Inspiración

Nuestro Padre Verdadero, el Rev. Sun Myung Moon

Mirta

Mirta Zangaro

Lic. en Psicología, Docente Universitaria, Embajadora por la Paz, Familia Bendecida Central

Un pensamiento nuevo, vigoroso, singular y universal irrumpió en nuestra cultura y removió las mentes adormecidas por viejos paradigmas filosóficos religiosos hasta entonces hegemónicos.

Los primeros informes que llegaron de su líder, el Rvdo. Moon, estaban teñidos de todo tipo de desacreditaciones morales y éticas, las que suelen hacerse a las personas cuyos atributos son singulares y creativos. Sin embargo, el tiempo se ocupó de colocar su figura como uno de los hombres con un claro proyecto para lograr la Paz Mundial, encaminando a la humanidad hacia un crisol de razas y religiones cuyo resultado redundaría en una extensión mayor del respeto por el Otro y sus costumbres.

Este nuevo líder de características carismáticas, propone conceptualmente; pero, además, brinda las herramientas necesarias para la concreción de la idea y, de esta forma, acerca al ser humano una guía para su vida donde el deber no pesa, pues lo expone como una emanación propia del individuo en función de una ética fraterna y universal.

Es una bella manifestación del amor familiar la que los Padres Verdaderos y su descendencia se profesan y proyectan su dinámica como ejemplo en la necesidad de comunicación intergeneracional, necesidad para que la unión de cada célula base de la sociedad y su propia cultura permanezca.

En el actual contexto de desconcierto de la institución familiar, consecuencia de la llegada de la post modernidad, la doctrina de los Padres Verdaderos logra mantener el respeto por el linaje y la calidad de los roles de cada estructura de pertenencia.

Hay un punto muy importante que ha logrado la admiración y el respeto de aquellos que nos acercamos a su Obra, y es en referencia a la posibilidad de una restitución del error que se comete, nos brinda esperanza de poder realizar ese giro que comienza desde la propia voluntad; no como una respuesta al miedo, a la coerción o al castigo.

En respuesta al intercambio sexual irresponsable de la juventud, expone la virtud del matrimonio como canalizador de pulsiones sexuales lógicas de una metamorfosis orgánica.

La dignidad del trabajo, el discurso que no hiere, la capacidad de mantener la firmeza de las convicciones aún padeciendo el castigo físico, todo ello lo resume como un gran Maestro, como el continuador del mensaje de Jesús, como el ser luminoso cuya vibración nos llega a través del importante espacio espiritual que ocupa luego de su desencarnación.

En manos de la Madre Verdadera ha quedado la fuente de conocimientos legados por el Padre. ¿Y en qué mejor lugar habrían de quedar, cuál sería el mejor mensajero, ese que no perturbe la enseñanza, que no trastorne su pensamiento?

Solo la Madre está capacitada para hacerlo, pues están aún enlazados por un mismo destino: Sembrar los principios de amor y de paz que cada día nos acerque más a Dios.

Padre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s