La pandemia y nosotros

Sin título

La pandemia y nosotros

Lo que sigue es una opinión personal. No puede tomarse como inspiración, revelación ni nada de eso. Los únicos capaces de semejantes cosas son los Padres Verdaderos.

Este año 2020 ha comenzado siendo un desafío sin precedentes para toda la humanidad. Para nosotros, los Unificacionistas, también es un reto que pondrá a prueba nuestra respuesta y nuestra capacidad de luchar contra esta amenaza.

Lo primero será poder mantener nuestras actividades a pesar de los riesgos. Sabemos que en otros países las congregaciones religiosas tuvieron una gran responsabilidad en la multiplicación de los casos. Con esto en mente, ha sido muy oportuno y responsable suspender todas las reuniones que pudieran facilitar la expansión del virus. Aquí es donde el ingenio y las aplicaciones multimedia surgen en nuestra ayuda. Hoy en día es muy sencillo mantenernos comunicados vía Internet.

Es un tiempo para profundizar en la lectura de las palabras de los Padres Verdaderos, al menos para quienes no tengan la obligación de salir a trabajar a pesar de la pandemia. Y es en esa lectura, justamente, donde encontraremos la ayuda que tanto nos hará falta hasta que esta pesadilla termine.

La primera cosa que solemos hacer durante estos trances es comparar. Nuestra generación no había experimentado algo como lo que nos toca vivir en estos días, ya que lo más similar se vivió allá por 1918, cuando la mal llamada “Gripe Española” dejó un saldo de casi 100 millones de personas fallecidas. El SIDA fue una gran amenaza, pero como el contagio no era por vías respiratorias su amenaza solo quedó reducida a un grupo de pertenencia y a determinadas acciones sociales e individuales.

Siendo este el caso, solemos recurrir a la Biblia para justificar lo que pasa ahora. Así es que brotan los nombres de Lot, Moisés y algún otro personaje histórico que haya tenido que pasar por una tribulación semejante. No estoy seguro que esas comparaciones sean las que nos puedan ayudar en este caso que nos toca vivir. Aquellas cosas ocurrieron cuando Dios preparaba fundamentos que ya no se requieren. Hoy, con la presencia de los Padres Verdaderos victoriosos, la providencia de Dios está situada en un nivel muy superior a las otras etapas providenciales pasadas.

Lo que le sigue es pensar que esta pandemia es consecuencia del comportamiento pecaminoso del ser humano. No me voy a arriesgar a asegurar de forma taxativa que esto no es así, pero lo cierto es que el hombre comete pecados desde que retozaba en el Jardín del Edén. ¿En qué momento de la historia no hubo crímenes, abortos, incestos y demás atrocidades? ¿Por qué molestaría algo de eso ahora y no antes? El ser humano ha sido deplorable desde el inicio, no obstante lo cual Dios siempre quiso salvarlo. Hay algo en todo este asunto que no cierra.

página 255

La Madre Verdadera nos ha transmitido en reiteradas ocasiones que lo que Dios más desea hoy en día es bendecir y salvar a todos Sus hijos. Nos ha pedido que salvemos a todos los hijos perdidos del Padre Celestial, que seamos los mesías de ellos, que los conectemos con los Mesías Sustanciales para que retornen al camino verdadero.

Así que podríamos seguir con las preguntas: ¿por qué Dios desearía eliminar a una humanidad que tanto desea salvar? ¿Acaso hoy esta humanidad es peor que hace 30 años? ¿No hubiera sido preferible arrasar con todos hace miles de años, cuando no se había multiplicado tanto el pecado? ¿No está teniendo la Madre grandes victorias a niveles antes insospechados, lo cual nos llena de esperanzas de poder obtener una victoria pronto? Y si realmente llegó el momento de exterminar a la humanidad, ¿no es acaso responsabilidad nuestra por no haber logrado salvar a todos? ¿No han dicho los Padres Verdaderos que hemos superado la etapa de la indemnización? Y así podríamos seguir. La idea general, creo, es que no estaría dando la impresión de que esta pandemia sea obra de Dios.

En lo personal hay algo que sí me preocupa, y es que este virus ha aparecido en coincidencia con algunos ejemplos que ha utilizado nuestra Madre Verdadera. Me suena casi como una provocación, un mensaje directo a nosotros, los Unificacionistas. El que esté detrás de esto, directa o indirectamente, está conspirando contra las actividades de los Padres Verdaderos y de cada uno de nosotros.

Como seguramente recuerdan, al poco tiempo de tener que hacerse cargo de la providencia, la Madre Verdadera comenzó a usar un acrónimo utilizando las iniciales de la palabra gripe en inglés: FLU. Lo que hizo la Madre, de forma muy ingeniosa, es utilizar esas iniciales para crear su ya famoso lema “Forgive, Love, Unite”, lo que en español conocimos como “Perdonen, Amen, Únanse”. La Madre usó este juego de palabras para decir que fuéramos como esa gripe, pero que “infectáramos” a la humanidad con el FLU de los Padres Verdaderos.

Así lo explicaba Sun Jin Moon:

SJM

“De esta manera, la Madre Verdadera estuvo enseñando tantas cosas a nuestra tercera generación. Este es su corazón. Este es su corazón absoluto como Madre Verdadera. Ella nunca deja de ser una Madre para todos nosotros. Como vimos en esta Cumbre Mundial y en la ceremonia conmemorativa del Padre Verdadero, el punto principal fue cuando la Madre Verdadera dijo: “Es la gripe de los Padres Verdaderos, perdonen, amen y únanse”. Una vez que se contagian con esta gripe son inmunes a todo el mal porque construyen la inmunidad luchando contra la gripe del mal. Lo único que soluciona una gripe o un virus es ser contagiado por otra persona para que pueda ser restaurado”.

“Estando en esta posición, recibimos muchos informes y vemos muchas cosas insostenibles, mientras que todo lo que los Padres Verdaderos hicieron fue con el corazón para querer ahorrar y dar más y más. Pero no hemos sido capaces de hacer todo lo posible y seguir ese camino como la Madre Verdadera lo hace todos los días. Esta vez con la ceremonia conmemorativa, la Madre está dando la gracia a toda la humanidad después de la muerte del Padre. Este es el corazón de un padre, de la FLU, el comienzo. Cuando son capaces de perdonar y amar y llevar la unidad a donde quiera que vayan, entonces están honrando a los Padres Verdaderos, honrando al Padre Verdadero y honrando a nuestra Madre Verdadera y recordando el agua preciosa y pura que son sus hijos”.

“Lo siento mucho, porque no tengo nada que compartir con ustedes aparte de mis experiencias con los Padres Verdaderos. Espero que como hermanos y hermanas puedan sentirse como si caminaran con la Madre Verdadera y puedan llevar ese entrenamiento, este mensaje y esta “gripe”, esta “gripe de los Padres Verdaderos” con ustedes en todo lo que hagan”.

Pregunto: ¿no les llama la atención que surja esta pandemia relacionada con los síntomas de una gripe justo ahora? ¿Y no les parece muy sugestivo que el brote haya comenzado casi al mismo tiempo que las actividades conmemorativas del 2020? No sé ustedes, pero a mí me huele raro. No puede ser una mera casualidad.

Tampoco me parece casual que justamente en estos tiempos de pandemia sea tan crucial la limpieza, tanto de las manos como de los espacios donde habitamos. El aseo es crucial para prevenirnos del virus y así evitar su proliferación. El agua es el camino de la salvación, al menos para no infectarnos y poder frenar al virus. ¿No nos dijo la Madre Verdadera que debemos ser como agua pura para poder salvar al mundo? ¿Les parece que todo esto es casualidad?  

Yo creo que esto que está pasando es un último manotazo desesperado del que siempre se opuso a la providencia de la restauración de Dios. Como ha ocurrido a lo largo de la historia, Dios permitirá este golpe a pesar del dolor que le producirá a Sus hijos, pero lo hará con la esperanza de que de este tremendo dolor surja algo mejor. Los días venideros nos dirán a través de quienes está trabajando el que siempre trató de erosionar a Dios y Su relación con Sus hijos. 

Y aquí es donde yo creo que tendremos las pruebas más exigentes cuando esto finalice. Seguramente Dios querrá que de estas ruinas emerja un mundo nuevo, un mundo centrado en la visión de los Padres Verdaderos sobre las actividades humanas. Las preguntas que cada uno de nosotros debe hacerse son muy simples, pero a la vez muy profundas: en el caso de ser los que sobrevivamos a la pandemia, ¿pugnaremos para que se establezca un nuevo orden mundial centrado en los Padres Verdaderos o lucharemos a brazo partido para que se conserve el statu quo? ¿Procuraremos hacer algo nuevo o defenderemos lo establecido? ¿Estamos realmente seguros de lo que los Padres Verdaderos desean para el mundo?

El tiempo nos dará todas las respuestas. Por ahora nos unimos en oración para proteger a nuestra Madre Verdadera y a todas las familias del mundo.

Ricardo Gómez, Argentina.

página 282

Una respuesta para “La pandemia y nosotros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .