Testimonios

Proyecto Sagradas Escrituras, Testimonios

testimonio

MV

Un día como hoy, 25 de mayo, pero del año 2015, recibíamos los primeros párrafos en inglés de lo que sería el Cham Bumo Gyeong. Comenzó así el camino final para terminar con el último de los Libros Sagrados. Para recordar esa fecha, hemos decidido compartir en este blog las experiencias y testimonios de los participantes del equipo que tuvo a su cargo la traducción y la corrección de este precioso material. Todos los equipos de los distintos idiomas han sido presentados públicamente para que cuenten al mundo sus testimonios. Por eso, para que esos testimonios no queden perdidos sin inspirar a otros, a partir de hoy estarán aquí, para que puedan ser leídos por quienes tengan interés. Comenzamos, como corresponde, por el Director General del proyecto.

3

Alejandro de Souza

Director General

Es tanto el material archivado con sermones y charlas del Padre Verdadero –en audio, en vídeo y en transcripciones- que alcanzaría como para publicar más de 650 volúmenes de libros de unas 500 páginas de promedio, de los cuales entendemos se han publicado ya más de 350 volúmenes de la “Selección” o “Compilación” de Sermones del Reverendo Sun Myung Moon. En más de una ocasión el Padre comentó, a fines de la década de los ´80, que todas las familias bendecidas debían comprar esa colección para leerla en el hogar. Aun en el caso que todos los miembros de la comunidad unificacionista global pudiésemos leer directamente del idioma coreano, no nos alcanzaría la vida para terminar de leer la colección completa, más otra cantidad importante de publicaciones, por fuera de esa selección.

Siendo muy realista y pragmática, la Madre Verdadera expresó, luego de la ascensión del Padre, que así como los cristianos evangelizan al mundo con, básicamente, un solo libro, también nosotros deberíamos tener un libro que contenga la esencia de las enseñanzas de los Padres y sea, al mismo tiempo, fácil de poseer y transportar -en contraste con más de 600 volúmenes de libros que ni llegaríamos a leer- para facilitar nuestra actividad de testimonio y alcanzar las metas de la Visión 2020. Así comenzó la inmensa tarea -de hermanos mayores que acompañaron de cerca y durante largo tiempo al Padre en vida- de releer lo existente y seleccionar el material que resultó no en uno, sino en tres volúmenes de las Sagradas Escrituras del Cheon Il Guk.

A fines de 2012 fui llamado por la Madre Verdadera a mudarme a Corea, donde llegamos con mi familia a principios de febrero, y el día 22 de ese mismo mes tuvimos una reunión con ella en el Cheon Jeong Gung sobre la traducción de las Escrituras, y se planificó un trabajo de difusión en diferentes idiomas, como lo son el Informativo Semanal y una revista mensual (TPmagazine).

Dada la urgencia de poseer cuanto antes la compilación de las Escrituras, sumada a la escasez de miembros capaces de traducir directamente del coreano a sus idiomas nativos, más el tiempo que insumiría el trabajo, se decidió que las Sagradas Escrituras serían traducidas al resto de los idiomas a partir del inglés. Inmediatamente, a principios de marzo de 2013, me puse en contacto con Ricardo Gómez, de quien sabía era asiduo lector de literatura y contaba con premios y reconocimientos como escritor, para la tarea de corrección de las futuras traducciones.

En la traducción, revisión y corrección del coreano al inglés trabajaron decenas de traductores y hermanos mayores con doctorados en teología, además de poseer toda una trayectoria de investigación y docencia en las enseñanzas de los Padres Verdaderos.

Si alguien que tiene un nivel un poco avanzado de idioma coreano compara el original coreano con la traducción al inglés y, en consecuencia, al español y el resto de los idiomas, encontrará marcadas diferencias. Esas diferencias se deben a la ausencia total de miembros de habla inglesa capacitados – y/o disponibles o dispuestos- a traducir del coreano a la lengua de Shakespeare, por lo que se debió apelar a traductores de nacionalidad coreana de primera y segunda generación. Las limitaciones de los traductores coreanos en el manejo del idioma inglés los lleva a que en un sinnúmero de oraciones muy extensas, separen y traduzcan en dos o más oraciones una frase que en coreano es simplemente una sola. Eso no implica que el significado esencial haya sido modificado sustancialmente, sino la manera en que ha sido expresada.

Quiero llevarles tranquilidad con respecto a la traducción del significado del contenido, más en momentos en que se toman como absolutas algunas palabras o frases aisladas del Padre y se utilizan con intenciones poco transparentes.

Terminadas las traducciones del Cheon Seong Gyeong y el Pyeong Hwa Gyeong, y un año más tarde el Chambumo Gyeong, el equipo de corrección que viajó a Corea tuvo apenas dos meses –truncados por diferentes situaciones que no vienen al caso detallar- para leer y releer los libros a fin de que salgan publicados con la menor cantidad posible de errores, leyendo de sol a sol y terminando cada día con los ojos bañados en sangre. A todos los que trabajaron en el proyecto quiero expresarles el mayor de mis respetos y agradecimiento.

Por supuesto que al leer las Escrituras uno sigue descubriendo algunos pequeños errores, a pesar de haberlos revisado con el corrector de ortografía y gramática además de la lectura conjunta en maratones de hoondok. Siempre duele encontrar errores, pero esperamos ir corrigiéndolos para las futuras ediciones, y para ello agradeceríamos los aportes que los lectores puedan hacer.

Por decisión del presidente del Comité de Compilación de las Sagradas Escrituras, para la corrección de los libros se debía contar con más de tres correctores de diferentes regiones del continente y, ante el disenso sobre los términos a utilizar, debía respetarse la opinión de la mayoría de ellos, por lo que una sola persona no logró imponer su punto de vista personal.

Cada libro se tradujo en apenas tres meses, cuando en realidad deberían tomarse años para realizar perfectamente esa tarea. La opinión de los participantes del proyecto es que la traducción de las Sagradas Escrituras deberá repetirse a futuro sin apremios ni limitaciones de tiempo, apoyada por un instituto de investigación de la Palabra, para que sea un trabajo pulido, si bien coincidimos en que lo que el Padre y la Madre dijeron en coreano no difiere en significado de los que ustedes tienen disponible hoy en español.

Ale

3 replies »

  1. Gracias a todos por todo su corazon y ofrenda en eso trabajo celestial por la vida d todo la humanidad. No tengo palabras Con mucho cariño y respeto Faith Jones 🌷

    Me gusta

  2. El Padre Verdadero dejó un legado pero cuan distante estaríamos si la suma de estos esfuerzos no se capitalizaran en este trabajo que no es iniciativa particular ni personal, sino de la propia Madre Verdadera. Lo que lo hace invaluable.

    Me gusta

  3. Muchas gracias hermanos y hermanas unificacionistas por su gran esfuerzo y dedicación en la traducción de los Libros Sagrados de los Padres Verdaderos. Que cada uno de ustedes reciba grandes bendiciones del Cielo por su trabajo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s