Nacimiento de la Madre Verdadera (6)

1

Nutriendo a la Madre Verdadera

 

El Padre Verdadero dijo: “La Iglesia del Santo Señor dirigida por Kim Seong-do, y la Iglesia del Interior del Vientre dirigida por Ho Heo-bin, estaban conectadas a la Madre Verdadera a través de Daemonim”. Especialmente durante toda su vida, Hong Sun-ae (Daemonim) hizo muchas condiciones de devoción para encontrarse con el Señor. Cuando se unió a la Iglesia del Santo Señor y a la Iglesia del Interior del Vientre se dedicó a estas iglesias. Durante ese tiempo, la madre de Heo Ho-bin bendijo a la Madre Verdadera: “Tú serás la Novia del Cielo”. Esto significó que todo el fundamento de las condiciones de devoción hechas por todas estas iglesias espirituales fue legado a la Madre Verdadera a través de Daemonim.

5          Como no puede haber ningún árbol sin raíces, debemos entender a las personas del pasado, quienes constituyeron las raíces del Padre Verdadero y la Madre Verdadera antes de que se presentaran como los Padres Verdaderos. Es significativo que ellos crearon y mantuvieron un buen ambiente, una buena familia y un buen linaje hasta el final de sus vidas. Mi madre, Daemonim, nació el 22 de febrero de 1914 (por el calendario lunar) en Jeongju, al norte de la provincia de Pyeongan. Ella dedicó totalmente su vida para encontrar al Señor de la Segunda Llegada; y después de encontrarlo, vivió toda su vida para asistirlo. Todos los cristianos hasta ahora viven con la esperanza de darle la bienvenida al Señor, pero el camino de mi madre era diferente. A fin de encontrarse con el Señor, ella lo buscó activamente, y no solo esperó que él venga a ella.

6          Mil años antes de que Jesús viniera, Dios hizo muchas preparaciones que se desconocen hasta hoy para que Israel reciba al Señor. También en Corea, antes de la liberación, Él preparó a muchos grupos para recibir al Señor en su regreso. Esos grupos llevaban a cabo el trabajo interno para la historia providencial de la restauración. Mi abuela materna y mi madre buscaron estos grupos por todas partes. Vivieron sus vidas solo para la Voluntad, preparándose para el día en que pudieran encontrarse con el Señor. Al final, su vida de fe sincera y devota me llevó a donde estoy hoy. Viviendo una vida limpia y pura, ellas siempre se separaron de cualquier cosa impura y mala. Yo sobre todo aprendí de mi madre, pero mi abuela materna también me influyó mucho.

7          La abuela Jo Won-mo nació en una familia cristiana. Tenía una fe y un amor profundo por su país, y era una apasionada de todo lo que hacía. Cuando estalló el Movimiento del 1° de Marzo en 1919, ella participó llevando a mi madre, quien tenía 5 años (según la forma de contar de Corea) en la espalda. Recuerdo haber visto una foto de ella en el rally. Ella era realmente una mujer extraordinaria. La vida de fe ferviente de la abuela Jo influyó a mi madre. Ellas asistieron a una iglesia Presbiteriana hasta que mi madre tuvo 19 años. Más tarde, asistieron a la iglesia del Santo Señor fundada por la Rev. Kim Seong-do; hasta iban a Cheolsan, donde era muy activas. Mi abuela y mi madre se unieron a esa iglesia y continuaron su vida de fe.

8          En 1944, un año después de mi nacimiento, mi madre y mi abuela, Jo Won-mo, se unieron a la iglesia del Interior del Vientre, donde se estaban haciendo los preparativos para asistir al Señor de la Segunda Llegada. Un día, la Rev. Heo Ho-bin dijo: “Todas y cada una de las mujeres en la iglesia deben hacer por lo menos un juego de ropa para el Señor. De lo contrario, cuando él venga, ustedes estarán avergonzadas”. Alrededor de las 13:00 hs ella le pidió a mi madre que hiciera un conjunto de ropa y que la termine antes del anochecer. Hacer la ropa para una persona común podría tomar varias horas; pero hacer ropa para el Señor requería de un cuidado especial. Aun así, mi madre obedeció e hizo todo lo posible. Con manos temblorosas, ella hizo la ropa con un corazón de gratitud. Mi madre quería ser como la Rev. Heo, quien vivía día y noche una vida espiritual de asistencia al Señor. Un día pensó para sí misma: “Si tan solo pudiera encontrarme aunque sea una vez con el Señor, incluso en sueños, podía morir sin arrepiento”. Esa noche tuvo un sueño. En su sueño, ella llevaba un vestido coreano blanco. Estaba en una casa de tres habitaciones limpias con techo de paja. Habiendo preparado el desayuno, ella estaba saliendo de la cocina, secándose las manos con un delantal que llevaba puesto, cuando la abuela Jo dijo: “Nadie entra en esta sala”. Sin embargo, ella abrió la puerta, y sin decir nada, entró en la habitación en silencio y se sentó. Allí vio a un hombre, físicamente bien constituido, con una banda de toalla alrededor de su cabeza, sentado en la mesa mirando hacia el este y estudiando. De repente se dio la vuelta y la miró, y dijo: “He estado estudiando duro para encontrarte”. Mi madre dijo más tarde que la observación de ese hombre la tocó profundamente y que estaba abrumada y con gratitud; pero, al mismo tiempo, se sentía inadecuada y solo podía llorar, incapaz de pronunciar una sola palabra. Lloraba mientras sostenía su mano. Entonces se despertó. Después de despertar pensó: “¡Que sueño tan inusual! Él debe ser el Señor de la Segunda Llegada”. Así, mi madre tuvo su primer encuentro con el Padre Verdadero en un sueño.

9          Un día, la Rev. Heo Ho-bin le contó a mi madre una revelación que había recibido: “Me dijeron que alguien debe ir a Anju y comprar un par de zapatos nuevos para el Señor y su Novia, y para él también un sombrero tradicional coreano”. Tan pronto como mi madre escuchó esto, se ofreció como voluntaria. Ella fue a un artesano muy conocido que hacía esos artículos y le pidió con sinceridad: “Por favor, hágalo con su máxima devoción. Le voy a pagar tanto dinero como desee. Solo asegúrese de hacerlo con su mejor capacidad”. Ella le dio las medidas y se fue. Una semana más tarde, mi madre fue a recoger los artículos. Ella se mostró satisfecha con los zapatos, pero no con el sombrero. Tan pronto como el artesano le entregó el sombrero, ella sintió que sus brazos se empezaban a adormecer y el Cielo se volvía amarillo. Todo su cuerpo estaba paralizado, no podía moverse en absoluto y sus pies estaban pegados al suelo. Cuando ella le dijo al artesano: “Usted debe hacerlo de nuevo”, poco a poco su cuerpo volvió a su estado normal. Mi madre estaba muy molesta, y ella le reprendió por no hacerlo correctamente. Él temblaba, y se comprometió a hacer su mejor esfuerzo para hacerlo bien. Una semana más tarde, ella fue de nuevo a ese artesano. Esta vez ella estaba muy complacida con el sombrero. Después de pagarle, ella trajo los artículos de nuevo a la iglesia en Pyeongyang y finalmente se sintió aliviada. Más tarde, cuando ella compartió su experiencia sobre el incidente, la Rev. Heo rio de alegría. Aproximadamente un mes más tarde mi madre tuvo otro sueño. Ella solía tener sueños vívidos. En ese sueño, la misma persona a la que vio el mes anterior se le apareció de nuevo y le dijo: “Tengo que ir al norte y estudiar más. Así que prepare su colchón favorito para dormir y una manta. También un traje. Póngalos en mi mochila para que yo la lleve conmigo”. Ella respondió que lo haría, y regresó a su casa. Aun siguiendo en el sueño, ella entró en su casa y, sorprendentemente, una manta limpia y una colchoneta ya estaban preparadas y esperando por ella. Incluso un traje estaba preparado; era de color claro y la tela era de excelente calidad. Pensó: “¡Qué increíble! ¿Cómo podré expresar mi gratitud?”. Con sincera devoción ella las guardó en una mochila y se las ofreció a él. Cuando él las puso en su espalda le dijo: “estaré de regreso después de tres años. Durante ese tiempo, no cambie su corazón. ¡Solo espéreme!”. Silbó una melodía mientras partía en su viaje solitario. Mientras ella miraba cómo se alejaba, mi madre lloraba y lloraba. Él parecía tan solitario cuando salió para estudiar en el norte. Ella pensó para sí misma: “Por supuesto, mi corazón no cambiará. Sin embargo, aunque yo no soy más que una mujer común, aun así me pidió sinceramente que no cambie mi corazón por tres años”. Ella estaba tan abrumada con el corazón lleno de amor de ese hombre hacia ella que no podía dejar de llorar. Entonces se despertó. De esta manera, mi madre, Daemonim, lo conoció por primera vez en sueños.

10        En agosto de 1946, uno de los miembros de la iglesia del Interior del Vientre desertó de las autoridades comunistas. Heo Ho-bin y otros líderes de la iglesia del Interior del Vientre fueron arrestados por la policía y encarcelados en el Centro de Detención de Daedong. Durante el interrogatorio, cuando le preguntaron a la Rev. Heo “¿Cuándo nacerá el bebé Jesús?”, ella continuaba diciendo: “En pocos días”. Eso fue lo que los mensajes del Cielo le dijeron que diga. Ella les había dicho a los miembros de su iglesia que el Señor de la Segunda Llegada sería liberado de prisión, por lo que todos los días 20 a 30 miembros de su iglesia se vestían con ropa blanca esperando el Señor en las afueras de la cárcel. Mientras tanto, los oficiales de seguridad interna confiscaron toda la ropa que había sido hecha para el Señor por espacio de muchos años. Por lo tanto, el Cielo dio un mensaje a los miembros de la iglesia, tenían que hacer toda la ropa de nuevo. Tardaron un año para hacer la ropa; pero, aun así, Heo Ho-bin no fue liberada.

11        En algún momento de junio de 1946, el Padre salió de Seúl y fue a Pyeongyang en el norte. Él evangelizó allí y abrió un salón para su congregación en Gyeongchangri. Alrededor de ese tiempo las autoridades comunistas comenzaron a perseguir a los grupos religiosos. La Rev. Heo Ho-bin y sus principales líderes de la iglesia fueron encarcelados en el Centro de Detención Daedong acusados de participar en una religión falsa. El Padre fue también encarcelado en la misma instalación. Fue acusado de dos cargos: liderar una religión falsa, que era similar a lo que Heo Ho-bin fue acusada, y ser un espía de Syngman Rhee (el presidente de Corea del Sur). La iglesia del Interior del Vientre estaba preparada en la posición de la Novia providencial, pero falló en ir al Padre Verdadero, quien estaba en la posición de Novio. Antes de su encarcelamiento, el Padre envió en dos ocasiones un mensajero a Heo Ho-bin para hacerle saber quién era él, pero ella rechazó esos mensajes. Sin embargo, incluso en la prisión, Dios continuó trabajando para traerla al Padre. El Padre fue encarcelado durante 100 días a partir del 11 de agosto. Durante ese tiempo intentó establecer contacto con Heo Ho-bin varias veces, pero ella nunca reconoció quien era el Padre hasta el final de su vida. Se apartó de los esfuerzos providenciales de Dios tendientes a acercarse a ella y compartir con ella la bondad de Su corazón; y ella terminó yendo por el camino de la infidelidad y la muerte. El 21 de noviembre el Padre fue puesto en libertad. Él estaba al borde de la muerte debido a las graves torturas que había sufrido en prisión. Él solo sobrevivió por la gracia de Dios. Los otros líderes de la iglesia del Interior del Vientre también fueron torturados en ese momento. Todos ellos fueron posteriormente ejecutados después de que comenzara la guerra de Corea. Esta es la lección de vida que la historia nos enseña: cuán grave y trágica puede ser la muerte de los que están llamados a una misión providencial, si no logran cumplir con su responsabilidad por la cual el Cielo les había bendecido y llenado de gracia.

12        Mi madre, Daemonim, y mi abuela materna, Jo Won-mo, vivieron sus vidas enteras con fe para recibir al Señor de la Segunda Llegada. Ellas nunca se comprometieron con el mundo; nunca se asentaron en una vida familiar cómoda. En lugar de ello, se sumergieron totalmente en servir a Dios con su mayor devoción. Siendo que mi madre caminó un camino de pruebas y tribulaciones con el fin de recibir al Señor, yo participé de forma natural en este camino con ella. Mi abuela, mi madre y yo sacrificaríamos cualquier cosa por el bien del camino de la Voluntad. Es por eso que Dios estaba con mi clan.

13        Por la vida que llevó mi madre, Hong Sun-ae, vemos que debemos vivir una vida de la cual podamos estar orgullosos. De los cuatro padres de ambas familias de los Padres Verdaderos, ella es la que asistió al Padre Verdadero hasta el final. Por esta razón, el Padre Verdadero le otorgó el título “Daemonim”. Antes de recibir este título, ella ofreció interminables oraciones llenas de sangre y sudor. Las devociones de ella eran tan sinceras que solo el Cielo podía entenderlas. Antes de que ella se encontrara con el Padre Verdadero, oraba para que Dios la guíe al encuentro del Señor. Después de encontrarse con el Padre Verdadero, oró aún más duro por la Familia Verdadera, porque sabía espiritualmente cuán fuertemente Satanás estaba tratando de invadir a la Familia Verdadera. Ella luchó con Satanás para proteger a la Familia Verdadera; de hecho, ella siguió orando por ellos incluso durante diez años, cuando estaba sufriendo problemas de salud.

14        A partir de ahora, ninguno de ustedes debe acumular riquezas para sí mismo. Es bueno ser austeros, pero sugiero que ustedes sean austeros para que puedan hacer una mayor ofrenda para la Voluntad. Ustedes deben ser capaces de invertir todos sus ahorros para su clan, su nación y por la unificación de Corea del Sur y del Norte. No piensen solo en su propia familia. Lo único que necesitan es un corazón ardiente de amor por Dios. Como Daemonim, ustedes deben vivir las veinticuatro horas al día pensando solo en cómo van a cumplir la Voluntad de Dios y de los Padres Verdaderos. Daemonim no tenía otra cosa en su corazón sino esto; ella no pensó en nada más. En este aspecto, ella se merece nuestro respeto. Por eso le he otorgado el título “Daemo”, Gran Madre.

15        Después de la Boda Sagrada de los Padres Verdaderos, Daemonim tuvo que trabajar duro para tratar con toda clase de mujeres, desde la esposa de un trabajador a una señora de una familia real. La Madre no podía soportar a todas ellas por sí misma; tres generaciones: la abuela Jo Won-Mo, Daemonim y la Madre Verdadera, tuvieron que enfrentarse juntas a estos problemas. Sé que Daemonim cumplió su responsabilidad en esto; es por eso que le di el título Daemo, que significa “Gran Madre”. Las mujeres que recorren el camino del amor tienen que superar paredes montañosas. A menos que se derriben estas paredes, las mujeres culparían a la Madre Verdadera. Daemonim apeló a Dios, clamando que le diera todas las cargas en lugar de la Madre Verdadera, y ella realmente lo hizo. Ella también oró ardientemente para poder disolver todas las preocupaciones, amarguras y dolores de la Familia Verdadera. Ahora, después de haber pasado por un doloroso camino de sacrificios, hemos llegado a la era en la cual podemos pasar por el nivel nacional hasta el nivel mundial y avanzar hacia el mundo de unidad y liberación. Ella realmente logró cumplir todas sus responsabilidades; por lo tanto, ella se merece ser atendida por todos. Es por eso que la nombré “Daemonim”. Todos ustedes deben heredar el corazón de lealtad y la mentalidad única de Daemonim, y establecer una tradición apropiada para asistir a Dios como un ejemplo para sus familias y descendientes. Esta abuela vivía solo para asistir a Dios. También ustedes, al asistir a Dios en sus familias, deben cumplir el camino de un corazón leal con una mentalidad única aún mayor que el de ella. Hoy (4 de noviembre de 1989) con el fin de honrar el mérito de Daemonim, ofrecí una caligrafía para ella: “Chungshim Bongshin” (충심 봉신, 忠心 奉 身) que significa “con un corazón leal se ofreció a sí misma” a Dios y a los Padres Verdaderos. Cualquiera que vaya al mundo espiritual como ella, quién se ofreció como sacrificio vivo con una sola mente y un solo corazón, abrirá la puerta para recibir las bendiciones de Dios sin ninguna acusación.

16        La vida de fe de Daemonim tenía un solo objetivo. Debemos recordar, en particular, que desde el principio ella era parte del nuevo trabajo providencial que incluyó proclamar que el Señor nacería en la Tierra. Participó en las nuevas iglesias que Dios creó para ese propósito. Kim Seong-do, fundadora de la iglesia del Santo Señor, fue la primera generación; otra línea estaba representada por Heo Ho-bin, de la iglesia del Interior del Vientre. Su trabajo estableció el fundamento que fue legado a la Madre Verdadera. Ellas formaron la corriente principal de la historia a través la cual Daemonim heredó la tradición de la fe, pero ella era la primera de estos precursores para asistir realmente al Señor. Al dar a luz a la Madre Verdadera, ella completó el trabajo de estas mujeres, quiénes habían llevado a cabo el rol de Eva a través de tres generaciones. Ella preparó todo con discreción, sabiendo que la Voluntad daría sus frutos en la generación de la Madre Verdadera. Las palabras no pueden describir todas las dificultades por las que tuvo que pasar. Las numerosas pruebas que ella tuvo que soportar en aquél entonces no se pueden describir. Nadie, ni sus hermanos, parientes o amigos, pudieron entenderla jamás. Mientras caminaba su solitario camino de fe, ella incluso sobrevivió comiendo alimentos crudos. Sin embargo, su fe nunca se alteró y nunca vaciló al establecer el fundamento para que la Madre Verdadera se encontrara conmigo.

9-ESP-SMM100-Blessing

copylink

visita

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .