Ceremonia de la Ofrenda Hyojeong 2018 para Heredar la Fortuna Celestial

mv

Ceremonia de la Ofrenda Hyojeong 2018 para Heredar la Fortuna Celestial

Palabras de la Madre Verdadera

20 de octubre de 2018

Centro Mundial de la Paz Cheongshim

 

¡Queridas familias bendecidas del mundo entero! ¡Familias y miembros reunidos hoy aquí en el Centro Mundial de la Paz! ¡Bienvenidos!

Ya han pasado 6000 años de una lamentable historia providencial hasta el día de hoy, en medio del arduo trabajo y la espera de Janul Pumonim. Dios debe realizar sin falta el propósito de la creación que Él mismo estableció.

Por haberle dado a los seres humanos una responsabilidad, ha venido pasando por un curso de interminable trabajo e indemnización hasta que nacieran entre la humanidad Padres Verdaderos que cumplieran su deber.

En medio de ese incesante, infinito y laborioso curso en busca de los hijos e hijas que pudiesen cumplirle Su Voluntad, luego de un periodo de 4000 años, pudo enviar a Su hijo unigénito, de quien pudiera decir: “Este es mi hijo”.

Pero, una vez más, la deslealtad y la irresponsabilidad de las figuras centrales hicieron que ante ese pueblo Dios volviera a sufrir otra vez una inmensa tristeza y un profundo dolor.

Luego de la crucifixión de Jesús, y por obra del Espíritu Santo reviviendo a los apóstoles, la historia del cristianismo ya lleva 2000 años; pero ellos, los cristianos, ignoraban la esencia de Dios, el Creador. Más aun, ignoraban la esencia de Jesucristo.

Durante esos 2000 años de historia cristiana centrada en personas se han cometido muchos fracasos y errores. ¿Cómo puede ser que entre gente creyente en Dios pueda surgir el comunismo afirmando que Dios había muerto? En medio de tales circunstancias, Dios ha venido conduciendo una esforzada labor.

Él no puede volver a utilizar al pueblo o a la figura central que incumplió su responsabilidad, ya que ellos deben pagar una indemnización por no haber cumplido su deber. De eso quiero hablarles hoy, de responsabilidad.

Como Dios tiene que cumplir sin falta Su propósito, indefectiblemente tiene que establecer nuevamente a un pueblo que prepare el fundamento donde dar nacimiento a la unigénita, y la gente que escogió como pueblo que pudiese recibir Su bendición es, justamente, el pueblo coreano.

Por primera vez en 6000 años, el Cielo dio nacimiento a la unigénita que podía hacerse responsable de cumplir la providencia; pero el ambiente era tal que las circunstancias eran muy complicadas y difíciles. Dios hizo una sorprendente obra de preparación a ese propósito.

La posición de Padres Verdaderos buscada por el Cielo debía lograrse sobre un fundamento nacional. Sin embargo, en los días del nacimiento de la unigénita, la situación era que no teníamos país.

La exaltación de la Voluntad de Dios no puede ser controlada con un ser humano como centro, por un solo individuo, por el líder supremo. Por esa razón fue un periodo cuyo ambiente era complicado. Ya que la unigénita había nacido, Dios tenía que darle tiempo para que esa unigénita pudiese crecer.

Yo nací en el año 1943 y este país fue liberado en el año 1945. En 1950 estalló la Guerra de Corea (25 de junio). Esta surcorea no estaba en condiciones de existir; pero, como la Divina Providencia debe ver su cumplimiento, Dios le dio un tiempo para que pueda crecer la unigénita, de modo que 16 países participaron en las fuerzas de la ONU para que este país pueda sobrevivir y protegieron así la democracia de este país.

Y en 1960 llegué a la posición de Madre Verdadera. Sin embargo, el fundamento era muy frágil, no quedando otra opción que comenzar desde el fondo, debido a que el fundamento cristiano no nos protegió.

La humanidad, aun sin comprender muy bien cómo es que llegamos a vivir en este mundo confuso, tiene una mente original que la lleva hacia un centro, de modo que enseñamos a la gente, abrimos sus corazones y abrimos un camino para que la humanidad caída, por medio de la bendición de matrimonios ofrendada por los Padres Verdaderos, pueda llegar a ser hija de Dios.

Si en los comienzos hubieran participado las congregaciones y las personas justas que Dios había preparado, habríamos conseguido tener mucho antes el fundamento que tenemos hoy en día. Sin embargo, los Padres Verdaderos, solos, comenzamos con algunas familias bendecidas y hoy día tenemos hijos bendecidos en todos los continentes del mundo, lo que hasta aquí habría sido imposible sin la protección y la bendición de Dios.

De manera que ustedes, los reunidos hoy aquí, deberían saber cuán valiosa, preciosa, es esta hora, este momento en el que pueden vivir contemporáneamente con los Padres Verdaderos, ya que un día los 7600 millones de seres humanos sabrán quiénes son los Padres. Será el día en que la humanidad se congregue ante los Padres, el día del reino terrenal, de realizar Una Familia Bajo Dios.

Y en esto ustedes tienen indefectiblemente una responsabilidad. ¡Una responsabilidad! Ustedes recibieron la bendición de Dios. Gracias a ustedes sus ancestros también fueron liberados. Se formó la tribu de ustedes; pero no todo termina allí. Quiero decir que, en esta era, en este momento, no debería haber nadie que no conozca a los Padres Verdaderos.

¿Qué deberemos hacer para que eso ocurra? Ciertamente, este pueblo debe cumplir su responsabilidad antes del 2020. En particular Corea, Japón y EE.UU., como países centrales de la providencia, deberán ser países que cumplan su responsabilidad.

Nosotros no deberíamos dejarle a nuestros queridos hijos y descendientes ni la palabra indemnización ni condiciones de indemnización. Hasta el día en que no haya más indemnización, ni haya más tristeza, ni haya más guerra, hasta que este mundo herede las enseñanzas de los Padres Verdaderos y todos los países sean como hermanos, viviendo por los demás con amor verdadero, como hijos e hijas de piedad filial, no deberían ser negligentes en el cumplimiento de sus responsabilidades.

Ayer tuve una reunión con 4000 misioneras japonesas. Ellas, al conocer la Voluntad de Dios y la providencia, vinieron a este país, a un país con una relación de enemistad con el suyo, sabiendo que el único camino para que nuestros pueblos se uniesen era por medio de recibir la bendición en matrimonio.

Durante 30 años ellas han pasado por muchas historias; pero, al haber conocido la Voluntad y, lo que es más, sabiendo que debían deshacerse de una pesada carga de indemnización, he visto que las misioneras japonesas, aun en medio de dificultades, han dado un hermoso fruto.

Así es. En medio de esta humanidad debe haber muchas historias de países, de razas, de vecinos, que por diversas razones han quedado en relación de enemistad. Cuando esas personas lleguen a conocer el amor de Dios, de los Padres Verdaderos, y se sumen a las familias bendecidas imitando el curso de los Padres Verdaderos, podrán resolverse en un instante todos los problemas, toda la desunión y desarmonía que ocurre en el mundo.

Para que llegue ese día, considero que es tiempo de que ustedes, las familias bendecidas, con una responsabilidad tribal, deberán trascender el país y salir hacia el mundo. ¿Así lo harán?

Deberemos ser familias bendecidas e hijos de familias bendecidas que cumplen la responsabilidad de adelantar la llegada de ese día.

2

3

4

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

copylink

 

¿Quieres ayudar a

Unificacionistas.com?

manita

boton-donaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s