Cumbre de América Latina y el Caribe 2019

1

Discurso de la Fundadora

Cumbre de América Latina y el Caribe 2019

Santiago, República Dominicana

15 de diciembre de 2019

 

SUN JIN MOON

¡Su Excelencia Sr. presidente de la República Dominicana. Su Excelencia Presidente y Primera Dama de Guatemala. Distinguidos Jefes y exjefes de Estado y de Gobierno y líderes de toda América Latina y el Caribe!

Es un gran honor para mí estar hoy ante ustedes en este Plenario de Apertura de la Cumbre de América Latina y el Caribe 2019, convocada aquí en la hermosa Santiago, en la República Dominicana. Mi corazón se siente humilde y conmovido por la presencia de ustedes.

Mi querida madre, la Dra. Hak Ja Han Moon, ha estado viajando día tras día durante los últimos meses en una increíble e ininterrumpida gira mundial por Asia, Europa, África y Estados Unidos; inspirando a millones de personas, llamando al diálogo y la cooperación entre personas de diversas religiones, culturas, nacionalidades y etnias y, lo que es más importante, bendiciendo a las familias como piedras angulares de la paz… Sus más recientes programas exitosos se llevaron a cabo en los países de Níger, Tanzania y Sudáfrica.

Nos preocupaba que una gira que sería exigente aun para una persona joven y saludable, cuánto más lo sería para nuestra querida Madre que dio a luz a 14 hijos, lo cual, en mi opinión, es un milagro. Siempre se ha esforzado, como esposa devota, madre y gran líder femenina. Ella ha vivido con el compromiso de ser una madre espiritual para el mundo.

Ella trabajó incansablemente junto a mi padre durante 52 años, y desde su fallecimiento, ha llevado a nuestro movimiento global a un nuevo nivel plagado de milagrosos logros. Es abuela de más de 40 nietos y de un número creciente de bisnietos. Es conocida en todo el mundo como la Madre de la paz y nuestra amada Madre Verdadera. Ella es mi súper heroína celestial. No conozco a nadie que pueda hacer lo que ella ha hecho con tanto éxito.

Aún en sus años dorados, ella nunca ha renunciado al Sueño de Dios de paz en la tierra y, por esta razón, ha estado arriesgando su vida para llevar el Amor de Dios y la verdad divina a los 7.600 millones de hijos de Dios en la tierra. A pesar de que su salud estaba sobrecargada, continuó empujándose a sí misma a través de África en contra de las órdenes del médico. Ella estaba absolutamente decidida a estar aquí con nosotros hoy. Esperamos hasta el último minuto para ver si su salud mejoraba, pero, lamento decir que no mejoró y que sus médicos le aconsejaron que debía descansar y recuperarse, y que no era posible viajar más por el momento.

Una vez que se dio cuenta de que no podía estar aquí, me llamó para preguntarme si podía representarla y trasmitirles su mensaje. Ella no quería otra cosa que estar aquí con todos ustedes y les envía su más profundo amor, su sincero respeto y sus humildes disculpas por haber tenido que posponer su visita. Sé que no quiere nada más que abrazar y dar personalmente su amor a los pueblos de América Latina y el Caribe.

Amo a mi madre con todo mi corazón. Conozco su nivel de dedicación y compromiso.  Ella es mi mentora, mi modelo y, como me gusta decir, mi superheroína. No soy digna de representarla, pero espero que, aun así, reciban su mensaje y dejen que estas palabras toquen sus mentes y sus corazones. Ella siempre habla en un nivel elevado y profundo, centrándose sobre todo en cuestiones espirituales.

Damas y caballeros, les presentaré ahora el Discurso de la Fundadora en nombre de mi Madre, la cofundadora de la UPF, la Dra. Hak Ja Han Moon.

 

DISCURSO DE LA FUNDADORA

 

Queridas Excelencias. Presidente de la República Dominicana. Presidente y Primera Dama de Guatemala. Líderes de toda América Latina y el Caribe. Damas y caballeros.

Inicié esta Serie de Cumbres Mundiales de la Federación para la Paz Universal como una manera de abordar los desafíos críticos de nuestro tiempo y promover una paz duradera.

Las Cumbres reúnen a líderes de todos los sectores, incluidos el gobierno, la religión, la sociedad civil, el mundo académico, los medios de comunicación, el sector privado, los parlamentarios, las mujeres y los jóvenes, y constituyen un foro para un diálogo constructivo y de colaboración. Nuestro tema subraya la importancia de la interdependencia, la prosperidad mutua y los valores universales.

Interdependencia implica que estemos interconectados como una sola y única familia humana. Ningún individuo, familia, sociedad o nación existe en aislamiento. A medida que aprendemos a vivir juntos de manera cooperativa y armoniosa, con respeto mutuo, contribuimos a la paz.

La prosperidad mutua afirma la importancia de buscar el bienestar de todas las personas, el compartir responsablemente los recursos, la tecnología y las oportunidades para que todas las personas puedan prosperar y florecer, tanto las generaciones presentes como las futuras.

Por último, destacamos los valores universales que encontramos en todas las culturas, religiones y civilizaciones del mundo. Estos incluyen el respeto por la dignidad equitativa, la integridad y el valor de cada ser humano, la apreciación de nuestro origen común.

Nuestro mundo se enfrenta a muchos desafíos, y esta serie de cumbres trabaja para proporcionar soluciones a esos desafíos.

Durante los últimos dos años he convocado Cumbres en Corea, Senegal, Japón, Estados Unidos, Austria, Albania, Nepal, Brasil, Sudáfrica, Santo Tomé y Príncipe, Camboya, Níger, Palau y ahora en la República Dominicana. En cada uno de esos países hemos sido bien recibidos por el gobierno y por la sociedad, a lo largo de todos los sectores, provocando un impacto amplio y duradero.

En todo el mundo está cobrando impulso y hay un gran entusiasmo por la misión y la labor de la UPF y de las diversas asociaciones que he inaugurado, entre ellas la Asociación Internacional de Parlamentarios por la Paz, la Asociación Interreligiosa por la Paz y el Desarrollo y, a principios de este año, el Consejo Internacional en la Cumbre por la Paz. Recientemente, en Palau, inauguré la Asociación Internacional de Primeras Damas por la Paz. De hecho, con la bendición del cielo, un movimiento sin precedentes y poderoso está emergiendo y creciendo en todo el mundo, un movimiento que, creo firmemente, transformará este mundo.

En última instancia, sin embargo, una paz verdadera y duradera solo se puede lograr cuando llegamos a conocer y entender a Dios, nuestro Padre y Madre Celestial. Todas las religiones han entendido este punto esencial. Solo conectándonos con la Voluntad y la Providencia de Dios podremos esperar crear soluciones duraderas.

El ideal original de Dios era que Adán y Eva se convirtieran en hijos e hijas verdaderos del Cielo. Sin embargo, con su trágica Caída, se originó una larga historia de egoísmo y trágico sufrimiento. Dios, Nuestro Padre y Madre Celestial, quedó quebrantado por la Caída y trabajó incansablemente a lo largo de la historia humana para restaurar a la humanidad pecaminosa. Después de 4000 años bíblicos, y habiendo erigido al pueblo de Israel, Dios creó las condiciones para el nacimiento de Jesús como Su hijo unigénito. Jesús fue el segundo Adán que debía cumplir el ideal original del cielo por medio de tomar a su esposa y establecer juntos la posición de Padres Verdaderos. Como sabemos, Jesús se encontró con una persecución generalizada.

El curso del cristianismo fue guiado por el Cielo a medida que se expandía a través del Imperio Romano, Europa, Inglaterra y las Américas. El cristianismo, sin embargo, a menudo malinterpretó su misión y malinterpretó la Voluntad esencial de Dios.

La difusión de la Providencia de Dios ha cambiado de lo que podríamos llamar la Civilización Atlántica a la Civilización del Asia Pacífico. En este marco providencial, la nación coreana fue llamada a una misión muy especial y central. Yo, junto con mi esposo, el Rev. Sun Myung Moon, fuimos llamados a tomar posiciones centrales en la Providencia de Dios en este tiempo.

En la ceremonia de nuestra santa boda, cuyo 60º aniversario se celebra el próximo año, cumplimos la tan esperada meta providencial del Cielo, de establecer la posición de Padres Verdaderos. Como hija unigénita, nací para esta misión y dediqué toda mi vida a su cumplimiento. En 1960 la Santa Boda de los Padres Verdaderos marcó un punto de inflexión en la historia. No ha pasado un solo día sin que mi esposo y yo trabajemos, paso a paso, para hacer avanzar la Providencia de Dios.

Al mismo tiempo que la UPF está desempeñando un papel central al más alto nivel, es la ceremonia de Bendición de parejas la que sirve como fundamento central para un mundo de paz. Es a través de las familias centradas en Dios, que encarnan el Ideal original de Dios, que cambiaremos este mundo, una familia a la vez. Esa es la misión de la Federación de Familias para la Paz Mundial

Recientemente, en Johannesburgo, presidí una ceremonia de Bendición Matrimonial que incluyó a 120.000 parejas reunidas en el estadio más grande de Johannesburgo. De hecho, el festival familiar de la paz es un componente central de la serie de eventos de la Cumbre.

Además, el mes pasado en Camboya, cuando lancé el Consejo Cumbre Internacional por la Paz junto con el Primer Ministro Hun Sen, llamé a la formación de la Unión Asia-Pacífico, que reunirá a las naciones e instituciones de la sociedad civil de la cuenca del Pacífico. Animo a todos los aquí reunidos a que apoyen esta iniciativa y contribuyan a su éxito.

Mi esposo y yo nos dedicamos con todo nuestro corazón en América Latina, pasando muchos años especialmente en los países de Brasil, Paraguay y Uruguay, estableciendo proyectos comunitarios ideales y sustentables, prestando especial atención a la preservación del medioambiente en la región del Pantanal. Recorrimos cada país de América Central y del Sur y el Caribe en 2005 y 2006 inaugurando la UPF y compartiendo nuestra visión de paz, de familias centradas en Dios y de desarrollo sostenible.

Las Américas están cada vez más integradas en la Cuenca del Pacífico y desempeñarán un papel extremadamente importante en el avance hacia un mundo de interdependencia pacífica y de prosperidad mutua centrada en valores universales.

Rezo para que sus deliberaciones, y especialmente las relaciones que se construyen y fortalecen a través de esta Cumbre, contribuyan de manera duradera y significativa a la paz.  Si bien no pude estar con ustedes en persona, mis pensamientos y oraciones están con ustedes y sé que Dios, nuestro Padre y Madre Celestial, está bendiciendo todos sus esfuerzos por la paz.

En febrero del próximo año convocaré en Corea la Cumbre Mundial 2020, la mayor de la historia. Será un encuentro global que marcará un punto de inflexión para la humanidad y para la Voluntad del Cielo. Jefes de Estado de todo el mundo se reunirán junto con figuras destacadas de todos los campos de la actividad humana. Será una reunión sin precedentes y espero sinceramente que los representantes del más alto nivel de toda América Latina y el Caribe estén amplia y fuertemente representados.

Si nos unimos centrados en la Voluntad de Dios, no hay nada que no podamos lograr. Yo creo en ustedes y creo en Dios, nuestro Padre y Madre Celestial. El mundo de paz, la esperanza de todas las épocas, está cerca.

Avancemos juntos.

Gracias y kamsamnida.

SUN JIN MOON

Señoras y Señores, con esto concluye el Discurso de la Fundadora, el mensaje de la cofundadora de la UPF, la Dra. Hak Ja Han Moon. Gracias por su respetuosa atención a estas palabras. Oro que permanezcan grabadas en nuestros corazones. Gracias, y que Dios los bendiga.

1

Traducción:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

visita

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s