Una Vida Dedicada a los Demás

84c1256700f96c0f4cc0dcf588f1e0da

Una Vida Dedicada a los Demás

27 de abril de 1991

Teatro Nacional, Montevideo, Uruguay

Ceremonia de Bienvenida al Reverendo Sun Myung Moon en el Décimo Aniversario de CAUSA

Respetados invitados, miembros de CAUSA en Uruguay, damas y caballeros: me siento muy honrado por estar aquí con ustedes en Montevideo, la hermosa capital de Uruguay. Quiero expresar mi más sincera gratitud a los ciudadanos de Uruguay, quienes me han recibido tan calurosamente, especialmente a aquellos que prepararon este maravilloso evento de hoy.

Y quiero felicitarlos por dedicarse a su Tierra natal, Uruguay, durante diez años, culminando en esta celebración del décimo aniversario de la fundación de CAUSA en Uruguay. Estoy particularmente emocionado por poder visitar este país que está situado en el centro de Sudamérica y que juega un papel tan importante para los países latinoamericanos.

Estandarización tecnológica para la construcción de un gran mundo

Es la primera vez que visito su hermoso país, aunque hace veintiséis años hice una gira en varias naciones de Sudamérica. Desde ese momento no he olvidado a Latinoamérica, y me he estado preocupando por el futuro de esta región durante años. Particularmente me he preocupado profundamente en la salvación espiritual del pueblo latinoamericano.

Ahora estamos acercándonos al quingentésimo aniversario del descubrimiento de las Américas por los europeos, y estamos en un punto crucial histórico en donde debemos pensar seriamente acerca del origen de la cultura de este continente, de nuestra realidad presente y de nuestro futuro.

Creo que esto no es algo casual, sino que es un resultado de la providencia de Dios que los americanos hayan permanecido desconocidos ante los europeos hasta el fin del siglo quince. Dios ha preparado a estos continentes para que desarrollen un papel en Su providencia.

Muchos de los primeros europeos que cruzaron el Océano Atlántico y se establecieron en el Nuevo Mundo eran personas profundamente devotas, que buscaron una Tierra donde pudieran adorar libremente a Dios y entregar el mensaje de Cristo a los pueblos nativos del Nuevo Mundo. Realmente era el deseo de Dios que floreciera la unidad y la amistad entre los pueblos nativos de las Américas y los colonos europeos.

El Nuevo Mundo de América debió haber sido un modelo de armonía bajo Dios para todas las personas, pero esto no se realizó como Él lo deseaba. Junto con las personas devotas, también vinieron muchas personas egoístas al Nuevo Mundo que abusaron de los nativos y tomaron sus riquezas. Junto a estos males se sumaron los problemas de la esclavitud y el racismo. Como resultado, Dios no pudo bendecir el fundamento de esta nueva cultura. En algunos casos, las naciones se establecieron basadas en la codicia más que en el modelo del amor cristiano. Este comienzo desafortunado se desarrolló en una tradición de egoísmo y explotación que aún permanece hasta este día.

Si Latinoamérica desea ser un ejemplo de reconciliación y paz frente al mundo, necesita abandonar las costumbres del pasado y hacer un nuevo comienzo. Después de independizarse de España y de los otros poderes coloniales, Latinoamérica ha alimentado un gran sueño de unidad como una hermandad de países.

Simón Bolívar, con su idea de la Patria Grande, José Artigas, que consiguió la independencia de Uruguay, y otros patriotas latinoamericanos desearon la unidad de Latinoamérica. Hoy en día, todas las naciones están buscando una unidad más grande a través de esfuerzos culturales, económicos y políticos. Está claro que la visión de un solo mundo, con el sueño latinoamericano como un precursor, está brillando cada vez más.

Al compartir esta visión, también he apoyado y promovido el sueño latinoamericano a través de organizaciones tales como CAUSA, AULA, PWPA y la Cumbre Global. A través de estas organizaciones, he intentado unir a muchos expresidentes y primeros ministros durante varios años, y hemos estudiado cómo promover la cooperación y la unidad de todos los países. Fue solo con este propósito que los expresidentes de catorce países de Latinoamérica se reunieron bajo los auspicios del AULA aquí en Montevideo en 1986.

Su Tierra natal de Latinoamérica aún tiene serios problemas culturales, económicos y políticos. Se requiere de su esfuerzo para resolverlos y para construir un futuro de paz y abundancia. Los países latinoamericanos tienen la misma responsabilidad que los países desarrollados en la tarea de reformar este mundo. Para establecer el mundo ideal, se tiene que extender a todos los países la distribución de tecnología y el libre intercambio de ideas.

La Iglesia de Unificación está trabajando por un desarrollo mundial más rápido en lugares como China, África, la Unión Soviética, Europa Oriental, el Medio Oriente y su Tierra natal, Latinoamérica.

Si Latinoamérica tiene que ser un ejemplo de armonía y paz en el mundo, se debe detener y revertir la tendencia que se dirige a la división y el conflicto. Con este fin, CAUSA está haciendo una contribución mundial en el campo de las ideas y está ofreciendo una visión clara del camino que deben tomar los sistemas democráticos basados en un fundamento sólido de valores morales y éticos. CAUSA presenta una perspectiva moral que puede servir como el fundamento para eliminar la corrupción y la explotación en la sociedad democrática.

Estos problemas graves y muchos otros que sufre la humanidad, como la ignorancia, el hambre y la enfermedad, son productos de causas espirituales más profundas y subyacentes que todo ciudadano responsable debe abordar con urgencia. Estamos viviendo en un momento de transición en la historia humana en este tiempo de gran importancia. En el pasado, muchos movimientos en los campos de la religión, la cultura y la política se fundaron bajo ideales nobles que buscaban un mundo mejor. A pesar de sus grandes logros, los movimientos y las instituciones se apartaron de sus objetivos originales; los movimientos religiosos y culturales, los partidos políticos y los sistemas sociales también terminaron cayendo en las divisiones, las contradicciones y la falta de armonía entre sí, llegando incluso a luchar entre ellos.

En el mundo de hoy, el fanatismo político y religioso y las mentes estrechas aun generan antagonismo y odio. Ciertamente, estos no eran los objetivos de los hombres de fe y buena conciencia, y nosotros no debemos legar estas tradiciones erróneas a nuestros descendientes. Entonces, ¿cuál es la dirección por la que debemos ir? ¿Cuál es la tradición apropiada a legar?

Para entender más acerca de la dirección que debe seguir la humanidad para alcanzar la armonía y la paz, es necesario entender el ideal de Dios de la creación.

¿Por qué era tan importante la creación para Dios, quien es absoluto y eterno? ¿Qué podría haber sido lo que Dios necesitaba absolutamente: bienes materiales, conocimiento o poder? Estas cosas están disponibles para Dios en cualquier momento, y puede gestionarlas cuando las necesite. El amor verdadero es lo único que Dios no puede crear por Su cuenta, debido a que ese amor se consigue solo con un compañero recíproco. Sin un compañero, ni siquiera Dios puede realizar el amor. Esta es la razón primordial de por qué Dios necesitaba el mundo de la creación.

Entonces, ¿qué es el amor verdadero? Como sabemos, Jesucristo sacrificó su vida para amar a sus enemigos. Esto es amor verdadero, el amor que dan a los demás incluso si tienen que sacrificar sus propias vidas, el amor que dan sin ninguna intención de recibir algo a cambio. Por lo tanto, solo a través del amor verdadero, como el de Jesucristo, podemos obtener vida eterna y, con el tiempo, convertirnos en ciudadanos del reino celestial.

Al observar la creación, tanto el mundo mineral, vegetal como animal, vemos que todas las cosas fueron creadas para participar en relaciones de pares entre un compañero sujeto y un compañero objeto que puedan interactuar en armonía centrados en el amor. Del mismo modo, hay un amor armonioso entre un esposo y una esposa, tanto entre ellos como con sus hijos. Estas relaciones se encuentran en todos los niveles de la creación.

El ideal de Dios de la creación comienza desde la familia

La humanidad es el centro de todas las cosas, que fue creada para estar en el nivel más elevado y cerca de Dios, por lo que nosotros somos los compañeros del amor de Dios. Por eso los hombres y las mujeres son los compañeros objeto del amor verdadero de Dios, y sin ellos no se puede completar el objetivo de Dios del amor verdadero. Dios estableció Su amor verdadero, que es Su ideal para la creación, como el valor más elevado y absoluto.

Incluso el Dios absoluto quiere estar completamente rodeado de amor verdadero. Siendo que Dios es de esta forma, todas las personas y todas las cosas se sienten atraídas por el amor verdadero. Desde esta perspectiva, podemos ver claramente cuán elevado es el valor que tienen las personas como compañeros objeto de Dios del amor verdadero. Dios originó Su ideal de la creación con amor por el bien de los demás. Él da sin cesar y sin contar las veces que ha dado, realizando así el amor verdadero. Dios comenzó Su creación invirtiendo sin límite alguno. Del mismo modo, todas las personas fueron creadas para poder armonizar, existir y vivir eternamente a través del principio de Dios de invertir por el bien de los demás. El hombre llegó a existir por el bien de la mujer, así como la mujer llegó a existir por el bien del hombre.

En el ideal de Dios de la creación, que es dar amor verdadero, tanto el hombre como la mujer nacen para amar y convertirse en esposo y esposa. Al hacerlo, ellos se convierten en el compañero objeto del amor vertical de Dios. Este es el propósito de su existencia. Dios, que es el origen del amor verdadero, deseaba dar, desde la posición de padre, este amor verdadero absoluto e incambiable como una herencia a los seres humanos. Debido a que se realiza la armonía y la unidad perfecta en el amor verdadero, Dios puede entregar perfectamente Su amor verdadero a Sus hijos, que son Sus compañeros. No solo eso, debido a los atributos del amor verdadero, Dios también les entrega al hombre y la mujer el derecho de vivir junto con Él y el derecho a compartir el valor absoluto con Él.

Los padres quieren ver que sus hijos sean más exitosos y mejores que ellos. También sabemos que antes de casarse, todos los hombres y mujeres buscan un cónyuge que sea mejor que ellos. ¡Por este mismo principio Dios creó a los seres humanos como Sus hijos y les dio Su bendición para que sean mejores que Él Mismo! Esto es el amor verdadero. Desde esta perspectiva, Dios hizo que los seres humanos vivan con Él como Sus hijos y tengan Su mismo valor.

Además, Dios creó a los seres humanos, centrados en Su amor verdadero, para que sean capaces de compartir Su herencia entre ellos, vivir juntos y tener el mismo valor. Así, en el mundo ideal, todos los seres humanos centrados en el amor verdadero de Dios poseerían ideales y felicidad individual verdadera y transmitirían todo esto a su cónyuge y a sus hijos. Este era el mundo ideal que Dios había planeado originalmente.

¿Por qué necesitamos buscar los Padres Verdaderos?

No obstante, el mundo de hoy está lejos de ser el mundo que Dios planeó. En vez de establecerse el propósito original, el mundo se ha degenerado hacia un mundo infernal, lleno de pecado, lucha y dolor. En términos religiosos, este mundo humano enfermo y roto se denomina mundo caído. Para llevar este mundo caído a las condiciones y órdenes originales, Dios establece una dispensación para la salvación. Por eso he estado enseñando que el trabajo de Dios de la salvación es el trabajo de la restauración, que es sinónimo del trabajo de la recreación.

El propósito de Dios yace en transformar este mundo en la familia ideal original y más allá, para así establecer el mundo ideal. Esto se centra en el amor verdadero de Dios y en el punto de vista mundial de los Padres Verdaderos. Cuando entendemos la misión del Mesías como una misión de los padres para realizar el amor de Dios en este mundo, entendemos que Dios también nos llamó a nosotros para buscar y completar Su misión. Por lo tanto, la misión del Mesías es la misión cósmica que deben llevar a cabo todos los hombres y mujeres de fe.

Como se describe en la Biblia, Adán y Eva, los primeros hijos de Dios, debieron haber crecido en el amor verdadero de Dios, recibido la Bendición matrimonial y dado a luz a hijos. Entonces se habrían convertido en los Padres Verdaderos, al igual que Dios, y habrían entrado al Cielo. De este modo, el mundo debió haberse convertido en el mundo del Cielo y la Tierra, donde debía expandirse la familia ideal de Dios para realizar un mundo donde solo Dios pudiera reinar.

Sin embargo, Adán y Eva experimentaron un amor ilícito antes de madurar. El arcángel se convirtió en Satanás, Adán y Eva se convirtieron en antepasados malos y comenzó así el mundo de la muerte espiritual. El mundo se ha convertido en uno donde las personas nacen con el linaje del mal. Satanás se convirtió en el dios del libertinaje, y lo que más odia Dios es el libertinaje, porque debido a este, los Estados Unidos y Europa de hoy sufren el destino que sufrió Sodoma, Gomorra y Roma. El mundo necesita encontrar al Padre Verdadero que pueda liberar a todas las personas del amor, la vida y el linaje de Satanás, y esta persona es el Mesías.

Debido a que Adán y Eva no cumplieron su responsabilidad, Dios perdió a Sus deseados hijos verdaderos, y los seres humanos fallaron en desarrollar su potencial como padres verdaderos. La Caída causó la pérdida del ser verdadero que podía haber realizado el amor verdadero de Dios y el ideal de los Padres Verdaderos. Por esta razón viene el Mesías con la impresionante tarea de pararse como el Padre Verdadero, de desenraizar el amor falso que injertaron los antepasados humanos, que se convirtieron en padres falsos, y de realizar el mundo ideal de la creación.

En una familia, la relación entre hermanos y hermanas solo existe por tener padres en común. Por este motivo, antes de que este mundo pueda entrar en el reino del amor verdadero y la familia verdadera, se tiene que establecer la posición de los Padres Verdaderos. Dios me ha llamado para hacer que se cumpla este propósito, y he entregado toda mi vida por este objetivo.

Las iglesias de Unificación que estoy desplegando en todo el mundo y los proyectos que he auspiciado, que abarcan todos los campos, tanto ecuménicos como académicos, educativos, de comunicación, técnicos, empresariales, financieros y demás, se previeron con este solo propósito en mente. He sufrido persecución y he confrontado la muerte durante toda mi vida solo con un propósito en mente: vivir con el corazón de los Padres Verdaderos y amar a las personas de todas las razas y culturas del mundo más que a mis propios padres, que me dieron a luz, y a mis propios hermanos y hermanas.

Dios está llamando a todos los seres humanos a que transiten el mismo camino que el Mesías, amando a Dios y a toda la humanidad con un amor verdadero e incondicional y dando todo de sí por el bien del ideal eterno del amor, la paz y la armonía de Dios. Este camino del amor es un camino universal que deben seguir todos los hombres y mujeres de fe y buena conciencia. Dios desea que cada uno de nosotros se convierta en el Mesías de su comunidad. Todas las personas tienen que amar a Dios y a su propia comunidad con el corazón de un padre verdadero. Esta es la misión que Dios pide que cumplan todos los hombres y mujeres.

La urgencia para el establecimiento de valores verdaderos

Actualmente estamos viviendo el fin de la Guerra Fría y una nueva era de paz entre oriente y occidente, norte y sur. Al superar las confrontaciones y las divisiones, estamos dirigiéndonos hacia la era de la unificación mediante la armonía, como una familia mundial de hermanos y hermanas. La década que nos lleva al año 2000 es un período precioso que Dios nos ha entregado para que volvamos al mundo previsto originalmente. Esta es una oportunidad de oro.

Ya he propuesto establecer la Federación para la Paz Mundial, y miles de líderes de los Estados Unidos, la Unión Soviética y otros países están respondiendo con entusiasmo. También establecí la Federación Interreligiosa para la Paz Mundial, que está respaldada por más de ochocientos de los más importantes líderes religiosos del mundo.

Muchas personas se han dedicado a buscar la unidad verdadera y a conseguir un solo mundo, y la paz mundial verdadera todavía se nos escapa. Todos quieren la paz, pero primero debemos saber qué es necesario para lograr esto. La clave no yace en nuestro cónyuge, nuestros hijos e hijas, vecinos, la nación o el mundo, sino que está dentro de uno mismo. Todo depende de si podemos convertirnos en un ser armonioso, en donde la mente y el cuerpo haya alcanzado la armonía y la unidad centrados en la “mente original”.

La mente original de una persona es el regalo más precioso de Dios, e incluso tiene más valor si lo comparamos con todo el universo. Cuando una persona se vuelve un ser armonioso que está centrado en la mente original, pasa a tener el corazón de Dios y de los Padres Verdaderos; entonces pueden comenzar a vivir plenamente por el bien de los demás y a liderar constantemente una vida donde el amor verdadero es el centro. Semejante vida es una en la que un individuo puede alcanzar la paz verdadera para disfrutar de la felicidad y la unificación del mundo. Comenzando con el amor verdadero, que es el estándar del valor eterno e incambiable, tenemos que establecer la unificación de la mente y el cuerpo y la interconexión y la unidad del mundo, que actualmente está dividido por las visiones globales, tanto espirituales como materialistas.

Estas son preocupaciones que tienen todas las personas de conciencia, por lo que es indispensable el papel de la religión, la política y la cultura de realizar definitivamente el mundo de paz. Por consiguiente, todos los hombres y mujeres de todos los campos de actividad humana tienen que comenzar a derribar las murallas del sectarismo. Debemos prepararnos para actuar con un poder unificado de acuerdo con los deseos de Dios por la meta más grande de realizar la paz mundial.

Ahora es el momento de reflexionar sobre el hecho de que no hemos contribuido lo suficiente para la paz mundial. Ahora es tiempo para que cada persona desarrolle el amor verdadero, que es el origen y el elemento básico de la paz mundial.

Todos necesitamos llegar al punto de interactuar entre sí con amor verdadero y de saber que este es el camino más corto para conseguir un mundo de paz. Cualquiera de nosotros que insulte o atente contra su vecino no puede contribuir a la paz mundial o a la providencia de Dios.

El mundo de ahora está lleno de problemas. Para detener el avance hacia la corrupción y la inmoralidad y para infundir en las personas el camino de la bondad, debemos establecer un sentido verdadero de valores y un estándar correspondiente de moralidad universal. Debemos unirnos para llamar a todas las personas de conciencia y fe profunda y educarlos para que sean los trabajadores del amor verdadero de nuestro eterno Dios, trabajadores que puedan practicar el amor verdadero de Dios y de los Padres Verdaderos. Independientemente de la edad o el sexo, muchas personas en todo el mundo actual están hambrientas de amor verdadero. En otras palabras, están esperando que surjan las personas verdaderas que sean capaces de vivir por el bien de los demás.

Si podemos establecer la tradición del amor verdadero, se unirán todas las religiones, también se unirán Dios y toda la humanidad y se cumplirá nuestra nueva esperanza, que es el ideal original de Dios de la creación. Entonces, sigamos adelante para establecer el mundo ideal que Jesús también buscó, y demostrémosle al mundo y a nuestros jóvenes que está comenzando una nueva era de paz, una era de familias verdaderas y una era en la que florecerá una humanidad verdadera.

Por último, quisiera expresar nuevamente mi gratitud hacia ustedes por haberme recibido tan cálidamente a mí y a mi familia. ¡Que Dios los bendiga a ustedes, a sus familias y a su país, Uruguay!

Muchas gracias.

117825641_10223277230023426_7385987941853415969_n

copylink

visita

Una respuesta para “Una Vida Dedicada a los Demás”

  1. SABIAS PALABRAS DEL PADRE VERDADERO: COMO TERCER ADAN. ENTENDIENDO MUY BIEN LA RESPONSABILIDAD HUMANA COMO HOMBRES Y MUJERES CON AMOR VERDADERO EN AMPLITUD. ETC ETC.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .