Hak Ja Han Moon, una Antología (6)

2

  1. La Madre Verdadera y la Providencia de la Hija Unigénita

Libro 1: La unidad global a través de los Padres Verdaderos

Parte 1: La Vida de Hak Ja Han Moon como Madre Verdadera

Capítulo 4: La Madre Verdadera y la Providencia de la Hija Unigénita

 

Nacimiento santo e historia familiar

Nací a las 4:30 a.m. del sexto día del primer mes lunar de 1943 en 26 Sineui-ri, Anju-eub, Anju-gun, Provincia de Pyeongan del Sur. Cuando nací, mi abuelo materno, Hong Yu-il, les pidió a los presentes que tomaran nota de la hora, haciendo posible saber exactamente a qué hora nací.

Me han dicho que cuando nací, mi padre, Han Seung-un, tuvo una visión de ensueño en la que vio un hermoso y brillante sol brillando a través de un espeso bosque de pinos. En ese bosque, dos grullas bailaban en armonía. Así que me llamó Hak Ja.

No era una aldea remota, pero había una colina, y también un arroyo, justo detrás de mi casa. El pueblo circundante tenía una sensación muy cálida y acogedora, como una gallina abrazando a sus polluelos. En el patio trasero había un campo de maíz que mi familia cosechaba para comer. Recuerdo lo grande que eran esas mazorcas de maíz.

La ciudad natal de mi padre, Jeongju, y mi ciudad natal, Anju, están situadas a ambos lados del mismo río y están a unos 30 kilómetros de distancia. Cuando visitamos Jeongju en diciembre de 1991, sobrevolamos Anju en helicóptero, pero el pueblo que vi era completamente diferente de como lo había conocido. Ahora hay un complejo de apartamentos allí. Se ha convertido en un distrito más urbano que la ciudad natal del Padre, Jeongju.

Mi padre, Han Seung-un, era un miembro devoto de la Iglesia Nuevo Jesús. Siguió al Pastor Lee Yong-do y al Pastor Lee Ho-bin y vivió una vida religiosa junto con Daemonim. Se casaron y él recibió la revelación de que, si tuvieran un hijo, Dios tendría un gran propósito para él. Sin embargo, nació una hija.

Hong Yu-il, mi abuelo materno, era alto y muy guapo. Cuando conocí al Padre Verdadero, se sintió familiar para mí porque se parecía mucho a mi abuelo. En aquellos días mi abuelo estaba tan abierto a las tendencias modernas que incluso compró zapatos de tacón alto para su nuera. Jo Won-mo, mi abuela materna, era pequeña y bonita. Era diligente y activa. Aunque no estaba bien educada, era una dama muy moderna. Incluso operaba su propio negocio, vendiendo y reparando máquinas de coser. (21/10/1999, Punta del Este, Uruguay).

Alrededor de la hora de mi nacimiento, mi madre comió algo de sopa y luego se quedó dormida. En aquel tiempo, Satanás, completamente de negro, se apareció y dijo: “A través del nacimiento de esta niña llegaré a la ruina. Es por eso que estoy tratando de deshacerme de ella”. En ese momento, Daemonim luchó fuertemente y ganó. Cuando se despertó, todo su cuerpo estaba cubierto de sudor y su ropa estaba empapada. Mi abuela Jo dijo: “Debes estar pasando por mucho sufrimiento por dar a luz a esta niña”. Así de serio luchó Daemonim con Satanás.

¿Por qué les cuento esto? La providencia de Dios es profunda y misteriosa. Durante las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial, Japón confiscó todo el hierro que pudo encontrar en Corea e incluso se llevó los utensilios de bronce que se usaban para los ritos ancestrales, todo eso para fabricar armas militares. Sin embargo, todas esas cosas se terminaron acumulando en el patio trasero de la casa donde nací. ¿Qué significa esto? Esto muestra cuán urgente y desesperada era la providencia de Dios. ¡Cuán desesperado debe haber estado Dios que tales cosas sucedieran por el bien de un bebé recién nacido! (20/10/2013, Nagano, Japón).

Hay acontecimientos en la historia de Corea que contribuyen a que esta nación sea escogida como el país donde ocurriría el Segundo Advenimiento del Mesías. Hace unos 400 años había un abuelo llamado Jo Han-jun en Jeongju. El Sr. Jo vivía en la aldea de Bucheon. En ese momento Corea estaba bajo la influencia de China, y cada año Corea tenía que hacer pagos de tributo a China. Los enviados de China entraban y salían de Corea, pero siempre había graves inundaciones en el río Dallae, que obstaculizaban los viajes de los enviados chinos.

Sin embargo, el gobierno de Joseon en ese momento no tenía el dinero para resolver esto, así que buscaban un voluntario que pudiera construir un puente sobre ese río por el bien de la nación. Fue entonces cuando el abuelo Jo Han-jun se encargó de construir ese puente usando su propio dinero personal. No debe haber sido fácil construir un puente de piedra, pero se dice que lo construyó lo suficientemente grande como para que los barcos pudieran pasar por debajo. Después de construir el puente, solo le quedaban unas pocas monedas de bronce. Le quedaba lo suficiente para comprar sandalias de paja. Así que se compró un par de sandalias de paja.

Al día siguiente fue la ceremonia de dedicación, así que se durmió y esa noche escuchó la voz de Dios diciéndole: “¡Han-jun, Han-jun! Tu sincera devoción conmovió al Cielo. Por lo tanto, quería enviar al hijo del Cielo a tu familia. Sin embargo, como usaste esas tres monedas para ti, te enviaré a la princesa del Cielo”. Despertó de ese sueño y descubrió que una estatua de piedra del Buda Maitreya había aparecido de repente cerca del río Dallae. Esta estatua fue considerada como un milagro, y todos los que pasaban por delante de ella se bajaban de sus caballos para ofrecer una reverencia antes de seguir su camino.

Sin embargo, las hijas del Sr. Jo tuvieron problemas. Eran solteras, pero sus caderas eran gruesas y sus vientres crecían como el vientre del Maitreya de piedra. Las personas pensaron erróneamente que estaban embarazadas y tuvieron dificultades para encontrar maridos. Por lo tanto, la familia del Sr. Jo se reunió para discutir el asunto: “Es debido a esa estatua de Maitreya que nuestras hijas están teniendo dificultades para encontrar maridos, así que cortemos parte de la panza del Maitreya”, y así lo hicieron. Cuando lo hicieron, se dice que la piedra sangró. Así que se arrepintieron y volvieron a hacer el vientre tal como estaba antes. Sin embargo, debido al paso del tiempo y a la intemperie, apareció un agujero y entraron y salieron abejas. El Padre dijo que fue a jugar a la estatua de Maitreya durante su infancia. Esto no es una leyenda, sino una historia real. He oído que esta estatua de Maitreya sigue allí.

Les cuento esta historia para mostrarles que, si ofrecen devoción sincera y lealtad por el bien del Cielo, todo será aceptado por el Cielo. Mi abuela materna, Jo Won-mo, mi madre, Hong Sun-ae (Daemonim) y yo somos las únicas hijas en tres generaciones. El Padre dijo una vez que para que una mujer se convirtiera en la Madre del Universo, tenía que provenir de una familia que solo haya tenido una hija durante tres generaciones sucesivas. Esto nos muestra cómo el Cielo preparó el ambiente para esta ocasión. El Cielo creó todas las cosas antes de que él creara a Adán y Eva. Primero creó un ambiente para ellos. Esto también se aplica a la providencia. Estoy diciendo que el trabajo del Cielo es notable. En otras palabras, la Madre del Universo no apareció repentinamente después de la llegada del Mesías que regresaba. Este resultado viene de establecer condiciones de indemnización que la liberaron de las condiciones de Satanás durante un largo curso providencial. (22/06/2014, Cheon Jeong Gung).

boda-padres

Traducción al español:

Ricardo Gómez

Argentina

copylink

visita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .