El Llamado de Dios (2)

1

Llamado de Dios a través de Jesús

 

Alrededor de la época cuando el Padre Verdadero se unió a la Iglesia Presbiteriana, y mientras recibía una educación moderna, sus pensamientos se hicieron más amplios y profundos. Él comenzó a tener serias dudas acerca de las realidades presentes y futuras. Incluso cuando se enfrentó a muchas calamidades incomprensibles en su propia familia y clan, él fue testigo de las innumerables tragedias de su pueblo bajo la ocupación japonesa, y personalmente experimentó el dolor y la tristeza de Corea como una nación débil. Al mismo tiempo, luchó para encontrar la solución a las preguntas fundamentales de la vida humana. Poco después de cumplir 16 años (según la forma de contar de Corea) él fue trasladado a la Primaria de Jeongju. Luego, en la madrugada del 17 de abril de 1935, mientras oraba con lágrimas en las montañas, el Padre se encontró con Jesús. Jesús compartió con él muchas verdades profundas y sorprendentes. Tuvieron más debates los días siguientes. Después que el Padre Verdadero aceptó el llamado de Dios, él siguió estudiando, tanto en su ciudad natal como en Seúl; también estudió en el extranjero, en Tokio. Durante ese tiempo, él pasó por un período de preparación para profundizar su fe y cultivar su sentido de misión para su futuro rol como una figura providencial.

5          Mi encuentro con Jesús cuando cumplí 16 años fue una profunda experiencia espiritual. Fue la primera de muchas revelaciones. Desde aquel encuentro especial y hasta el día de hoy, he venido conversando con el Dios vivo y con Jesús, incluidos los santos del mundo espiritual. No puedo describir con palabras todas las cosas que compartimos. Dios me escogió conforme al calendario providencial.

6          Yo tenía dieciséis años cuando tuve mi primera experiencia de conocer realmente a Dios. Antes de eso yo estaba solamente en la posición de un humilde buscador de la verdad. Desde mi infancia yo había estado contemplando las preguntas fundamentales de la vida humana: ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Será que nuestra vida continuará después de morir? ¿Existe Dios realmente? ¿Es Dios omnipotente o impotente? Si Dios es verdaderamente omnipotente, ¿por qué entonces no resuelve los problemas de la humanidad? ¿Por qué hay tanto sufrimiento en esta Tierra? Durante los siguientes nueve años después de esa primera experiencia viví junto con el omnipotente Dios y con Jesús. Visité el mundo espiritual en numerosas ocasiones. Poco a poco, Dios me reveló verdades increíbles. Sentía como si le estuviera dando la bienvenida al sol naciente después de una larga noche de caminar en la oscuridad. En esa verdad pude ver la luz de la aurora de una nueva y gloriosa cultura. Estas revelaciones especiales basadas en el Nuevo Testamento son superiores a cualquier enseñanza previa. Sentí que tenía el poder y la capacidad de abrazar a todas las religiones y unirlas como una sola. Las revelaciones que he recibido son el núcleo de lo que ahora se llama el Principio. Dios me mandó a difundir este Principio a los confines de la Tierra.

7          No puedo describir la seriedad de la posición en la cual estuve cuando tenía dieciséis años. Fue el momento más difícil para Dios, para Jesús y para las iglesias que Dios había preparado especialmente para la Segunda Llegada. Corea estaba bajo el imperio de Japón, y esas iglesias fueron arrinconadas sin tener a donde ir. En ese momento Dios, el Cielo y la Tierra, los cinco grandes fundadores de las religiones mundiales y la esfera religiosa se unieron en torno a un punto: la posición del Señor. Me llamaron para tomar responsabilidad por esa posición, y yo acepté. Una vez que acepté esa posición, mi familia y mi país, centrados en mí, también fueron puestos en una posición seria. Por lo tanto, no podía dormir por la noche. Trataba de comer, pero no podía tragar. Pude ver todo con claridad. El Cielo y la Tierra estaban a punto del colapso, y la responsabilidad de salvarlos estaba sobre mis hombros. ¡Imagínese cuán serio tuve que ser!

8          Las nuevas revelaciones que recibí dilucidaron claramente la Voluntad de Dios. Esa Voluntad está destinada a traer la salvación a este mundo. La Iglesia de Unificación no es otra denominación más. La Iglesia de Unificación está liderando el movimiento para la salvación del mundo. Aquellos que se unen a este movimiento estudian la Palabra de Dios a través de la cual ellos entienden claramente el concepto de una persona centrada en Dios, una familia centrada en Dios, una nación centrada en Dios y un mundo centrado en Dios.

9          Adán y Eva cayeron cuando tenían dieciséis años. Dios solo pudo criarlos hasta la edad de dieciséis años, relacionándose con ellos a través del vínculo basado en su corazón interior y su naturaleza original. En mi caso, Dios me escogió a la edad de dieciséis años y me crió especialmente para que pueda comenzar a unir el mundo espiritual y el mundo físico que habían sido separados como consecuencia de la Caída. Desde la edad de dieciséis años he crecido en conexión con el corazón original de Dios. Es por eso que Satanás y su mundo me deben seguir. Satanás, quien ha estado gobernando a los seres humanos desde las posiciones de hijo mayor, padre y abuelo, también gobierna desde la posición de la nación, la cual gobierna al reino de la religión. Tal es la soberanía de Satanás. En la historia humana hasta hoy nunca ha habido un momento en que este orden haya podido ser revertido. Las naciones han estado siempre adelante, guiando a las religiones. En otras palabras, las naciones han estado arrastrando de acá para allá a las religiones. Sin embargo, ahora estoy invirtiendo este orden. He estado trabajando para esto desde la edad de 16 años, cuando empecé a descubrir los secretos del Cielo, de Satanás y de la historia humana.

10        Mientras caminaba a través de la oscuridad de este mundo, una y otra vez me enfrentaba a obstáculos que yo no podía ver. Cuando eso sucedía, recordaba la voz de Dios cuando me dijo: “Estoy vivo”. Ustedes no entienden que Su voz sigue estando en mi médula ósea hasta este día. No he olvidado la situación dolorosa de Dios, la que Él me reveló cuando me llamó. No puedo olvidar la súplica de Dios: “No deberías conocer a nadie aparte de Mí, no debes olvidarte de Mí”. A veces siento pena por mi propia situación, pero entonces recuerdo que Dios está en una situación aún más dolorosa que la mía. Así que, aunque deberían ser capaces de sentir indignación por la historia, más aún deberían experimentar el corazón dolorido de nuestro Padre que ha estado soportando un dolor insoportable. ¿No creen que deberían hacer esto? Deberían hacerlo, y después deberían llegar a ser Sus hijos e hijas filiales. Después, ustedes deberían ponerse de pie y proclamar valientemente: “Padre, por haber entendido Su corazón, he llegado a ser un mejor hijo o hija que cualquier hijo filial en el mundo”. He luchado por esto, y voy a seguir haciéndolo. Les insto a que hagan lo mismo. Entonces, de ahora en adelante no importa si tal o cual religión se oponen a la Iglesia de Unificación y me acusan falsamente. No importa cuánto tratarán de aniquilarme a mí y a la iglesia con todo su poder y autoridad, no van a poder destruir el fundamento que hemos establecido hasta ahora.

17-ESP-SMM100-Sports

copylink

visita

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .