Plenario de Apertura y Lanzamiento del Consejo Cumbre Internacional para la Paz

mv

Cumbre Mundial 2019

Discurso de la Fundadora

Plenario de Apertura y Lanzamiento

del Consejo Cumbre Internacional para la Paz

8 de febrero

Jamsil Lotte Hotel

 

Distinguidos invitados, dignatarios del país y del extranjero, Jefes de Estado, ¡representantes de todos los sectores de la sociedad! Embajadores de la paz, miembros de la Asociación Internacional de Parlamentarios por la Paz; les doy una cálida bienvenida a todos ustedes.

Hoy nos hemos reunido en esta gran ocasión para asegurarnos de que en este nuevo milenio la esperanza de un futuro próspero no siga siendo solo un ideal sino, más bien, que la perspectiva de la paz mundial pueda realizarse.

No me quedan dudas de que las personas reunidas aquí son los precursores que esta era y el futuro desean. Es cierto que innumerables desafíos y un sinnúmero de problemas están ocurriendo en todo el mundo, y vemos que se repiten problemas que han ocurrido a lo largo de la historia. ¿Por qué es que, aunque el sincero deseo de la humanidad es una paz duradera, no ha sido capaz de alcanzarla? Incluso hoy en día, seguimos anhelando un tiempo exitoso.

Debemos comprender la esencia del Dios Creador, quien es el Dueño Verdadero del Universo. Dios creó todas las cosas según Su imagen. Y, por último, Dios creó a los primeros antepasados humanos. Dios creó al hombre y a la mujer. Dios les dio un mandamiento para cumplir durante el período de crecimiento; les dio la oportunidad de ser responsables.

La responsabilidad de ambos era llegar a ser absolutamente uno con Dios. Deberían haber crecido como un girasol (que mira hacia el sol). Pero eso no sucedió. Por culpa de la ambición del ser humano en un momento inapropiado, la humanidad permanece aún sin tener una relación directa con Dios. En otras palabras, la humanidad quedó alejada de Dios.

A lo largo de la historia las personas justas y los líderes religiosos han hecho muchos esfuerzos; pero, al no comprender la esencia de Dios, sus sueños no se vieron cumplidos. Dios es nuestro Padre, es nuestro Padre y nuestra Madre. Aun conociéndolo a Dios como Padre y Madre, la humanidad no puede ir sola ante Él. Por eso es que Dios, siendo Todopoderoso, Alfa y Omega, que existe por siempre, y al haberle dado al ser humano una responsabilidad que es parte de principios por Él establecidos, ha estado anhelando el día en que pudiera encontrar a las personas victoriosas a quienes pudiese llamar “Hijo mío, hija mía”.

De modo que no tuvo otra opción que iniciar la historia providencial de la salvación. Finalmente, hace 2000 años, pudo enviar a Jesucristo al pueblo de Israel, tras 4000 largos años de preparación. Lamentablemente, ni el pueblo israelita ni María, quien lo dio a luz, comprendieron la verdadera esencia de Jesús.

¿Cómo puede decirse que la salvación se recibe por medio de la sangre derramada en la cruz, cuando costó 4000 años bíblicos que se den las condiciones para que pueda nacer Jesús? El cristianismo actual tampoco comprende la verdadera esencia de Jesús. El cristianismo se inició cuando el Espíritu Santo descendió y animó a los discípulos a quienes Jesucristo, antes de morir, dijo que vendría de nuevo. Sin embargo, durante 2000 años han cometido errores y causado serios problemas.

¿Cómo es posible que desde dentro de ciertos ámbitos culturales cristianos pueda surgir el comunismo, el cual afirma que “Dios está muerto”? La única persona que puede enseñar sobre esta falsa historia y la esencia de la providencia del Cielo es el Mesías victorioso.

Incluso en la actualidad, existen en todas partes del mundo muchas personas justas que están dispuestas a dar sus vidas en su anhelo por un mundo pacífico. Ni los países grandes ni los pequeños son los dueños del mundo. Dios, el Creador, es el Dueño Verdadero del Universo, y debemos desarrollar, sin falta, un movimiento para atender a Dios, quien tiene que ser nuestro Padre y Madre Verdadero.

En el caso de Corea, no caben dudas de que este país ha sido escogido y bendecido. Antes de morir crucificado Jesús anunció que retornaría; debía volver para celebrar el banquete de las bodas del Cordero. ¿Qué significa esto? Que retornaría para convertirse en el Padre Verdadero de la humanidad. Significa que tiene que encontrar a la hija unigénita que no pudo surgir hace 2.000 años.

Cuando el pueblo escogido y preparado por Dios no cumple esta providencia, entonces debe pagar alguna indemnización. Todos nosotros hemos aprendido a través de la historia acerca de la tremenda indemnización que el pueblo de Israel tuvo que pagar. Una bendición acarrea una enorme responsabilidad.

En la actualidad, este pueblo coreano deberá comprender la Divina Providencia y ser capaz de cumplir su responsabilidad. La historia de este pueblo nos muestra que en su largo registro no ha estado exenta una sola vez de ser invadida por fuerzas externas. Y sufrió ese dolor por ser un pueblo que detesta la guerra y ama la paz.

Este año se cumplen 100 años desde que cristianos nacionalistas y estudiantes se unieron en el Movimiento 1° de marzo por la independencia de este país. Nuestros ancestros, siendo justos, han pagado mucho sacrificio por la independencia del país. Como mencioné antes, necesitan saber que el pueblo coreano llegaría a ser el pueblo que diera nacimiento a la hija unigénita que complete la Divina Providencia.

Yo nací en el año 1943, y este país se independizó en el año 1945. Y entonces, en el año 1950, estalló la Guerra de Corea el día 25 de junio. Al dividirnos en norte y sur nos dividimos en demócratas y comunistas. Pero la guerra estalló mientras la democracia en Corea del Sur aún estaba buscando su nuevo orden. ¿Qué ocurrió, entonces? La democracia surcoreana no estaba en circunstancias de poder sobrevivir.

Como mencioné antes, en Sus principios fundamentales de la creación, Dios les dio a los humanos un período llamado “de crecimiento”. Hasta que la hija unigénita nacida en 1943 para cumplir la providencia creciera hasta cierta edad, el Cielo debía protegerla. Por eso es que milagrosamente soldados de 16 países de la ONU vinieron a derramar su sangre en una guerra santa. ¡Cuán agradecidos deberíamos estar!

Pero, como este pueblo no comprende la Divina Providencia, no estoy segura de que se den cuenta de lo agradecidos que deberían estar. Pero, dado que yo sí conocía la Providencia, en 1960 llegué a ser la Madre Verdadera. Si el fundamento cristiano nos hubiese comprendido, mucho tiempo atrás ya habríamos realizado el sueño anhelado por Dios de una gran familia humana unida.

Originalmente la humanidad debió ser hija de Dios, pero por culpa de la Caída en el pecado, no llegó a serlo. La obra, la Providencia para convertirla al linaje de Dios, es la Bendición Matrimonial que celebra la Federación de Familias. Es una ceremonia a través de la cual adquieren un linaje que no tiene conexión con Satanás. A través de ella, son reconocidos como del linaje original de Janul Pumonim. Tal milagrosa Bendición está teniendo lugar.

No pueden seguir afirmando que al pie de la lámpara está oscuro. Algunos de los reunidos hoy aquí son líderes que han dirigido o dirigen una nación entera. Para poder decir que son países “sanos” sus pueblos deberían estar compuestos por familias sanas. Por eso la Federación de Familias enfatiza tanto esto.

Actualmente este movimiento se está extendiendo a lo largo y ancho del mundo. Durante el último año muchos eventos milagrosos han ocurrido, particularmente en el continente africano. Un legislador africano, hombre justo, estuvo en un cumpleaños de los Padres Verdaderos. Y ese hombre hizo una promesa, aun sabiendo que causaría problemas al retornar a su país porque venía de Senegal, un país musulmán.

Nos reunimos con el presidente de ese país en el que no tenemos un gran fundamento y celebramos allí una Cumbre. ¿Piensan que eso es el fruto de los esfuerzos humanos? Cuánto querrá Dios abrazar a la humanidad, como Sus hijos, que dejó de lado países donde tenemos un fundamento sólido y transmitió Su amor gracias a un hombre justo de un país musulmán.

Recién ahora la humanidad está obteniendo la respuesta. Alguien que ya ha fallecido. El expresidente de los EE. UU, George Bush, quién es el padre del expresidente G.W. Bush, dijo que lo que debió haber hecho mientras fue presidente en funciones, y se lamentaba, era haber educado con fuerza sobre los valores de una familia.

En 1995, cuando yo estaba en una gira de discursos en Japón sobre el Movimiento de Familias Verdaderas, el fallecido presidente Bush y su esposa me acompañaron y dieron discursos. Así es. Este Movimiento de Familias Verdaderas es el único camino para resolver todos los problemas que afectan al mundo actual. Por eso es que durante muchos años he realizado varias giras mundiales.

Dios me ha enviado a muchos profetas justos que Él ha preparado. ¿Qué deberemos hacer para que los 7.600 millones de personas puedan comprender cuán angustiante ha sido la situación de Dios? Cuando todos ustedes, mandatarios reunidos hoy aquí, retornen a sus países, ¡por favor!, ¡sean mesías nacionales para sus naciones!

El camino hacia un mundo pacífico, sin más guerras ni conflictos, es que aceptemos a los Padres Verdaderos y que con sus enseñanzas hagamos que todos los países del mundo sean una familia, países hermanos ante Dios. Y el lugar donde puede ocurrir esa unidad no es otro que lo que aspiramos realizar: el Reino de los Cielos terrenal anhelado por Dios.

Yo espero algo de este pueblo: que no se vuelva un pueblo que quede en la oscuridad que hay al pie de una lámpara sin poder estar en la luz. ¡Este es un país bendecido por Dios! Incluso nuestro himno nacional canta: “Dios, protéjanos para siempre”. ¿Qué sucederá si un pueblo así no es capaz de asistir a Dios?

Hemos conocido la historia del pueblo que no acogió a Jesús. Ahora, en la era de la realización de la providencia, ¿cuál es el camino que debe tomar este pueblo coreano? Es bueno que Norte y Sur se unifiquen, pero lo prioritario para este pueblo es el camino de servir a Dios.

Está escrito que los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros. Jesús murió en la cruz y le dio las llaves del Reino de los Cielos a Pedro. ¿Qué significa esto? Que la equivocación cometida en el mundo terrenal debe corregirse aquí.

Todos los que hoy están vivos deben encontrar a los Padres Verdaderos surgidos por la Divina Providencia, recibir sus enseñanzas y vivir de acuerdo a ellas. Guarden en sus mentes que el único camino para que la humanidad se perpetúe es este camino, el de atender al Dios que vive para siempre.

Ruego fervientemente que vayamos realizando juntos ese mundo pacífico de una familia humana unida bajo Dios.

mv2

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s