Cumbre en América Latina 2018, Discurso de la Cofundadora

este

Cumbre en América Latina 2018

Discurso de la Cofundadora

3 de agosto de 2018

Hotel Renaissance, San Pablo, Brasil

 

Estimados presidentes Sanguinetti y Franco. Eminentes líderes políticos y religiosos venidos de toda América Latina. Querida familia unificacionista. Sean ustedes bienvenidos.

Hace unos días, cuando venía hacia aquí, sentí que realmente Dios ama a este continente. Tanto América Latina como Norteamérica han sido bendecidos por Dios.

Cuando en el siglo 17 la Biblia fue mandada a traducir por el Rey James de Inglaterra, los feligreses comunes pudieron entrar en contacto con la palabra de Dios y partieron en busca de libertad religiosa a un nuevo lugar, al continente norteamericano. Y América del Sur también, abraza un trasfondo católico, gente que, a diferencia de Norteamérica, vino buscando el aspecto material. Si Norteamérica es la mente, Sudamérica ha sido el cuerpo.

Para resolver todos los graves problemas del mundo, la mente y el cuerpo deben estar unidos. Si tanto la mente como el cuerpo van cada uno por su lado, en definitiva, nunca tendrán libertad eterna.

Jesucristo, el Mesías, no vino para morir crucificado. El sueño de Dios, el anhelo de la humanidad, es que seamos Sus hijos. ¿Cómo puede ser que exista la teoría de que Dios hizo crucificar a aquel que vino a guiarnos por el camino a ser Sus hijos, para salvarnos por la sangre de la cruz? Desconocían la esencia de Jesús.

Los seres humanos han institucionalizado la salvación a través de sacerdotes y obispos, lo que ha causado muchos problemas en los últimos dos mil años. Pero tampoco el protestantismo entendió la esencia de Jesús. Ignoraban por qué había que recibir al Mesías en la Divina Providencia.

Antes de ser crucificado, Jesús dijo que retornaría. Está escrito que retornaría para celebrar las bodas del Cordero. Después de haber esperado durante dos mil años, ¿estaba el cristianismo preparado para recibir a Jesús otra vez? Esa es la cuestión.

La humanidad no puede regresar directamente a Dios. Es por eso que la humanidad caída necesita al Mesías. El Mesías es el Padre Verdadero de la humanidad que puede resucitar, revivir y guiar a la humanidad para volver a ser hija de Dios.

La providencia celestial debe llegar a su conclusión, por lo que ha avanzado con interminables esperas y numerosas dificultades. Por lo tanto, para el cumplimiento de la providencia, el Cielo ha hecho preparativos para que los Padres Verdaderos nazcan entre la humanidad. Los Padres Verdaderos son las figuras centrales, y yo soy la hija unigénita, la Madre Verdadera.

Mientras esperaba al regreso del Señor, la misión del cristianismo era encontrar y criar a la única hija engendrada de Dios. Pero es un hecho que todavía no entienden la providencia. Al no poder retrasarse más, hace seis años, proclamé una nueva era al anunciar: “Soy la unigénita que el Cielo había estado buscando y el Mesías que se estaba esperando”.

A principios de este año, organicé la Cumbre de África en Senegal. Como saben, Senegal es un país islámico, y nuestro fundamento allí es débil. Sin embargo, elegí Senegal porque yo conozco la providencia. De modo que allí proclamé mi identidad. Y los máximos líderes religiosos dijeron: Damos la bienvenida a la unigénita, la Madre Verdadera de la humanidad.

Pero la esfera cristiana tampoco está dormida. Muchos líderes, en particular líderes con ocho o diez millones de fieles, me han aceptado como la hija engendrada de Dios. Y ellos, por iniciativa propia, están celebrando Bendiciones de mesianismo tribal.

El camino al anhelado reino terrenal se halla en familias correctas. La familia es la unidad básica para ingresar al Reino de los Cielos. Los cristianos afirman que van al Cielo por su fe en Jesús, pero no pueden ingresar solos, sino en familia. De modo que en la ignorancia no puede haber perfección. Y es por eso que yo enseño, guiando a las personas a decidir participar en la providencia por su propia voluntad.

Los tiempos han cambiado. Es por eso que espero que América Latina, que está en la posición del cuerpo, pueda cumplir con sus responsabilidades en respuesta a esa bendición de Dios.

Hace dos décadas, mi esposo y yo fuimos a partes remotas del Amazonas y del Paraguay. El Amazonas es para el planeta lo que los pulmones y el corazón para una persona. Dado que vimos que habrá futuro mientras preservemos esta región virgen, desarrollamos en esas regiones mencionadas una obra intensiva.

Sin embargo, también es cierto que estamos pasando muchas dificultades por causa de personas que no comprenden nuestras intenciones. Mi deseo es que ustedes, los reunidos hoy aquí, sean líderes que reciban correctamente la verdad de la providencia, de la historia y se hagan cargo.

Nosotros debemos proteger y salvar a este hermoso planeta del que Dios, el Creador, es el dueño original. No podemos continuar siendo indiferentes. Nuestra vida no debería transcurrir y terminar solo en el presente. Estamos en posición de vivir por el pasado, el presente y el futuro.

¡Señores! Todos ustedes deben ser padres. Cuando pienso en el futuro con un corazón maternal, la realidad es que en el mundo de hoy no vemos esperanza para el futuro de nuestros amados hijos.

¿Qué deberemos hacer, entonces? Debemos corregir lo que esté mal. Al considerar la historia providencial hasta el presente, podemos ver que se priorizó al varón. Pero ahora es tiempo de que tomen la iniciativa las mujeres que posean un corazón de madre, ese corazón de dar y salvar la vida.

Por lo tanto, desde Santiago de Chile, en América del Sur, hasta Alaska en América del Norte y a través de Eurasia hasta Corea, espero que todos ustedes se comprometan hoy a apoyar una Carretera Internacional por la Paz para avanzar en la intercomunicación y la igualdad pacífica.

Más adelante este año, tendremos la Segunda Cumbre del África en Sudáfrica. Quiero proponer y dar la primera palada para la Carretera Internacional de la Paz, que vaya desde el Cabo de Buena Esperanza a través de África hasta Europa, Asia y Corea. Lo realizaremos no solo con palabras, sino indefectiblemente en los hechos, ya que al centro de la comunicación mutua y la unidad de la humanidad están Dios, el Creador, y los Padres Verdaderos.

Tenemos activos en países importantes de Sudamérica. Crearé la Fundación HJ Magnolia y comenzaremos a abrir un camino para que todos los países sudamericanos vivan por el bien del mundo. ¿Todos ustedes aquí en esta cumbre apoyarán esta iniciativa?

Si este continente, abundantemente bendecido, se une con la hija unigénita, la Madre Verdadera, ¡todos ustedes estarán eternamente en la posición de grandiosos antepasados para la posteridad!

Oro y deseo de todo corazón que a partir de hoy ustedes se conviertan en esas personas. Gracias.

este2este3este4este5este6este7este8este9este10este11

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

 

¿Quieres ayudar a

Unificacionistas.com?

manita

boton-donaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s