La Patria de Dios y el Reino de Paz

357

La Patria de Dios y el Reino de Paz

27 de enero de 2004

Gimnasio Cubierto Jamshil, Seúl, Corea

Conmemoración del Cumpleaños de los Padres Verdaderos

Respetados actuales y exjefes de Estado, Distinguidos Líderes Mundiales, señoras y señores: me gustaría expresar mi profundo reconocimiento por sus muchas expresiones de felicitaciones en esta ocasión del cumpleaños de mi esposa y mío. Sin embargo, esto no es para nosotros. Me gustaría ofrecer toda la gloria a Dios, que nos ha protegido hasta hoy.

Temprano en nuestras vidas fuimos llamados por Dios, y hemos dedicado toda nuestra vida a cumplir Su Voluntad. Por lo tanto, ¡no puedo aceptar sus felicitaciones sin incluir a Dios en esta celebración! Para mi discurso de esta noche, me gustaría hablar acerca de “La Tierra Natal de Dios y el Reino de la Paz”.

La pérdida de la patria de Dios por la Caída

Señoras y señores, ¿Qué clase de mundo habríamos tenido si Adán y Eva, los primeros antepasados humanos, no hubieran caído? Adán se habría convertido en el patriarca de esa familia, el jefe de esa tribu y el rey de esa nación. El mundo que hubiera comenzado a partir de ese ideal de Adán se habría convertido en el mundo de Adán donde la tradición, el idioma, la cultura y el estilo de vida de Adán habrían existido. Tanto Dios como Adán habrían sido capaces de vivir en ese mundo como su Tierra natal.

Lamentablemente, la historia humana comenzó con la Caída de los primeros antepasados humanos. Nuestro mundo se ha reducido a la esclavitud bajo el dominio de Satanás. Un mundo que no tiene nada que ver con Dios. La humanidad fue originalmente concebida para establecer y vivir en un reino de paz por toda la eternidad, con Dios como su Padre Verdadero. En lugar de ello, la raza humana se esclavizó a Satanás, el origen del mal, y residió en un mundo asolado por el pecado y el sufrimiento. Esto ha traído una angustia inconmensurable y constante a Dios.

Por favor, piensen acerca de esto en el contexto de sus propias vidas. En contra de la Voluntad del Creador, su mente y su cuerpo están en lucha y conflicto constante. ¿Ha habido alguien que haya unificado por completo su mente y su cuerpo? Entre los seis mil millones de personas de este mundo de hoy, ¿ha habido alguien que haya vivido de acuerdo a la relación mente-cuerpo ideal original, en la que el cuerpo está en completa sumisión a la mente? ¿Qué pasa con las sociedades y las naciones del mundo de hoy? El conflicto y el egoísmo enraizado en la mente y el cuerpo de la persona se tornaron en barreras transformando las sociedades y las naciones en fortalezas impenetrables.

Se suponía que los seres humanos debían vivir como una sola familia de hermanos y hermanas; sin embargo, somos testigos de serios conflictos interraciales, un problema crucial que amenaza la paz mundial. Cada religión se inició con una misión de revivir la espiritualidad humana, cumpliendo así la Voluntad de Dios al traer a la humanidad de nuevo a Él. Sin embargo, las religiones han abandonado su misión original y quedaron atrapadas en el pantano de los prejuicios y los conflictos. Esto se intensificó hasta el punto donde los vemos siendo mal utilizados como herramientas para el derramamiento de sangre y la guerra.

La mente original de la humanidad lleva al mundo de paz

¿A dónde nos dirige nuestra mente original? En el centro de nuestro corazón, ¿tenemos el deseo de vivir oprimidos dentro de los muros y fronteras que nos rodean? ¡Por supuesto que no! El mundo que queremos es un lugar donde no se observan barreras artificiales o límites. Es un mundo de libertad y de paz, lleno de todas las personas que anhelan la patria original. Es la Tierra natal que por miles de años Dios ha tratado de establecer. Asimismo, es la Tierra natal que la humanidad ha anhelado a lo largo de la historia. Por supuesto, cuando hablamos de una Tierra natal, una nación en particular puede venir a la mente; sin embargo, no se puede comparar cualquier nación del mundo actual a la Tierra natal original.

Para establecer una nación es necesario que haya soberanía, pueblo y territorio. La historia registra el ascenso y caída de las naciones, un sinnúmero de transiciones de las soberanías y el sacrificio de muchas vidas en el proceso. Entre ellos se encontraban innumerables mártires que murieron con la esperanza de que la Tierra natal original algún día apareciera. Aunque eso no quiere decir que los Estados Unidos o Corea, o cualquier otra nación, es la patria que estas personas han anhelado. La patria original sería un lugar donde no hay ni democracia ni comunismo. No tendría necesidad de ninguna religión. Un mundo donde no se cometa la locura de medir el valor de una persona por el color de su piel. Es un lugar que no permite ningún tipo de frontera artificial o nacional, incluyendo la barrera que divide la mente y el cuerpo dentro de cada individuo, lo que trae dolor a todas las partes.

Damas y caballeros, el planeta Tierra es nuestro hogar, y todo el mundo es la Tierra natal que la humanidad ha anhelado. Por decenas de miles de años, Dios ha deseado esta Tierra natal. La humanidad tiene la responsabilidad de establecer una nación mundial congruente con los valores de Dios, así como desterrar el mal de esta Tierra juzgando a Satanás, quien ha sido el archienemigo frente al Cielo, hasta ahora. Por lo tanto, vamos a construir un reino celestial de paz en la Tierra, con la bondad en su base. Por favor, recuerden siempre que este ha sido el deseo de Dios, el deseo de Jesús, y el deseo de nuestros antepasados que caminaron el camino del martirio en el curso de la providencia de Dios.

El linaje verdadero y el amor verdadero llevan al ideal

Ese mundo ideal no se crea automáticamente. Nadie puede construirlo con solo desear su existencia. Es imposible alcanzarlo al menos que nosotros, los descendientes de la Caída de los primeros antepasados humanos, recibamos un nuevo linaje de sangre a través de la Bendición de Matrimonio y practiquemos una vida de amor verdadero.

¿Qué es una vida de amor verdadero? En su esencia, es vivir por el bien de los demás. Es vivir por el bien de los demás antes de siquiera pensar en hacer algo para ustedes. Es una vida de dar por el bien de los demás y descartar la idea de que alguna vez dieron. No significa dar con la esperanza de recibir algo a cambio. Es una vida en la que dan y dan tanto que nunca se arrepentirán de dar más. Incluso mientras ustedes dan, inclinan sus cabezas con humildad. Así, Jesús dijo: “Nadie tiene mayor amor que el que dé su vida por sus amigos”. También dijo: “Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humille será enaltecido”. Incluso nuestro todopoderoso Creador, Dios, no se involucra en la creación y la destrucción a Su antojo. Se rige por los principios de la creación que Él mismo estableció.

Por esta razón, he estado llevando a cabo la providencia de la Bendición del Matrimonio a lo largo de las últimas décadas. Debido a la Caída de los primeros antepasados humanos, la humanidad heredó vida, amor y linaje falso, y no tenía otra opción excepto vivir una vida falsa. Por lo tanto, mi esposa y yo comenzamos nuestra misión dada por Dios como los Padres Verdaderos. A lo largo de nuestras vidas hemos recorrido un camino solitario para llevar a cabo este decreto celestial de eliminar a Satanás, el Diablo, a través de la providencia de Bendición del Matrimonio y, como los Padres Verdaderos, legar la vida verdadera, el amor verdadero y el linaje verdadero de la humanidad.

Descubrimos que Dios mismo no pudo revertir el linaje de sangre falsa debido a que los padres falsos lo plantaron. Después de haber cumplido con todas las condiciones de indemnización necesarias, mi esposa y yo nos pusimos de pie victoriosamente como los Padres Verdaderos. Hemos ido ampliando el linaje de sangre verdadero mediante la separación de la humanidad desde el linaje de sangre del olivo falso e injertándolo en el olivo verdadero. Un olivo falso seguirá siendo un olivo falso, incluso si pasan mil años, el linaje puede cambiar solo cuando es injertado al árbol de olivo verdadero.

Damas y Caballeros, la edad del Cielo brillante está amaneciendo. Reciban mi mensaje de esperanza. La historia de la Bendición matrimonial empezó con solo tres parejas en la década de 1960 y ahora ha llegado a cuatrocientos millones de parejas en todo el mundo. Por otra parte, hay más de ciento veinte mil millones de parejas Bendecidas que viven en el mundo de los espíritus. El campo del olivo verdadero ahora ha superado el campo de los olivos silvestres. Todas estas familias bendecidas se unen en vivir por el bien de los demás. La vida de estos olivos verdaderos, que encarnan el linaje de sangre verdadero, se está extendiendo como la pólvora por todo el mundo. Realizarán la Tierra natal de Dios y el Reino de paz, una nación llena de alegría y felicidad, una nación global de libertad y la igualdad sin muros ni fronteras nacionales.

Construyendo el reino de paz bajo la bandera de paz de las Naciones Unidas

El 3 de octubre de 2003 fundé la Naciones Unidas de Paz en Nueva York, para cumplir con esta providencia divina y desarrollar iniciativas que revolucionen el Cielo y la Tierra. Estamos construyendo la patria de Dios, nuestra Tierra natal, al educar a los seis mil millones de personas en este planeta, dándoles la Bendición Matrimonial y haciendo de todo el mundo su hogar, nuestro hogar.

Nuestro objetivo está puesto. La bandera de las Naciones Unidas para la Paz ya se está agitando en lo alto. El grito de batalla de la victoria está en erupción en todo el mundo. Triunfos se ganan en los Estados Unidos, Europa, Jerusalén, Palestina, Japón y Corea. Nada es imposible para Dios y los numerosos mártires, patriotas, santos y sabios en el mundo espiritual que van corriendo junto a nosotros.

Se dice que los que tienen fe serán bendecidos. En este día significativo, me gustaría pedirles que graben este mensaje en lo profundo de sus corazones. Rezo para que ustedes puedan recibir la gracia de la Bendición del Matrimonio y crear una gran revolución del linaje. Sinceramente espero que ustedes se conviertan en valientes soldados del Cielo, con valentía de pie en la línea de frente de la providencia de Dios, a fin de construir la patria de Dios en esta Tierra, para que el Reino de la Paz prospere por toda la eternidad.

Muchas gracias.

0f98863b273dcc58feb4ffc480147f76

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .