Valores Absolutos y la Creación de un Nuevo Mundo

1

Valores Absolutos y la Creación de un Nuevo Mundo

10 de noviembre de 1981

Centro de Artes Escénicas Sejong, Seúl, Corea

Décima Conferencia Internacional sobre la Unidad de la Ciencia

 

Honorable presidente, presidentes de los comités, distinguidos profesores, damas y caballeros:

Les estoy realmente agradecido por haber venido a Corea para asistir a la Décima Conferencia Internacional sobre la Unidad de la Ciencia.

Corea es mi país natal. Aquí en Corea pueden encontrar recuerdos de los sacrificios de las dieciséis naciones que participaron en la Guerra de Corea. Como Corea está dividida en Norte y Sur, es un país de dolor; pero, a su vez, de gran importancia. Ansío sinceramente que miren atentamente a Corea y Asia y que lleguen a comprenderlas bien. También ansío que los contenidos de la charla que voy a presentar se comprendan en un contexto religioso profundo y no en un contexto político.

Unidad entre todas las clases de la sociedad

Hay muchas confrontaciones y luchas en el mundo actual. Mientras existen las confrontaciones entre lo que las personas llaman razas, naciones o culturas “superiores” o “inferiores”, el problema más serio de todos es la confrontación entre la clase social alta y baja formadas por las diferencias en cuanto a la riqueza y la pobreza.

Alrededor de ochocientas millones de personas que viven principalmente en el hemisferio norte pueden considerarse la clase alta del mundo. Por el otro lado, en China, India y otras naciones asiáticas, hay tres mil millones de personas que forman una clase media. Finalmente, hay unas cinco mil millones de personas viviendo en África, Latinoamérica y Oceanía que comprenden una clase económicamente pobre y baja. Esta diferencia de riqueza presenta un problema muy serio en el mundo actual, y se ha tratado en varias ocasiones bajo la rúbrica del problema Norte-Sur por varias organizaciones internacionales, incluyendo las Naciones Unidas.

Creo que la mejor forma de resolver el problema entre Norte-Sur es unir la clase alta y baja a través de los asiáticos, que pueden ser los mediadores entre las sociedades euro americanas y las sociedades latinoamericanas, africanas y polinesias. Todos los problemas importantes del siglo veinte se deben resolver de forma global. Sin embargo, para hacer esto, el desafío más grande es cómo motivar a las personas de la clase alta para que sean humildes por voluntad propia.

Durante gran parte de la historia se han hecho grandes esfuerzos para achicar esta brecha entre las clases altas y bajas. El comunismo es el ejemplo más notorio de esto. El ideal del comunismo es eliminar la explotación de la clase alta y construir sociedades sin clase. Sin embargo, el problema más grande del comunismo es el ateísmo, que busca crear un mundo ideal sobre un fundamento que niega a Dios. Otro problema del comunismo es que, en la práctica, todas las cosas se dan de acuerdo a la voluntad privada de unos pocos dictadores.

Para superar estos problemas y encontrar una nueva solución, debemos ir más allá del humanismo al que nos hemos estado aferrando tanto. La unidad que buscamos requiere una nueva filosofía centrada en Dios y un nuevo punto central. El único medio que puede permitir que las clases altas y bajas se unan es la religión. El propósito original de la religión era la salvación del mundo, y no solo la salvación de los individuos y las familias. Completar el deber de unir las clases altas, medias y bajas requiere una nueva religión, una que pueda servir como un núcleo para la unidad global.

Entonces, ¿qué es la Iglesia de Unificación? Es nada menos que la nueva religión destinada a realizar esta misión histórica. Yo he estado guiando el camino hacia ese objetivo, y es inevitable que las personas de todas las razas querrán acercarse a mí en ese camino.

La Península de Corea desde el punto de vista de la civilización

El mundo en que vivimos está dividido por Tierra y océano. Si lo vemos geográficamente, podemos ver que las penínsulas conectan continente y océano. Del mismo modo, desde la antigüedad, las penínsulas siempre han sido lugares importantes para la formación de civilizaciones. Las civilizaciones antiguas, tanto de Grecia como Roma, así como las de España y Portugal, comenzaron y crecieron en las penínsulas. Ahora tiene que surgir una nueva civilización mundial que combine las civilizaciones del Este y el Oeste. Esto está sucediendo ahora en Asia, en la Península de Corea.

La civilización mundial se ha desarrollado a medida que se expandía por todo el mundo. La civilización continental egipcia fue sucedida por las civilizaciones peninsulares griegas y romanas, que dieron paso a la civilización insular de Inglaterra y, con el tiempo, a la civilización continental americana. A partir de aquí, la civilización floreció a través del Pacífico, con la civilización insular de Japón, de donde se ha extendido al este de Asia, concentrándose en una emergente civilización en la Península de Corea. La civilización centrada aquí en Corea es una de gran dimensión, y jugará un papel central en la creación de un nuevo mundo.

Japón, un país insular, fue el primero en permitir que la civilización occidental se establezca en Asia. La nueva era será la de la civilización peninsular, centrada en la Península de Corea, donde se unirán las civilizaciones orientales y occidentales. El historiador Oswald Spengler señalaba que las civilizaciones, como las cuatro estaciones del año, pasan por ciclos de altas y bajas. Ahora está finalizando la era de la civilización del Atlántico y está surgiendo la era de la civilización del Pacífico.

Si observamos la situación geopolítica de Corea, vemos que este pequeño país está situado entre los cuatro grandes poderes de los Estados Unidos, Japón, China y la Unión Soviética. Los Estados Unidos están invirtiendo un gran esfuerzo para contrarrestar la expansión de la Unión Soviética. En Europa, la Unión Soviética ocupa la mitad de una Alemania dividida y en Asia, Corea se ha dividido en Norte y Sur, manteniendo al Norte dentro de su esfera de influencia.

Es primeramente en Asia, especialmente en Corea, que estos cuatro grandes poderes están confrontando entre sí, y no en Europa. Debido a esto, los Estados Unidos están obligados a prestarle atención a Asia, un continente mucho más grande que Europa. Si pensamos en esto, Corea jugará un rol básico para determinar el resultado de las confrontaciones entre Oriente y Occidente y entre Norte y Sur.

Ahora pensemos en la posibilidad práctica de que esto ocurra. Los coreanos tienen un fuerte sentido de la justicia y son muy religiosos por naturaleza. Ellos muestran sus capacidades en muchos campos diferentes. Si ellos llegan a un punto muerto en cualquier situación, entonces harán frente a ello y, si es necesario, cambiarán la dirección con audacia, valentía y un gran sentido de la adaptación. Estos son algunos de los rasgos que usan los coreanos para alcanzar sus objetivos.

Yo nací entre esos coreanos, y la Iglesia de Unificación se ha desarrollado con ese trasfondo. Los de la Iglesia de Unificación creemos que, como el fruto de semejante historia, debemos completar la misión mundial de unir las clases altas y bajas del mundo con los asiáticos como intermediarios. La Iglesia de Unificación tiene atributos espirituales suficientes para cumplir este propósito en su totalidad. Para tal fin, estoy determinado a dar lo mejor en todos los campos de actividad y en todas las religiones del mundo.

El amor de Dios es el valor absoluto

Para unir a las personas de las clases altas y bajas, debemos animar a aquellos de las clases altas a abrazar a los de las clases bajas y luego elevarlos a ambos. Para cumplir esto se tiene que establecer un punto central de valor absoluto. Este punto central es el amor de Dios.

Entonces, ¿cuál es la naturaleza del amor de Dios? Este puede vivir con los miembros de las clases altas y bajas y nunca es unidireccional. Esta es una fuerza que se mueve de forma esférica y que es capaz de rotar libremente desde el punto más alto al más bajo. Cuando aparece el amor de Dios, este es recibido por todas las personas en cualquier lugar y crea armonía en todos los lugares en todo momento.

El amor de Dios siempre posee valor absoluto, no importa cuándo ni dónde aparezca. Si tenemos el amor de Dios somos felices y nos sentimos seguros y realizados. Con este amor, aunque estemos en una posición baja, aún podemos amar a los de las clases altas, y aquellos que son ricos pueden amar a los de las posiciones más bajas. De esta forma, el amor de Dios es infinitamente libre.

Las personas que tienen Su amor reciben una mayor bienvenida a dondequiera que vayan. Es por eso que las personas siguen voluntariamente y de todo corazón a los miembros de la Iglesia de Unificación.

La Iglesia de Unificación está proclamando la salvación mediante el amor de Dios. Tan pronto como la gente llegue a darse cuenta que el nuevo pensamiento que la Iglesia de Unificación está introduciendo es mucho más convincente que el del comunismo o el capitalismo, y que el Reino de los Cielos en la Tierra se hará realidad mediante el amor de Dios, todas las personas sentirán felicidad y lo aceptarán.

Para comprender realmente la situación del mundo actual necesitamos entender la situación de Corea, donde Dios tiene una Voluntad especial, y necesitamos reconocer que, dentro de Corea, todo existe de forma condensada. Por ejemplo, las dos nuevas tendencias del pensamiento contemporáneo, la democracia y el comunismo, existen en Corea, y las cuatro grandes religiones, el cristianismo, el budismo, el confucianismo y el islam, se han establecido firmemente allí. Como había dicho, las cuatro grandes naciones del mundo están confrontando entre sí aquí en Corea. Por esta razón, todo existe, o al menos está representado, dentro de Corea. En la dispensación de Dios, Corea es responsable de armonizar y unir todos esos aspectos.

En conclusión, Corea ha sido llamada para cumplir las cuatro grandes tareas, centradas en el movimiento de Unificación. Estas son:

1 Unir las religiones mediante un movimiento ecuménico.

2 Unir el pensamiento al superar el comunismo materialista a través de un movimiento de “victoria sobre el comunismo”.

3 Unir las culturas al establecer un nuevo estilo de vida que combine las culturas orientales y occidentales.

4 Unir la economía a través de una nueva enseñanza.

Con el amor de Dios como el valor absoluto, los miembros del movimiento Unificacionista amaremos a todas las personas del mundo aún más que a nuestros padres y hermanos y hermanas, estableciendo así un mundo unido y realizando el Reino de los Cielos en la Tierra. Con esto perfeccionaremos la creación de un nuevo mundo que Dios y la humanidad han estado deseando. Solo con el amor de Dios podemos alcanzar la paz y la felicidad verdadera y eterna.

El futuro de Asia centrado en Corea

A través del movimiento Unificacionista, Corea puede conseguir la unidad en las cuatro áreas recién mencionadas. De todas ellas, las primeras tres están en curso, y ahora nos estamos centrando en la cuarta área, el problema económico. El desarrollo económico de Corea está avanzando a una gran velocidad, pero aún está luchando por tener un nivel internacional avanzado respecto a sus relaciones económicas.

¿Cómo podemos conseguir esto? Ver que Corea cumpla su objetivo es también la misión del movimiento Unificacionista. Con este propósito, intento iniciar una cooperación entre el gran estándar de tecnología mecánica de Alemania y las industrias de Corea. Espiritualmente, Corea y el movimiento Unificacionista ya han unido a Japón con los Estados Unidos de forma exitosa. Los Estados Unidos y Europa están unidos culturalmente.

Dios bendijo y ayudó especialmente a Alemania y Japón para que se recuperen económicamente después de la Segunda Guerra Mundial y asípoder cumplir con Su dispensación. En particular, Japón se ha convertido en un gigantesco poder económico. Incluso Alemania ha llegado a sentirse amenazada por el éxito económico de Japón. La única forma de que Alemania se proteja es uniéndose a Corea, produciendo bienes superiores a un bajo costo y comercializándolos en Japón y otros lugares. Del mismo modo, Alemania necesita permitir que el Tercer Mundo participe mediante un reparto equitativo de los recursos. Entonces, si Japón está incluido en este negocio, se abrirá el camino para la unidad económica global.

Siendo realistas, mientras las políticas hegemónicas de las fuerzas comunistas sigan existiendo en el mundo, no podrá haber tal cosa como la paz mundial, y también será imposible la unidad económica. Si Corea, los Estados Unidos, Alemania, Japón y China se unieran, ellos podrían hacer frente a una posible invasión de la Unión Soviética en un nivel global. Aunque China es una nación comunista, esta desea mantener relaciones amistosas con Japón, los Estados Unidos y Alemania con la esperanza de modernizarse lo más rápido posible. Además, visto históricamente, China nunca elegiría estar cerca de la Unión Soviética.

Los Estados Unidos están fortaleciendo rápidamente su preparación militar para luchar contra la Unión Soviética; y también está intentando unir fuerzas con Japón, Alemania y China. Sin embargo, Japón no muestra deseo alguno de construir sus capacidades militares debido a sus situaciones pasadas y a la situación interna.

Por otro lado, desde una perspectiva nacional, Corea está muy entusiasmada por construir sus fuerzas militares. Los Estados Unidos están considerando si Corea podría funcionar como el eje. Debido a que Corea es demasiado pequeña, los Estados Unidos considerarían crear una alianza entre Corea y China para que estos países sirvan como el eje en la defensa contra la Unión Soviética. Sin embargo, China desea desarrollar su industria pesada. Porque su fundamento es bastante débil, semejante desarrollo requeriría un largo período y no se podría dar hasta después de un algún tiempo.

Incluso si China intentase adoptar la tecnología industrial avanzada de un país como Alemania, esta hazaña estaría mucho más allá de sus capacidades porque está demasiado lejos geográficamente y porque las diferencias entre ambas culturas son demasiado grandes. Sin embargo, China podría elegir una opción mejor, que sería emplear el servicio de los tres millones de coreanos que viven en el noreste de China.

De esta forma, China podría hacer un uso extensivo de las tecnologías de Corea y Alemania, y es por eso que la Iglesia de Unificación está buscando conectarla con Corea y Alemania. Los residentes coreanos viviendo en el exterior unen a China, Japón y los Estados Unidos. Basados en el registro histórico de Corea, y al ver que nunca ha invadido otra nación, China aceptaría sin problemas la propuesta de Corea para actuar en basea ella. Así que, incluso si Japón no desea fortalecer sus propias preparaciones militares, estas armas las podría producir China porque posee la tecnología y las habilidades para fabricar armas.

Ahora podemos llegar a una conclusión más precisa. Si Corea pudiera cumplir su rol junto con la Iglesia de Unificación, entonces podría fortalecer nuestra defensa en contra de la Unión Soviética al transferir la tecnología de Japón, Alemania y los Estados Unidos a China. Además, esto podría unir las tecnologías más avanzadas con el Tercer Mundo, ayudando a cimentar el camino hacia la paz mundial.

Todos estos países se darán cuenta que será mutuamente beneficioso para ellos unirse con Corea como mediador. Los tres países del este asiático podrían formar una alianza económica, con los Estados Unidos y Alemania conectados a ellos. De esta forma, creo que podemos prevenir la amenaza del comunismo soviético y también cimentar el camino hacia la victoria. En este sentido, Corea está siendo una nueva base para una civilización oriental y occidental, y está surgiendo como el centro de la civilización del Pacífico.

Mi propuesta

En conclusión, me gustaría hacer una propuesta: construir una Gran Autopista Asiática que pueda pasar por China, Corea y Japón y que luego una al mundo al construir la Gran Autopista del Mundo Libre para conectar a todo el mundo. Esta sería una gran autopista internacional en donde se garantizará la libertad. La autopista pasaría por China continental, atravesando la Península coreana de norte a sur, atravesando un túnel o por sobre un puente hasta Japón, y yendo hacia el norte a través de las cuatro islas principales de Japón.

Si se construye esta autopista, los tres países asiáticos estarían unidos mediante la autopista y se harían uno. El intercambio económico y cultural entre ellos sería tan fuerte que les permitiría formar una Comunidad Común Asiática. China también aceptaría esto, así como Corea y Japón, sin pensarlo dos veces. Entonces, los Estados Unidos y Alemania vendrían a formar parte de esto automáticamente.

Si se realiza este plan de acuerdo con la estructura sugerida aquí, los intercambios libres serían la norma entre todas las personas de los países en el este asiático y, como resultado, Corea del Norte renunciaría a cualquier pensamiento de unificar la península por medios militares. Esto llegaría a aceptar medios pacíficos para la unificación. Por esta razón, al unir a los asiáticos de esta forma, con el tiempo será posible conectar las clases altas y bajas del mundo, con los asiáticos sirviendo como mediadores.

Para realizar semejante ideal de forma concreta, la diáspora coreana en Japón, los Estados Unidos y China se tendrían que conectar para formar un grupo de desarrollo tecnológico. Esto alineará automáticamente la dirección de la política de Japón y los Estados Unidos. Se puede extender mundialmente una autopista que garantice la libertad basados en esta nueva asociación económica. Al completar la autopista asiática sin restricciones y al realizar el ideal tan ansiado de unir las clases altas y bajas, las personas podrán viajar libremente.

Con Asia como el punto de partida, se puede establecer una esfera económica realista y unida que conecte Oriente y Occidente y Norte y Sur en una nueva civilización. Esto resultará en la paz y en un nuevo mundo centrado en el amor de Dios, que es el valor absoluto. En esta época de transición, en donde la civilización occidental se une con la oriental y están reunidos en una nueva civilización del Pacífico, deseo sinceramente que todos los distinguidos participantes, que han venido de cien países a esta memorable Conferencia Internacional sobre la Unidad de la Ciencia en Corea, obtengan un conocimiento profundo en estas cuestiones y que ofrezcan su cooperación concreta.

Muchas gracias.

5

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .