Conferencia de Prensa de la Madre Verdadera

1

Palabras de la Madre Verdadera en la Conferencia de Prensa Especial

Participaron 120 Periodistas de 79 Medios de 50 Países

Castle Hotel, Nagoya

5 de octubre de 2019

 

Les agradezco que hayan venido desde tan lejos.

A lo largo de la historia ha habido muchos profetas, personas justas y conquistadores. Sin embargo, sus sueños no trascendieron los siglos; se fueron marchitando.

La población del mundo es de más de 7600 millones de habitantes en más de 200 países. Hubo quienes lideraron una época, pero que no consiguieron llevar al mundo a la unidad. Habrán extendido su influencia en sus regiones, pero, en definitiva, no fue algo permanente.

Si bien ustedes son periodistas, algunos deben profesar alguna religión. ¿Será que Dios, el Creador y Dueño del universo, habrá tenido un sueño? Él tuvo un sueño. Dios, quien existe en espíritu, deseó abrazar y amar a la Humanidad usando un cuerpo físico. Por eso hizo todas las cosas a Su imagen y creó al hombre y a la mujer para que sean los ancestros de la Humanidad.

A los seres humanos les dio autoridad; pero, para ello, debían crecer hasta madurar sanos e íntegros, para que Dios los bendijese en matrimonio. De esa manera la Humanidad habría tenido Padres Verdaderos. Ese mundo habría sido el Reino de los Cielos Terrenal con el que soñamos hoy y, al dejar el cuerpo físico, iríamos al eterno Reino de los Cielos en el Cielo. Ese fue el sueño de Dios. Un hombre y una mujer que serían los ancestros buenos de la Humanidad.

Adán y Eva, no obstante, cayeron, pero Dios no los podía crear de nuevo porque el Creador es eterno. Por eso es que llega a existir el laborioso y sufrido curso providencial de la restauración por indemnización. Luego de ese período de tiempo, Dios nos envió a Jesucristo, de quien podía decir: “Este es Mi hijo amado”, nacido sin ninguna relación con la Caída humana.

María, quien concibió a Jesús, y todas las personas de su entorno, deberían haber colaborado con Jesús para que pudiese cumplir el propósito de su venida. Sin embargo, leemos en la Biblia que no lo hicieron.

¿Cómo puede ser que la Providencia de la Salvación consista en enviar a la cruz, de la noche a la mañana, al unigénito que le costó 4000 años poder enviar? No tiene sentido.

Hasta ahora ni en la historia humana ni en la historia cristiana se ha conocido correctamente a Dios. Tampoco se ha entendido por qué fue tan dificultosa la venida de Jesús. Cuando Dios bendice y escoge a un pueblo y éste no cumple su responsabilidad, le queda pendiente un pago de indemnización. Ustedes conocen cuál es la indemnización que debió pagar el pueblo israelita. Dios no vuelve a usar un país que no haya cumplido su deber porque a ese país le queda pendiente un pago de indemnización.

Debido a que el Sueño de Dios era ser Padre y Madre de la Humanidad, no alcanza con que solo venga Jesucristo, Su unigénito. Tiene que nacer también Su unigénita.

Hace 2000 Jesús dijo, antes de ser crucificado, que retornaría para celebrar las bodas del cordero. Siendo así, los cristianos tenían que esperar cuándo, cómo y dónde nacería la unigénita.

El cristianismo se inicia con las enseñanzas de Jesús, tales como “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Sin embargo, en la esfera cultural cristiana no se ponen en práctica ni siquiera estas palabras.

El Nuevo Testamento fue escrito por los apóstoles luego de renacer del Espíritu Santo tras la crucifixión de Jesús. En los primeros días hubo mucha persecución. Reconocidos por Roma en el año 313, salen de la Península Itálica, cruzan Europa y llegan a Inglaterra. En aquellos días Inglaterra era un país inmenso, del que se decía que allí nunca se ponía el sol.

Ellos salieron al mundo llevando la Biblia. Siendo que salieron al mundo en el nombre de la Biblia y en el nombre de Cristo sin conocer bien la esencia de Jesús, hicieron muchas cosas que no deberían haber hecho. Ustedes lo saben muy bien. Deben arrepentirse.

Está escrito en la Biblia que “Los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros”. Ahora Europa debe arrepentirse. Se está haciendo realidad que ellos deberán ser salvados por África.

La cuestión es que la Humanidad actual debe aceptar y asistir a Dios. ¡El Dios Creador, el Amo del universo! Él quiso convertirse en Padre y Madre de la Humanidad, de los 7600 millones de habitantes de la Humanidad que son hijos desleales por no atender a su Padre y Madre. ¡Hijos desleales que ni siquiera reconocen a sus padres ni los atienden!

Por esa razón es que la Humanidad necesita de un Salvador. El Salvador viene a explicar la Providencia, y la Humanidad caída, por medio de los Padres Verdaderos, aprende cómo se puede llegar a ser hijos de Dios.

La Ceremonia de Bendición coloca a una Humanidad que nació defectuosa en la posición de haber nacido sin defectos. Aquellos que me escuchan hoy deben resolverlo mientras estén en la Tierra. Solamente pueden ir al Cielo quienes reciban la Bendición.

¡Señores periodistas! ¿Se convertirán en familias bendecidas? ¿Dónde hay una bendición de Dios mayor que ésta? Se convertirán en hijos e hijas del ser más elevado, del Amo del universo.

La Madre Verdadera, la Unigénita, es quien les enseña ese camino. Se necesitan los esfuerzos de todos ustedes para guiar a los 7600 millones de personas del mundo entero a que escuchen la Voz de Dios, reciban la Bendición guiados por su conciencia y sigan el camino hasta convertirse en ciudadanos del Reino de los Cielos.

2

Traducción:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

visita

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s