El Amor Verdadero de Dios y la Restauración de Su Relación con el Cielo, la Tierra y la Humanidad

f260a07bf8b2343fe17e9aae92d962a2

El Amor Verdadero de Dios y la Restauración de Su Relación  con el Cielo, la Tierra y la Humanidad

6 de febrero de 2003

Jamshil Indoor Gymnasium, Seoul, Corea

Conmemoración del Cumpleaños de los Padres Verdaderos

Respetados actuales y ex jefes de estado, líderes de los mundos religiosos, políticos y académicos; representantes de ciento ochenta y nueve países, representantes de cada familia, damas y caballeros:

Me gustaría verdaderamente agradecer a todos ustedes quienes se han reunido para felicitarme en mi octogésimo tercer cumpleaños y a mi esposa, la Presidente Hak Ja Han Moon, en su sexagésimo aniversario.

Ante todo, me gustaría devolver toda esta gloria a Dios, quien me ha protegido y cuidado hasta el día de hoy. Mi vida es tal que no puede ser explicada sin Dios, así que me gustaría hablar a todos ustedes con agradecimiento en mi corazón. El título de mi charla hoy es: “El Amor Verdadero de Dios y la Liberación de la Relación del Cielo, la Tierra y la Humanidad”.

Un nuevo entendimiento acerca de Dios

A lo largo de la historia humana, todas las personas han hablado mucho acerca de Dios, el Ser Absoluto. Ellos lo han alabado y adorado en varias maneras diferentes; y, en otras formas, ellos han sentido la libertad de evaluarlo. Ha habido algunas personas que declararon que no hay Dios o que Dios está muerto. Sin embargo, no ha habido una instancia en la cual Dios mismo haya aparecido directamente diciendo: “Así es como he vivido”. Ha habido muchas personas que han profetizado que, con el desarrollo de la ciencia, la población que cree en Dios irá en disminución. Sin embargo, el número de personas que creen en Dios en la sociedad contemporánea no está disminuyendo, ya que Dios es el origen viviente de todas las cosas, el Creador, el Padre Verdadero de la Humanidad.

El Dios que he estado enseñando no es simplemente un vago y oscuro Dios. Desde el momento en que por primera vez lo experimenté verdaderamente a la edad de dieciséis años, cuando estaba acongojado acerca del significado de la vida y el universo, he vivido toda la vida en comunicación con Él. La promesa viva de Dios y mi fe absoluta son las fuerzas impulsoras que han preservado mi vida durante los tiempos de sufrimiento, cuando tocaba el límite entre la vida y la muerte.

Busqué en cada rincón del mundo espiritual. Allí, conocí los cinco Grandes y Sagrados Santos y muchos otros santos y sabios, y recibí el reconocimiento oficial de mi misión. Damas y Caballeros, Dios es el más decente y modesto ser, Él es el Padre Verdadero de la humanidad. Él es el origen de todas nuestras vidas, y Él es el ser con quien todas las personas necesitan establecer una relación. También, lo que todos ustedes deben saber claramente, es que el mundo espiritual, el mundo al que todos nosotros iremos algún día, existe. No duden de la existencia del mundo espiritual, no tengan una vaga creencia en Dios.

He establecido un record por patrocinar muchas “Conferencias de Dios”, algo sin precedentes en la historia. Las primeras tres conferencias que llevé a cabo en los 80, las cuales fueron presenciadas por representantes de cada religión y denominación así como teólogos y sobresalientes estudiosos sobre religión, causaron una gran sensación.

Hubieron tres puntos principales que quise enseñar a través de estas conferencias. Primero, aunque cada fe tiene su propio, único y especial carácter, las religiones actualmente tiene mucho más puntos en común que diferentes. Segundo, el conflicto y desarmonía que existe entre las religiones es debido a la estrechez de mente de los mismos creyentes, y esto no es la Voluntad del Ser Absoluto. Tercero, Dios desea la realización del amor verdadero más que cualquier énfasis en cualquier doctrina o ceremonial.

Las ponencias y debates que se presentaron en estas conferencias se siguen utilizando hoy en día como un libro de texto en los seminarios teológicos superiores de cada denominación. A partir de entonces comenzó el espíritu de diálogo sincero y la cooperación entre todas las denominaciones. Los altos muros que habían sido erigidos entre ellos habían bloqueado el diálogo y la cooperación. Desde entonces, he invertido una gran cantidad de dinero cada año para expandir una federación religiosa y una asociación de paz supra religiosa en cada país y en todo el mundo.

Durante tres días, comenzando el 26 de diciembre del año pasado en Washington, DC, llevé a cabo una Conferencia de Dios a un nivel diferente. Durante ese tiempo, bajo el lema “Dios y un mundo de paz”, trescientos doce participantes reunidos, incluyendo a los líderes religiosos de todos los rincones del mundo y también representantes de la política, académicos, medios de comunicación, negocios, cultura y las artes, y de diversas organizaciones no gubernamentales.

Dios no es solo el Dios de los creyentes. Él es el Dios de todos los pueblos. Especialmente en este momento, estamos viviendo en una época en la que Dios está antes que el mundo, no como un Ser vago y abstracto, sino como un Dios con un Propósito y Voluntad definidas. Es una época de grandes cambios, en el que todas las personas necesitan despertar ante este Dios. Es un momento en el que todas las personas necesitan despertar ante el hecho de que el mundo contemporáneo está enterrado dentro de un torbellino de problemas individuales, familiares, nacionales y a nivel mundial que nunca resolveremos si ignoramos a Dios.

En esta conferencia, los trescientos doce participantes adoptaron una resolución en la que declaré lo siguiente: en primer lugar, que iban a reconocer y establecer que Dios es el Padre Verdadero, Maestro Verdadero, Propietario Verdadero y los Padres Verdaderos sustanciales, como el eje vertical de valor absoluto para el individuo, la familia, la nación y el mundo. En segundo lugar, que iban a cooperar y conseguir la resolución de los cinco santos y todos los sabios en el mundo espiritual a unirse y ayudar a la gente en la Tierra para llevar a cabo la realización de la Voluntad de Dios. En tercer lugar, que iban a apoyar activamente y participar en el movimiento para realizar el amor verdadero, el movimiento para la reforma de las Naciones Unidas, y con los otros planes de los Padres Verdaderos con el fin de realizar el ideal de un mundo pacífico.

La Voluntad de Dios es la perfección del ideal de la creación

El propósito último de la religión es recuperar el padre original y el país de origen. La palabra “religión” no tiene a la humanidad como su objeto principal. Más bien, la religión es la enseñanza en la que Dios, el Padre, se ha establecido como el centro. Luego, hay un cierto curso a través del cual establecemos una relación con Dios y maduramos en una vida de seguir a Dios. Los hombres y las mujeres santas tienen que apoyar a la Voluntad del Cielo y declarar lo que el Cielo ha ordenado previamente.

La religión verdadera tiene que enseñar a la gente acerca de Dios. La religión verdadera no debe abrazar ideas vagas acerca de Dios, tiene que ser capaz de dar una imagen clara de Él para que la gente lo pueda entender. Cualquier religión que ponga en peligro la relación entre Dios y la humanidad no puede ser llamada una religión de un orden superior. Tal religión finalmente se reducirá.

La religión verdadera tiene que enseñar a la gente a conocer a Dios con claridad: cómo llegar a ser uno con Dios y la forma de construir el mundo original de la creación. El propósito de la religión es cultivar un mundo sin pecado, el mundo ideal, donde se establece la relación original con Dios.

Dios no está buscando un mundo religioso. Él está buscando Su mundo ideal de la creación. El propósito de la religión no es para la religión misma, sino para realizar el mundo del ideal de Dios. Así que tenemos que pensar en el propósito y el ideal de la creación original. Dios creó al mundo, por lo que es necesario explicar este ideal de la creación.

¿Cuál creen que es la Voluntad de Dios? Es completar Su ideal de la creación. ¿Qué creen que Dios quiso lograr a través de la creación de nuestros antepasados humanos, Adán y Eva, en el Jardín del Edén? Dios, que es la esencia del amor, creó a la humanidad porque Él necesitaba un compañero de amor.

Fuimos creados como hijos e hijas de Dios para que Su ideal de amor verdadero pudiera ser realizado. La pareja original fue creada para crecer como un hombre y mujer verdaderos; entonces, convertidos en esposo y esposa, crear una familia ideal y luego construir un país y un mundo ideal. Para repetir, centrándose en el amor verdadero de Dios, ellos debían perfeccionar el ideal de la familia, expandiendo esto para construir el mundo ideal. Sin embargo, la Caída de nuestros antepasados humanos destruyó el ideal de Dios de la creación en ese momento.

En consecuencia, el propósito de la religión es encontrar una persona verdadera, una familia verdadera y una nación verdadero; y, sobre ellos, construir un mundo verdadero donde todas las personas puedan vivir juntas en paz. Este es el propósito de la providencia de Dios para este mundo.

La religión está buscando un mundo bueno. Sin embargo, un mundo bueno no se puede realizar antes de primero establecer un buen país. Para que aparezca un buen país, primero tiene que haber una buena sociedad, antes de que haya una buena sociedad, tiene que haber primero una buena tribu, antes de que haya una buena tribu primero tiene que haber una buena familia, y antes de que haya una buena familia, primero tiene que haber un buen hombre y una buena mujer.

Después de la Caída de Adán, se produjeron los cuatro mil años de historia de Israel. ¿Cuál era su propósito? Externamente, era una época para que el mundo se desarrollara, aunque internamente el único fin de este período de tiempo fue encontrar un hijo verdadero, para encontrar un Adán verdadero. La pena y resentimiento más profundo de Dios era que, debido a la Caída, no hubo un hijo o hija que pudiera heredar la vida y el linaje de sangre centrado en Su amor.

Dueño del amor, la vida y el linaje

Así, Dios envió a este mundo, como el Salvador, a la persona a quien Dios hizo ser el dueño del amor, la vida y el linaje de sangre verdadero. De acuerdo con los diferentes puntos de vista, esta persona se le ha llamado el Salvador, el Mesías, o el Señor de la Segunda Llegada. Él viene como el Salvador para rescatar a todas las personas en este mundo de la pobreza, el sufrimiento, la guerra y el mal; y, centrado en el Ser Absoluto, perseguir la Voluntad de Dios para la salvación. Él es el mediador que conectará todas las personas religiosas a través de la vida de Dios. Se le ha llamado el Mesías en el Primer y Segundo Israel, y el Señor de la Segunda Llegada en la providencia de la restauración de Dios. Los términos Salvador, Mesías y Señor de la Segunda Llegada se han utilizado centrados en el curso de la salvación y la restauración.

Los hombres y mujeres caídos nacen y viven en conflicto y pecado a través de su conexión con sus padres y antepasados falsos. Pero restaurarlos a la posición que tenían antes de la Caída no significa que todo se haya cumplido. La Voluntad de Dios, la Voluntad Original para la humanidad, es que cada ser humano se convierta en la persona ideal del mundo creado originalmente previsto por Dios, y completar el mundo ideal de la creación. Esto significa que, después de que un hombre y una mujer se conviertan en individuos que han logrado el ideal del amor de Dios, se convertirán en esposo y esposa de amor verdadero y luego en padres verdaderos.

Para que esto suceda, Dios necesita absolutamente a los Padres Verdaderos como la fuente de Su amor verdadero, vida verdadera y linaje verdadero. Así que, con el fin de completar la providencia de la salvación de Dios, no es un hombre, el Salvador, el Mesías, o el Señor de la Segunda Llegada, el que tiene que aparecer. Deben aparecer los Padres Verdaderos, el esposo y la esposa que asemejan a Dios por completo y que han comprendido completamente Su amor verdadero. De la misma manera que Dios primero creó a Adán y luego a su compañera eterna tomando una costilla, el hijo de Dios, el Adán restaurado, primero tiene que aparecer y luego restaurar Eva. Luego, después de volver a crearla, él tiene que realizar el ideal del amor verdadero con ella, perfeccionando el rol de los Padres Verdaderos. La fuente del amor verdadero de la humanidad y de la vida verdadera comienza a partir de los Padres Verdaderos, y en ellos se encuentra el modelo e ideal de todos los esposos y esposas verdaderas y todos los padres verdaderos.

El pecado y el sufrimiento de la humanidad se originaron en el falso amor de los antepasados caídos, que a su vez nacieron como fruto de los primeros padres y antepasados falsos. En consecuencia, la única manera de ser liberado de la conexión con la Caída y completar el ideal es a través de la Llegada de los Padres Verdaderos. El ideal original de la humanidad que el mundo ha buscado a través de la religión y ha esperado con tanta ansiedad son los Padres Verdaderos, quienes cumplirán ideal del amor de Dios.

La meta de la religión es la recreación de los seres humanos

Podemos decir que la religión es el curso para remodelar a los seres humanos. Si no hubiera ocurrido la Caída, la religión habría sido innecesaria. La religión es la manera de remodelar a los seres humanos, cuya mente y cuerpo están en conflicto debido a la Caída, para llegar a ser personas pacíficas que no luchan, sino quienes sean socios y objetos sustanciales de Dios para la eternidad. Es el curso que permite a las personas caídas cambiar en personas originales de carácter verdadero que se asemejan a Dios.

Cuando nos fijamos en nuestra mente y cuerpo, el cuerpo es, en gran parte, la base del espíritu maligno Satanás, y la conciencia es la base de Dios. En términos generales, el cuerpo dirige la mente. La religión es la manera de debilitar el control del cuerpo sobre la mente. La religión enseña que debemos negar nuestro cuerpo. Así, la religión nos insta a ayunar, a servir, a sacrificarnos, para ir por el camino del sufrimiento e incluso para ofrecer nuestra vida por causa de la justicia. Esta es la lógica detrás de la enseñanza aparentemente paradójica de la Biblia que dice: “El que ama su vida la perderá, y los que odian su vida en este mundo la guardará para la vida eterna”. Si viven conformes a los deseos de su cuerpo seguirán el camino de la muerte en el infierno; sin embargo, si ustedes niegan su cuerpo y entran en el reino en el que se libera su conciencia, ustedes tendrán la vida eterna y serán recibidos en el Reino de los Cielos.

La persona que no es capaz de unir su mente y su cuerpo y permite que esta lucha continúe, será incapaz de acostumbrarse al mundo ideal de amor sin fronteras de Dios. Por lo general, la gente dice que si ustedes creen en una religión en particular van a ir al Cielo o al paraíso. Yo digo que el Cielo es el lugar para los hijos de Dios, cuya mente y cuerpo se han convertido en uno centrados en Su amor.

El amor del mundo caído es, generalmente, un amor centrado en el “yo”, un amor que no se fija en la mente, sino en el cuerpo. El cuerpo es el club nocturno del diablo. Su mente original debe tomar la posición de compañero sujeto en lugar de Dios; en vez de esto, su cuerpo se convierte en un compañero sujeto fortalecido y juega con su mente original como con una marioneta. Esto es lo que tenemos que cambiar. La religión es el taller de reparaciones que Dios hizo para solucionar este problema. Es la tienda de reparación que remodela a los seres humanos en personas completas de carácter verdadero cuya mente y cuerpo están unidos por la eternidad.

La religión nos enseña a no descansar, a orar sin cesar. El diablo no descansa, él utiliza el cuerpo como su fase horizontal las veinticuatro horas del día. Así como Dios está en la posición vertical, Él puede realizar Sus obras solo a través de la mente vertical. Para que su cuerpo horizontal no pueda ser controlado por el diablo, su mente tiene que estar en la posición vertical a través de la oración y la devoción. De esta manera, usted puede recibir tres o cuatro veces mayor poder de Dios. Si viven una vida de oración y devoción sincera de tres a cinco años, ustedes pueden liberar su mente de la influencia horizontal y habitual del cuerpo.

La religión es el medio para cumplir la providencia de la restauración

Respetados líderes, señoras y señores, llevar una vida religiosa no es algo que ustedes pueden preferir hacer o no hacer. Debido a que los hombres y mujeres caídos nacieron con una conexión con el amor caído y los padres caídos centrados en Satanás; entonces, sin excepción, todas las personas tienen una necesidad imperiosa de pasar por el taller de reparación de la religión, conocer a los Padres Verdaderos y establecer una conexión de amor y vida verdadera con ellos.

Hay un punto importante que deben conocer. Ustedes no pueden ir a la tienda de reparación y quedarse allí para siempre. Deben emerger renacidos. Mientras que la vida religiosa es el curso requerido para toda la humanidad, no es el propósito básico o el propósito entero de la vida. El fin último de la vida humana es completar la vida religiosa, graduarse de vivir una vida de restauración, y luego vivir una vida como hombre y mujer del mundo original de la creación.

La religión surgió solo debido a la Caída de la humanidad; por ello, ¿es razonable decir que el único propósito de la vida es vivir enterrado en una religión? Si no hubiera sucedido la Caída, ¿cómo los hombres y las mujeres habrían vivido originalmente? Los seres humanos son originalmente los hijos de Dios. Así que estamos destinados a vivir con amor verdadero, realizar una familia verdadera y establecer un mundo de libertad, paz, unidad y felicidad.

Dios no creó originalmente a los hombres y mujeres para que se descompongan y pudieran ser reparados como Sus hijos renacidos a través de la religión. ¿Dónde hay un padre que le gustaría ver a sus hijos sufriendo en un conflicto sin fin arrepintiéndose de sus pecados? ¿Creen ustedes que la Voluntad Original de Dios Padre, el Señor de la creación, omnisciente y omnipotente, era que sus hijos sufrieran en el pecado?

Este mundo caído no es el mundo que Dios planeó originalmente. La desobediencia de los ancestros humanos impidió a Dios hacer realidad el mundo que Él había planeado originalmente. Sin embargo, Dios es absoluto, y Su Voluntad también es absoluta. Así, Dios realizará Su Voluntad de nuevo. Esta Voluntad es la recuperación completa a su estado original. Esta es la razón por la que la providencia de la salvación de Dios es la providencia de la restauración, la providencia de la recreación. La religión es el medio central de la providencia de la restauración; sin embargo, no se supone que la gente solamente debe conocer a los Padres Verdaderos y pasar por el curso de una vida religiosa. Se supone que deben ser hechos hijos de Dios, establecer la relación de padre e hijo en su vida, atender a Dios y construir un mundo de fe que se encarna en su vida diaria. Nadie en la historia reveló esta preciosa verdad, específicamente, que los seres humanos deben graduarse de la vida religiosa que viven. Yo, que sabía la verdad de Dios desde muy temprana edad, no quería crear otra secta o denominación.

Los antecedentes de la fundación de la Federación de Familias

Debido a que el cristianismo, que era la religión central de la providencia de Dios, no aceptó mi enseñanza del camino del Cielo, que tuve que crear la Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial. Aunque era una asociación, no una secta o denominación, el mundo cristiano continuó negándonos, persiguiéndonos, etiquetándonos como herejes y mirando para otro lado. Luego, a medida que nuestro movimiento comenzó a ser más grande, el mundo empezó a llamarnos Iglesia de Unificación en lugar de utilizar el largo título oficial. Así es como nos convertimos en la Iglesia de Unificación. Así ha sido durante muchos años, años en los que he vivido con la esperanza de ver el día en que nos pudiésemos quitar el cartel de iglesia. Incluso yo profetizaba sobre ese día. Finalmente, en 1996, acabamos con ese signo y comenzamos la Federación de Familias para la Paz Mundial.

Este fue un evento muy importante en la historia de la humanidad. Fue el comienzo de un nuevo mundo. Esto marcó un cambio desde el viejo mundo, donde la gente vivía con la carga del pecado heredado de padres falsos, en el sufrimiento y el conflicto, viviendo una vida de fe en la que la única manera de encontrar a Dios era a través de la oración y el arrepentimiento. Se convirtió en un mundo donde la gente podía renacer al recibir la bendición de los Padres Verdaderos y por vivir sus vidas por un simple informe de sus acciones a Dios.

No hay nadie que pueda conocer el curso que he tenido que seguir con el fin de obedecer el mandato del Cielo y de cumplir mi misión como el Padre Verdadero, rompiendo las paredes en este mundo y en el mundo espiritual, dando la gracia de la Bendición libremente en la Tierra y en el Cielo. ¿Creen que fue fácil para mí hacer que Satanás, el ser que a lo largo de la historia ha estado actuando como el falso maestro controlando a la gente y desobedeciendo a Dios, se rindiera completamente?

No se puede establecer la posición de los Padres Verdaderos sin primero obtener una rendición formal de Satanás. De acuerdo a la voluntad de los Padres Verdaderos, el privilegio de la bendición puede llegar a todas las personas en el reino de muerte de Satanás, incluyendo a todos los que están en el mundo espiritual y en la Tierra, para que sean capaces de cruzar al reino de amor verdadero de la vida. Esta clase de era milagrosa ha comenzado.

Debemos vivir como hijos verdaderos de Dios

¡Señoras y señores! Uniéndonos en la Bendición del Cielo sobre nosotros, llamo a la humanidad para completar la vida religiosa, recibir la bendición del amor verdadero, establecer una familia verdadera y vivir la vida manteniendo el estándar de ser hijos verdaderos. Los que reciben la bendición en la Tierra y viven una vida de amor verdadero puede entrar en la patria eterna del mundo ideal; es decir, el país de Dios, el Reino de los Cielos.

¿Qué es lo que se llevan cuando van al mundo espiritual? ¿Dinero? ¿Poder? ¿Llevan con ustedes conocimiento o reputación? Estas cosas pertenecen a este mundo, y hay que dejar todo atrás al entrar en el reino superior. No tienen absolutamente ningún valor en el mundo original eterno, y no pueden llevar nada con ustedes.

El mundo espiritual es el mundo del amor, y el amor verdadero que sienten y viven en la Tierra, después de haber recibido la gracia a través de la Bendición de los Padres del Cielo y de la Tierra, es la cosa más preciosa y es lo único que cuenta en el mundo espiritual. Por favor, estudien más profundamente sobre el mundo espiritual; y, a través de su vida como una pareja Bendecida, conviértanse en hijos de Dios quienes perfeccionan el amor verdadero.

Lo que yo enseño no está basado en las enseñanzas humanas. Y no educo dando lecciones de moral, o de cualquier manera convencional. Estoy instruyendo al hablar con franqueza, con palabras de vida basadas en Dios y el camino celestial.

Si Dios me da la misión de los Padres Verdaderos a mí, ustedes tienen que entender que la relación que hayan establecido conmigo hoy es más preciosa y significativa. Por favor, mantengan mis palabras de hoy en lo profundo de sus corazones.

Quisiera terminar pidiendo que la bendición de Dios esté con ustedes y sus familias, y que Él permanezca con ustedes en sus vidas públicas.

Muchas gracias.

117304677_2647780382148008_7737333514510665640_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .