Sesión Inaugural de la 2ª Cumbre África 2018

46498004_2076891219038682_8323166395059666944_n

Sesión Inaugural de la 2ª Cumbre África 2018

Discurso de la Madre Verdadera

22 de noviembre de 2018

Centro Internacional de Convenciones de Ciudad del Cabo

 

¡Estimados y distinguidos invitados, líderes venidos especialmente de 33 países, damas y caballeros!

Hasta el día de hoy nos hemos preocupado sobre cómo lograr una verdadera paz. Incluso en este país, en este continente, hubo muchas personas justas que se han esforzado por el bien de un mundo libre y pacífico. Y en estos días en particular se celebra el centenario del natalicio de alguien como Nelson Mandela, nacido en este país, y ustedes están pensando en cómo realizar los esfuerzos de ese gran hombre.

Los problemas que surgen hoy día en todo el mundo hacen que países grandes y pequeños anhelen la paz. Sin embargo, parecen incrementarse cada vez más los problemas raciales, las disputas religiosas, la confrontación ideológica, las barreras culturales, los problemas fronterizos. ¿Piensan que el ser humano tiene una respuesta y que pueda darle una conclusión?

Nosotros tenemos que conocer con certeza cómo es Dios, el dueño del universo. Dios, el Creador, es nuestro padre y madre celestial. El Creador tuvo un sueño, y por eso creó el cielo, la Tierra y todas las cosas; finalmente a Adán y Eva, para que sean los buenos ancestros de la humanidad. A ellos les dio una responsabilidad a cumplir durante su crecimiento. Debían haber crecido en absoluta unidad con Dios. Sin embargo, no lograron hacerlo y, en su lugar, crearon una humanidad que hace que el mundo tenga tantos problemas.

El Creador es un ser omnisciente y omnipotente. Es el mismo de principio a fin. De ninguna manera puede fracasar. La cuestión es que, por regla fundamental de la creación, le dio una responsabilidad al ser humano. De modo que a Dios no le quedó otra opción que venir conduciendo la historia providencial de salvación, de restauración por indemnización. Cuánto le habrá costado, que le llevó un largo periodo de 4000 años para hacer nacer a Jesucristo, Su Hijo, en medio de un pueblo que pagó la indemnización para ello.

(Jesucristo) es el hijo unigénito. La creación de Dios consiste en un hombre y una mujer. Siendo así, el mismo que dio nacimiento al unigénito, en ese entorno tiene que haber preparado a una hija unigénita para encontrarse con Él. Sin embargo, el ser humano no cumplió esa responsabilidad.

Cristo, el Mesías que venía por primera vez en 4000 años como Padre Verdadero de la humanidad, fue llevado a la crucifixión, y se ha creído que se recibe la salvación por el precio de la sangre de la cruz. ¿No es ese un pensamiento muy equivocado?

Nosotros hemos visto, por medio de la historia, la indemnización que debió pagar el pueblo que crucificó al Padre Verdadero. Antes de morir, Jesús dijo que vendría de nuevo para celebrar el banquete de las bodas del cordero. Eso significa que viene para llegar a ser el Padre de la humanidad. Siendo así, Dios prepara a un país en el que hará que nazca la hija unigénita que no pudo restaurar en aquel tiempo. Así, en el año 1943 nació en Corea la unigénita, la Madre Verdadera. Ella es la madre del universo que puede liberar a la humanidad.

Todos ustedes deben tener una familia. Por más grandioso que sea un hombre, no puede tener hijos si no es por la participación de una mujer. Toda vida humana comienza en una mujer. Sin embargo, hasta el día de hoy la historia de la civilización humana, hablando del cristianismo, se ha venido desarrollando primordialmente por hombres. Y al observar el resultado del desarrollo conducido por hombres, notamos que carece de algo. Hay un desbalance.

El futuro de la humanidad solamente lo garantizan las familias verdaderas. Así, en el año 1960, por medio de la santa boda, llegué a la posición de Madre Verdadera. Si bien fue el acontecimiento más esperanzador para la humanidad, en la esfera cultural cristiana permanecieron ignorantes de tan tremendo acontecimiento.

Desde el nacimiento de Padres Verdaderos, muchos países del continente africano han sido liberado de sus colonias. El cristianismo nace cuando los apóstoles, luego de la crucifixión de Jesús, renacen espiritualmente por obra del Espíritu Santo.

Al principio los cristianos fueron muy perseguidos. El cristianismo se movió con intensidad tras ser reconocido en Roma en el año 313. Centrado en la Península Itálica, se expandió al continente europeo llegando hasta el país insular de Inglaterra, y este país y otros tantos salieron hacia el mundo.

Pero ellos tampoco conocían la verdadera esencia de Jesús. ¿Cómo puede ser que, si Jesús enseñó “amarás al prójimo como a ti mismo”, se traficaron esclavos por la sola razón de tener un color de piel diferente, por pertenecer a otra raza? Por egoísmo, por priorizar su propio beneficio, saquearon todos los bienes de las colonias. En definitiva, más que predicar a Cristo, se convirtió en una civilización saqueadora.

Si bien Europa disfruta de cierta abundancia externa, en el aspecto interno, mental, espiritual, se ha marchitado. Por eso es que, desde la Segunda Guerra Mundial, el comunismo se estaba expandiendo, iba ganando al mundo para sí.

En medio de esa situación, si bien no teníamos un fundamento por ser Padres Verdaderos, sabíamos que la única opción de salvar al mundo era por medio de Estados Unidos, país que representaba la democracia. En 1971 fuimos a EE.UU. expresando que íbamos como médicos a curar a un enfermo, que íbamos en calidad de bomberos para apagar el fuego que destruía sus familias, y enseñamos esto en todo el país.

Originalmente Estados Unidos fue bendecido con la finalidad de crear el fundamento para el retorno del Mesías, para bien de todo el mundo; pero, olvidándose de esa responsabilidad, las familias se desintegraban, creció una cultura juvenil decadente, adicción a las drogas; y cuando tenían al comunismo debajo de sus narices, cuando hacía falta un líder que protegiese a EE.UU., nosotros, como Padres Verdaderos, fundamos el Washington Times, un periódico conservador.

Y con el Washington Times también defendimos a todos los países que estaban en riesgo de caer bajo el comunismo. Un ejemplo de ello fue Nicaragua. El mundo estaba yendo gradualmente hacia circunstancias imprevisibles y sin embargo, el cristianismo estaba dormido.

En medio de tales circunstancias, comenzamos desde el fondo, con sangre sudor y lágrimas, y desde EE.UU. enviamos a muchos jóvenes como misioneros a todo el mundo.

También tenemos muchos misioneros en este continente. Uno de ellos, en particular es la anfitriona de este evento, como líder continental de la UPF, la Sra. Kathy Rigney. Ella fue una de las misioneras enviadas al África en 1975. Desde aquel tiempo ella está trabajando para este continente.

Entre quienes conocemos las enseñanzas de los Padres Verdaderos nos llamamos “Shik-ju”, (Lit.: boca a alimentar, miembro de la familia). Ellos han practicado el amor verdadero de vivir por el bien de los demás, siguiendo el ejemplo de los Padres Verdaderos. Son hijos de Janul Pumonim, que lo ponen sin fin en práctica.

En este continente hubo también personalidades grandiosas, ¡especialmente Nelson Mandela! Sé cuánto anheló la libertad, cuánto amó la paz. La cuestión es que, aun así, si bien hasta ahora se ha perseguido un mundo de paz por los esfuerzos humanos, la conclusión sigue siendo huidiza.

La humanidad tendría que conocer las causas. El dueño del universo es Dios, el Creador. Si dejamos de lado a Dios, no encontraremos respuestas. Por eso es que la Divina Providencia llevó 6000 largos años, no hubo otra opción que esperar a que nacieran seres humanos victoriosos, los Padres Verdaderos. Eso se debe a que la humanidad caída, pecaminosa, no puede retornar a Dios. Pertenece a otro árbol genealógico.

De modo que, para llegar a ser verdaderos hijos e hijas de Dios, hay que recibir la Bendición de los Padres Verdaderos y cumplir la responsabilidad correspondiente. Considerando a la humanidad de más de 7000 millones de personas, hemos hecho esfuerzos en muchas áreas para crear el fundamento para que cuanto antes todos puedan llegar a conocer la providencia de Dios.

La Bendición es el centro de todos esos esfuerzos. Nosotros hemos soñado con una familia humana bajo Dios, pero el mundo ha desconocido la manera de lograrlo.

Los más de 200 países que existen hoy en el mundo, sean grandes o pequeños, piensan primero en su propio beneficio. Las Naciones Unidas, fundada hace 70 años a ese fin, ha venido haciendo muchos esfuerzos, pero sus países miembros no logran coincidir, no pueden expresar una misma voz. ¿Qué habrá que hacer, entonces? La respuesta es muy simple: los 7600 millones de personas de la humanidad deben reconocer a Dios como Padre y Madre, trascendiendo razas, trascendiendo religiones. Y deberán comprender que los Padres Verdaderos son quienes pueden ayudarlos a retornar a Dios.

Por eso la Federación de Familias para la Paz Mundial prioriza la Bendición matrimonial. Muchos hijos de parejas formadas con personas de países enemistados consiguen armonizar en un mismo corazón por medio de la Bendición. Este Movimiento de Familias Verdaderas es el único atajo hacia un mundo pacífico. Y especialmente es la unidad básica para realizar el Reino de los Cielos Terrenal.

El camino para ser hijos abrazados por Dios, el único camino, es recibir la Bendición. Por medio de esta Bendición, por medio del Movimiento de Familias Verdaderas, ustedes, por sí mismos, deben convertirse en mesías tribales; y por medio de ello podrán

liberar a sus propios antepasados. Por eso es que hoy este lugar está totalmente colmado por sus antepasados quienes, por medio de ustedes, quieren ir por camino de la Bendición.

¡Señores! La reunión de hoy no es una reunión común. Espero que guarden en mente que hoy es un día milagroso en el que puede hacerse realidad el sueño de Dios, Janul Pumonim, y el anhelo de la humanidad.

En la ignorancia no hay perfección. Hay que aprender. Apegados al pasado no podremos tener un futuro de esperanza.

¡Señores! ¿Qué harán ustedes? ¿Harán que este país y este continente sean bendecidos, renaciendo por medio de los Padres Verdaderos y que África se convierta en una luz, en un faro para el mundo?

En la Biblia está escrito que “los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros”. Considérense bendecidos de poder recibir estas palabras, de conocer correctamente la verdad de la historia y de la providencia, y espero que acompañen a la unigénita, la Madre Verdadera.

mv

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South
copylink

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s