Inspiración

Palabras de la Madre Verdadera en el Banquete del Servicio Mundial Conjunto

2cf6cfcd9c56ca15f138ceb8ab12d0c7

Banquete del Servicio Mundial Conjunto

11 de mayo del 2º año del CIG (13 de abril c.c.) – Cheon Jeong Gung

De gira por Hawái conocí algo muy interesante de la naturaleza, un árbol que se llama “Higuera de Bengala”. El tronco de ese árbol es novedosamente enorme, tan grande que se convierte en un oasis, ya que protege de los ardientes rayos del sol. Lo novedoso es que este árbol continúa creciendo sin cesar. Las ramas no se extienden hacia el cielo, sino que descienden a la tierra y echan raíces. Por eso su cuerpo crece gradualmente. Observándolo, uno ve que extrañamente sus ramas no se secan, se arraigan y cumplen la función de ayudar mucho al tronco principal del árbol. Este árbol es un tipo de tilo que solamente crece en Hawái.

En Cheongpyeong tenemos un árbol de esa familia, pero éste es realmente muy novedoso. Uno siente muchas cosas al observar lo que Janúl Pumonim creó. El Padre exploró hasta los rincones más remotos del globo y arraigó allí su devoción y su amor. El problema es que ahora depende de ustedes. ¿Cómo es que, viniendo por primera vez en seis mil años con el nombre de Padres Verdaderos y habiendo construido un fundamento victorioso, todavía, al observar el mundo siento que aun debemos aportarle mucho más de nuestra devoción y esfuerzo?

Hace un momento, Hoon Sook Moon contó una buena historia del ballet. Sean mesías nacionales, líderes continentales o los emisarios especiales nombrados en esta ocasión, tienen que sentir con fuerza el sentido de misión y pensar cómo hacer para que a través de uno cambie ese país, y ese continente, para al lado de Janúl Pumonim. ¿Es eso imposible? Es posible. Lo sabemos por la historia del cristianismo. ¿Qué sucedió cuando la máxima autoridad aceptó el cristianismo? Se convirtió en la religión nacional. ¿Por qué no podemos hacerlo? El mundo entero está en confusión. No tiene rumbo. Debemos intervenir nosotros. Tenemos que lamentar cada hora, cada minuto, cada segundo, e investigar la manera de salvar aunque sea una vida más. El Cielo lo preparó aun sin que lo sepamos. Debemos tomarnos de esa mano preparada por el Cielo. Tiene que aparecer el fruto de cuanta contribución hagamos nosotros, haga cada uno, por el Cielo, por la Humanidad. En ese sentido, señores, no pierdan el tiempo.

Escuché de la Federación de Mujeres que en todo el mundo hay muchas personas que a su manera tratan de vivir una vida de bondad. Aunque ellas ignoren la providencia, sienten ante la realidad que no deben vivir así y se esfuerzan por ser buenas. ¿No les parece que estarán muy agradecidas si les trasmitimos estas enseñanzas? Si uno, solo, puede hacer que vecinos, un pueblo, un país cambie hacia el lado de Dios, ¡cuán valioso es! Por eso, observando este árbol de Hawái, sentí que realmente está manifestando las funciones plenas de la bendición que recibió del Cielo. ¿Pueden ser las familias bendecidas, la 2ª y 3ª generación, peores que ese árbol?

Coloqué la sede internacional aquí en Cheon Jeong Gung para que Dios gobierne directamente. No pierdan estos instantes en que, por pequeña que fuere su fuerza o su devoción, la pueden hacer en concordancia con los Padres Verdaderos. NO permitan que el tiempo pase en vano, el resto de sus vidas, sin un nombre que brille. ¿Entendido? ¡De nada vale que les hable mucho! No quiero hablarles así, ¿debo pensar que vale la pena? ¿Tiene esperanza? Nosotros somos la única esperanza, el sueño, de 7 mil millones de personas. No lo olviden. Sean personas que dondequiera que vayan creen un ambiente feliz. Allí, los Padres Verdaderos serán el centro. Oro para que en su camino de atender a los Padres Verdaderos solo haya infinita victoria y desarrollo.

10258435_788019934542058_5045257512989799590_n

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

La información en la web es de distribución gratuita, si quieres compartir estas palabras eres libre de hacerlo, aunque lo ético es mencionar la fuente para respetar el trabajo de los demás.


5 replies »

  1. A nuestros apreciados y queridos hermanos y sus familiares, por su gran y valioso trabajo providencial, Nuestros mejores deseos. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s