Bendición de Paz Interreligiosa en Sudáfrica

mv

Cumbre África 2018

Bendición de Paz Interreligiosa en Sudáfrica

24 de noviembre de 2018

Centro Internacional de Convenciones de Ciudad del Cabo

Dios, nuestro Creador y honorable Padre Celestial. Usted, por tener un sueño, creó todas las cosas del universo y creó a Adán y Eva para que se convirtieran en los primeros ancestros humanos. Sin embargo, debido a la Caída de los antepasados, quienes deberían haber cumplido Su sueño, Dios, como nuestro Creador, Usted no tuvo más remedio que comenzar una providencia no deseada de restauración por indemnización.

Cuán difícil debe haber sido ese curso, que le llevó el largo periodo de cuatro mil años enviar a Su hijo unigénito, Jesucristo, a quien pudo llamar “Mi Hijo”. Sin embargo, María y los personajes cercanos no pudieron unirse con Jesús y lo pusieron en una posición desde la cual no pudo cumplir completamente su misión.

Hasta que Jesús comenzó su vida pública de tres años, Jesús exclamó hasta el cansancio hacia el palacio de Jerusalén: “Quienes tienen ojos vean y quienes tienen oídos oigan”. No obstante, al final, Jesús perdió el fundamento. Mientras iba por el camino de la cruz, dijo que volvería. Jesús dijo que volvería y celebraría la cena de las bodas del Cordero. ¡La cena de las bodas del Cordero!

Cuando regrese, sin falta, debe encontrarse con Su hija unigénita, quien pueda ser llamada “hija de Dios…”. Por lo tanto, el Mesías, quien hace dos mil años no pudo llegar a ser el Padre Verdadero, con la hija unigénita de Dios, llegan a ser los Padres Verdaderos y brindar a la humanidad caída la gracia del renacimiento y la resurrección por medio de la Bendición.

Ruego que recuerden que es esta Bendición la que les califica para convertirse en Sus hijos, Janul Pumonim. Hasta la llegada de este día, Padre Celestial, Sus días han estado llenos de lágrimas de sangre, dolor y sufrimiento.

Usted trabajó y esperó tanto para que naciesen los Padres Verdaderos victoriosos de entre toda la humanidad. Ahora es el momento de ver la finalización de la providencia. El deseo de la humanidad y Su sueño, Janul Pumonim, es el de una familia humana unida centrada en Usted, el Reino pacífico de los Cielos en la Tierra.

Sin embargo, los muros de la guerra y el conflicto continúan creciendo y los seres humanos no saben en qué dirección deben ir. Además, este hermoso planeta que Usted, Dios Creador, hizo está pasando por la aflicción de no poder tener esperanza en el futuro por culpa de la ignorancia humana y conociendo, como hija unigénita y Madre Verdadera, Sus circunstancias y que no podemos estar cruzados de brazos sabiendo que Usted, durante todo ese tiempo y para este mismísimo día ha venido preparando a profetas y justos de numerosos países.

En particular, sabemos que gracias al esfuerzo y la devoción del Profeta Radebe y de los muchos clérigos que participan en este evento, han obtenido a través de los Padres Verdaderos la calificación como ciudadanos del Cheon Il Guk para realizar Su sueño, Padre Celestial.

¡Cuánto ha trabajado Usted, Janul Pumonim, hasta el presente! Le damos nuestra infinita gratitud y alabanza en este momento cuando comienza una nueva historia a través de las hombres y mujeres de bondad que hoy reciben la Bendición como parte de las 430,000 parejas.

Ruego que estas parejas puedan tener presente que, gracias a cumplir su responsabilidad, siendo maravillosas familias bendecidas calificadas como tales, podrán convertirse todas en mesías tribales, mesías nacionales y mesías mundiales que liberen y bendigan no solo a las personas en el mundo físico, sino a sus antepasados en el mundo espiritual.

La gracia de la Bendición acarrea una responsabilidad. Esta Bendición no es solo para uno mismo, sino también para los vecinos, la tribu, la nación y el mundo. Como ciudadanos de Cheon Il Guk que ponen en práctica el amor verdadero de vivir por el bien de los demás, oro que se conviertan en familias calificadas en todo aspecto, que se conviertan en personas que asuman la responsabilidad por las generaciones futuras y amplíen el fundamento para crear un mundo de paz y felicidad para sus segundas y terceras generaciones.

Oro y proclamo en el nombre de los Padres Verdaderos que, como familias que reciben hoy esta Bendición, sean padres que cumplan sus responsabilidades. ¡Aju!

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s