Amor Verdadero y Mundo Unificado

4

Amor Verdadero y Mundo Unificado

28 de noviembre de 1986

Hotel J.W. Marriott, Washington DC, EE.UU.

Decimoquinta Conferencia Internacional sobre la Unidad de las Ciencias

 

Honorables presidentes, presidentes de comisiones, profesores distinguidos, señoras y señores:

Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a cada uno de ustedes por asistir a la XV Conferencia Internacional Sobre la Unidad de las Ciencias. Gracias por haberla incluido en sus apretadas agendas.

Mi tema en esta ocasión es: “El Amor Verdadero y el Mundo Unificado”. La causa fundamental de la confusión en el mundo actual es el conflicto entre el idealismo o espiritualismo por un lado y el materialismo por el otro, que es el conflicto entre el lado de la bondad y el lado de la maldad. Este conflicto a su vez se puede expresar como la confrontación entre el Dios bueno y el “dios” malo.

La esperanza de la humanidad es la paz, y la paz solo se puede lograr a través de la unificación. Esto significa unificación no solo a nivel mundial, sino también en muchos otros niveles: la unificación dentro de cada nación, en cada familia y dentro de cada individuo. De todos estos, el más importante es la unificación dentro del individuo. Considerando a todos los movimientos de unificación actuales en el mundo, en cualquiera de estos niveles, me gustaría invitarlos a un análisis cuidadoso sobre mis contribuciones.

Con el fin de realizar el mundo de paz que Dios desea, lo siguiente debe ser cumplido. En primer lugar, este Movimiento de Unificación debe lograr preeminencia en el reino del pensamiento humano. Tiene que desafiar y superar todos los puntos de vista más estrechos, tanto en el terreno de la filosofía como en el ámbito religioso.

En segundo lugar, este Movimiento de Unificación debe subir a la cumbre de la tecnología y luego distribuir esa tecnología de manera uniforme en todo el mundo. Hasta el día de hoy, los Estados Unidos tecnológicamente han avanzado y dominado a toda América del Sur, mientras que Europa ha dominado el continente africano. Para corregir esto, el nivel de tecnología necesita ser igualado entre todos los países.

En tercer lugar, este Movimiento debe resolver los problemas económicos mundiales. Hoy el mundo se enfrenta a una crisis monetaria internacional. Esto se puede controlar si numerosos conglomerados compran acciones y establecen un banco supranacional.

En cuarto lugar, tiene que ser superior en el ámbito de los medios de comunicación. Con el “Washington Times” en el núcleo, estamos subiendo hacia la supremacía entre los medios de comunicación impresos en Estados Unidos, un campo de más de 1750 periódicos estadounidenses. De esta manera podemos llegar a ser igual en todos los campos de recopilación de información. Hoy hemos superado al liberal New York Times y al Washington Post en esta área, y estamos ganando continuamente información importante y sensible, no solo de los Estados Unidos, sino también de los gobiernos de todo el mundo.

Sin embargo, incluso si el gran Movimiento de Unificación se encuentra en la cumbre de todos los reinos del pensamiento, la ciencia, la tecnología, la economía y los medios de comunicación, sigue existiendo otro problema: cómo guiar, a través de la educación, a las personas para que puedan ir más allá de su nación y de su raza. El problema se ilustra por el hecho de que, por ejemplo, cuando un norteamericano asume la responsabilidad de un proyecto tiende a emplear solamente a estadounidenses para la tarea; si el gerente es inglés, tiende a emplear solo a ingleses; al jefe francés solo le interesan los franceses, y así sucesivamente.

Por lo tanto, antes de que la paz y la unificación del mundo puedan ser contempladas, hay que saber cómo educar a las personas para que puedan superar por completo su propio entendimiento de nacionalidad con el fin de abrazar el mundo. Incluso el comunismo, el cual descarta la mitad del globo, no puede librarse de su propio nacionalismo e inclinaciones racistas y se reduce a “comunismo racistas”.

Volviendo a la cuestión de Dios, en la segunda mitad del siglo XX gran parte de la población mundial se ha inclinado hacia una visión humanística que niega a Dios y se han vuelto hacia la adoración de Mammón, mientras que gran parte del resto de la población ha caído bajo el comunismo, que es mero materialismo. La filosofía, cuya tarea es encontrar a Dios o a la verdad absoluta, ha fracasado; y la religión, que se supone debe conectar a la humanidad con Dios, ahora está en el punto de perder a Dios y el espíritu.

En la unificación del mundo el problema crucial es el “individuo”. Antes de que la unificación del mundo se haga posible, hay que lograr la unificación de la nación y la unificación de la familia; y la unificación de la familia debe ir precedida por la unificación del individuo, lo cual significa la unificación de la mente y el cuerpo. Cuando el individuo sufre un conflicto interno la familia sufre. Cuando la familia sufre, la nación no puede dejar de sufrir; y cuando la nación sufre, el mundo no puede dejar de sufrir.

Después de que todo esté dicho y hecho, una persona verdadera debe ser encontrada, una persona verdadera a quien la humanidad y el universo puedan apreciar y en quien Dios pueda confiar. A las personas les gustan las cosas que no cambian. De ahí el gusto por la joyería. La gente valora la dureza de los diamantes, el brillo del oro y la iridiscencia de las perlas, todo debido a que son incambiables. Esto también es cierto en las personas. La persona buena e incambiable es valiosa y verdadera. Por lo tanto, todas las personas quieren padres buenos e incambiables, profesores buenos e incambiables, líderes buenos e inmutables y naciones buenas e inmutables.

Hoy en día el aumento en el número de personas que no reconocen a Dios es inquietante. Esto se debe a que, como individuos, sus mentes y cuerpos están en conflicto. Pero si incluso aquellos que no reconocen a Dios se dan cuenta de que algo debe estar mal en los seres humanos, ellos tendrán una perspectiva diferente y verán que puede haber un Dios. Luego, topándose con tales conceptos religiosos como la Caída y la salvación, pueden descubrir a Dios.

Cuando descubrimos a Dios, se vuelve claro para nosotros el concepto de lo que es público y lo que es privado. Lo que es público quiere decir aquello que es para el todo, y lo que es privado es aquello que es para el “yo”. Cuando reflexionamos sobre nosotros mismos de manera objetiva, nos encontramos en un dilema sobre lo público y lo privado. Debido a esto, la religión nos enseña la moderación a través de las prácticas espirituales como el ayuno, el servicio de sacrificio, la modestia y la humildad para que el cuerpo, que se inclina en gran medida hacia el camino de lo privado, pueda ser restringido en favor de la mente, que es más pública.

Dios ciertamente existe. El pueblo verdadero son aquellos que se asemejan a Dios. Para establecer el mundo en el que abundan personas verdaderas, debe ocurrir no una revolución social o política, sino una revolución del carácter en los seres humanos. Esta revolución del carácter es la de transformar a las personas en personas verdaderas quienes llegarán a asemejar a Dios. Esta revolución del carácter es la de elevar el carácter de los seres humanos y acercarlo al carácter de Dios. Dios, que ya es omnisciente y omnipotente, no necesita más conocimiento o poder, necesita a Sus compañeros objeto de amor: el hombre y la mujer.

El verso dieciséis del tercer capítulo del Evangelio de Juan dice: “Tanto amó Dios al mundo que dio a Su Hijo unigénito”, (Juan 3:16) Esto significa que Dios envió a Jesús por el bien de toda la humanidad, no solo para una denominación en particular o un grupo de creyentes. Por lo tanto, Dios abraza a hijos e hijas que aman al mundo con su propia vida, tal como lo hace Él mismo. Lo que Dios más ama es una cultura de amor. Lo que Él quiere de cada hombre y de cada mujer no es que sean personas adineradas o académicos, sino que sean personas de amor. En la Biblia encontramos innumerables enseñanzas acerca del amor: “Amad a vuestros enemigos”, “Ama a tu prójimo”, “de entre la fe, la esperanza y el amor,… el mayor de ellos es el amor”, por nombrar solo unos pocos.

¿Las esposas verdaderamente aman a sus esposos? ¿Los estudiantes aman verdaderamente a sus maestros? ¿Los ciudadanos aman verdaderamente a sus países? Señoras y señores, ¿saben ustedes qué es lo más precioso para un hombre? Es una mujer. De la misma manera, lo que es más precioso para una mujer es un hombre. El propósito de la vida de un hombre es una mujer y el de una mujer es un hombre, y todos nacen de esa relación. El hombre y la mujer han nacido para vivir por los demás. La armonía de la formas de sus cuerpos y de sus órganos del amor refleja esto.

Si realmente entienden esto, ustedes habrán dominado una sabiduría más verdadera y preciosa que la de toda una enciclopedia. Como reflejo de esta preciosidad recíproca del hombre y de la mujer, Dios, el gran rey de la sabiduría, ha puesto a nuestros órganos reproductivos bajo la custodia del otro. Así, el verdadero maestro del órgano reproductor que un hombre o una mujer posee no es el mismo individuo, sino su amado cónyuge. Aquellos esposos y esposas que ignoren esto y lo mal utilicen de manera indiscriminada, de seguro serán juzgados.

Al darse cuenta de esta verdad, esposo y esposa pueden alcanzar la armonía, y sus hijos desarrollarán la piedad filial. Los hijos de tal matrimonio crecerán para ser patriotas leales y esposos y esposas de fidelidad. Tales parejas crecerán aún más hasta convertirse en santos y, finalmente, se convertirán en hijos e hijas unidos completamente a Dios.

Sin encontrar el amor mutuo entre los esposos, que es una relación horizontal, no podemos recibir el amor de Dios, que es una relación vertical. Si la humanidad no hubiera caído el Cielo habría comenzado en una familia, y todas las personas quienes pueblan el mundo serían la expansión de tal familia. Así, la familia es el campo de entrenamiento del amor con el fin crear hombres y mujeres calificados para el Cielo.

Solo aquellos que poseen el amor de Dios pueden heredar el derecho a la Tierra y el Cielo. En este sentido, ¿qué viene primero, la vida o el amor? La respuesta es el amor. El amor es la primera existencia en el universo; y la vida, que comienza solo como resultado del amor, es la segunda existencia. En una familia, los niños nacen del amor de sus padres. Así, los niños heredan la vida de sus padres, después de haber sido parte de tal amor.

Una vez que dos partes están unidas entre sí en una relación de amor, llegan a estar entonces en un mismo nivel. Puesto que el amor viene del otro, “vivir por el bien de los demás” es el más alto principio filosófico. Dios creó a los seres humanos para que sean Sus propios compañeros objetos; así que los creó por el bien de los compañeros objeto, de los propios seres humanos. Del mismo modo, Dios hizo que la humanidad exista para el bien de Él mismo. Sin embargo, como resultado de la Caída, las personas se han centrado en sí mismas, viven por el bien de ellos mismos y no por el bien de los demás.

La sociedad humana de hoy está creciendo hacia la corrupción y las filosofías se están volviendo egocéntricas. Para barrer estas filosofías, solo el amor de Dios, el amor verdadero, puede ser suficiente. El amor verdadero es el amor que da y da sin esperar nada a cambio. Así que tenemos que dar y luego olvidar lo que hemos dado.

Una vez que hacemos realidad tal relación de amor con Dios, Él nos da los privilegios de dominio, independencia y herencia. Cuando establecemos el reino de Dios del compañero objeto y establecemos la gloria del amor incambiable podemos establecer una ética eterna centrada en el amor humano.

Dios, quien está verdaderamente en una posición miserable y lamentable, aún está buscando Su reino del compañero objeto verdadero. Soy humilde al decir que Dios me ha reconocido como tal compañero objeto de amor, y más recientemente me visitó en la cárcel, entre tantos clérigos en los Estados Unidos, para decirme que trabaje por la situación crítica de Nicaragua.

La unificación del mundo, incluyendo la de Corea dividida, nunca podrá lograrse a través del poder militar. La unificación solo es posible con el amor de Dios, un amor que también abarca a los países enemigos.

He practicado este ideal hasta el día de hoy. En mi ministerio en los Estados Unidos he estado enseñándoles a las personas de países mutuamente hostiles de la Segunda Guerra Mundial a amarse unos a otros: japonés y coreano, japonés y norteamericano y norteamericano y alemán. Sin establecer la firme tradición de amar a las personas de las naciones enemigas más que a nuestros propios compatriotas, la unificación del mundo no se hará realidad. Solo el amor de Dios nos permitirá amar a países enemigos más que al nuestro.

Para repetir lo dicho, antes de que la unificación del mundo pueda darse, la unificación de la nación, la unificación de la familia y la unificación del individuo deben establecerse. La unificación del individuo, como he mencionado antes, significa la unidad entre la mente y el cuerpo centrados  en el amor. Sobre este fundamento, esposo y esposa pueden lograr la unidad en el amor, y la unificación del país y el mundo se darán. Además, esta es la única manera de lograr un mundo con una nueva civilización.

Por lo tanto, es mi ferviente deseo que todos aquellos profesores reunidos aquí en este momento puedan esforzarse para llegar a la unidad de la mente y el cuerpo. Amen a su esposa o esposo profundamente, y con ello contribuyan a la unificación del mundo y la construcción de un mundo de una nueva cultura.

Para terminar, espero que esta Conferencia sea muy fructífera para ustedes.

Muchas Gracias.

3

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .