvación de los clanes, y más allá, hacia la salvación de las naciones. La Ceremonia de Bendición erradica el linaje caído, el cual ha sido la herencia de la humanidad caída, y transfiere la propiedad del linaje de nuevo a Dios, trayendo consigo una transformación del corazón. De hecho, ¡no hay mayor gracia que esta!

El Cielo no cae bajo la bandera de una religión en particular. El Cielo es el lugar donde las personas que han recuperado la relación padre-hijo en amor verdadero con Dios, quien trasciende la religión, asisten a Dios y se intoxican en el amor verdadero de Dios. Las personas que reciben la Bendición, crean familias de amor verdadero amor y viven asistiendo a Dios, pueden entrar en el Cielo junto a su clan y nación.

A lo largo de la historia, la gente ha buscado y clamado por su propia liberación y salvación. ¿Qué pasa con Dios? ¿Es que Dios no necesita de la liberación? ¿Dios existe embriagado de alegría? ¿Era posible que el corazón de Dios se llenara con alegría de liberación cuando, a lo largo de la historia como Padre, Dios tuvo que ver a Sus hijos gimiendo en el pecado y el sufrimiento? Eso nunca ha sido posible. El corazón de Dios puede ser liberado y disfrutar de plena libertad de acuerdo con el grado de realización del ideal de la familia y el reino ideal en esta Tierra y en el Cielo. Solo entonces puede la gente ser liberada y ser completamente libre a través de una vida familiar de amor verdadero. A su vez, la creación, y más allá, el mundo espiritual, pueden ser liberados a través de nosotros.

El Cielo se puede comparar a un palacio del amor verdadero en el que, como hijos de Dios que se centran en el Dios vivo, el origen del amor verdadero, pueden compartir la alegría con Él y responder también a Su corazón. La Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial ha promovido el verdadero movimiento de bendición de la familia en todo el mundo con el propósito de realizar sustancialmente el Reino de los Cielos, que está más allá de la religión, la raza y la nación.

¡Respetados líderes y amados miembros! a lo largo de la historia, la humanidad ha soñado con el Cielo, un mundo ideal; sin embargo, ¿cuál es la realidad que vemos hoy? La sociedad actual se ha convertido en el reino de sexo libre y el individualismo en medio de la desintegración familiar y la pérdida de valores. En tal ambiente, sobre la base de los seres humanos caídos, es imposible tener la visión correcta de la vida y de los valores, por no hablar de una visión correcta del mundo y del universo. Por lo tanto, no podemos esperar a tener la esperanza de crear o perfeccionar la armonía, ya sea en el individuo o en el nivel del conjunto.

En el siglo pasado, muchas personas colocaron sus esperanzas en los movimientos utópicos bajo las banderas del comunismo y la igualdad. El movimiento comunista ha creado un gran revuelo y sacudido al mundo; sin embargo, en realidad, lo único que la gente en la esfera comunista experimentó fue la desigualdad y la explotación, la desgracia y el miedo, y por eso el movimiento terminó en un fracaso.

Al mismo tiempo, otros construyeron un sistema basado en un sueño colocando a la democracia y la libertad como los valores y los ideales más altos. ¿Cuál fue el resultado? Este sistema estimuló un deseo individualista y egoísta por el placer y provocó la decadencia y la corrupción, desequilibrio y desorden. El futuro de la democracia tampoco es claro.

Algunos han llamado a la construcción de un mundo ideal a través del humanismo secular o la ideología Juche de Corea del Norte, excepto que estas ideologías deshumanizan a la gente, llevándolos a ser como animales. También hay quienes piden la globalización, aunque esto se ha promovido con una perspectiva egocéntrica. Han fallado en establecer los valores absolutos, verticales, que Dios desea. Estas personas ahora luchan horizontalmente con la confusión y el conflicto de valores relativos.

En general, la humanidad ha estado siguiendo el camino de la autodestrucción, lejos de la ruta de acceso a una familia global en el que la felicidad verdadera es posible. Todo esto es el resultado directo del distanciamiento de los seres humanos de Dios, el Padre Verdadero, a lo largo de nuestra larga historia. La tarea más urgente para la gente en la época actual, que vagan sin poder escapar de la infelicidad y el sufrimiento, es buscar y llegar a conocer a Dios para entender el pecado original y el mundo espiritual. Por sí solo, el individuo no puede alcanzar el ideal de la felicidad. Solamente es posible cuando se ha establecido la relación apropiada dentro de la familia, la tribu, la raza, nación, mundo, el cosmos y Dios. Es el ideal del amor verdadero de Dios el que puede traer la perfección a todas estas cosas.

El mundo del futuro en la nueva Era no será un mundo bajo una ideología centrada en lo humano. Será un mundo basado en el “Diosismo”, la ideología de nuestro Padre Celestial, en el que asistimos a Dios como Rey. Por lo tanto, la edad de la “Paternidad Verdadera”, la edad del amor verdadero, está amaneciendo. La era del nacionalismo ha pasado. Incluso una nación superpotencia no puede existir por sí misma. La edad del unilateralismo también ha pasado. Una nueva era ha llegado, en la que el conflicto va a desaparecer y vamos a vivir juntos en armonía, más allá de la nación, la religión y raza.

El núcleo de este mundo venidero será el amor verdadero; en otras palabras, invertir para el bien de los demás. Los países que vayan en contra de esta ley celestial y adopten una política centrada en sí mismos, enriqueciéndose a sí mismos, irán perdiendo influencia y, al final, perecerán. El futuro es uno en el que la religión será la primera en acabar con sus banderas, por delante de la esfera política y el mundo secular, y tomarán la iniciativa en la práctica del amor verdadero y la compasión. Todas las religiones tienen que conciliar y cooperar a nivel interreligioso para promover la reconciliación y la unidad de las naciones y razas. Ellas necesitan tener el corazón de Dios y ser ejemplos de la práctica del amor verdadero.

He creado la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial y promoví el verdadero movimiento de familias en todo el mundo, mientras que incansablemente invertí todos mis recursos y poder humano para prevenir las guerras y hacer realidad un mundo de paz.

La Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial se inauguró en febrero de 1999 como una organización integrada, y a través de esta organización se ampliaron mis esfuerzos por la reconciliación entre las religiones, esfuerzos que se han extendido durante muchos años. Los líderes en diferentes campos, como la política, la economía, la educación, las artes y las organizaciones no gubernamentales, han participado en este esfuerzo. Más de cincuenta mil Embajadores para la Paz en 191 naciones del mundo han sido nombrados. Yo estoy promoviendo un movimiento para el renacimiento de las Naciones Unidas, para que la ONU pueda convertirse en una organización que esté verdaderamente dedicada a la paz mundial.

En octubre de 2003 fundé el Consejo Interreligioso e Internacional de la Paz, la “ONU de Paz”, y amplié sus actividades como la organización central para la realización de un mundo de paz. No solo eso, de acuerdo con la fortuna celestial y sobre el fundamento victorioso de las devociones que se ofrecen en los mundos celestial y terrenal, ofrecí a Dios Su reinado en enero de 2001. Fue un acontecimiento histórico, la liberación de Dios como el Rey eterno y Rey de todos los reyes. A través de esto, la soberanía de la bondad de Dios amplió sustancialmente su territorio a todos los rincones del mundo.

¡Cincuenta años han pasado desde el lanzamiento del Movimiento de Unificación como una organización oficial! La primera etapa del Movimiento de Unificación fue un período en el que estuvo activo principalmente en la esfera religiosa, la cual se trata de la salvación individual. La etapa siguiente fue el Movimiento tendiente a encontrar y establecer familias verdaderas, la unidad básica de los Cielos. El Movimiento continuará trabajando para la restauración de los clanes, y para tener un impacto en las comunidades locales, hasta que todas las personas en la Tierra y en el Cielo reciban la Bendición.

La tercera etapa del Movimiento para construir el mundo ideal de paz ya ha comenzado. Durante el último año, he dedicado mis esfuerzos para liderar dieciséis iniciativas, grandes y pequeñas, por la paz en el Medio Oriente. El mundo entero está escudriñando mis actividades, entre ellas la paz y el Movimiento de unidad de Corea del Norte y del Sur, el Movimiento de renovación de las Naciones Unidas o el nuevo movimiento de la paz de las Naciones Unidas, y el Movimiento por la paz de los cincuenta mil Embajadores para la Paz en todo el mundo.

¡Distinguidos líderes de todos los ámbitos de la vida! la Era actual es un período de gran transición en la historia. Vamos a experimentar cambios notables durante este siglo. En particular, habrá un gran despertar en los tres campos siguientes: en primer lugar, si bien la tendencia moderna es excesivamente materialista, humanista y atea, habrá un aumento repentino del interés y el conocimiento de los fenómenos espirituales. Esto nos permitirá experimentar notables obras del mundo espiritual que cambiarán el curso de la historia.

En segundo lugar, junto con la profundización de esta experiencia espiritual, la humanidad poco a poco llegará a darse cuenta del valor divino y la importancia social de la familia como la escuela básica del amor verdadero amor. Esta comprensión surge de las experiencias dolorosas de la desintegración familiar y la transformación anormal de la familia en todo el mundo durante las últimas décadas.

En tercer lugar, sobre la base del desarrollo de nuestra espiritualidad, la esperanza y los esfuerzos correspondientes para la paz aumentarán notablemente. Las relaciones humanas no se considerarán limitadas por las fronteras nacionales, raciales o religiosas. Un cambio notable vendrá a través del cual todas las personas vivirán por el bien de los demás y sentirán que todos son hermanos, hermanas y vecinos viviendo juntos.

Estas son todas las obras providenciales del Dios vivo. Dios está desarrollando la espiritualidad del ser humano y, sobre este fundamento, está estableciendo una familia de amor verdadero. Sobre la base de esa familia, Dios está trabajando para crear un mundo ideal genuino y eterno de paz.

Ha llegado realmente el tiempo para que nosotros construyamos el mundo ideal anhelado por la naturaleza original de la humanidad, ha llegado el momento para que construyamos la patria de Dios y el reino de paz en el que podamos asistir al Dios del amor verdadero como el Rey de los valores absolutos. Ya que estamos en un tiempo de gran fortuna celestial, pido sinceramente que ustedes se conviertan en los que construyan el reino de paz de acuerdo al camino del Cielo.

Oro para que la Bendición de Dios esté sobre ustedes, sus familias y sus naciones.

Muchas gracias.

28

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .