Líderes Religiosos de la Gran Esfera China con la Madre Verdadera

MV

Líderes Religiosos (AIPD) de la Gran Esfera China con la Madre Verdadera

Palabras de la Madre Verdadera

27 de septiembre – HJ Gung

 

Numerosas corrientes de agua se unen para formar las inmensas Cataratas del Niágara en los Estados Unidos y las Cataratas del Iguazú en América del Sur. Si esas aguas estuviesen quietas, serían aguas estancadas. Esas aguas partieron de diferentes lugares, pero se unieron en una corriente mayor para fluir hacia el mar, lo cual es el destino final de esas aguas.

Al observar los fenómenos del mundo actual vemos que existen muchos problemas. Obviamente nosotros somos seres creados, lo que significa que originalmente existe Dios, el Creador, el dueño original. Con una intención, Él creó tras establecer los Principios de la Creación, y está escrito que dijo que hizo todas las cosas a Su imagen. Y por último creó al hombre y a la mujer para ser los ancestros humanos.

Al ser humano le dio una responsabilidad. Uniéndose absolutamente con Dios durante su periodo de crecimiento, debían crecer hermosos, con fe absoluta, amor absoluto y obediencia absoluta. Ese era el sueño de Dios, el Creador, Janul Pumonim.

Los humanos, a quienes Dios les dio libertad, se volvieron ambiciosos, y su error dio origen a la actual humanidad caída. Con esto quiero decirles que éste no es el mundo que Dios, el amo del universo, deseaba. Y han pasado 6000 años. Durante todo ese tiempo Dios no podía cambiar lo que Él mismo creó, ya que nos hizo para toda la eternidad.

Los cielos y la tierra, y hasta el mundo animal, funcionan bien por medio de los Principios de la Creación y sus leyes cíclicas, excepto el ser humano. Dios, omnisciente y omnipotente, es el mismo siempre, de principio a fin. Eso quiere decir que Dios no conoce de fracasos.

La cuestión es que deben surgir personas que cumplan con esa responsabilidad. Por esa razón comenzó una historia humana que le dio mucho más trabajo, la historia providencial de la restauración por indemnización.

El ser humano, que originalmente debía ser bueno, viviendo a conciencia según su mente original, perdió esa mente original y formó una humanidad errante, por lo que Dios permitió la religión, a fin de poder conducirla en la buena dirección. Indudablemente existe un destino final.

Si bien hace momentos hice una analogía con las corrientes de agua, esta estación del año es también el tiempo de cosechar los frutos de la historia providencial. El resultado de que durante más de 2000 años de budismo -y cientos de años de otras religiones- se hayan apegado tanto y solo a sus propias doctrinas, ha sido que sean como agua estancada que nunca llegó a encontrarse con el mar.

La cuestión es que debía surgir una congregación religiosa con una doctrina que pudiese explicar la naturaleza de Dios. Cuando Dios creó a los humanos, Su propósito fue llegar a ser su Padre y Madre. ¡Padres! Todos somos hijos ante nuestro Padre y Madre Celestial.

¿Por qué es, entonces, que los seres humanos no pueden ir hoy ante Dios? Ustedes, siendo líderes que representan a diferentes congregaciones religiosas, tienen que investigar sobre mi persona. Oren para saber quién soy yo.

La Providencia celestial ha venido repetidamente trabajando para abrazar a la humanidad caída. Dios ha venido conduciendo la providencia de restauración por indemnización durante 4000 años, habiendo escogido al pueblo de Israel. Conduciendo la Providencia durante un largo período, que no fueron 400 sino 4000 años, finalmente envió al hijo unigénito, a quien pudo llamar “Éste es mi hijo (amado)”.

Sin embargo, Jesús fue crucificado. Originalmente la misión de Jesús, como padre, era dar renacimiento y resurrección a la humanidad y hacer que todos pudiesen ir ante Dios en calidad de hijos Suyos. Él fue nuestro padre. Esta es la verdad de la historia y la verdad de la Divina Providencia.

Desde que Jesús dijo que volvería y está escrito que retornaría para las bodas del cordero, la persona que finalmente debía surgir dentro del cristianismo, era la hija unigénita por nacer. Hace 2000 años, Dios escogió al pueblo coreano. Un pueblo que adoró al Cielo y tuvo una cultura agrícola, amante de la paz. Por eso es que ha nacido en esta tierra tanta gente justa. Dado que ha llegado el tiempo del retorno del Mesías, tiene que nacer la hija unigénita en medio del pueblo elegido de Corea, en medio del cristianismo.

Yo nací en 1943 como hija unigénita de Dios. Como dije, uno de los principios de la creación de Dios es que al crear a los humanos les dio una responsabilidad para el periodo de crecimiento.

Nacida en 1943, siendo tan niña, no podía asumir la Voluntad del Cielo. Debía crecer. En aquellos días, este país fue dividido en norte y sur. Cuando la actividad del comunismo era intensa en el Norte, yo estaba allá. En aquellos días, el cristianismo coreano en torno a Pyeongyang, era muy fervoroso en espíritu y verdad.

Como el Cielo sabía que yo no podría sobrevivir si me hubiese quedado allí, dentro del régimen comunista, Dios me hizo venir al sur. Y en el año 1950 estalló la Guerra de Corea, el 25 de junio. El sur no tenía ninguna alternativa de resistencia a la agresión del norte. Por eso fue que el Cielo, para protegerme, para preservarme, hizo que milagrosamente 16 países de las Naciones Unidas participasen de esa guerra, que se convirtió en una guerra santa.

En la ONU, creada en 1945, estaba la Unión Soviética. Si la Unión Soviética se oponía, esos 16 países no podrían haber participado. Pero el Cielo lo hizo posible. Así es como en 1960 pude llegar a la posición de Madre Verdadera.

¡Padres Verdaderos! El rol de los Padres Verdaderos, de darle renacimiento y resurrección a la humanidad caída, comienza con la Bendición de matrimonios. En particular, los de elegante vestimenta amarilla deben conocer bien sobre el mundo espiritual. Por más fe que tuvieran, al mundo espiritual (al Cielo) no pueden entrar solos.

La regla fundamental establecida por Dios es el matrimonio. ¡Cónyuges! El sueño de Dios fue que el hombre y la mujer, creados a Su imagen y semejanza, se uniesen en matrimonio y formasen una familia. Por eso fue que Jesús, al ser crucificado, le dijo al ladrón que estaba a su derecha, el que lo apoyaba: “estarás conmigo en el paraíso”. También dijo que volvería.

Por más fe que una persona tenga, no puede ingresar al Cielo sola. Esa es la razón por la que a los líderes de las congregaciones religiosas les lleva cientos, miles de años, pero estos Padres Verdaderos durante su lapso de vida, han formado infinidad de familias bendecidas en todo el mundo.

Muchos líderes de congregaciones religiosas en todo el mundo exaltan el ideal de los Padres Verdaderos, y juntos están brindando la Bendición. A principios de este año yo organicé una reunión Cumbre en Senegal, que es un país musulmán. Les dije que, si África deseaba exaltar la Voluntad de Dios, debía acompañarme. Muchos mandatarios, el presidente de ese país y muchos jefes tribales y religiosos, se decidieron.

En Europa, el líder de una orden budista está bendiciendo a sus fieles. Aunque el cristianismo y el islamismo no pueden unirse, los musulmanes me aceptan como hija unigénita.

La familia es el cumplimiento de la providencia final del Cielo. ¡Familias verdaderas, las que Dios, el Creador, originalmente pensó! Sin resolver la Bendición, que les posibilite ser familias verdaderas, no pueden ir hacia el gran océano. Llegamos a un punto final que ya no puede ser postergado. Es tiempo de tomar una decisión. Los Padres Verdaderos hicieron la providencia en esta Tierra y están inaugurando una nueva era.

No hay futuro para quienes ignoren esto y aún permanezcan en el pasado, en estado durmiente. Si son sabios, espero que, por medio de la oración, de su devoción, tomen una decisión recordando lo que les he hablado.

Al pensar que este momento, la ocasión de encontrarse conmigo, es una posición bendecida por el Cielo considerando el futuro, este es un buen encuentro. En esta era del Cheon Il Guk, señores, deben vestirse con vestimentas nuevas. Es la única manera de que, como ciudadanos del Cheon Il Guk, sean hijos e hijas a quienes Dios, Janul Pumonim, pueda abrazar, que se conviertan en figuras centrales, que sean hijos e hijas leales de piedad filial.

Se los digo porque quiero que todos ustedes lleguen a ser hijos verdaderos abrazados por Janul Pumonim. Porque soy la unigénita, la Madre Verdadera. Soy la Madre del Universo.

En la Biblia está escrito que toda blasfemia contra el Mesías será perdonada, pero la blasfemia contra el Espíritu Santo no será perdonada. Nacer es obtener la vida, y eso se realiza por medio de la madre. Quiere decir que quien niega a su madre no tiene futuro. ¿Comprenden?

Muchas gracias.

MV2

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

copylink

gracias_por_compartir-3e4b71e

4 Replies to “Líderes Religiosos de la Gran Esfera China con la Madre Verdadera”

  1. Muchas gracias por tan valiosa mision, Ricardo – traducir una charla no es tan facil, pero cada vez cuando la leo, siento el espiritu de las palabras – muy apreciado!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s