El Verdadero País para un Rey

SunMyungMoon-830828b-1

El Verdadero País para un Rey

17 de febrero de 2002

Gimnasio Olímpico de Esgrima, Seúl, Corea

Conmemoración del Cumpleaños de los Padres Verdaderos

Distinguidos líderes de todo el mundo, honorables invitados de Corea:

Tantas personas han venido a felicitar a mi esposa y a mí en nuestro cumpleaños; me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento por haber venido. En este día significativo, me gustaría hablar sobre el tema “El Verdadero Rey”, y transmitirles una imagen de cómo Dios originalmente quiso que vivamos nuestras vidas centrados en el ideal por el cual Dios creó a todos los seres en el universo, incluido a los seres humanos, desde el punto de vista de la Voluntad de Dios.

“La acción de vivir por el bien de los demás” está en la raíz de la organización de todos los seres del universo. Porque Dios es el rey de la sabiduría, Él creó a todos los seres para existir por el principio de vivir por el bien de un compañero. Dios estableció esto como la base del principio celestial y la clave de la creación. El mundo de los ideales verdaderos, del amor verdadero, la felicidad verdadera y la paz verdadera no es solo el ideal de la creación de Dios, es también el ferviente deseo de la humanidad.

El camino que conduce a la realización de este ideal no se encuentra en un lugar diferente. El amor verdadero emana solo desde el lugar donde se vive la vida por el bien de los demás, y es solo en este lugar que la felicidad verdadera, los ideales verdaderos y la paz verdadera se hacen realidad. Así que la fuente de los ideales, la fuente de la paz y la fuente de la felicidad y el amor se puede encontrar solamente en el lugar donde la vida se vive por el bien de los demás.

Los seres que no pueden llegar a ser uno con los demás en un lugar donde dicen: “Yo existo por mi propio bien”. Sin lograr la unidad con los demás, no puede haber paz, felicidad, ideales o amor. Cuando cada uno de los miembros de una familia vive con una actitud que existe por el bien de los demás miembros, la paz y la felicidad van a habitar en esa familia.

Examinemos en primer lugar la relación entre esposo y esposa. ¿Que caracteriza a un esposo verdadero? Si hay un esposo que nació por el bien de su esposa, vive por el bien de su esposa y muere por el bien de su esposa, entonces ese esposo sería un esposo verdadero. Una esposa verdadera, del mismo modo, sería una esposa que vive por el bien de su esposo según el mismo principio. Si un hombre verdadero y una mujer verdadera, quienes tratan de vivir por el bien del otro, se unen como esposo y esposa, entonces esa pareja sería un esposo y una esposa ideal. Tal esposo y esposa sería la primera pareja verdaderamente feliz. Esta pareja podría llegar a ser los compañeros objeto de amor verdadero eterno e incambiable. Además, tal pareja podría recibir el amor de Dios directamente, para vivir como compañeros recíproco de la paz de Dios, y para ser el compañero objeto ideal y sustancial de Dios.

¿Qué pasa con la vida de los padres? El principio celestial es que los padres críen y eduquen a sus hijos con un espíritu de sacrificio y servicio por el que existen por el bien de sus hijos, vivan por el bien de sus hijos y mueran por el bien de sus hijos. Es natural que tales padres se conviertan en padres verdaderos. Los hijos, entonces, se parecerían a tales padres y seguirían el camino de hijos verdaderos; es decir, el camino de los hijos verdaderos de piedad filial. ¿Qué clase de hijo es el hijo verdadero filial? Es el hijo que nace por el bien de los padres, vive por el bien de los padres y está dispuesto a sacrificar su vida por el bien de los padres.

Cuando la gente vive sus vidas creyendo y practicando el principio de vivir por el bien de los demás, las familias llegarán a ser familias de paz, familias de libertad, familias de felicidad y familias de amor. Las sociedades se convertirán en sociedades de paz, libertad, felicidad y amor, sociedades acorde al ideal original. Lo mismo ocurre con la nación y el mundo. Es el principio de Dios que la libertad, la paz, la felicidad y el amor vendrán a nosotros de forma natural y espontáneamente si somos inquebrantables en nuestra práctica de este estándar en todo momento, en todas partes y en cada acción.

Incluso en el contexto de una vida vivida por el bien de los demás, debemos tener en cuenta la prioridad en la relación entre compañeros sujeto y objeto. Si examinamos la creación de Dios, vemos que Dios estaba en la posición del primer compañero sujeto que invirtió todo. Dios estaba en el lugar de vivir por el bien de los demás con el fin de llevar a cabo la creación. Dios, quien es el Rey de la sabiduría, aplicó este gran principio, incluso desde el principio, con el fin de establecer los estándares originales de paz, felicidad y amor sobre la base de “invertir y existir por el bien de los demás”. Cuando el compañero sujeto da todo al compañero objeto y presenta el modelo de una vida vivida para los demás, el compañero objeto estará dispuesto de forma automática para ofrecer incluso su vida por el bien del compañero sujeto.

El amor viene del compañero objeto. Sin un compañero objeto, no puede haber felicidad o paz. Esto viene a nosotros categóricamente a través de un compañero objeto. Cuando una persona recibe de su compañero objeto un amor y un ideal que es más precioso que su propia vida, él o ella se prepara en humildad para recibir este precioso amor. En otras palabras, tenemos que ser humildes, incluso cuando estamos viviendo por el bien de los demás. En una vida vivida por el bien de los demás, hay eternidad y prosperidad. El principio celestial centrado en la posición de vivir por el bien de los demás estará operando en tal vida.

No importa cuántas escrituras religiosas se conservan hoy en día. La simple frase “existan por el bien de los demás” está por encima de las enseñanzas de todas las Escrituras. Los sesenta y seis libros del Antiguo y Nuevo Testamento, también, se cristalizaron finalmente en ésta frase: “existan por el bien de los demás”. Esa es la razón por la que Jesús dijo: “Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humille será enaltecido” y “muchos que son primeros serán últimos, y muchos de los últimos serán los primeros”, él dijo: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Mateo 23:12; Ezequiel 21:26; Mateo 19:30, Juan 15:13) Con estas palabras, Jesús estaba explicando el valor de una vida vivida por el bien de los demás. Él estaba diciendo que, a través de una vida así, el Reino de los Cielos se manifiesta, Dios se manifiesta, el amor de Dios se manifiesta; y la paz, la felicidad y los ideales de Dios se manifiestan.

Si consideramos la relación entre un hombre y una mujer, vemos que ni el hombre ni la mujer nacieron por su propio bien. Cada uno nació por el bien del otro. Cada uno nació de una determinada forma para existir por el bien del otro, vivir por el bien del otro; y, si es necesario, morir por el bien del otro.

¡Miren a este mundo, en el que hombres y mujeres viven solamente para sí mismos! ¿Cómo podemos decir que un mundo donde los hombres maltratan y desprecian a las mujeres es un mundo de libertad o un mundo de paz? ¿Cómo podemos decir que un mundo donde las mujeres huyen de los hombres y dicen que no van a tener hijos es un mundo de felicidad? El esposo y la esposa deberían participar en una vida de amor verdadero, viviendo por el bien del otro y amarse unos a otros sin importar las circunstancias. Este es el ideal y el propósito por el cual Dios creó a hombres y mujeres.

La libertad y la paz nunca se puede encontrar a través de un dictador que se impone a los demás. Piensen en cuántas personas son sacrificadas con el fin de que una persona se pueda establecer como un dictador. El camino del dictador es sacrificar a otros para su propio bien. En otras palabras, es lo contrario de la vida del  amor verdadero, de vivir por el bien de los demás. Esa es la razón por la que todos los dictadores a través de la historia comienzan en la infelicidad y, finalmente, terminan en la infelicidad. Esta es una verdad fundamental del universo.

Respetados damas y caballeros: Todos debemos seguir el principio celestial de “Vivir por el bien de los demás”. Por favor, consideren esto en términos de lo que ven a su alrededor. En una familia, la persona que vive por y para el bien de todos los miembros y dedica su vida a la familia en mayor medida que cualquier otra persona llegará a ser, naturalmente, el centro de la familia, incluso si son el miembro más joven o el pariente  más distante del patriarca. Si surge una situación difícil que requiere un trabajo arduo, todos en la familia querrán hablar de ello y obtener la ayuda de esa persona.

Esto nos enseña el principio celestial que el que vive para el bien de los demás al máximo se convierte en la figura central y la persona responsable. Esto también es así en el funcionamiento de una sociedad o país. Si hay una persona que se dedica a sí mismo a la organización del país y sirve a sus miembros más que nadie, entonces los otros miembros necesitan practicar una cierta humildad que les permita asistir a esa persona como lo harían con el Señor y con Dios.

Cuando ustedes vayan al mundo espiritual, verán que, ya que Dios vive como la existencia central del Cielo y la Tierra, ustedes pueden ser dominados a través de decenas de millones de años y, aun así, querrán permanecer bajo el dominio de Dios. De hecho, el estado de ser dominado por Dios será el estado de su mayor felicidad. Ustedes no tienen que tener en cuenta mi palabra; cuando mueran, podrán ver estas cosas por ustedes mismos. La humanidad de hoy es ignorante de esto. La gente vive sin saber que ellos entran en el ámbito de disfrutar la verdadera felicidad y paz cuando se encuentran en el dominio de alguien que realmente se ocupa de ellos. Permítanse sentir “El Dios omnisciente y todo poderoso que es nuestro Padre existe para mí”. Permítanse creer que el amor verdadero de Dios, la forma más elevada de amor, “existe por mi bien”. Ahí es donde encontrarán una serenidad como nunca antes han experimentado.

Cuando ampliamos esta fórmula basada en este principio, más allá del pueblo y la nación al estándar del mundo entero, la esfera en la que nos encontramos, sin duda, será el mundo del amor paradisíaco, un mundo ideal, el mundo de paz, el mundo de felicidad que la humanidad ha deseado. Lo que se ha llamado el Reino de los Cielos en la Tierra es, precisamente, un mundo así.

Damas y caballeros: he dicho que los que viven por el bien de los demás estarán bajo la protección del Cielo y llegarán a ser figuras centrales. Mi vida es un buen testimonio de este hecho. Personas de todo el mundo se refieren a mí y a mi esposa como los Padres Verdaderos. El camino que nos ha llevado a este punto no fue fácil. He dedicado mi vida por completo al Cielo y la humanidad. Incluso mis padres, mis hermanos, la iglesia, el estado o el mundo se me opusieron, nunca perdí la esperanza. Nunca dejé de vivir las enseñanzas del Cielo; es decir, “una vida vivida para los demás”. El camino de los Padres Verdaderos es un camino solitario que conduce de un extremo al otro. Como resultado, el “movimiento de amor verdadero”, que refleja la imagen de como he vivido, se está extendiendo como un incendio forestal por todo el mundo. Millones de familias, que viven por el bien de los demás, están renaciendo como familias verdaderas de paz y felicidad. Las familias que viven atendiéndonos como a los Padres Verdaderos están aumentando en número en todo el mundo.

Tengo la esperanza que todos reunidos aquí en esta preciosa ocasión también practiquen el amor verdadero de “una vida vivida para los demás”, que es el principio celestial revelado en esta Era. De esa manera, el Cielo les bendecirá como figuras centrales y personas responsables, y ustedes experimentarán la paz eterna, la libertad eterna y la felicidad eterna.

Muchas Gracias.

118430335_3208160852635921_2087140485442451652_n

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .