El Rol Central de los Jóvenes en la Realización del Amor Verdadero

98346099_3024836367571942_6702953423605596160_n

El Rol Central de los Jóvenes en la Realización del Amor Verdadero 

28 de noviembre de 1997 

Hotel Hyatt Regency, Washington D.C., EE.UU. 

Tercer Congreso Mundial de la Federación de Jóvenes para la Paz Mundial 

 

Estimado Presidente de la Federación de Jóvenes para la Paz Mundial, honrado Copresidente Richard Rubenstein, invitados de todas partes del mundo, damas y caballeros: 

Me siento verdaderamente feliz de poder llevar a cabo el Tercer Congreso Mundial de la Federación de la Juventud para la Paz Mundial en Washington, DC, la capital de los Estados Unidos, junto con representantes de más de ciento treinta países. Es particularmente significativo que este encuentro sea parte del III Festival Mundial de Deportes y Cultura, que tiene como punto central la ceremonia de Bendición de 3.6 millones de parejas. 

Esto es en parte debido a que ustedes, hombres y mujeres de corazón puro de todo el mundo, más allá de las fronteras de raza, religión y nacionalidad, han sido elegidos para formar el pilar principal de la ceremonia de Bendición. Además, es porque, al final, ustedes, los jóvenes, son los que tienen que poner en práctica los resultados de todas las conferencias que se celebran durante este festival, en preparación para el siglo XXI. Me gustaría expresar mis más sinceras felicitaciones y gratitud a los miembros de la Federación de Jóvenes para la Paz Mundial por dedicar su corazón y alma en todos los ámbitos y niveles de la sociedad por el bien del establecimiento de la paz mundial, y por las contribuciones que han hecho con ese fin. 

En particular, quisiera dar las gracias al Cielo y alabar a ustedes por el hecho de que sus actividades, junto con las de la Asociación Universitaria para la Restauración de los Principios (CARP) la Federación de Mujeres para la Paz Mundial, la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial y otras organizaciones, han proporcionado un fundamento para realizar el ideal de la familia verdadera a nivel mundial. Estas actividades han llevado al sorprendente resultado de haber superado la meta original de bendecir 3.6 millones de parejas por diez; esto significa que hemos llegado a treinta y seis millones de parejas, pasando el número original por varios millones de parejas. Espero que ustedes, miembros de la FJPM, trabajen con mayor entusiasmo hasta pararse en la primera línea del evento de la bendición, ya que este se ampliará en el futuro a trescientos sesenta millones de parejas. 

Los jóvenes son las figuras centrales en el período de transición de la historia 

Hoy nos encontramos en el umbral del siglo XXI. Muchas personas en varias partes del mundo ya han comenzado la cuenta regresiva para las celebraciones que marcarán el inicio del siglo XXI. Al mirar hacia adelante al nuevo siglo, sus corazones están llenos de una ferviente esperanza de que este sea un momento en que se establezca un nuevo mundo, que este siglo será mejor que cualquier cosa que la humanidad haya experimentado en el pasado, un mundo en el que podamos establecer los nuevos valores familiares del amor verdadero absoluto de Dios. 

En la historia del mundo, el fuerte deseo de la humanidad por un ideal de amor verdadero ha sido la fuerza motivadora para el cambio. Ya que ustedes, los jóvenes, más que cualquier otra persona, persiguen el noble ideal de establecer una familia verdadera y poseen una mayor capacidad para la realización de este ideal, ustedes son, sin duda, los iniciadores y actores principales en este importante momento de cambio histórico. Por esta razón, son los símbolos de esperanza para las personas que están abriendo la puerta hacia el nuevo siglo, con el sincero deseo de que este conduzca a la creación de nuevas familias ideales. 

Durante el curso de la historia, ha habido muchas obras literarias y se han registrado muchos cuentos que alaban a los jóvenes por sus funciones y características especiales. Creo, sin embargo, que las funciones y responsabilidades de los jóvenes en la familia, la nación y el mundo raras veces han sido de tal importancia crítica como en la actualidad, sobre todo en términos de una revolución para crear familias ideales. Por lo tanto, creo que es muy oportuno y apropiado que las discusiones de esta conferencia se centralicen en el tema “Jóvenes por la familia, la nación y el mundo verdadero”. 

Hoy en día, las familias, las naciones, e incluso del mundo, se enfrentan a serios dilemas. Cuanto mayor es el desarrollo de la industria y la tecnología en todo el mundo y cuanto más las personas pueden disfrutar de las comodidades, vemos que tanta más degradación existe en la institución de la familia que forma la base de nuestras vidas. 

Según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, la tasa de divorcios en los Estados Unidos se triplicó entre 1970 y 1990, hasta el punto que cada año una pareja de cada seis se divorcia. En todo Estados Unidos, el 30 por ciento de los niños son criados en familias monoparentales. Aún más, vemos que el decadente fenómeno de los matrimonios del mismo sexo, que es el final de la cultura, es cada vez más frecuente. 

Hay informes de que hasta un 40 por ciento de las niñas estadounidenses entre las edades de catorce y diecinueve años son sexualmente activas. Es sorprendente ver que la tasa de suicidio entre los jóvenes ha aumentado en un 300 por ciento durante los últimos treinta años. La ruptura de la familia es citado como el problema más crítico que enfrenta la sociedad moderna. También a nivel nacional vemos los límites del poder político al enfrentarse a problemas como las drogas, la violencia, el SIDA, los desequilibrios económicos crónicos y otros problemas sociales que se acumulan por todas partes. 

El mundo de hoy sigue agonizando sobre temas que afectan a toda la humanidad, tales como la amenaza de la guerra y el terrorismo, la discordia entre las razas, el antagonismo entre los grupos religiosos y la destrucción del medio ambiente. No podemos ignorar la realidad continua de que muchas regiones del mundo se ven afectadas por el hambre y la enfermedad. Si evaluamos estas realidades, el resultado sería que todas las ideas y actividades de la humanidad durante los últimos veinte siglos reprobarían. Por lo tanto, todas las familias, las naciones y el mundo entero están buscando con urgencia el cambio. 

Al entrar en el nuevo siglo, es imprescindible que prioricemos el desarrollo de una conciencia de nuestra propia responsabilidad para lograr cambios en la familia, la nación y el mundo. Nuestra tarea es establecer familias verdaderas y naciones verdaderas para los jóvenes, aprovechando así los vientos de cambio para la creación de un mundo verdadero. Miembros de la Federación de Jóvenes para la Paz Mundial, ¿cuál es el único medio por el cual podemos renovarnos a nosotros mismos, a nuestras familias, nuestras naciones y nuestro mundo y cambiar el curso de la historia? 

Ahora que nos encontramos en el umbral del siglo XXI, la filosofía de construir una familia verdadera, una nación verdadera y un mundo verdadero es la apertura de un nuevo horizonte histórico como el principio fundamental para la paz mundial. El Rev. Moon ha estado enseñando y ejemplificando esta filosofía. 

La primera etapa del amor verdadero es la familia verdadera 

La primera etapa del amor verdadero es la familia verdadera. Originalmente, el ideal de la creación de Dios surgió del amor verdadero y sacrificado que da y olvida y luego da y olvida de nuevo. Todo esfuerzo creativo de Dios es sacrificado, ya que implica la inversión de Su propio poder. Sin embargo, debido a que la inversión está motivada por el poder del amor, este vuelve a Dios en forma de una alegría decenas de miles de veces mayor. 

Si los padres, movidos por el amor verdadero, invierten y se sacrifican infinitamente para sus hijos, entonces los hijos sentirán infinita gratitud por haber recibido ese amor verdadero, y los padres experimentarán gran alegría en lugar de su sacrificio. De esta manera, el poder del amor verdadero sacrificado inicia un dar y recibir que establece una relación eterna de alegría y paz en la familia verdadera, la nación verdadera y el mundo verdadero. Es aquí donde se manifiesta el mundo ideal de la vida eterna. 

Por otra parte, la familia, la nación o el mundo que carecen de tal amor verdadero no son más que una cáscara vacía, y se degeneran y reproducen desconfianza, animosidad e inmoralidad. Es en la familia donde nuestro amor puro y verdadero crece y se perfecciona. La familia verdadera es la etapa inicial en la que los diferentes tipos de amor, entre padres verdaderos, esposos verdaderos, hijos verdaderos y hermanos verdaderos, se ponen en práctica y crecen juntos para dar buenos frutos. 

La familia verdadera es el núcleo fundamental de un mundo pacífico, porque es allí donde aprendemos sobre el amor verdadero de Dios a través del amor de los padres verdaderos. Además, es allí donde, a través del amor verdadero de hermanos verdaderos, recibimos la capacitación para adquirir un amor universal por la nación verdadera, el mundo verdadero y toda la humanidad. 

Por otra parte, la familia verdadera es la unidad básica que vincula la historia. A través del amor verdadero que se transmite de padres a hijos, las generaciones del pasado, presente y futuro se unen entre sí por un sistema de valores consistentes. 

Del mismo modo que no podemos esperar que la Tierra infértil dé frutos abundantes, no podemos esperar que una familia que ha sido destruida produzca personas que funcionarán adecuadamente en la sociedad y el mundo. Por lo tanto, cada uno de ustedes, los jóvenes en esta Era, deben, en primer lugar, llegar a ser la encarnación del amor verdadero y los principales actores en el establecimiento del fundamento de la cultura y la tradición de familias verdaderas. 

Más allá de la familia verdadera, es en el contexto de una nación que los jóvenes pueden poner en práctica sus ideales y energías. Por esta razón, la fuerza de un país en particular no se mide sobre la base de su sistema político, económico o militar, o por su influencia cultural, sino pesando el temperamento de los jóvenes de ese país y su sentido de la lealtad patriótica. Los jóvenes son el brote, y si se marchita el brote, entonces el árbol no tiene futuro. Sin embargo, ¿cuál es la realidad de los jóvenes de todo el mundo hoy en día? 

Los últimos problemas que enfrentan todos los países son aquellos que se refieren a sus jóvenes. Las cuestiones políticas, económicas, sociales y ambientales se pueden abordar a través de medios tales como mejoras institucionales y la financiación del gobierno. Las leyes, el poder militar y el poder económico, sin embargo, no pueden resolver los problemas de la juventud. Estos problemas no se pueden resolver mediante restricciones. La única forma es que los jóvenes sean responsables por sí mismos. Para que eso suceda, deben llevar una vida de sacrificio y llegar a ser manifestaciones de amor verdadero, estableciendo de ese modo sus posiciones como maestros de amor verdadero. 

El amor verdadero es el punto de partida de todos los ideales y su práctica continuará eternamente. Servirá a los jóvenes como una fuerza más poderosa que la vida misma. Cuando los jóvenes adquieren una nueva perspectiva de su país que es guiado por el amor verdadero, entonces ese país descubrirá nuevas posibilidades de ascenso. Cuando diversos grupos del país adopten una actitud basada en el amor verdadero, ellos podrán elevarse por encima de los límites de sus intereses en conflicto y establecer una sociedad de cooperación, armonía y progreso. 

El amor verdadero es el centro 

La fuerza principal que mueve un país hacia adelante surge el amor verdadero en forma de lealtad y sacrificio patriótico. Entre los numerosos héroes nacionales a quienes respetamos hoy, no hay uno que no ejemplificara una vida de sacrificio patriótico arraigado en el amor verdadero. 

Por otra parte, en el mundo actual hay muchos desafíos que surgen de las diferencias regionales, de raza, religión, cultura, costumbres, lengua y de ciudadanía que debemos superar para lograr un mundo unido de paz. Si vemos el mundo desde la perspectiva del Creador de todas las cosas en el universo, es decir, a través de los ojos del amor verdadero de Dios, entonces podremos ver que el mundo es una sola entidad, a pesar de las diferencias de raza, religión, lengua, filosofía y así sucesivamente. 

Cuando los jóvenes se dedican al sacrificio y servicio basado en el amor verdadero de Dios, entonces pueden empezar a resolver los problemas del mundo, como la pobreza y el hambre. Además, pueden comenzar a sanar las heridas causadas por las diferencias en los estándares económicos y los sentimientos de animosidad y odio que surgen de distintas experiencias históricas. 

En un momento en que todo tiene que ser renovado, los que no pueden renovarse a sí mismos declinarán y finalmente perecerán. Una semilla que no puede brotar en el momento apropiado se desintegra. Cuando llega la nueva mañana debemos ponernos nueva ropa; cuando llega la nueva temporada debemos organizar un nuevo entorno de vida para nosotros mismos. Lo más importante aquí es que primero debemos renovarnos, ya que el amor verdadero implica amar incluso a aquellos que son difíciles de amar. A partir de esta definición, podemos adquirir un sentido claro de dirección para superar los retos de enemistad y hostilidad. La tensión filosófica entre la libertad y la igualdad también se puede resolver en un entorno de amor verdadero. 

Dentro de la filosofía de amor verdadero, también es posible conciliar el conflicto histórico entre Dios y la humanidad, así como los conflictos entre las personas. En la manifestación del amor verdadero, Dios da y da y luego se olvida que ha dado. Su único deseo es continuar el acto de dar. Este es el amor verdadero que nos permite superar el egoísmo y avanzar hacia un mundo de armonía y prosperidad. 

La lógica del amor verdadero es que la familia se sacrifique para el país, que el país se sacrifique para el mundo y que el mundo se sacrifique para el bien de Dios. Esta perspectiva nos permite mirar más allá del tribalismo y el interés nacional y fijar nuestra mirada en un mundo de paz eterna. 

Debemos establecer una verdadera cultura de juventud 

Más que en cualquier otro momento de la historia, los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día nos obligan a considerar que todos los pueblos del mundo comparten un destino en común. Los problemas que surgen en una región en particular o entre dos países pueden afectar de inmediato el equilibrio del poder y la economía mundial. Como resultado de los avances en la tecnología de las comunicaciones, horas, minutos y a veces solo unos segundos separa la población mundial. 

Incluso en este momento, podemos comunicar nuestros pensamientos a todo el mundo de forma simultánea a través de Internet. A través de los cientos de satélites de comunicaciones en el espacio, el mundo ya se ha reunido como una sola comunidad, permitiendo a la población en todo el mundo vivir juntos como una familia universal. El poder y la filosofía del amor verdadero es la llave maestra que puede abrir totalmente los problemas de todos los individuos, familias y naciones del mundo, estableciendo así la paz universal en todos los niveles. Son ustedes, la juventud del amor verdadero, quienes han de ser los principales actores en poner en práctica ese amor verdadero. 

Pureza, frescura, vigor, fuerza, valor, desafío, progreso, sacrificio, resistencia, ideales, esperanza; todas estas son palabras de bendición se han concedido especialmente a la juventud verdadera. Estas palabras manifiestan su valor real por primera vez cuando la juventud verdadera practica el amor verdadero en la familia, la nación y el mundo. Por otra parte, la juventud verdadera representa la sustancialización de la esperanza verdadera. Solo aquellos que presentan una nueva visión y dirección y la ponen en práctica pueden llegar a ser los principales actores de una nueva era; esta es una idea que está bien establecida en la historia. 

El movimiento de la Bendición Matrimonial es una revolución cultural universal 

Deben establecer una verdadera cultura de juventud basada en el amor verdadero a través de un movimiento de amor absoluto y pureza absoluta, Siempre hay que recordar que para ustedes, la juventud verdadera que debe proteger a la familia con amor verdadero, los mayores enemigos son las tendencias sociales de la degradación moral, incluyendo la decadencia sexual y la satisfacción egocéntrica. Nuestra tarea suprema es establecer familias verdaderas que serán los fundamentos del amor verdadero. Nuestros resultados en esta tarea determinarán si la humanidad va a sobrevivir o si será destruida. 

Desde este punto de vista, el movimiento para la futura Bendición de trescientos sesenta millones de parejas será una revolución cultural global que el mundo debe cumplir. La supervivencia de la humanidad está en juego. Este evento establecerá el comienzo de una nueva época moral nunca antes vista en la historia humana. 

Creo firmemente que cuando ustedes, que son la juventud verdadera, lleguen a ser las encarnaciones del amor verdadero y los principales actores en la construcción de familias verdaderas, naciones verdaderas y un mundo verdadero, el siglo XXI, se desplegará produciendo un futuro de esperanza y visión. 

Por lo tanto, para llevar a cabo la Bendición Internacional de 360 millones de parejas en el futuro, me gustaría pedir que regresen a sus países, creen organizaciones de apoyo y trabajen con entusiasmo hacia esta meta. 

Oro para que las bendiciones de Dios estén con ustedes. 

Muchas gracias. 

1

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .