Opinión

El anciano

Escribe desde Argentina: Licenciada Mirta Zangaro de Moisano(*)

Se principia con un viaje de vacaciones o con arreglos que antes no podía efectuar por falta de tiempo en su vivienda, compartir con su cónyuge el desayuno y las tareas de la casa, relacionarse con otros jubilados y tratar de dedicar un tiempo a alguna actividad deportiva.
Pasado un tiempo esto ya no lo satisface, necesita el esfuerzo, la dedicación y la responsabilidad que anteriormente dedicaba a la parte laboral. Las tareas actuales no son altamente satisfactorias para él, sintiéndose apartado del sistema.
Aquello que dignificaba su vida, como a todo hombre, ya no le pertenece, hay otro realizando su labor y siendo un valor tan estimado sobre todo en nuestros mayores que han cultivado la cultura del trabajo ese retiro llega a resultarle tan insoportable que comienza a hablar el cuerpo lo que la psiquis calla.
Puede caer en depresión, pero además comenzar con una decadencia orgánica donde pequeñas molestias de antes, se transforman en enfermedades rápidamente.
En estas situaciones es conveniente consultar por una terapia a fin de que la persona aumente las defensas del yo y renueve su sentido por la existencia. Si bien no es fácil es necesaria la tarea pues deberá aprender a poner su libido en otros valores que antes tenían un lugar secundario.
Habrán cuestiones que aún no están cerradas y que tendrá que resignificar las cuales son inherentes a su proyecto de vida como adulto, viejas marcas de hechos traumáticos que son de distintos caracteres como la familia, los parentales, además los  ambientales y momentos en que tal vez su vida peligró por enfermedades o por situaciones sociales agresivas, por la partida de los hijos y por sobre todo por su visión sobre la muerte.
Al trabajar sobre estos temas el anciano se sentirá más tranquilo, más amigo con su vida y en mejores condiciones para dejar la herencia de su sabiduría lograda a través de su experiencia de vida.
Si bien hoy no hay casi tiempo para escucharlos, el deseo de una vida sana en la nueva familia que cada hijo ha formado, es un aliciente suficiente como para darse pequeños tiempos y participar de los viajes al pasado, a otras costumbres, a una cultura del trabajo, a la falta de ambición desmedida que lleva a los jóvenes hacia la violencia, participar de un discurso que será hilo conductor en valores éticos y morales.
Sin duda que existen otro tipo de conductas que hacen a la ancianidad algo extraña a los ojos de la sociedad. Entre ellas la práctica de la escena originaria, o sea el sexo, la cual es muy difícil de comprender provocando rechazo en la familia. Pero el sexo existe entre ellos y les brinda la satisfacción de sentirse activos. Las arrugas, el sobrepeso o la delgadez excesiva carecen de importancia a partir del momento que no produce “el yo horror” al mirarse en el espejo. Al verse aceptados por el otro, aumenta su autoestima y produce grandes beneficios, (una adulta mayor enferma de cáncer expresó a su terapeuta haber tenido una relación sexual con su marido y “…me sentí humana, mujer otra vez”, ello la fortaleció, comenzando a luchar con otras defensas por su mejoría.) El citado entre paréntesis no constituye un único ejemplo, otras  personas mejoran en las relaciones interpersonales, aleja los dolores de cabeza y produce una vivificación interna de todo el organismo.
Aquellos que han perdido sus cónyuges sienten más el peso de la soledad en la senectud y luego de largas cavilaciones concurren a grupos religiosos, clubes de jubilados, asociaciones de fomento u otras a fin de lograr esparcimiento con personas de su misma franja etárea donde suelen formarse parejas en algunos casos transitorias y en otras uniéndose en matrimonio, lo cual produce en los hijos y nietos cierto rechazo pues se está remplazando a quien ya partió y además por situaciones de herencia que en caso de tener algún bien dificulta más el contrato matrimonial.
Muchos hijos piensan que ya sus padres han finalizado con su vida útil, y que ya no necesitan una pareja pues se vería ridículo que a la vejez tuvieran que anunciar el casamiento de papá o mamá. Pero los hijos tienen otras obligaciones adquiridas hacia su propia familia donde el anciano no tiene un lugar de privilegio. Pese a la reticencia familiar una vez que han decidido convivir y los celos de la familia van cediendo, ambos se enriquecen con el aporte de nuevas costumbres, otras culturas y otras realidades que compartirán ampliando así mismo la red de relaciones interpersonales tan necesaria en la vejez.
Al observar cómo comienzan estos idilios, cómo el hombre seduce y cómo la mujer le responde, se observa también un nuevo aliciente, otro sentido a su vida pues vuelven a ese trato que sólo se tiene con la pareja pues los hijos ocupan otro lugar. Ambos parecen rejuvenecer gratificándose mutuamente en un amor que no se agota pues es inherente al ser humano.

(*) La autora es Licenciada en Psicología, Embajadora por la Paz y Escritora marplatense

Fuente

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

1 reply »

  1. EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
    Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. No rechazamos a nadie porque creemos que todo pensamiento merece ser preservado para las futuras generaciones. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: http://www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
    Saludos Cordiales; Dr. Oxel H. Portilla: Presidente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s