Cumbre Africana y Conferencia de Líderes 2019

mv

Cumbre Africana y Conferencia de Líderes 2019

Discurso de la Fundadora

7 de junio de 2019

Hotel Hilton Sandton, Johannesburgo, Sudáfrica

 

¡Líderes de diversos campos en esta Cumbre Africana, Damas y Caballeros!

Nosotros creemos en Dios, y Dios ama especialmente al África. El Señor Jesucristo dijo: “Ama al prójimo como a ti mismo”; sin embargo, la historia humana de 6000 años ha sido un caos de interminables guerras y conflictos.

Y después de la crucifixión de Jesús vemos que, si bien él enseñó “ámense”, los países que crecieron en el mundo cristiano no han entendido su verdadero significado. Incluso cuando observamos la realidad actual en todas partes del mundo, los conflictos interminables y todos los problemas que surgen, no se sabe qué es lo que está mal ni qué rumbo se debe tomar.

Por eso yo quiero decirles que la clave es entender correctamente al Dios Creador. Aun en el mundo cristiano no han entendido la esencia de Jesús. Originalmente Dios creó todas las cosas a Su imagen. Desde el mundo mineral a los reinos vegetal y animal, Dios creó todo en pares. Por último, Él creó a un hombre y a una mujer para que fuesen los ancestros buenos de la humanidad.

Dios les dio a los seres humanos un periodo de crecimiento. El sueño de Dios era convertirse en Padre y Madre de la humanidad por medio de seres humanos perfeccionados. Pero, con la Caída de Adán y Eva, no se realizó el sueño de Dios.

La historia caída ha sido una historia de amargo dolor para Dios y, por supuesto, para los seres humanos. Dado que la Creación de Dios está dotada de eternidad, Dios no pudo sino salvar a la humanidad y conducir la historia providencial de restauración por indemnización.

Cuán difícil habrá sido esta historia de indemnización que, recién luego de 4000 años, estableció al pueblo escogido de Israel. Le llevó 4000 años hasta que envió a Su hijo unigénito, Jesucristo. Siendo así, tanto María, quien lo concibió, como el judaísmo y el pueblo de Israel, deberían haber entendido qué tipo de persona era Jesús.

¿Y qué sucedió con el pueblo de Israel, que falló en ser el fundamento para que Jesús cumpliese Su Voluntad, luego de haberlo llevado a la cruz?

Luego de 4000 años, Dios, el Creador, quiso realizar Su sueño por medio de Jesús. Sin embargo, una vez más, por culpa del ser humano, se escribía otra historia de amargo dolor.

Durante la crucifixión de Jesús solo había un ladrón a su derecha y otro a la izquierda. Cuando el ladrón de la izquierda se burló de Jesús, el de la derecha le dijo: “Nosotros recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo”.

¿Qué fue lo que dijo Jesús en ese momento? Le dijo al de su derecha: “En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso”. Aquí hay algo que ustedes deben entender: Dijo Paraíso, no dijo el Reino de los Cielos.

Originalmente, el Reino de los Cielos es el mundo eterno al que van los seres humanos que perfeccionaron la creación de Dios y formaron una familia verdadera durante su vida terrenal.

Jesús vino solo y se fue solo, por eso dijo que retornaría. El cristianismo se inició con los apóstoles, reanimados por el Espíritu Santo luego de la crucifixión de Jesús. En sus comienzos fueron muy perseguidos, pero el cristianismo fue reconocido oficialmente en Roma en el año 313, y desde la Península Itálica se expandió en Europa llegando a Inglaterra y de allí se expandió al mundo.

Sin embargo, ellos no entendían la esencia de Jesús. Jesús enseñó: “Ama al prójimo como a ti mismo” y, sin embargo, ellos, saliendo al mundo, en definitiva, crearon una cultura de en vez de brindar amor caritativo.

Especialmente este continente africano pasó muchas dificultades por su culpa. Jesús enseño que “Dios es Amor” y predicó el amor; pero, al ignorar su esencia, esa cultura del egoísmo, de priorizar los intereses nacionales, conformó la actual humanidad caída.

Pero, como Jesús había dicho que retornaría, por eso está escrito que Él retornaría para celebrar las Bodas del Cordero.

¿Qué debería buscar el mundo cristiano? La creación de Dios consiste en un varón y una mujer. Hace 200 años nació el hijo unigénito, pero no nació la hija unigénita, así que el mundo cristiano debería haber buscado a la hija unigénita.

Dios no puede enviarla de nuevo mediante el pueblo israelita, ya que este pueblo incumplió su responsabilidad. Y así, el Cielo escogió a un nuevo pueblo, el pueblo coreano, del Asia; y la hija unigénita nació en 1943 proveniente de un trasfondo cristiano.

Dios ha estado esperando 6000 años por este nacimiento de la hija unigénita, quien tiene que llegar a cumplirle sin falta el ideal de Su creación. En aquellos días había concluido la 2ª Guerra Mundial, y Corea se dividía en demócratas y comunistas. Mi tierra natal queda en el Norte, un lugar con un importante fundamento de un cristianismo muy espiritual.

Ellos no esperaban que el Señor de la Segunda Venida viniese sobre las nubes; eran grupos espiritualistas que esperaban al Mesías naciendo con un cuerpo físico. Dado que se creía que el retorno del Mesías ocurriría por Pyongyang, a mi familia no se les ocurría ir al Sur.

Según los Principios de la Creación, Dios tenía que darle a Su hija unigénita el tiempo para que madurase. Dado que habría mucha intimidación en el lado comunista, fuimos al Sur. Dos años después de ir al Sur estalló la Guerra de Corea. El Sur no tenía la fuerza necesaria como para lidiar con un enfrentamiento con el Norte.

Milagrosamente, Dios movilizó a las Fuerzas Aliadas de la ONU y protegió la democracia del Sur. ¿Por quién piensan que lo hizo? Dios le daba a la hija unigénita, nacida luego de 6000 años, un tiempo para madurar y realizar la Divina Voluntad por su libre albedrío.

Y si bien yo era muy niña, como conocía la providencia de Dios, en 1960 ascendí a la posición e Madre Verdadera. ¡Los Padres Verdaderos tan esperados por Dios por 6000 años! ¡Los Padres Verdaderos que el mundo cristiano esperó por 2000 años!

Pero el cristianismo no entendía la providencia, por lo que no llegó a ser un ámbito protector para los Padres Verdaderos. Y dado que los Padres Verdaderos conocían la Divina Providencia, conociendo el amor de Dios y Su deseo de abrazar a la humanidad, durante 60 años llevamos a cabo el movimiento que da nacimiento a las familias bendecidas que pueden ir ante Dios.

El ser humano caído no puede llegar delante de Dios. La Bendición de Matrimonios es el acto de pasar por la ceremonia de renacimiento y resurrección por medio de los Padres Verdaderos. Es un milagroso regalo de amor que el Cielo le da a la humanidad.

Tras cerca de 60 años de conducir en el mundo entero la actividad de la Bendición, ahora, unos 159 países prometen acompañar a la unigénita la Madre Verdadera, el movimiento de familias verdaderas, la providencia de los Padres Verdaderos, trascendiendo religiones y razas.

¡Es el único camino al sueño de Dios, al sueño de una gran familia humana unida! Para que todos los países del mundo sean naciones hermanas bajo Dios y se amen unas a otras en unidad; no hay otro camino que el movimiento de la Bendición.

Seguramente ustedes tienen hijos. Los padres aman incondicionalmente a sus hijos, desean que les vaya bien. ¿Acaso los padres, por haberse sacrificado por el éxito de sus hijos, les reclaman a ellos que salden su deuda? El amor de Dios, el amor de los Padres Verdaderos, es dar y dar y olvidar; es amor verdadero.

Si toda la humanidad forma familias verdaderas, que como hijos verdaderos cumplen su deber de piedad filial ante Dios y solucionan así todos los problemas complicados que surgen actualmente en este planeta, entonces se restaurará al estado original en el que Dios originalmente la creó y podrá vivir en el Reino de los Cielos en la Tierra sirviendo a Dios.

Y dado que la providencia de Dios es eterna, si bien los seres humanos estamos limitados físicamente, espero que ustedes me comprendan, que en este punto en el que estamos debemos educar bien a nuestros hijos y debemos ser un ejemplo para que se perpetúe un mundo unido en medio de la Divina Providencia.

Nosotros no vivimos solo en el presente. Incluso todos nuestros ancestros, con todos sus errores, deben ser liberados por medio de los Padres Verdaderos. Especialmente ustedes, los máximos líderes de diferentes países reunidos hoy aquí, deberán hacerse cargo del futuro. El camino es uno solo: ¡el Movimiento de Familias Verdaderas! Solamente por medio del movimiento de la Bendición se podrán resolver todos los problemas pendientes hoy.

Dado que nuestro eterno Dios mora allí, comprendan lo bendecida que es esa posición. Está escrito en la Biblia que “Los primeros serán los últimos y los últimos los primeros”.

Desde el punto de vista del mundo cristiano, el África está entre los últimos. Pero, desde la perspectiva de los Padres Verdaderos, ustedes son los primeros, son el África Celestial.

La felicidad y las bendiciones, cuanto más se comparten, más crecen. ¿Se conformarán solo con el África? ¿Saldrán hacia el mundo? Oro anhelando que sean un África al que Dios pueda amar y agradecer, del que pueda decir: “¡El Continente Africano es donde están los hijos e hijas que realmente amo!”.

africa

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

visita

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s