Inspiración

La Madre Verdadera en la Obra Espiritual de Cheongpyeong

MV

La Madre Verdadera en la Obra Espiritual de Cheongpyeong Otoño 2017

4 de noviembre de 2017 – Templo Principal de Cheongpyeong

 

¿Qué lugar es este? Es la tierra santa del Cheon Il Guk, su capital. Ustedes son los honorables ciudadanos del Cheon Il Guk. Siéntanse orgullosos y dignos de serlo y anúncienlo al mundo sin temor.

El Dios omnisciente y omnipotente es el mismo de principio a fin. Pero el problema es que deben surgir un hombre y una mujer victoriosos, que puedan ser los antepasados humanos, tal como Dios quiso bendecirlos desde el principio. El sueño de Dios era descender a morar en el ser humano como Padre y Madre Verdadero.

Cuando pudo encontrar un país tras larguísimos 4000 años envió allí a Su hijo unigénito, a Jesucristo. Incluso el inmenso Imperio Romano estaba pronto a renacer de la mano de los Padres Verdaderos. En otras palabras, si Jesús hubiese llegado a ser Padres Verdaderos, Roma e Israel se habrían unido. De haber sido así, hoy no tendríamos esta realidad, porque entonces ya se habría cumplido el sueño de Dios, el reino terrenal y celestial.

Jesús, antes de ser crucificado, dijo que retornaría, volvería para celebrar las bodas del cordero; quiso decir que realizaría el sueño incumplido. Dios busca un pueblo donde hacer que nazca la hija unigénita, el fundamento para la unigénita que no tuvo en aquél entonces. Ese pueblo es el coreano, el país de Corea. De modo que este pueblo tiene una responsabilidad. Debe encontrar a la unigénita y atenderla.

No se pudo tener el entorno más apropiado, pero la unigénita nació por obra del Espíritu Santo. Es para estar agradecidos, realmente, que Dios haya trabajado tanto y la hija unigénita haya nacido por primera vez en 6000 años. Por uno de los principios de la creación, debía pasar un periodo de crecimiento hasta poder tomar responsabilidad por sí misma. Dios tenía que protegerla, tenía que crearle el entorno.

Yo nací en el año 1943. La independencia vino en 1945. Al mismo tiempo que era liberada, Corea se dividía en Norte y Sur, democracia y comunismo. En ese entonces yo estaba en el Norte. Como familia cristiana de 3 generaciones, y al tener la fe de que el retorno del Señor se realizaría en torno a Pyongyang, no pensábamos en venir al Sur a pesar de la inminente guerra. Dios nos guio a venir al Sur porque debía protegerme. Y en el año 1950 estalló la guerra de Corea, el 25 de junio. Si yo hubiese estado en el Norte tal vez no habría sobrevivido. En 1960 yo ya conocía la Providencia. Me decidí: “O lo hago yo, o nadie lo hará”. Por eso es que esperé el momento de poder hablar.

En el Génesis está escrito que fue la tarde y fue la mañana y fue el día primero. ¿Por qué decir fue la tarde y la mañana si bastaba con decir que iniciaba el día primero? Las personas que hoy se dicen ser cristianas aún están en la noche, en el anochecer. Ustedes tienen que enseñarles. Tienen que despertarlos. Así fue también el inicio de la Iglesia de la Unificación. En 1960 los Padres Verdaderos deberían haber tenido la Sagrada Boda a nivel nacional, pero no pudo ser de esa manera. Debieron empezar a subir desde el fondo.

De modo que los 50 años de historia de la Iglesia de Unificación fueron el anochecer. En 2013 fue el Día de la Fundación, se abrió el Cheon Il Guk. Esto significa que se inició un nuevo día, una nueva era. Como dije hace instantes, la autoridad espiritual de los Padres Verdaderos debía partir sobre un fundamento nacional. Yo les estoy dando una oportunidad. Yo me hago cargo de todo lo demás, les doy la oportunidad, les estoy dando la responsabilidad de ser parte del rango de la Bendición. ¿Lo harán o no?

Tanto el sueño de Dios como el anhelo de la humanidad y el de los Padres Verdaderos es una familia unida, hermanada en los Padres. En el mundo hay 200 países y son todos hermanos. Pero ellos no conocen cuál es el centro. No conocen a Dios ni a los Padres Verdaderos.

Hay muchas religiones en el mundo, y seguramente todas comenzaron con la propuesta de vivir en bondad, pero no conocen la conclusión, no conocen bien el destino final. Por eso yo, como Madre Verdadera ante toda la humanidad, estoy desarrollando el proyecto del Complejo Cheonwon para mostrarles cómo debe ser el lugar donde los ciudadanos del Cheon Il Guk vivan atendiendo a Janul Pumonim.

¡Ahora nuestra Federación de Familias debe manifestarse! Tiene que revelar la verdad. Hay que revelar la verdad. ¿Dónde hay una bendición y gracia como esta? ¿Qué es lo que ustedes no se están atreviendo a hacer? ¡Quiero que sepan que o lo hacen ustedes, o no lo hace nadie! Todas las familias bendecidas tienen que cumplir su responsabilidad de mesías tribales. Tienen que salvar a su clan familiar. Además, deben salvar a sus pueblos, hay que salvar al país. Esta es la responsabilidad de los hijos que en esta era conviven con los Padres Verdaderos.

Como Madre Verdadera, yo quisiera escuchar hermosas historias de ustedes, los hijos. Quiero escuchar que el resultado del trabajo de ustedes sea el que salvó a este pueblo, al país. Que ustedes los registraron como ciudadanos del Cielo, como ciudadanos y población del Cheon Il Guk. Cuanto más elevado piensen, además de atraer, por supuesto, la protección divina, más ingresarán dentro de la esfera directa del amor de los Padres Verdaderos.

Fue el esfuerzo y el corazón sincero de Daemonim lo que dio nacimiento a la unigénita; vivió para ella y para el Mesías. Como mujer, resignó todo. Por eso el Padre le dio el título de Daemo (Gran madre). Se preocupó por la salud de las parejas bendecidas, que deben vivir, más que nadie, en la esfera de los Padres Verdaderos. Y por su ferviente anhelo de que ante los Padres sean hijos e hijas leales de amor filial, Dios permitió que comenzara la obra de sanación aquí en Cheongpyeong. Sobre esa base, y por medio del Día de la Fundación, una nueva era, una nueva historia, hoy Cheongpyeong se mueve por la obra del Espíritu Santo sustancial, la Madre Verdadera, la unigénita.

Al venir aquí no solo ustedes, por supuesto, reciben la obra del Espíritu Santo, 3 generaciones en torno a ustedes, pasado, presente y futuro, como saludables ciudadanos del Cheon Il Guk, reciben la Bendición “Gracias a ustedes podemos lograrlo” y presentar un aspecto sin fisuras, limpios.

Según las estaciones y siguiendo la ley cíclica de la creación, la naturaleza cambia de ropas sin que nadie se lo mande; y los árboles que en verano se vuelven frondosos y verdes al llegar el otoño se transforman en hermosos colores. Dado que todavía el mundo, su ámbito de vida, están dentro de la esfera caída, pueden venir con frecuencia a este lugar y que los haga saludables, sanos en mente y en cuerpo.

Deberían agradecer que exista Cheongpyeong, y espero que vengan aquí con frecuencia. Ese es el corazón de todos los padres. Aman que sus hijos sean felices, unidos y que vivan bien. ¿Serán ustedes las familias bendecidas protagonistas de hacer así este país, este mundo?

Cuando me aplauden tanto lo interpreto como que me dicen: “Pare ya de hablar”. Oro que todos vivan cumpliendo su pleno deber como familias bendecidas sin fallas ni manchas, y recordando las palabras que les he dado hoy.

1

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s