Inspiración

Joven unificacionista inspira a sus compañeros de trabajo para hacer su condición de 1200 inclinaciones

Escribe desde los Estados Unidos: Ariana Shin Sun Moon

Ariana Shin-Sun MoonAriana Shin-Sun Moon

Ariana Moon
Publicado: 23/08/12

El siguiente es un testimonio de Caleb Boucher, de 25 años, de New Brunswick, Canadá, acerca de su experiencia para completar una condición de 1200 inclinaciones para apoyar la recuperación del Rev. Sun Myung Moon, quien se encuentra hospitalizado con neumonía en Seúl. Desde la edad de 19 años, Boucher ha estado trabajando en las plataformas petroleras para ganarse la vida. Con un gran deseo de encontrar a otras personas que comparten la fe unificacionista, se matriculó y graduó en el Programa de Liderazgo de Lovin’ Life Ministries (LLM) el verano pasado.

 

Yo crecí en la fe católica. Cuando les pregunté por las dudas que tenía, mi padre espiritual, Arnold Steever, me dio respuestas que tenían sentido. Yo no lo sabía en ese momento, pero las respuestas eran del Principio Divino. Cuando tenía 17 años me contó sobre el Principio Divino y los Padres Verdaderos. Hice un poco de oración y condiciones de ayuno y encontré a los Padres Verdaderos por mí mismo. A medida que me adentré cada vez más en la fe, mi padre espiritual también. En realidad, recientemente él fue emparejado en matching.

Mi madre era alcohólica, ella me dificultó mucho las cosas mientras yo estaba creciendo. Debido a los Padres Verdaderos, al Principio Divino y a mi padre espiritual, aprendí la importancia del perdón y del amor, que fortaleció mi fe aún más. En un momento, mi madre encontró una copia de mi Principio Divino en mi mochila y lo destruyó. Ella todavía no sabe que me uní a la Iglesia de la Unificación.

1200 inclinaciones por el Rev. Sun Myung Moon

Mi amigo del Programa de Liderazgo, Noah Trimble, fue el primero en hablarme de la salud del Padre. En ese momento, yo ya había completado el Programa de Liderazgo y trabajaba de nuevo en las plataformas petroleras. Noah me dijo que mucha gente estaba haciendo un ayuno de tres días o una condición de 1200 inclinaciones a lo largo de tres días, y yo quería ser parte de eso por el amor que le tengo al Padre. Como yo estaba trabajando, no creía que el ayuno sería la mejor idea, así que me decidí a probar la condición de las inclinaciones. Nunca había hecho una condición de reverencia en mi vida, y realmente no creí que fuera tan difícil. Le dije a mis compañeros de trabajo al día siguiente que yo estaba haciendo esta condición por mi Iglesia, y ellos me apoyaron mucho.

Terminé mis 400 inclinaciones el primer día, encontré que era mucho más difícil de lo que pensé que sería. Me desperté a la mañana siguiente y tenía serias dificultades para caminar. Ni siquiera podía hacer una reverencia. En ese momento, me dije a mí mismo: “No hay manera de que pueda hacer esto” Cuando mis compañeros de trabajo y yo fuimos a trabajar, ellos me preguntaron cómo estaba, y yo les dije que no creía que sería capaz de terminar la condición. Uno de mis compañeros de trabajo me dijo: “No, amigo, si no puedes hacer las 400 inclinaciones de hoy, nosotros las aremos por ti” Los cinco compañeros de trabajo fueron un gran apoyo durante todo el día diciendo: “Sí, sí, Caleb ¡tú lo puedes hacer!” Realmente me inspiraron. Durante mis descansos en el trabajo, hice otras 80 inclinaciones.

Después del trabajo de ese día, todos nos fuimos al gimnasio y jugamos un poco de baloncesto. En un momento dado, saqué una manta de yoga y dije que iba a tratar de hacer algunas inclinaciones. Para mi sorpresa, dos de los hombres agarraron sus colchonetas de yoga y me pidieron que les enseñe a hacer una reverencia. Les mostré, y ¡los tres hicimos 40 inclinaciones! Me tomé un pequeño descanso antes de hacer otros 40. Yo estaba tan emocionado y sorprendido. Realmente sentí que Dios estaba conmigo y que trabajaba a través de mis compañeros de trabajo para ayudarme a terminar mi condición. Sentí que los chicos realmente me respetaban y me amaban. Debido a esta experiencia, yo estaba tan entusiasmado que me las arreglé para terminar las 400 inclinaciones ese día. Al día siguiente todavía estaba muy rígido. Pero los chicos continuaban siendo un gran apoyo, y me preguntaban todo el día cómo estaba y cuántas inclinaciones tenía que hacer. Me conmovió mucho y terminé la condición en el tercer día.

Hacer esta condición realmente me ayudó a ver más y más cómo nuestro Padre Celestial está velando por nosotros todo el tiempo. Realmente siento que nuestro Padre Celestial está con nosotros en cada paso que damos, y nos guía y nos utiliza para Su Providencia. Realmente siento Su amor que baja en todos nosotros, y tenemos que abrir nuestro corazón a Él y trabajar duro por la Providencia. No es un camino fácil, pero en mi experiencia, es la única manera de ir.

Foto de la izquierda: Boucher ayuda a conocer un evento en el Centro de Aprendizaje de Lovin’ Life, donde vivió durante su tiempo en el Programa de Liderazgo.
Foto derecha: Boucher (camisa blanca) parpadea a la cámara junto con el resto de los participantes del Programa de Liderazgo (de izquierda a derecha): Matthuew Quantz, Manoj Jacob, Trimble Noé y Jorge Espinosa.

La vida después del Programa de Liderazgo

Mi experiencia en el Programa de Liderazgo fue un cambio de vida para mí. He aceptado a los Verdaderos Padres desde que tenía 17 años, y mi fe nunca ha vacilado desde entonces. Ni siquiera un parpadeo. Sin embargo, no he estado viviendo una vida ideal. No me he estado moviendo hacia lo que los Padres Verdaderos y nuestro Padre Celestial tienen para mí. Aunque yo tenía la fe y la aceptación de los Padres Verdaderos, estaba muerto por dentro. Estaba viviendo una vida secular muy egoísta.

Al llegar al Programa de Liderazgo, yo tenía un montón de equipaje interno. Físicamente, tengo un trabajo muy exigente, trabajo entre 8 y14 horas al día en las condiciones climáticas más adversas que se puedan imaginar. El Programa de Liderazgo, sin embargo, fue probablemente la cosa más difícil que he hecho nunca. Honestamente puedo decir que nunca he llorado tanto en mi vida. Mi experiencia en el programa realmente me liberó de mis errores del pasado, y espero haber hecho las condiciones que voy a seguir por el resto de mi vida. He adquirido habilidades reales de liderazgo que pueden aplicarse no sólo en la comunidad de la Iglesia (que espero poder llegar a hacer algún día), sino también como un líder en mi trabajo actual. Realmente fue la experiencia más difícil y más gratificante que he tenido en mi vida.

Estar de vuelta en el trabajo con mi equipo de perforación de petróleo es definitivamente un ajuste. No sé si esta es la forma correcta de verlo, pero tengo muchas ganas de estar aquí para ver si puedo estar fuerte espiritualmente rodeado de bebidas, drogas y otras cosas. En cuanto a mis compañeros, sigo teniendo el mismo respeto y amor por ellos que tenía antes del Programa de Liderazgo, pero ahora escucho con el corazón más abierto y sincero. Puedo sentir la tristeza en ellos, sino que son personas increíbles, pero que están tratando de llenar sus vidas con sexo, drogas, alcohol y cosas de esa naturaleza. Yo sólo trato de ser tan feliz como siempre soy, y tratar de demostrar que soy feliz a pesar de que no estoy en ninguna de esas cosas.

Las personas se suelen fascinar mucho al oír que soy un unificacionista. Ellos están desconcertados por cómo estoy ahora mismo preservándome para la Bendición. y son muy curiosos acerca de un montón de cosas. Ellos saben de mi creencia en los Padres Verdaderos. Nunca he sido consciente de mi identidad. No siempre he estado viviendo una vida basada en principios, ¡pero he sido orgulloso de mí mismo y de los Padres Verdaderos! Nunca me he negado a decirle a nadie acerca de mi fe, a excepción de mi madre. Ella es probablemente la única que no lo sabe.

En cuanto al futuro, me gustaría saber dónde quisiera ir. Yo había planeado originalmente ir a las plataformas petroleras durante unos ocho meses más para pagar algunas cuentas, pero ahora me iré en cinco o seis años. Desde que he dejado el Programa de Liderazgo, he estado orando y realmente tratando de abrirme a nuestro Padre Celestial para ver lo que Él quiere que yo haga.

Gracias por tomarse el tiempo de su día y leer acerca de mi historia. Espero que los pueda inspirar de alguna manera. Recuerden que los Padres Verdadero y Dios están con ustedes siempre, hasta en las situaciones más desoladas. Fue un verdadero honor para mí pasar tiempo con la Familia Verdadera y todos mis hermanos y hermanas en Nueva York. Realmente me sentí bendecido de estar allí con todos ustedes. Los amo a todos.

Boucher (centro) con dos de sus compañeros de trabajo en la plataforma petrolífera que lo apoyaron durante su condición de inclinaciones

Fuente

Traducción no oficial, solo para Unificacionistas:

Ricardo Gómez

Argentina

Ricardo Gómez      ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

3 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s