La solución a varios tipos de crisis

sjm

La solución a varios tipos de crisis

Sun Jin Moon

 

La autora pronunció este discurso el 4 de febrero del 2020 ante la Asociación Internacional de Académicos para la Paz (AIAP) en Kintex, Centro de Exposiciones de Corea en Ilsan, dentro del Área Metropolitana de Seúl.

 

Buenas tardes, distinguidos científicos, académicos e investigadores que participan en esta Cumbre Mundial 2020 aquí en Seúl, Corea. Les damos nuestra más sincera bienvenida. Aprecio profundamente y deseo reconocer la especial presencia de eminentes académicos, del Dr. Gupta, quien viene en camino, y del Embajador Marc Vogelaar. Me siento profundamente honrada de dirigirme hoy a todos ustedes en nombre de mis padres. Estoy agradecida de que hayan hecho el largo, arduo y, estoy segura, desconcertante viaje al Este, a pesar de los peligros actuales. Su decidida asistencia es un valiente testimonio de su carácter junto con miles de líderes mundiales y expertos de todos los campos de actividad que se han comprometido a servir a la humanidad para lograr la paz mundial. Demos un galante aplauso a todos los que se han reunido hoy aquí.

La Cumbre Mundial 2020 es la culminación no solo del eminente legado y las profundas obras de mi padre durante sus noventa y dos años en la tierra, sirviendo a Dios y a la humanidad, es también la culminación de la labor igualmente visionaria de mi madre, que se expande día a día, aportando una mayor iluminación, prosperidad mutua y ofreciendo soluciones sustantivas al sufrimiento en todo el mundo. Aunque mi querido padre falleció hace ocho años, no pasa un día sin que mi madre y las organizaciones mundiales que ambos establecieron, incluyendo, por supuesto, la UPF y las demás organizaciones de la cumbre mundial, trabajen ahora para crear un mundo mejor. Al convocar a líderes de todos los campos, como los de la Asociación Internacional de Académicos para la Paz, ella ha creado un enfoque multiespectral de la paz y está avanzando pragmáticamente y de todo corazón para crear un mundo de interdependencia armoniosa y prosperidad mutua, guiado por valores universales para lograr un mundo de paz en el que todos vivamos juntos como una familia bajo Dios. Como seres humanos, todos estamos en un terreno común y compartimos ideales y valores fundamentales. Todos queremos un mundo de paz. Sin embargo, lamentablemente, vivimos en un mundo que a menudo manifiesta lo opuesto a nuestras esperanzas más profundas. La humanidad y la creación están en crisis en todos los lugares donde miremos.

Una emergencia creciente

Ninguna crisis es más real, desgarradora o factual que lo que le está sucediendo a nuestra Tierra, nuestro hábitat compartido, y nuestro único hogar actual. Menciono a la Tierra porque es el vientre de toda la vida en este planeta. Es la que alimenta, la que nutre, la que da la vida en última instancia. Pero, ¿qué le está pasando a la Madre Tierra? ¿Se la está cuidando responsablemente?

Todos ustedes son eruditos, pueden responder libremente. (Ríe) No, ¿verdad? Estamos destruyendo nuestro planeta y nos estamos destruyendo unos a otros en el proceso. Así que ya sean ustedes un distinguido científico, académico o un valiente activista juvenil, como Greta Thunberg en las noticias, todos estamos llamados a abordar esta crisis, señalando que el cambio climático plantea una amenaza a nuestra propia existencia y esta amenaza se cierne sobre cada hombre, cada mujer y cada niño sin excepción, como una red de vida colectiva y una miríada de especies.

Los recursos naturales de la Tierra están desapareciendo a un ritmo alarmante, ya que unos pocos selectos se están beneficiando, saqueando y contaminando, y el resto de la creación se ve obligada a sufrir las consecuencias. El equilibrio de toda la vida se tambalea en una peligrosa cornisa debido a la ignorante actividad humana. Vemos que esto sucede a nuestro alrededor, ya que todos los elementos para sostener la vida están contaminados, causando daños y pérdidas, enfermedades, debido al aumento de dolencias crónicas, hambre, desnutrición y nuevas enfermedades resistentes (como el coronavirus, que estamos experimentando en este momento). Estamos desplazados por la pérdida de hábitat y de agricultura debido a inundaciones, tormentas, sequías e incendios devastadores -oramos por Australia- y a eventos climáticos extremos.

Todos estos factores combinados suponen una amenaza existencial para toda la vida en la Tierra porque todas las facetas de la vida están interconectadas. La economía mundial vacila a medida que los valores son más inseguros, lo que da lugar a la desesperación, el caos, las protestas y los disturbios; al aumento de la violencia y los suicidios, los conflictos y las guerras, las migraciones en masa, la crisis de los refugiados, la polarización política -a nivel nacional e internacional- que amenaza las alianzas mundiales anteriores y la interdependencia cooperativa. A medida que el nacionalismo, la división política, los enfrentamientos religiosos y las desigualdades sociales, culturales y raciales fracturan nuestras comunidades, nos movemos en un ciclo peligroso, creando más disturbios a nivel mundial. Y a medida que la supervivencia y la autopreservación crecen, y a medida que la ética del servicio a los demás y la cooperación disminuyen, nos estamos convirtiendo peligrosamente en una desesperada familia mundial en guerra entre sí.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Así que le pregunto esto a esta sala: ¿dónde está la solución? Creo que tenemos las mentes más brillantes de todo el mundo reunidas aquí. ¿Dónde está la solución? ¿Alguien quiere ofrecer una respuesta? ¿Nadie? [Se ríe]. O tal vez ustedes son las mentes más brillantes y están pensando demasiado en ello. Así que están pensando: OK, lo probaré en mi ciencia o en mi disertación.

Pero no, de verdad, piénsenlo. ¿Dónde está la solución? Aquí mismo… Bueno, absolutamente. Está justo aquí. Todos los que están en esta habitación, ustedes son la solución. Están aquí, unidos por la paz, ¿verdad? Y esto es lo que nos une a todos. Esta es la esperanza. Esta es la inspiración. Esta es la respuesta. Por eso aplaudo a todos en esta conferencia, a todos y cada uno de ustedes. Porque sus grandes obras son la piedra angular de la paz y la potencial solución unificada de todas estas tristes realidades. Estamos en el nivel más profundo. Hay una crisis del corazón y la conciencia humana. Arriesgaron su propia seguridad para servir, educar y promulgar un cambio real por el bien de la humanidad y la creación.

Un ejemplo de integridad

Ayer tuvimos una sesión de ICUS, la Conferencia Internacional sobre la Unidad de las Ciencias, y el Profesor Luc Montagnier estaba dando un discurso sobre su papel en la ciencia. Es un premio Nobel, por supuesto, por su trabajo en los virus. [Fue codescubridor, junto con Francoise Barre-Sinousi, del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)]. Decía que lo que había creado había dado lugar a otras investigaciones que eran potencialmente dañinas para la humanidad a través de la ciencia que no tenía en su poder, pero que vino después de su investigación. Me sorprendió en ese momento que fuera tan transparente diciendo “necesito decirles a todos ustedes los peligros que mi investigación impulsó”.

Mientras enumeraba cada uno de ellos, yo pensaba: este es un hombre de servicio humano innovador. ¿A cuántos millones de personas salvó? Sin embargo, es tan humilde, responsable, un hombre de conciencia y corazón, que pienso, ¿todavía estoy sirviendo a la humanidad? Y cuestionándomelo. Me sentí profundamente conmovida por eso. Y diría que incluso mi padre estaría profundamente conmovido por eso.

Apreciar nuestro sagrado medioambiente

Me gustaría compartir con ustedes la autobiografía de mi padre, se llama “Un ciudadano global que ama la paz”, si aún no la han leído. Sabía que el verdadero valor de toda la vida y lo precioso de esta Tierra solo puede ser sostenido por personas con una conciencia más elevada, que tienen un corazón sincero y amor verdadero por toda la vida. Esto está en las palabras de mi padre. Debo decirlas correctamente. Él está mirando desde el Cielo.

Lo que arruina a la naturaleza es el egoísmo humano. Lo que ha dañado al planeta al punto de que cueste ya respirar es la codicia de aquellos que cuanto antes quieren tener más que los demás. Ya no podemos permitir que la Tierra se dañe más. Los religiosos (y los científicos) deberían tomar la iniciativa en el trabajo de salvar la naturaleza. No podemos postergar el trabajo de concientizar a la gente de lo valiosa que es la naturaleza y de que debemos retornarla al estado de abundancia y libertad que gozaba cuando fue creada. Pero el mejor movimiento ecológico sería un movimiento espiritual que propague el amor. El atajo para cuidar y proteger la naturaleza es poseer un corazón que la ame. Deberíamos ser capaces de aferrarnos a un árbol y llorar. Entendamos que una simple piedra, un soplo de viento, contienen el aliento de Dios. Amar y cuidar el medioambiente es amar y cuidar a Dios. Debemos sentir a cada criatura creada por Dios como un objeto de nuestro amor. Cualquier objeto de valor conservado en un museo no vale más que una sola de las obras de Dios. Un simple diente de león es más valioso que las coronas de oro de los reyes”.

¡Qué hermosas palabras! Espero sinceramente que sus deliberaciones vayan bien durante esta importante conferencia y que podamos hacer realidad estos valores y el sueño y las palabras de mi padre a través de una acción armoniosa. Nada es más importante que encontrar soluciones a nuestra crisis de seguridad humana medioambiental. Y solo podemos lograr este noble objetivo uniéndonos como eruditos y como hermanos y hermanas que buscan prácticas holísticas, científicas, espirituales y educativas para desviar la trayectoria de las actuales prácticas insostenibles que plagan nuestra existencia. Cuando perdamos nuestra humanidad y espiritualidad universal, los tristes y trágicos problemas mencionados anteriormente se intensificarán.

Enfocados y determinados

Es por eso que mis padres, y especialmente mi increíble madre, la Dra. Hak Ja Han Moon, han invertido todo para hacer frente a esta crisis ambiental que nos confronta a todos hoy en día. Ella ha estado a la vanguardia, creando el Premio Sunhak de la Paz, reviviendo la Conferencia Internacional de la Unidad de las Ciencias, y convocando la cumbre mundial e inaugurando esta conferencia académica de la paz mundial con estimados académicos globales, enfatizando la importancia de encontrar soluciones a la crisis con soluciones tanto internas como externas en la naturaleza. Sabe que la búsqueda de respuestas prácticas a través de la innovación científica, académica y tecnológica, así como de políticas gubernamentales y económicas prudentes y sabias, nos permitirá encontrar esas soluciones. Pero también sabe, en última instancia, que el despertar interno de la conciencia superior es la respuesta más vital a todas las crisis que vemos hoy en día. El respeto por el mundo natural, este universo, y todo lo que nos rodea, todo deriva del mismo origen, nuestro divino Creador. Nos ha estado instando siempre a buscar soluciones fundamentales a los problemas ambientales globales. Es decir, debemos seguir el camino de la ciencia y el conocimiento y, al mismo tiempo, el camino de la espiritualidad y la ética y sabiduría universales.

Yin y Yang

Dios, quien es el origen del amor, creó a la humanidad para compartir y multiplicar el amor. Incluso fuimos creados para ser socios y cocreadores con Dios. Si crecemos en sabiduría y en amor, es decir, en amor verdadero, llegaremos a tratar al mundo natural con el mismo corazón que Dios tiene hacia este mundo. Seremos dadores de vida que se asemejan a Dios y, en este sentido, seríamos dignos de convertirnos en los verdaderos administradores de la naturaleza. Entonces ayudaremos a crear una gran armonía entre el Creador, la humanidad y la naturaleza, así como una unidad orgánica e integral. De esta manera, seremos capaces de proteger, mantener y restaurar el mundo natural, creando un equilibrio sostenible entre los seres humanos y nuestro entorno más amplio.

Algunos han argumentado que la religión es la fuente de nuestros problemas que, al plantear la existencia de un Dios espiritual supremo, las personas religiosas no respetan la ciencia del mundo material. Otros apuntan a la academia o a la mentalidad científica que no respeta la divinidad sagrada de toda la creación. Sin embargo, no es la religión ni el conocimiento académico la causa fundamental de nuestra crisis ambiental. Es la falta de armonía y cooperación entre ambos. La academia es el mayor instrumento que puede liberar y emancipar, mejorando nuestro conocimiento y mejorando nuestras vidas. La religión nos ilumina sobre el valor universal divino de amar y vivir por el bien de toda la vida y la creación. Solo cuando hay unidad en el conocimiento y la espiritualidad podemos realizar nuestro verdadero potencial interno y externo para la paz.

Por eso es que, unidos, debemos superar esta crisis ambiental. No solo afecta a los que estamos vivos hoy, sino también a las generaciones futuras. Por eso es que su trabajo, su investigación, sus publicaciones y nuestras deliberaciones aquí son tan importantes.

Parentesco, beneficios colectivos, ética omnipresente

Somos parte de un equipo global de constructores de la paz que trabajan para hacer de este mundo un lugar mejor y para salvarnos unos a otros del desastre. Esta es la razón por la que estamos todos aquí hoy, porque nos importa. Estamos preocupados, y estamos comprometidos a lograr un cambio duradero. ¿No están de acuerdo? [Sí]. Es bueno ver que todos ustedes siguen conmigo. Gracias. Los grandes temas de la Cumbre Mundial 2020 son la interdependencia, la prosperidad mutua y los valores universales. Creo que estos temas son importantes en la búsqueda de soluciones a estas crisis mundiales. Por favor, considérenlos mientras deliberan, recordando que todos estamos interconectados. Lo que sucede en China, como vemos con el coronavirus, afecta a todo nuestro planeta. No solo a la seguridad y la salud de la población mundial, sino también a la economía, la política y el medioambiente.

El azote de la falta de fe

Para terminar, quiero decir que ha sido un honor dirigirme hoy a la Conferencia Académica sobre la Paz Mundial 2020. Entiendo que sus próximas sesiones incluirán temas como la declaración del Dr. Moon del fin del comunismo y una visión para la paz, así como la Conferencia de Dios y la Conferencia de Rectores Universitarios del Mundo.

Aplaudo los logros visionarios de mis padres en este trabajo providencial. El movimiento CAUSA [Confederación de Asociaciones para la Unidad de las Sociedades de las Américas] y la PWPA [Academia de Profesores para la Paz Mundial] nos han mostrado cómo superar el comunismo y ofrecer una visión para la paz mundial. 

Todos los problemas del mundo provienen de una influencia dominante del ateísmo. Por lo tanto, la Conferencia de Dios es absolutamente esencial para lograr la unidad y la armonía para ponerle fin a los conflictos religiosos. Finalmente, a través de la educación universitaria, y usando el libro de texto de educación del carácter hyojeong, los Padres Verdaderos están inspirando a los jóvenes de todo el mundo con su gran visión de un futuro brillante centrado en Dios. Como hija de los Padres Verdaderos, aprecio profundamente los temas de sus cuatro sesiones.

En conmemoración de los grandes logros académicos de mis padres, la visión de mi madre para la AIAP y su establecimiento durante la cumbre es otro hito en el camino hacia la paz. Esta Conferencia Académica 2020 tiene como objetivo reconciliar la fracturada familia humana, dividida durante mucho tiempo por la ideología, la doctrina y la religión. Ojalá nos unamos con el amor y la sabiduría que dan vida, en unidad bajo nuestro divino Creador. Darse cuenta de que somos una familia mundial amante de la paz bajo Dios es el único camino hacia la paz verdadera. Debemos cooperar unos con otros por el bien de este planeta, que es nuestro único hogar. Sé que la cumbre dará frutos sanos. Como dijo mi padre, solo el amor puede unirnos a todos como una familia, y solo Dios puede unificarnos a todos. Es en el hogar donde está el Corazón de Dios y donde toda la familia humana y la creación son amadas, nutridas, apreciadas, sostenidas y guiadas para prosperar. Dejemos que esta idea amorosa sane la Tierra y sea nuestro duradero legado para las futuras generaciones. Les agradezco profundamente sus contribuciones a la paz. Que Dios siempre los bendiga a ustedes y a sus preciosas familias.

Sun Jin Moon es la vicepresidenta ejecutiva de la Federación Internacional de Mujeres por la Paz Mundial.

sjm

Traducción:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

visita

Visita Unificacionistas.com en facebook

cubeb1

face

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .