Inspiración

Creando una Cultura de Corazón

Escribe desde los Estados Unidos: Ariana Shin Sun Moon

Ariana Shin-Sun MoonAriana Shin-Sun Moon

Diciembre 11 de 2011

Buenos días. ¿Cómo están este domingo? ¿Bien? ¿Acaso no estuvo nuestro coro de la Generación Peace Academy (GPA) simplemente sensacional? Ellos siempre me hacen sentir algo emotivo. Estuve hablando con una de las hermanas recientemente, Lara. Ella fue una de las que hizo una interpretación en el escenario el último domingo para ustedes, y le pregunté, “¿Cómo lo hiciste tan bien? ¿Tomaste algunas lecciones antes de venir a la GPA?” Ella dijo, “No, sólo canto en la ducha”. Yo dije, “Bueno, yo también canto en la ducha, ¡pero no sueno así! Así que estás haciendo algo bien”. Yo estaba entre bastidores escuchando al coro del GPA, y la música siempre tiene forma de movilizarme. Vamos a desearles suerte. Ellos van a ir pronto a Corea para el día de Dios.

El Baile de Salón de Lovin’ Life Ministry

Estaba pensando acerca de qué compartir con ustedes, teniendo en cuenta que muchos de ustedes en el público son mucho más sabios y viejos que yo. Pensé en hablar un poco acerca del Baile de Salón aquí en Lovin’ Life. El ministerio del baile de salón empezó durante el verano, después de mi segundo año en Harvard. Había vuelto a casa de la escuela y estaba sentada con mi madre. Charlaba una y otra vez acerca de cuán maravilloso es el baile de salón, cómo lo amo, y cuánto me ha dado. Ella sólo se quedó sentada allí, asintió, y sonrió de la forma en que nuestras madres lo hacen. Realmente te das cuenta de cuánto te aman cuando te escuchan por horas como ella lo hizo.

Ella me hizo bajar de las nubes. “Ariana, ¿por qué no enseñas baile de salón a la comunidad de Lovin’ Life en Nueva York?” Yo me quedé como: “¿¡Qué!?” Estaba impresionada, pero de una buena manera. Estaba realmente encantada. Estaba sorprendida de que ella me encomendara esa responsabilidad, lo cual me ponía muy nerviosa. El baile de salón ha hecho mucho en mi vida, ha hecho mucho de mí como persona y ha dado tanta alegría a mi vida, y sabía que podía hacer lo mismo con otras personas.

El baile de salón es un gran medio por el cual podemos aprender cómo ayudar a otros. En el baile de salón no se trata sólo acerca de ti mismo; se trata de la persona con la que estás bailando. Si tanto el caballero como la dama lo encaran con esa perspectiva, ambos serán atendidos.

Así que después de lo que mi mamá me dijo, la próxima vez que estuve en Nueva York fui con mi papá a la calle 43 hacia el Centro de Aprendizaje de Lovin’ Life para aprender STF, ahora llamado GPA, algo de baile de salón. Recuerdo que estaba muy nerviosa en ese entonces, por lo que no hablé mucho. Muchas de mis instrucciones se las encomendé a nuestro querido hermano Sakamoto-san, quien solía ser un campeón del baile de salón en Japón durante su juventud. Creo que hoy es su cumpleaños, así que asegúrense de felicitarlo cuando lo vean más tarde.  

Recuerdo haber enseñado una clase con Sakamoto-san, y me sentía muy intimidada. Tenía 18 años, la misma edad que los chicos de STF, y me sentía más intimidada por los hermanos mayores, como Markus Thiesen, o Danny Heller, o Leon Granstrom. Después aprendí que ellos son más grandes “blanditos”, pero al principio estaba algo intimidada por ellos. Pero la lección estuvo muy bien, y estuve muy agradecida a STF porque me recibieron muy cálidamente.

Lecciones de vida del Baile de Salón

El baile de salón es diferente a otras formas de danza en las cuales necesitas de un compañero, pero no de cualquier compañero. Necesitas a un caballero o una dama que haya estado preparada para ser un caballero o una dama. El rol del caballero en un baile de salón es ser lo que llamamos un líder, en el cual el caballero es el que inicia los movimientos, tales como un giro bajo el brazo o un cross-body lead (estilo de baile tipo salsa latinoamericana) o un dip (un tipo de movimiento).  Él es el único que tiene la decisión de hacer tal movimiento. El rol de la dama es el de seguir, así que la responsabilidad de la dama es responder de una forma hermosa y elegante.  

Esto no quiere decir que el rol de la dama es menos importante o subordinado al del caballero, porque si el caballero no tuviese una dama, o la dama no tuviese un caballero, no habría baile de salón. Por lo que ambos tienen roles iguales. Siempre me gusta decirles a mis estudiantes que en los bailes de salón hay dos reglas. Una, que el caballero es el líder. Y dos, que las damas siempre tienen la razón porque siempre empiezan con el pie derecho (este es un juego de palabras entre “to be right”: tener la razón, y “right”: derecho). Es sólo una linda forma de decir que las damas y los caballeros son iguales y son lo mismo a los ojos de Dios.

Puedes aprender mucho de los bailes de salón y que puede ser aplicado a la vida real. Un día estaba bailando con un compañero, y estuvimos trabajando juntos con mi entrenador, quien se acercó a mí y me dijo, “Ariana, ya sabes, en el baile de salón tienes dos compañeros”. Miré delante de mí a mi compañero, y sólo pude ver a uno. Ella dijo, “No, tú tienes dos compañeros. Tienes tu compañero físico, con quien bailas, y también tienes el piso”. Lo que ella quiso decir con eso es que tengo que estar balanceada en mis propios pies, y tengo que cargar mi propio peso así no impongo mi peso a mi compañero y por lo tanto, afecto su baile de forma negativa.

Creo que esa idea puede ser llevada a la vida real. No podemos ser demasiado dependientes de la gente alrededor nuestro. Por supuesto, somos dependientes cuando chicos, pero a medida que crecemos y maduramos, no podemos ser demasiado dependientes de la gente a nuestro alrededor; de otra manera, ellos estarán sofocados. Tienes que cargar tu propio peso de una manera digna. Tienes que ser el único que se pare firmemente sobre sus propios pies. Esa fue una lección interesante para mi, aprender que yo era capaz de llevarlo a cabo en la vida real.

Al mismo tiempo, no podemos ser demasiado independientes. En el baile de salón, si eres demasiado independiente, si haces todo lo que quieres y haces que el baile dependa sólo de ti, no con tu compañero, no vas a bailar con nadie; vas a estar usando a alguien para hacer que se te vea bien a ti. Eso es algo que no puedes hacer.

Es por esto que realmente amo el baile de salón. Se trata de servir a tu compañero. No se trata de ti. Si cada compañero hace lo mismo por el otro entonces todos serán servidos, cuidados, amados, y respetados. Creo que eso es un aspecto realmente interesante del baile de salón.

Nutriendo una Cultura de Respeto y Servicio

Otra cosa interesante es que a través del baile puedes aprender mucho acerca de las características de las personas. La forma en la que mantienen el marco (la forma del cuerpo mantenida por los bailarines durante el baile en pareja), la forma en la que ofrecen o te piden un baile, la forma en la que se entregan o no a un paso, y la forma en la que controlan o siguen, dice mucho acerca del personaje.

El otro día estaba bailando con una joven dama y yo estaba haciendo la parte del caballero, para de esa forma poder mostrarle la parte que le correspondía a la dama. Pero me pareció difícil bailar porque ella quería liderar. Iba a elevar mi mano para hacer un giro, y ella iba y giraba sola. Eso está genial, ella estaba emocionada, feliz, pero estaba asumiendo que sabía lo que quería que hiciera, qué giro y movimiento quería que hiciera, y en ese sentido ella se estaba considerando más importante que el hecho de que yo hacía de líder.

Empezamos a pelear un poco porque con sus brazos estaba haciendo algo llamado “back-leading”. Esto es más o menos como conducir echado hacia atrás. Ustedes saben cuan molesto se puede ser a veces. Pero era interesante para mí porque ya conocía a esta joven dama hacía un tiempo, sabía que ella tenía un carácter muy fuerte, y eso se traducía en su forma de bailar.

A veces siento que nosotras las damas somos un poco demasiado Fuertes en la vida, demasiado independientes, demasiado concentradas en nosotras mismas, y lo que pasa es que podemos hacer a un lado a la gente. Esto puede pasar en el contexto de la familia, en el contexto de las relaciones maritales. Y lo mismo va para los caballeros. Si eres demasiado rudo con tu pareja, si sostienes esa mano demasiado fuerte, si mueves a tu dama como si sólo fuera una bola de ping-pong, no como un ser humano –algo que va a hacerte ver como que estás haciendo algo realmente grandioso – eso no va a ser agradable como un baile. Realmente tienes que hacer tu parte por la otra persona, por lo que, como dije antes, hace que me guste el baile de salón.

Por otro lado, a veces los caballeros serán demasiado cautelosos cuando tienen que liderar. Ellos no dan señales claras, y la dama recibe señales mezcladas y no sabe cómo responder adecuadamente. Por eso creo que el baile de salón es un gran medio por el cual podemos aprender cómo comunicarnos el uno al otro sin usar palabras.

Lo que estamos tratando de promover aquí en el Ministerio de Lovin’ Life es una cultura en la cual servimos a la gente y somos sensible a las personas alrededor nuestro. Queremos crear una cultura de amor, compasión, servicio, y respeto. Queremos hermanos que interactúen con hermanas y hermanas que interactúen con hermanos de una forma sana y respetuosa. Creo que en vez de decirle a nuestra gente joven lo que no tiene que hacer, tendríamos que potenciarlos, apreciarlos, y educarlos, y hacerles saber que tenemos fe en ellos de que tienen el corazón y la madurez de ser responsables por sus propias acciones.

Y el baile de salón es un buen medio por el cual esto puede ser logrado. No es el único medio en Lovin’ Life. Hay muchos programas aquí. Éste es solo un medio, el cual me apasiona mucho, por eso están escuchando tanto de esto por mi hoy.

Noches Sociales del Baile de Salón de los jueves

Todos los jueves en el Centro de Aprendizaje de Lovin’ Life tenemos un baile de salón social. Para mí eso es como el Reino de los Cielos justo aquí, porque la gente joven se viste realmente lindos, preparan el cuarto hermosamente, las luces están hermosas, y a veces tienen luces de colores. Ellos siempre tienen una maravillosa mesa de refrescos que Jatoma Gavin trabaja realmente duro para hacer. Vamos a darle un aplauso a Jatoma. (Aplausos)

Los chicos del GPA que viven allí siempre hacen un hermoso trabajo al dar la bienvenida a los invitados y asegurándose de cuidar de ellos. Cuando la gente entra al Centro de Aprendizaje de Lovin’ Life, inmediatamente se reúnen con mucha atención porque va a haber un grupo entero de gente joven esperando enseñarles cómo bailar para que puedan ser incluidos. Y el baile de salón es genial porque no tienes que saber cómo bailar para hacerlo. Puedes venir como un principiante, aprender algunos pasos básicos, y aún así pasar un buen rato. No tienes que ser capaz de hacer un split o una parada de manos o un balanceo con un solo pie. No tienes que ser capaz de hacer todo eso. Todo lo que tienes que ser capaz de hacer es tener dos pies. Aunque tengas dos pies izquierdos, nosotros te vamos a dar dos pies derechos, ¿de acuerdo?    

Así que es un maravilloso ambiente del cual nosotros podemos presenciar naturalmente, y un montón de invitados con los que he hablado dicen, “¡Oh Dios mío, si tan solo más gente supiera de este evento justo en el medio de Manhattan!” ¿A cuánta más gente le gustaría disfrutar la compañía de gente joven, genial, hermosa y respetuosa, y aprender cómo bailar gratuitamente –lo cual es una gran cosa en Manhattan- y al mismo tiempo ser capaz de interactuar con tal adorable grupo de gente en un ambiente de amor? Eso es algo de lo que también estoy muy orgullosa.

Testimonio natural en el baile del Día de Gracias en NYC

Un par de semanas atrás, el módulo de liderazgo de GPA, que han visto cantar tan hermosamente recién en el escenario, participó en la primera competición de baile de salón. Esa competición fue llamada el Baile del Día de Acción de Gracias de New York, y tuvo lugar en el Hotel Sheraton de Nueva York. En esta competencia estaban los mejores bailarines de salón de Nueva York listos para bailar. Y tuvimos la oportunidad de ver ese alto nivel de baile de salón y lo que es posible si le dedicas horas al oficio.   

Así que la mañana de la competencia me desperté temprano y fui a la calle 43 donde los miembros del GPA estaban practicando, y pude notar que uno de ellos estaba nervioso, cosa que es completamente normal porque cada vez que compites, sientes como mariposas en tu estómago. Los ayudé con sus cabellos. Les puse gel, y a las chicas les puse flores en sus cabellos y las ayudé un poco con el maquillaje, y les di algunos consejos de baile. Dije: “Sólo diviértanse. No se preocupen acerca de si su pie está bien posicionado o no, no se preocupen acerca de este dedo en este momento. Nadie puede ver eso. Sólo diviértanse y sonrían y eso va a hacer un mundo de diferencia”.

Uno de mis amigos, quien es presidente del grupo de baile de salón de Harvard, vino desde Harvard a Nueva York para ayudar a los caballeros con sus cabellos. Queríamos hacerlos sentir como si estuviéramos ahí para ellos y reconfortarlos, porque no es fácil ir a una pista de baile y bailar un swing o un cha-cha, especialmente cuando sabes que estás siendo observado por profesionales y siendo juzgado.

Así que el GPA hizo un fantástico trabajo. Estaba muy orgullosa de ellos. Vamos a darles un aplauso. (Aplausos) Le conté a mi madre que me sentí como una mamá porque fui allí con ellos, les arreglé el cabello y les puse el maquillaje, les di ánimos, estaba nerviosa por ellos, estaba orgullosa de ellos en la ceremonia de premios – ¡Y voy a terminar siendo una “soccer mom” algún día! (una madre que pasa mucho tiempo llevando a sus hijos a actividades tales como deportes y lecciones de música) Fue una experiencia maravillosa para mí no estar en la competencia esta vez. Ya he competido en muchos torneos de baile de salón, pero jamás he mirado una competición de alguien a quien yo misma le he enseñado baile de salón. Lo hice un par de semanas atrás, pero estaba en la escuela en aquel tiempo así que no pude invertir completamente de mí. 

Nuestros capitanes de segundo año, Lindsey y Emma Tate, ganaron el primer lugar. Creo que les van a enseñar el trofeo que ganaron en la competencia. Vengan aquí, chicos. Vamos a darles un fuerte aplauso por esto. (Aplausos, ovaciones) Estaba tan orgullosa de ellos. Jamás gané ningún trofeo; solo gané cintas. 

Pero lo más importante para mí no son los premios que ganaron, tampoco las medallas, o el trofeo. Ni siquiera el baile. Se trata del corazón que trajeron al mundo del baile. El Maestro de Ceremonias estaba tan impresionado que dijo a través del micrófono, así todos en el salón de baile podían escucharlo: “La GPA es realmente un grupo remarcable de jóvenes. Jamás había visto un grupo de jóvenes como éste” Él dijo eso porque vio que los chicos estaban dispuestos a servir: movieron las mesas sin que se los hubieran pedido; ellos entregaron sus asientos sin que se lo hayan pedido a personas que no tenían asientos, y eso que eran asientos de primera fila. Y aunque estaban compitiendo el uno contra el otro, se ovacionaron y apoyaron mutuamente de una forma que  no se acostumbra ver en el mundo del baile de salón.

Así que fue este corazón lo que lo impresionó más que nada. ¿Cómo es tan natural para ustedes testificar, chicos? ¡Vaya forma de representarnos! Estaba tan orgullosa del GPA por la forma en la que representaron a Dios y a los Padres Verdaderos, y la forma en que mostraron la importancia de la compasión, el apoyo, y el corazón –no solo la importancia de ganar.

El mundo del baile de salón no es siempre el mundo más lindo. Hay un montón de grandes egos por ahí, porque bailar se trata de cómo luces y de cómo se mueve tu cuerpo. A veces cuando se trata demasiado de cómo luces, eso puede ser lo más importante para ti. Cuando tú te conviertes en la cosa más importante, no estás pensando en la gente a tu alrededor.

Por eso estaba tan orgullosa del GPA, y sé que van a ir a recaudar fondos e ir al extranjero en un par de semanas. Ellos están terminando el curso de liderazgo, durante el cual serán capaces de entrenar con el señor Kubo y cantar a diario.

Sólo quiero decirles chicos, que les deseo fuerza; les deseo felicidad. Deseo que se queden despiertos durante el Hoon dok hwe, y sé que habrá altas y bajas. Todos sufren altas y bajas, pero realmente creo que van a cambiar sus vidas para mejor. Hay una maravillosa frase que quiero compartir con ustedes: “Se quien pretendes ser, porque a aquellos que les importa no les interesa, y a aquellos que les interesa no les importa” Así que sean quien pretenden ser. No tengan miedo de hablar acerca de lo que creen. Seguramente tengan un encuentro de oposiciones o una crítica negativa, pero no dejen que eso los tire abajo. Quiero hacerles saber que Lovin’ Life está aquí para ustedes, y les estamos deseando el bien a dondequiera que vayan. Y aún después de su año de servicio, Lovin’ Life estará aquí para ustedes, incluso después de que vayan a la facultad.

Lecciones de vida de la Universidad de Harvard

Hablando de universidad, me gustaría compartir un poco con ustedes acerca de mi experiencia en la Universidad de Harvard. Recuerdo que estando en primer año, cuando estaba caminando por el campus por primera vez, me sentí dispuesta a comerme el mundo. Pensaba que mientras hiciera la tarea, fuera amable con la gente, tuviera tres comidas al día, y fuera al gimnasio, entonces sería feliz, saludable, y aceptada por todos los grupos sociales y me sentiría como un ser humano realizado.

Resulta que durante mi primer año era conocida como la “loopy” (chiflada). Ni siquiera sabía qué significaba esa palabra en ese momento (se refiere a la palabra “loopy”). Era conocida como una “naive”, (inocentona), y no descubrí que me llamaban de ese modo hasta la secundaria, cuando era un poquito más normal. Sólo entré al campus esperando ver lo mejor de la gente, queriendo ver sólo lo bueno de la gente. A veces aprendí que ese no era el caso.

Crecí con cuatro hermanos, todos muy queridos para mí, y aunque tuvimos nuestras disputas de hermanos, siempre lo terminamos superando. Siempre supimos que estaríamos ahí para el otro, que nos consolaríamos unos a otros, y nos apoyaríamos el uno al otro. Por eso fui a la escuela pensando que los amigos que tendría harían lo mismo por mi si hacía lo mismo por ellos.

Harvard es una institución que es hogar de las más rápidas, inteligentes, creativas, y listas mentes. Y eso es realmente intimidante. La gente es, o un fenómeno en algo o fenómeno en todo. Eso da mucho miedo. Ellos no pueden hacer nada mal intelectualmente. Creo que es realmente genial cuando eres bueno en algo, pero para ser bueno en algo, tienes que estar muy concentrado en ti mismo. Eso no es necesariamente algo malo, pero si te concentras demasiado en ti mismo, entonces, otra vez, no estás prestando atención a la gente a tu alrededor. No estás pensando acerca de un bien mayor. Estás pensando solo acerca de un bien para tí.

Por eso creo que necesitamos a Dios en nuestras vidas, porque sin Dios nosotros nos convertimos en dios; nos convertimos en lo más importante que puede haber. Empezamos pensando que nuestros talentos nos fueron dados para hacernos ver bien, sin entender que esos talentos nos fueron dados por Dios, y que son un regalo para la humanidad de forma tal que podamos elevar a todos los demás, incluso mientras nosotros nos elevamos.

Recuerdo en un día de Halloween que había un joven que conocí en Harvard, cuyo nombre es Andrew. Él no quería invertir en un traje de Halloween, pero igual quería ir a la fiesta de Halloween. Así que lo que hizo fue tomar una cinta, atarla alrededor de su cintura, hacer un pequeño nudo, ponerle una etiqueta, y escrbir, “Para la mujeres, de parte de Dios”. Y él estaba caminando por ahí como un regalo de Dios para las mujeres. En ese tiempo pensaba que era muy gracioso, pero cuando lo pensé un poco más, estaba como: “Me pregunto cuánta gente camina alrededor de este campus pensando que son el regalo de Dios para la humanidad o para las mujeres”. Me di cuenta de que hay un pequeño problema en esa imagen porque tenemos que hacerlo si queremos vivir por el bien de otros. Por supuesto que tienes que ser un buen individuo, pero quieres elevar a tus hermanos y hermanas también, ¿no es cierto? Así que esa es más o menos mi experiencia en Harvard.

Trabajando como una familia en HAS-UWC

Ahora estoy trabajando en HSA como periodista y como subgerente de comunicaciones. Creo que así es como lo llaman. Han sido unos maravillosos seis meses. He estado trabajando por seis meses en el Hotel New Yorker en HSA. He tenido la oportunidad de trabajar con un maravilloso grupo de gente, un excéntrico grupo de gente. Algunos de ellos incluye a Doug Burton. Él es mi jefe. Él es un jefe apasionado, intelectual, adorable, y amante del karaoke. He aprendido mucho de él. Soy casi como su subordinada ahora. Él tiene tanto para ofrecer, tanto para dar.  

Me di cuenta de que la Primera Generación tiene mucho para enseñarnos. Sólo tenemos que estar preparados para recibirlo. Tenemos que estar dispuestos a recibirlo. Por eso estoy tan agradecida a Doug. Lo llamo Dougie-Wuggie. Estoy realmente agradecida a Doug por lo que me ha enseñado.

También trabajo con una joven llamada Shin-young. Ella es una gran fuente de energía de Unification News. Conozco a mucha gente que no es consciente, pero ella pone todo de ella misma y ha estado trabajando muy diligentemente en eso. También trabajo con Tossa Cromwell. Él es un querido hermano. Quizás no lo conozcan personalmente, pero pienso que muchos de nosotros hemos escuchado su voz porque él es el que traduce los discursos del Padre en vivo, y él hace un maravilloso trabajo en eso. También trabajo con Sean Kim. Él es nuestro diseñador gráfico, un tipo realmente gracioso y peculiar, y él es como automáticamente uno de mis mejores amigos porque él ama el baile de salón tanto como yo. Solíamos ir a clase juntos; vamos juntos a las reuniones sociales de baile de salón en la calle 43. Así que estos son algunas de las personas con la que trabajo en el sexto piso del HSA.

La razón por la que disfruto tanto trabajar con ellos no es sólo porque son mis compañeros de trabajo, y no sólo porque es un nuevo ambiente en el cual me siento bienvenida. Es porque ellos son unas de las personas más trabajadoras, dedicadas, humildes, y con más buen corazón que he conocido. Todos estamos trabajando por un propósito más elevado, creo, y estamos trabajando juntos como una familia. Es por esto que significa tanto para mí ser capaz de trabajar con esta gente. Así que démosle un aplauso a HSA, hermanos y hermanas. (Aplausos)

Aprecien sus raíces

Creo que como Segunda o Tercera Generación de Unificacionistas necesitamos recordar que es maravilloso ser ambiciosos, ser conducidos, ser orientados en la carrera, pero no podemos olvidar nuestras raíces. No podemos olvidar que estamos aquí en esta tierra por los Padres Verdaderos, por nuestros padres físicos, y por nuestro Padre Celestial. No importa qué éxito podemos realizar en nuestras vidas, lo hacemos porque estamos vivos y porque existimos, y existimos gracias a Dios, a los Padres Verdaderos y a nuestros padres.

Estoy segura de que hay un montón de gente que cuestiona la fe y cuestiona a Dios y a los Padres Verdaderos. He pasado por eso también. Pero creo firmemente que no importa donde puedas encontrarte en la vida, vas a encontrarte a ti mismo queriendo volver a casa, y el hogar para nosotros es este. Somos nosotros, nuestros hermanos y hermanas, nuestras familias, Dios y los Padres Verdaderos. Así que dondequiera que te encuentres, está bien que te preguntes. Mi madre siempre dice que es algo bueno el que te preguntes, es bueno que preguntes cosas.

Pero siempre es bueno recordar de dónde vienes, que recuerdes a tus padres, ser agradecido por lo que ellos han hecho. Sé que todos los chicos pasan por esa etapa donde pensamos que somos mejores que nuestros padres, o que pensamos, “¿Por qué mamá o papá lo hace de esa forma? Yo lo habría hecho mucho mejor”. Y he escuchado a muchos de mis amigos en Harvard hablar de sus padres de esa forma.

Pero tenemos el mismo código genético que nuestros padres, y ellos son los únicos que nos lo dieron, por eso somos nuestros padres. Así que si hablamos mal o insultamos a nuestros padres, básicamente nos estamos insultando a nosotros mismos. Por otro lado, si pensamos que somos geniales y apreciamos los sacrificios que nuestros padres hicieron por nosotros, estamos elevando a nuestros padres, y básicamente estamos diciendo, “Sí, ustedes también son asombrosos. Muchas gracias por todo lo que han hecho”.

Lovin’ Life está aquí para ustedes

Sé que la universidad no es cosa fácil, pero ahora tenemos maravillosos recursos que creo que todos ustedes como estudiantes universitarios deberían tener en cuenta. Tenemos a CARP, una maravillosa organización que está ahí para ustedes, que va a hacerlos sentir que importan. Y emocionantemente, tenemos una primera nueva presidente mujer en CARP, Victoria Roomet. Vamos a darle un aplauso. Ella es alguien que va a enviarte un edificante mensaje de Facebook o enviarte galletitas o correr una maratón contigo, todo esto, y darte un impulso cuando lo necesites. Por eso realmente quiero alentarlos a llegar a la oficina de CARP cuando vayan a la universidad, especialmente ustedes, los miembros del GPA, cuando hayan terminado ese viaje después de su año de servicio.

También me gustaría alentarlos a sacar ventaja de cosas como Snapshot. Es un hermoso folleto que ha sido ordenado por nuestro equipo del Ministerio de Lovin’ Life. Este incluye explicaciones breves, concisas, y saludables acerca de qué se trata nuestra iglesia. ¿Cuántos de ustedes se han encontrado en una situación donde alguien les pregunta, “¿De qué se trata tu iglesia?” Y tú estás como, “Sí, ¿de qué se trata?” Hay muchas cosas que quieres decir. ¿Cómo vas a decirlo dentro de un plazo de tiempo que te brinda un paseo en el elevador?

También fui sorprendida haciendo eso. Estaba como, “Bueno, creemos que Jesús no tendría que haber muerto en la cruz, y se suponía que tenía que formar una familia, y se supone que esto no X, Y, Z” Por qué no hablar más positivamente, como, “Nosotros creemos en heredar el amor verdadero de Dios” Porque, ¿quién no quiere heredar el amor verdadero de Dios?

Así que realmente me gustaría recomendarles que tomen ventaja de maravillosos recursos como éste, recursos que ojala mi hermano y yo hubiéramos tenido cuando estuvimos en Harvard. Lovin’ Life está aquí para ustedes, chicos.

También tienen un ministerio a escala nacional. En Harvard era capaz de mirar el servicio de Lovin’ Life, incluso cuando estaba en Boston. Mi hermano Preston y su esposa Krista –ellos están estudiando en Londres ahora- fueron capaces de ver Lovin’ Life desde Londres, gracias a la emisión por Internet. Creo que eso es algo sensacional, ser capaces de compartir el mismo mensaje, las mismas noticias, y el hecho de que estás espiritualmente conectado incluso si estás físicamente lejos. Eso es algo que no tiene precio, y tenemos que darnos cuenta de su valor, especialmente cuando miembros de nuestra familia están fuera del estado o incluso fuera del país. Así que, por favor, tomen ventaja de esto también.

Blues de Sábado por la noche

Voy a compartir un poco de mi experiencia personal dando sermones. Di un sermón dos veces antes. Ambas veces mi mamá me avisó el sábado por la noche, y creo que tendría sus razones. Así que esta vez ella me dijo una semana por adelantado. Creo que eso es peor, porque te preocupas y preocupas, “¿De qué voy a hablar, qué tengo para compartir? Todos son más grandes que yo, ellos saben mucho más que yo” Y estaba muy estresada.

Así que estaba en el trabajo en el sexto piso con Dougie-Wuggie y él me estaba contando, “Ariana, deberías hacer esto, haz esto. Tenemos un comunicado de prensa por venir, un evento importante” Y entonces me di cuenta de la importancia de todo esto, pero quería decir, “Tengo un sermón para dar. ¡Por favor dame un espacio!” Pero no quería decir eso porque sino la gente me preguntaría de qué iba a hablar; no tenía idea de qué iba a hablar. No tengo idea de qué estoy hablando ahora mismo. Ah, sí, el sermón. (Aplausos) ¡Gracias!

A través de esa experiencia, pude apreciar la producción, nuestro pastor principal, las bandas, las personas que hacen la comida, los saludadores en la puerta, las personas que llevan gente a los servicios de domingo. Empecé a respetarlos tanto porque hay tanto trabajo que va en una producción como esta. Es una producción fantástica. Hay tanto trabajo que no ven.

Estaba con mi mamá anoche, sábado por la noche, en su sala de estar. Su sala de estar está pintada de azul, por eso lo llamo “blues de sábado por la noche”, y así es como ella lo llama también, antes del sermón de los servicios de domingo. Le dije, “Sabes, esto es realmente difícil, saber que tienes un gran deber para hacer un domingo” Ella dijo, “Sí, realmente me alegra que estés apreciando lo difícil que es a veces” Y yo digo, “Vaya, hasta que no estás en los zapatos del otro, no puedes juzgarlos”

Así que quiero desearles un maravilloso domingo. Gracias por tener paciencia conmigo, por escucharme. Sé que los tengo como rehenes en sus asientos, pero gracias por no levantarse o quedarse dormidos o meditar. Muchas gracias, y tengan un hermoso domingo.

Fuente

Traducción no oficial, solo para Unificacionistas:

Yamila Gómez

Corrección:

Ricardo Gómez

Argentina

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

2 replies »

  1. Ella trae cambios, como siempre sucede en la juventud, trae una mirada más fresca,, la leo y me congratula, pues no enseña anatematizando, ni insultado, ni hace de la religión algo oscuro y triste, salvando las distancias en otros tiempos yo he actuado en forma similar, claro que no a su altura, pues aún a través de actividades que parecieran vanas para algunos, se está brindando algo al otro, hay comunicación y hay alegría,y donde hay alegría está la presencia de Dios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s