Inspiración

30º Aniversario de la Federación Ciudadana para la Reunificación, habla la Madre Verdadera

MV25

30º Aniversario de la Federación Ciudadana para la Reunificación

Habla la Madre Verdadera

10 de mayo – 63 Building, Seúl

 

¡Distinguidos líderes y miembros de la Federación Ciudadana!

Gracias por todo lo que han trabajado. Hoy quiero hablarles sobre “La verdad de la historia vista según la Providencia de Dios”.

Junto con la liberación, este país, este pueblo, se dividió en norte y sur. Se dividió en democracia y comunismo. Se terminaban las monarquías y, al dar los primeros pasos en la democracia, fue bautizado “el gran país del pueblo de Han”, se lo llama Corea.

En el himno cantamos: “Viva nuestro país. Dios lo proteja”. ¿Por qué lo habrán compuesto así? En el principio, Dios creó el mundo y a los antepasados humanos. Por los principios de la creación, Dios les dio a los antepasados humanos una responsabilidad. En definitiva, lo que hizo al mundo actual fue la Caída de los antepasados humanos.

Inesperadamente, Dios se vio obligado a conducir la historia providencial de la restauración por indemnización para recuperar a la humanidad. Para ello, en la historia de la humanidad, fue preparando el pueblo israelita como pueblo escogido. Qué difícil habrá sido para Dios, que le llevó 4000 años enviar al unigénito Jesucristo. ¿Y cuál fue el resultado? Con la crucifixión de Jesús, la providencia de la salvación no se cumplió. ¿Por qué llevó 4000 años, entonces?

Por un principio de la creación, Dios tenía un sueño a realizar para los antepasados humanos. Su sueño era ser el padre verdadero del hombre. Si Jesucristo nació como el unigénito, el antepasado de la humanidad, debió haber una unigénita sin pecado, y el sueño de Dios era que se encontrasen y fuesen padres. ¿Qué sucedió? María no cumplió su responsabilidad. Tampoco la cumplieron la familia de Zacarías, ni el judaísmo, ni el pueblo coreano. Debían proteger a Jesús.

Jesús, al perder ese fundamento, no tuvo otra opción que ser crucificado. Antes de morir en la cruz dijo que retornaría. Claramente dijo que volvería y celebraría las bodas del cordero. Eso significa que volvería para ser el Padre Verdadero de la humanidad.

La historia providencial del cristianismo comienza con la obra de resurrección por el espíritu santo. Pasaron 300 años hasta ser reconocido por Roma, trascendiendo la Península Itálica. Inglaterra afirmaba que en su imperio nunca se ponía el sol. ¿Y cuál fue el resultado? El cristianismo, desconociendo la esencia de Jesús, desconociendo a Dios, no practicó el verdadero amor altruista. En definitiva, de todos los países se llevaron reliquias. Esa no es la esencia del cristianismo.

De ese modo, el desarrollo de la civilización del Atlántico se vio limitado. Dios debe ser el mismo, de principio a fin. No se tolera la palabra fracaso. El arduo trabajo del Cielo a lo largo de 2000 años de cultura cristiana debió ser el fundamento para encontrar  la unigénita y ser la esposa en las bodas del cordero al retorno del Señor. Pero la cuestión no era fácil.

¿Cuál es el resultado que vemos en la historia del pueblo israelita, que no cumplió su responsabilidad? A Dios no le quedó otra opción que elegir a un nuevo pueblo donde naciera la unigénita. ¡Ese es el gran país del pueblo de Han! Esto significa que el dueño de la República de Corea tiene que ser Dios. En ese punto, con la liberación y la división en norte y sur, comenzó la democracia, pero fue un período de confusión. Corea del Norte su unió con el régimen de Kim Il Sung y esperó para invadir al sur.

En 1950, en circunstancias donde era inevitable tornarse comunista, 16 países de las Naciones Unidas participaron en la guerra en este país y se derramó sangre joven. ¿Por qué habrá sido? 60 años después de la Guerra de Corea, los participantes en la guerra, de 16 países, debían estar ya muy avanzados en edad, y este país debería haberlos reconocido antes de que partieran de este mundo: “No nos olvidamos de ustedes, muchas gracias”.

Pero cuando ni los gobernantes ni nadie lo pensó, mi esposo, el Reverendo Moon, envió a Los Angelitos a consolarlos y a incentivarlos. En ese entonces, ellos no paraban de llorar. ¿No es hermoso, en este mundo humano, saber decir “Gracias”? Si quedamos en deuda, ¿cómo podemos ser un pueblo que no sepa retribuirlo?

Este pueblo aún desconoce la Providencia. Este país no puede progresar por pensamientos o evaluaciones personales. La unificación del norte y el sur la deseamos todos. No alcanza con el poder político ni con el económico. Tampoco con ideologías ni doctrinas. La única manera de unirse es atendiendo a los Padres Verdaderos. Los Padres Verdaderos son los antepasados humanos que le cumplen el sueño a Dios. Por lo tanto, toda la humanidad, todos los países, son hermanos.

¿Acaso cuando los hermanos se pelean no tienen que resolverlo los padres? En ese sentido, Corea ha sido bendecida como pueblo escogido, y si no cumple su responsabilidad y transita el mismo camino que el pueblo israelita hace 2000 años, ¿cómo deberían actuar ustedes, al pensar que sus queridos descendientes tendrán que pagar una indemnización pendiente? Ustedes, señores, deben revelar esta verdad histórica ante este país, este pueblo, ante los políticos. Solamente este camino trae esperanza.

En el 2016 propusimos, y lanzamos en 2017, la Asociación Internacional de Parlamentarios en seis continentes. Todos están en funciones. En el Salón Kennedy Caucus, y Ante 80 senadores de Estados Unidos y 300 legisladores de todo el mundo, les dije: “¡Soy la Madre Verdadera! Vayamos juntos por el camino hacia un mundo de paz”. En aquella ocasión, muchos legisladores de Estados Unidos fueron conmovidos. Era lo que debía haber proclamado Jesús hace 2000 años en el senado romano.

Ahora tendremos un evento en Japón, con legisladores en funciones, japoneses y estadounidenses, patrocinado por el periódico The Washington Times. Los días 8 y 9 se reunieron en el Congreso y ahora se encontrarán también con los máximos líderes del Japón. El deseo de ellos es hablar de la unificación norte-sur.

No basta con la fuerza o la inteligencia del hombre. Tampoco con la guerra. Están hablando de eso. Es correcto. Hay que abrazarlos con las enseñanzas de los Padres Verdaderos, con verdadero amor altruista. Por eso este gobierno que se inicia hoy no debería causar problemas. Hay que escuchar la voz de Dios y estudiar cuál es la verdadera libertad, paz y unidad que este pueblo desea. ¿Se entiende? Ustedes, señores, que lo supieron antes, son quienes deben educar a los demás.

La unificación de esta raza no es únicamente un problema de Corea. Corea, Japón y todos los países de Asia deben provocar la nueva revolución de la cultura del corazón centrada en los Padres Verdaderos. Hay que inaugurar la era de la civilización del Pacífico, de practicar amor verdadero, viviendo por el bien de los demás.

Yo ya preparé todo para ese camino. ¡Miembros de la Federación Ciudadana! Es hora de que ustedes revelen la verdad de la historia. No esperen más. Espero que ustedes vayan a la vanguardia y revelen la verdad de la historia, rumbo al día en que este país se destaque sobre el mundo y este pueblo pueda permanecer eternamente en la historia como nación central que cumple toda su responsabilidad ante Dios.

MV26

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

DonacionPayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s