La Patria de Dios y un Solo Mundo

139e93d5105554f0642084137a9b54ec

La Patria de Dios y un Solo Mundo

16 de octubre de 2002

Centro de Entrenamiento de la Iglesia de Unificación, Guri, Corea

Gira para la Armonía y la Unidad en el Cielo y la Tierra

Líderes religiosos, políticos, académico que están reunidos de todo el país y renombrados embajadores para la paz: hoy se han reunido aquí con la esperanza de un mundo en paz. En este lugar significativo, como fundador de la Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial, me gustaría transmitir un mensaje acerca del ideal original de Dios: “La Patria de Dios y un Solo Mundo.”

Las personas que hoy viven en la Tierra no pueden encontrar el reino y la justicia que Dios les prometió. El reino de Dios y la justicia de Dios han sido la esperanza de la gente que ha vivido a lo largo de miles de años de historia, y sigue siendo nuestra esperanza hoy.

Entonces, ¿cómo es que la esperanza sigue siendo nuestro objetivo final? y ¿Por qué no se cumplió esa esperanza en el comienzo de la historia humana? Esa esperanza no se cumplió porque los seres humanos cayeron. Debido a la Caída de nuestros antepasados, los seres humanos, que podrían haber llegado a ser el centro del reino de Dios y su justicia, se encuentran incapaces de formar cualquier tipo de relación con Él. En otras palabras, ellos fueron degradados de manera que llegaron a ser ignorantes del Padre, la familia y la nación que son el centro del reino de Dios y su justicia. Por lo tanto, Dios ha estado trabajando duro en el curso de la historia hasta el día de hoy para iluminar a todos los pueblos que han caminado a tientas en la oscuridad, enseñándoles acerca del Padre, la familia y la nación.

Por lo tanto, buscar y establecer el reino de Dios y su justicia sigue siendo tanto nuestra esperanza como nuestro objetivo. Actualmente existen numerosas naciones en este mundo. Sin embargo, incluso entre los muchos países, ni siquiera uno puede ser verdaderamente amado por Dios. Así, la meta detrás de la providencia de Dios de seis mil años hasta el día de hoy ha sido negar este mundo caído y crear una nueva nación de Dios.

Es por esto que Dios ha llevado a cabo la providencia de buscar una nación a lo largo de la historia. Esto es debido a que la Voluntad de Dios de restaurar los seres humanos no puede realizarse sin la cooperación de una nación. Tiene que haber una nación verdadera centrada en una religión verdadera. Por lo tanto, Dios buscó una nación en particular en un momento particular. Esa fue la historia centrada en el pueblo escogido de Israel, juntos su nación y su religión, el Judaísmo.

¿Qué clase de nación esperan? No es como la nación en la que están viviendo en la actualidad. A este tipo de nación deben, eventualmente, decirle adiós. Todavía no tenemos una nación de Dios. Las personas sin una nación no tienen domicilio fijo.

Sin una nación, no hay nacionalidad. Eso significa que no hay motivos por lo que inscribir sus nombres en un registro nacional de familias. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer en este mundo actual es encontrar esa nación. Debemos formar el reino celestial y, con esa nacionalidad, debemos vivir en esta Tierra como los hijos e hijas victoriosos que han heredado el linaje de los padres verdaderos que aman a su país y su gente. Como tal, debemos guiar a nuestra familia y nuestro clan para que podamos entrar en el Reino de los Cielos en el mundo celestial. Ese es el principio.

Solo cuando tengamos una nación tendremos una tradición que tranquilamente podemos dejar por siempre a nuestros descendientes. Solo entonces todos nuestros esfuerzos derramando sangre y sudor permanecerán. De esta forma aparecerá una torre conmemorativa en la Tierra para felicitar el trabajo duro del Cielo. Solo entonces las huellas de toda la gloria permanecerán en la Tierra. Si no podemos establecer una nación, todo será en vano.

Por favor, comprendan que la búsqueda y el establecimiento de la nación de Dios es el tema más importante. Tengan siempre la convicción de que “nuestra familia es una familia que protege la nación, que puede recibir el amor de los Padres Verdaderos. Por lo tanto, debo ser un hijo obediente de los Padres Verdaderos y cumplir con los deberes de un patriota de la nación”. Esto significa que deben recibir el amor de Dios y de los Padres Verdaderos.

No obstante, ustedes no pueden recibir libremente el amor de Dios sin una nación. Esto se debe a que el establecimiento de la nación celestial tiene lugar después que el reinado de Satanás ha sido derrotado. Admiramos la nación de Dios. Esto se debe a que es un lugar donde hay amor. No es un lugar de amor momentáneo, es un lugar de amor eterno. Es un lugar donde cada persona puede ser elevada a desarrollar todo su potencial y donde el valor de cada persona se puede reconocer al cien por ciento. En otras palabras, es un lugar de felicidad eterna. Por lo tanto, las personas anhelan el reino celestial.

El camino que debemos recorrer es un camino que verdaderamente queremos recorrer, y la nación que debemos buscar y realizar es una nación en la que verdaderamente queremos vivir para siempre. Nuestras posesiones pertenecen tanto al cosmos como a nosotros mismos, pertenecen a esta era y al pasado, y debemos asegurarnos de que podemos garantizarlas para la posteridad. Nosotros necesitamos tener la autoridad y el conocimiento para movilizar el Cielo y la Tierra para que lloren cuando lloramos, y que se regocijen cuando nos regocijamos. Será un mundo de un solo corazón, donde el amor de Dios y Su verdad se realizarán a través de Sus hijos viviendo como una familia bajo Dios. Este es el mayor anhelo y esperanza que las personas caídas puedan realizar en la era actual.

Cada persona debe vivir en su propia nación. Esa es una condición absoluta otorgada a cada uno de nosotros. Cada nación existiría en armonía con el resto de las naciones, y cada persona, sin excepción, viviría una vida recta llena de esperanza por el bien del Reino de Dios. Estoy diciendo que debemos anhelar la ciudad natal ideal y establecer las reglas de la justicia a través de nuestras vidas al vivir por el bien del reino de Dios y Su justicia.

¿Tienen esa nación? Ya que no la tienen, ¿no tratarían de realizarla? ¿Qué clase de nación dije que sería? Sería una nación de nuestro ideal, una nación de unidad. Sería una nación a donde todas las personas pudieran ir. No puede haber excepciones en la realización de esta nación. Las familias podrán cooperar, como también las tribus, pueblos y el mundo entero. Por lo tanto, los individuos se pueden unir y, por otra parte, las familias, tribus, pueblos, naciones y el mundo podrán unirse. Ciertamente, Dios tiene que realizar Su voluntad providencial en esta Tierra. Entonces, ¿cuál será el resultado cuando Su Voluntad sea realizada? Será que todos los pueblos del mundo se salvarán y Dios podrá gobernarlos. La Voluntad providencial de Dios tiene sus raíces en Su deseo de ver ese día.

Si no son capaces de restaurar completamente la nación en la Tierra durante sus vidas, entonces, incluso cuando vayan al mundo espiritual, no tendrán el valor de una persona que es parte del reino celestial. Yo estoy diciendo que deben ir al mundo espiritual con el récord de haber sido gobernados en el dominio de Dios, porque este es el estándar original de la creación de Dios.

¡Damas y Caballeros! No envidio el mundo para nada. No tengo ningún interés en las cosas del mundo. El deseo de mi vida es solo este: “¿Puedo morir en una nación donde Dios me puede proteger? Si yo no vivo de esa manera antes de irme, ¿habrá sido mi vida miserable? Por lo tanto, antes de morir, tengo que buscar esa nación y vivir dentro de esa nación, aunque sea por un solo día”.

Sigo adelante con la mentalidad de invertir mi sacrificio miles de días para ese día. Sigo adelante, incluso si ustedes, quienes no entienden, están descansando. Si no pueden hacerlo, entonces tengo que inspirar a los extranjeros para hacerlo, y si esta nación no puede hacerlo, entonces tengo que usar la estrategia de envolver a este país con otras naciones.

Damas y caballeros: ¿Cuál es, en efecto, la meta de nuestra fe? Es llegar a ser un ciudadano de la nación de Dios. Si no podemos llegar a ser ciudadanos de esa nación, el camino para exaltarnos libremente ante todas las personas y todo el mundo natural, no surgirá. Una persona sin una nación siempre será atacada. Se mantendrá en una posición lamentable. Podrá fácilmente ser atrapado indefenso. Por lo tanto, la pregunta es: “¿Dónde está el país de la Voluntad de Dios?”. En otras palabras, ¿dónde vamos a encontrar la nación que Dios pueda usar como Su punto de apoyo?

La razón por la que derramamos nuestra sangre y sudor por esta nación y por este pueblo es, al final, para realizar la nación celestial eterna, la amada comunidad que todas las generaciones de nuestros descendientes alabarán para siempre. No hay duda de que será una nación donde los hijos de descendencia directa defenderán los mandamientos divinos de Dios. En otras palabras, ellos gobernarán la nación cuyo orden y realeza representa a Dios. No habrá ni democracia ni comunismo allí. Una vez que se haya formado la nación, se mantendrá como un sistema nacional eterno. Cuando piensan en estas cosas, ¿no se sienten avergonzados de que no han llegado a ser ciudadanos de tal nación? Deben lamentarse de no tener una nación así, y llorar por no poder vivir en tal nación. Necesitamos arrepentirnos por no tener esta soberanía única incambiable.

La gente ha establecido naciones a lo largo de la historia con el fin de establecer su soberanía, nación y Tierra. Sabemos que en el proceso muchas personas murieron, numerosos patriotas fueron sacrificados, numerosas naciones perecieron y muchas soberanías fueron reemplazadas. Entre las innumerables personas que fueron sacrificadas, no hay duda de que aquellos del lado del Cielo, las personas que fueron sacrificadas por el bien de la Voluntad del Cielo, quieren que se realice tal nación y mundo. No hay duda de que la historia desde la Caída de los primeros antepasados humanos ha sido gobernada por Satanás y no por Dios.

Dios originalmente iba a ser el amo de este mundo. Si se hubiera realizado una tribu, nación y mundo centrado en una familia verdadera, compuesta por hijos de descendientes directos de Dios, unidos en amor con Él, sería realmente un mundo que Dios podía gobernar, una nación que Dios podía gobernar, una familia que Dios podía gobernar y personas a las que Dios podía gobernar. Sin embargo, debido a la Caída, todo a partir del individuo, la familia, tribu, pueblo, nación y el mundo, llegó a oponerse a Dios. Ustedes deben entender esta historia de la Caída y este mundo de la Caída. Si Dios deja este mundo tal como está, nunca se podrá realizar el mundo del amor eterno de Su ideal original de la creación. Como el Ser absoluto, si Dios no puede realizar Su ideal original de la creación, Él no podrá recuperar Su autoridad original. Por lo tanto, con esa posición como Su destino, Dios maneja el mundo del mal y nos guía hacia el mundo original de Su ideal. Esta es la providencia de Dios en relación con el mundo caído.

Aunque en esta Tierra ha habido muchas naciones con soberanías derivadas de la Caída, no ha habido ni un solo país proveniente del deseo de Dios. Con el fin de establecer la nación que pueda realizar Su voluntad, Dios se ha estado moviendo a través de las Eras de la historia sin el conocimiento de los seres humanos.

Dios creó a Adán con el deseo de gobernar una familia, una sociedad, una nación y el mundo a través de este ser individual, y Él crio Adán hacia la perfección con ese deseo en mente. Sin embargo, a través de la Caída de Adán, la historia que comenzó con uno fue dividida en cuatro y cinco. La historia providencial de la salvación ha sido la obra de Dios para reparar y sanar esas divisiones. Adán es el antepasado de todas las personas, por lo que la pérdida de Adán, en efecto, resultó ser lo mismo que la pérdida de toda la humanidad.

Por lo tanto, Dios tiene que llamar y establecer a este ser individual de nuevo. La persona que se establecerá de nuevo tiene que ser alguien que pueda dejar de lado y olvidar su tribu, su pueblo y su nación. En otras palabras, tiene que ser alguien que va a seguir adelante con total devoción a la Voluntad de Dios y solo a la Voluntad de Dios.

Damas y caballeros: todas las religiones tienen el máximo objetivo en común de hacer realidad la Voluntad de Dios. Vamos a examinar la historia del cristianismo, que es un buen ejemplo del cual pueden ser muy conscientes. Aunque Noé pudo haber sido colocado en un ambiente étnico, el no deseaba estar bajo ese dominio, y aunque él pertenecía a un entorno nacional, no estaba atado a ello. En cambio, buscó la nación de su propio deseo. Con el fin de buscar y establecer esa nación, tuvo que pasar por pruebas y dificultades indecibles. Noé tenía parientes y un pueblo que podía llamar suyos, y él persiguió la Voluntad de Dios más que la de sus familiares y su pueblo. La esperanza de Dios fue que Noé buscara el reino y la justicia de Dios, mientras subyugaba su propio entorno personal.

¿Pueden ustedes imaginar el calvario que Noé pasó diariamente, sin importar la estación climática, durante ciento veinte años? Incluso los miembros de su propia familia lo abandonaron, pero Noé absorbió todas las flechas que le venían y abrió su camino a través de su propio curso de ciento veinte años. Noé conocía muy bien el principio de que si se entregaba a comer y beber antes de buscar el país de Dios y su justicia, luego debería indemnizar todo. Más tarde, Dios eligió a Abraham y Sara y los hizo salir de Ur de los caldeos. No sabían dónde tenían que ir a vivir. Ellos solo iban obedientemente con una fe incondicional. Sarah nunca se resintió con Abraham, aun cuando fue arrastrada por el Faraón.

De esta manera, sus mentes, que se dirigían hacia la nación de su esperanza, no cambiaron incluso cuando se enfrentaban a tribulaciones extraordinarias. Su nieto, Jacob, tenía la firme convicción de que la nación y el pueblo de su esperanza fueron promesas de la bendición que recibió, así que nadie podía romper su espíritu. De esta manera, la Voluntad se expandió desde el individuo a la familia y a la tribu, y los profetas gradualmente salían adelante dando esperanza al mundo entero. Debido a la incredulidad y la persecución en Israel, Jesús llegó a ser un vagabundo y no pudo realizar por completo ambas dimensiones de estas esperanzas, la espiritual y la física.

Sin embargo, el Mesías es la persona que viene con la misión de romper todos los muros del Cielo y de la Tierra y hacer todo uno. Las naciones fundadas en base a filosofías de la Tierra pueden perecer; sin embargo, la nación fundada en la ideología que es erigida por las leyes morales de las relaciones familiares debe ser establecida sin falta. Esa es la Voluntad de Dios.

La esperanza de Dios, con Adán en el centro, no debía permanecer únicamente con Adán como un ser individual; debía realizar una familia, tribu, pueblo y nación. Cuando la incredulidad en Israel destruyó la nación que el Mesías intentaba de establecer con tanto esfuerzo, Israel colapsó. Por lo tanto, el Señor del Retorno tiene la responsabilidad de perfeccionar a Adán y completar la misión del Mesías. Les digo que él tiene la misión de perfeccionar a Adán y perfeccionar una familia, tribu, pueblo, nación y un mundo centrado en Adán.

Aunque Dios ha avanzado con el trabajo de establecer una nación absoluta mandando a Sus hijos e hijas amados a la Tierra, en cada punto en el tiempo, no había ninguna base a través de la cual se podría restaurar una nación. Debido a que este trabajo siempre ha fallado, Dios ha tenido que enviar continuamente gente del Cielo a esta Tierra para llevar a cabo el trabajo, para empujarlo hacia adelante y para cumplirlo. Así es como la historia de la providencia de la restauración se ha venido desarrollando hasta la actualidad.

Debemos estar agradecidos, incluso si Dios fuera a ofrecernos como individuos, y debemos estar agradecidos si Dios ofrece nuestra familia, tribu, pueblo o nación. Es solo cuando podemos tener esa actitud, y cuando aparece una nación con esa actitud, que el mundo puede relacionarse a través de esa nación.

Sin embargo, no importa cuánto una persona se sacrifique, si no se establece esa nación, los sacrificios de los individuos y los sacrificios de las familias, las tribus y los pueblos deberán continuar. Es bajo ese principio que Dios ha impulsado la providencia de encontrar una nación durante el curso de la historia. Por lo tanto, cada vez que había una persona que podía pensar en una nación y beneficiar a esa nación, Dios usó a la familia que había heredado la tradición del sacrificio del individuo por la nación, y Dios hizo que tribus y pueblos hereden la tradición de esa familia para que pudieran sacrificarse por la nación. De esta manera, Dios ha impulsado la providencia de encontrar esa nación.

Damas y caballeros: ¿Cuál fue el propósito por el cual nacimos en esta Tierra? El propósito fue que pudiéramos amar a esa nación. El propósito de la providencia de Dios hasta el momento también ha sido amar a esa nación. Una persona sin una nación soberana que puede llamar suya es, ciertamente, lamentable. Por eso Jesús, en consideración a esto, dijo: “Así que no se preocupen diciendo: ¿Qué comeremos? O ¿Qué hemos de beber? O ¿Qué vamos a vestir? porque los paganos andan tras todas estas cosas, y vuestro Padre Celestial sabe que ustedes las necesitan. Si buscan primeramente el reino de Dios y Su justicia, entonces todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:31-33).

¿Dijo Jesús que busquemos primero un hijo o el reino de Dios? Él dijo que busquemos la nación que Dios está buscando. La esperanza de Dios de establecer Su reino y Su justicia no se realiza aparte de nosotros y las cosas de la creación. Más bien, se realiza a través de nosotros.

La esperanza es que el pueblo verdadero servirá como centro de armonía entre Dios y todas las cosas. Por lo tanto, Dios envió a Jesús a la Tierra como un ser substancial que le representó delante de la gente caída, como una persona que podría representar el linaje del Cielo. En otras palabras, Jesús fue la primera persona que vino a la Tierra para realizar la esperanza histórica de Dios. Fue el primer hijo de Dios, establecido en tal posición después de cuatro mil años. Jesús era el hijo sobre la Tierra como una semilla dentro de una nación, centrada en el judaísmo, en la familia de José. En ese momento, Satanás ya había establecido naciones a través de las cuales estaba atacando el lado del Cielo. Por lo tanto, el lado del Cielo también necesitaba un estándar nacional como un punto de apoyo perfecto. Dios ha trabajado duro durante cuatro mil años con el fin de formar una nación. El logro de Dios habría sido coronado cuando los israelitas aceptaran a Jesús y llegaran a ser un punto de apoyo mundial para que el mundo entero se centrara en Dios y Jesús.

Sin embargo, debido al paso de Jesús, ese mundo fue realizado solo espiritualmente. En su curso público de tres años, Jesús trató de restaurar por medio de la indemnización todo lo que se había perdido centrado en el judaísmo. Cuando Jesús murió en la cruz, la nación de Israel que Dios había establecido como Su nación de punto de apoyo y como una entidad substancial en esta Tierra, se rompió, tanto en espíritu como en cuerpo.

Al final, a través de la muerte de Jesús, el cristianismo tenía una base nacional en un sentido espiritual. Por otra parte, los israelitas llegaron a ser los marginados del mundo de Satanás, un pueblo obligado a vagar en aislamiento, sin una nación. Como resultado, ninguna nación pudo personificar el cristianismo, tanto en espíritu como en carne. El Señor del Regreso debe restaurar la providencia de Dios que estableció a Israel basado en los cuatro mil años de preparación, que se había perdido debido a la ignorancia y la incredulidad.

Damas y caballeros: Jesús vino a la Tierra para encontrar una nación. Él vino a establecer una sola nación. No obstante, mientras que Jesús no pudo establecer una nación en espíritu y carne, sí pudo establecerla espiritualmente. Por lo tanto, el cristianismo de hoy en día no tiene una nación substancial en la Tierra.

Esto significa que no hay ninguna nación o pueblo en la Tierra del cual Dios pueda decir: “Este es Mi amado país, este es Mi amado pueblo”. Significa que aún no existe un fundamento para la nación de Dios en la Tierra. Si Israel hubiera llegado a ser una con el Hijo de Dios, Jesús, como centro, en su tiempo, esa nación habría llegado a ser la nación de Dios y Dios habría restaurado el mundo centrado en esa nación. Sin embargo, la muerte de Jesús, es decir, la pérdida del ser sustancial, significó que la base sobre la que Dios quería conectarse a la Tierra en espíritu y en carne fue restaurada solo en espíritu. La iglesia, hasta la actualidad, no ha tenido ni una nación ni soberanía. Así que los creyentes santos han sido asesinados por dondequiera que iban. El cristianismo se desarrolló a través del derramamiento de sangre de los mártires. Porque el cristianismo se plantó de esa manera, su desarrollo no pudo ser de otra manera. Ahora, que la era que exigía persecución con derramamiento de sangre ha terminado, el cristianismo no está destinado a extinguirse. En cambio, basado en la ideología de que el Mesías vuelve, la gente espera con impaciencia al Señor y reverencia el ideal perdido de la nación sustancial que debe ser buscado para realizarlo globalmente, centrado en el fundamento espiritual del cristianismo.

Incluso Jesús dijo que está esperando esto en el Paraíso. Les digo que no podrán acercarse al trono del Cielo. Jesús quería establecer una soberanía nacional para Dios, gobernar la nación y crear una nación que tuviera la autoridad de conectar a las personas directamente desde la Tierra hasta el Reino de los Cielos. Porque Jesús no pudo hacer tal nación, él no quiere pararse directamente ante Dios.

El Paraíso es una sala de espera en el camino hacia el Reino de los Cielos. El Reino de los Cielos es un lugar donde uno no puede entrar solo. Si la Caída no hubiera ocurrido, el Reino de los Cielos habría sido el lugar donde hubieran entrado las familias bendecidas centradas en Adán y Eva. Tenemos que entrar allí juntos con nuestros hijos e hijas. Para restaurar una vez más por indemnización, el Cielo luchó durante dos mil años e hizo la base para conectarse con el mundo hasta ahora; sin embargo, en esta Tierra sin un estándar nacional, ¿quién heredará la base nacional? Dios ha preparado todo para cumplir este objetivo reuniendo a muchas personas ilustres a través de un nuevo movimiento religioso centrado en el cristianismo.

Respetados líderes: ahora, al entrar al tercer milenio después de Cristo, somos los beneficiarios de la nueva fortuna celestial. Todas las personas religiosas deben llegar a un acuerdo para actuar sobre la propuesta de que un consejo representando a todas las religiones llegue a ser una cámara alta de las Naciones Unidas.

El logro más elevado que la ONU podría realizar sería recuperar una espiritualidad humana universal basada en el amor verdadero de Dios. ¿Qué podría ser más grande que eso? Por lo tanto, he ido seleccionando gente sensata de todas las áreas de la sociedad, la esfera religiosa y la esfera política, ideológica, económica y cultural, enseñándoles sobre el amor verdadero de “vivir por el bien de los demás”.

Sobre este fundamento, ya he nombrado a muchas decenas de miles de embajadores por la paz. Estas personas están llevando la bandera de la Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial, que yo mismo fundé, en todas partes del mundo, y están haciendo todo lo posible para realizar el mundo de paz que Dios y la humanidad han deseado durante tanto tiempo. La Voluntad del Dios omnisciente, todopoderoso y absoluto se hará realidad pronto.

En conclusión, quiero expresar mi esperanza de que todos ustedes, los líderes que asistieron hoy, restablezcan sus familias y naciones con amor verdadero, y se conviertan en estrellas que realicen un mundo de paz verdadera y eterna más allá de las fronteras. Ruego que las bendiciones del Cielo estén con ustedes y sus familias.

 ¡Muchas gracias!

1a60f76540ced8e884ce767fb2e5f418

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .